Entradas etiquetadas como ‘examen’

Una universidad premia con buenas notas a los alumnos que pierdan peso

En un intento por combatir la obesidad en su campus, una universidad en Jiangsu (China), ofrece a los estudiantes con sobrepeso la oportunidad de inscribirse en un programa especial de pérdida drástica de masa corporal, donde recibirán el aprobado, el notable o el sobresaliente del curso según la cantidad de peso que muestre la báscula, tras un semestre a dieta, y las notas que obtengan en los exámenes. O-O

A Zhou Quanfu, profesor de la Universidad de Agricultura de Nanjing, se le ocurrió la fastuosa idea del programa de pérdida de peso (que están copiando otras instituciones educativas), después de enterarse de que la mayoría de sus estudiantes pasados de kilos no hacían ejercicio porque pensaban que no tenía sentido. Lee el resto de la entrada »

Guía práctica para el no-estudiante: cómo hacerse chuletas en los exámenes

FOTO: agvnonoHola, amigo de lo tontuno. Soy El Becario y he venido a intentar hacer que pases lo mejor posible este mes de febrero, lleno de exámenes y de hincar los codos. ¿Cómo? Pues como mal becario que soy os voy a ayudar a hacer trampas (a ver si puedo enfadar a cuanta más gente mejor), a conseguir las cosas con un esfuerzo diferente y a llegar tan lejos como yo (…): sí, amigos de lo ajeno, hoy el post es una clase práctica de chuletas.

¿Y quién eres tú para contarnos nada, becariucho? Diría Trolly. Pues bueno, nadie en especial, solo el tipo que se ha molestado en recopilar ideas y consejos. ¡Ah, bueno! También tengo una experiencia personal: algo que no debéis hacer en un examen.

Estaba en 2º de Bachillerato y me hice chuletas por temas para un examen de historia. Cada chuleta eran pequeños cuadrados de papel grapados y escritos por una cara, de modo que se podían pasar simplemente con el pulgar. Guardé cada tema en un bolsillo: uno en cada uno de la chaqueta, otro en cada uno del abrigo y otro en cada uno del pantalón. Cuando acabó el examen se me cayó una de las chuletas (sin que yo me diera cuenta) y el profesor la recogió cuando yo había salido. Me pillaron, sí, y aunque al final me escapé vivo os doy el primer consejo: LAS CHULETAS, CON VOSOTROS HASTA EL FINAL.

Ahora sí, gracias a todos vosotros que habéis colaborado en Twitter y Facebook os presento la Guía práctica para hacerte chuletas en los exámenes.

1. Niveles de profesionalidad

  • Aficionado

Aquí entran las ideas básicas, ésas de andar por casa. Son las típicas que casi todo el mundo ha usado alguna vez, pero que no está de más recordar, como usar la tapa de la calculadora o el estuche (@WhatttheDuck), escribir algo en la mano que es “útil y muy fácil de borrar luego si estás en un apuro” (@IsaFoundNemo), “llevar falda y escribirte en la pierna o pegarte la chuleta por dentro de una sudadera de cremallera” (@raizpun), pegar papeles en una regla (@Masreyia), usar un estuche con bolsillos para esconder otros (@pequeniag), llevarte un folio escrito como si fuera el examen y sacarlo a la mitad como si fuera otra hoja de la prueba…

  • Nivel medio

Estas requiere algo más de trabajo o, en su defecto, algo más de riesgo. Aquí encontraremos las chuletas escritas “en las plantillas de los zapatos, basta con llevar un zapato sin cordones” (@Alhajita), guardadas “en el escote: nunca te revisarán ahí” (@Sara_MonteroM), hechas “poniendo un folio encima de otro, apretando el boli mucho mientras escribes y dejando el folio de abajo marcado y listo para llevártelo al examen” (MC), metiendo los apuntes debajo de la torre del PC (si eres informático como @Kevinn_SV y puedes) o, como hacía yo, complicándote la vida. En lugar de memorizar años en historia escribía a lápiz nombres de futbolistas en la mesa. ¿Que había una crisis del pan en 1927? Pues ponía PANUCCI, Casillas, Benzema, Carvalho y Ronaldo. Cada dorsal, un número del año, y a ver quién relaciona una cosa con la otra.

  • Nivel profesional

Este nivel requiere que tengas muy muy claro que no quieres estudiar, que quieres hacerte chuletas porque no te queda más opción. Hace falta trabajo, a veces tanto que hace que merezca la pena estudiar pero oye, aquí hemos venido a no estudiar, de modo que vamos a por ello. ¿Quieres ser un profesional de las chuletas? Pues puedes…

Usar un bolígrafo enrollable o un programa para crear chuletas, escanear una botella de medio litro, cambiar sus ingredientes e imprimirla (@WhatttheDuck), hacer lo mismo pero con tu líquido corrector (@carmenlozano), hacerlo en equipo: “hacer tú las tuyas, un amigo las suyas y a mitad del examen cambiarlas para completar información (@saulsb12), imprimirla a tamaño seis y plastificarla

Si no te vale nada de esto, siempre puedes consultar a los expertos. ¡Hay hasta webs dedicadas a no estudiar! (Llenaremos el futuro de personas como yo… ¿esos es lo que queréis?).

2. Problemas y soluciones

¿Y si te pillan? Es evidente que eso puede ocurrir, como me pasó a mí. Lógicamente, lo último que puedes hacer es reconocer que has copiado. Cuando me cazaron yo dije que las hacía para estudiar, una forma de resumir para aprender (como decía @PajaritosXaqui) y coló. Esto depende de la reputación que tengas entre el profesorado. También es fundamental dar el examen con la mano que no llevas escrita (@jvcalvo) e informarte de si hay inhibidores de frecuencia en el caso de que vayas a usar pinganillo o móvil (Elisa). Comerte la chuleta tiene que ser tu última opción (@moniqina) y algo que suena desesperado pero que a veces funciona es hacerte el sorprendido, en plan: “¿Quién ha puesto eso ahí? ¡Sabotaje!” (Manu). También depende mucho de tu reputación.

PD: Y hasta aquí nuestra lección de hoy. Seguro que tú puedes enriquecer todo esto a través de los comentarios, en Facebook o en Twitter. No te cortes, los no-estudiantes somos el futuro de España… Además, ¡¡¡los listos están huyendo, es nuestro momento!!

[PRIMERA FOTOagvnono / SEGUNDA FOTO: 20MINUTOS.ES]

Rompe aguas, hace el examen de conducir, lo aprueba y va al hospital a dar a luz

Los hay que tienen muy claras sus prioridades: “Primero me saco el carné de coche y luego tendré un hijo”. El problema llega cuando las convicciones se juntan con las contracciones. Ahí tenemos lío, pero no os preocupéis que os lo explico.

Emma French es británica tiene 20 años y un día, a las cuatro de la mañana, rompió aguas. Parece una buena noticia, de no ser porque ese mismo día tenía el examen del carné de conducir y no se lo pensaba perder. Así pues, preparó los bártulos desoyendo los consejos de su novio, Neil MacFarlane (21 años), su hermano Scott (22) y su madre, Rhonda (44), y se fue a hacer el examen.

No le dijo nada al examinador por temor a que cancelara la prueba y, pese a que las contracciones empezaban a ser un problema, completó el examen… ¡¡¡Y LO APROBÓ!!!

Cuando terminó, condujo hasta el hospital donde finalmente dio a luz, creando cierta confusión entre el personal médico: “A las enfermeras les extrañaba que recibiera felicitaciones por el nacimiento y por el carné de conducir. Cuando se lo dije no se lo podían creer”, confiesa Emma a la prensa de su país.

Cuenta nuestra intrépida conductora que había suspendido en marzo y que, consciente de que tendría que esperar un tiempo hasta que su bebé creciera para poder presentarse de nuevo, decidió jugarse el todo por el todo (otra de esas expresiones que se están perdiendo) y probar suerte.

Eva MacFarlane tardó seis horas más en llegar. Al final, llegó con una anécdota bajo el brazo. “Me muero de ganas por contarle la historia a Eva cuando crezca”, dice Emma, quien cree (y yo coincido con ella) que es una buena batallita para contar a los nietos.

PD: Viéndolo por el lado bueno… lo que menos nerviosa le puso ese día fue el examen. Seguro.

¿Hasta dónde llegarías para no hacer un examen?

Mi madre siempre me cuenta que cuando era pequeño no me gustaba nada, absolutamente nada, el colegio. A la vuelta de vacaciones, lloraba, los lunes, me dolía la barriga… una perlita, vamos.

El caso es que un día se me disparó el ingenio y dije que estaba malo para no ir al colegio. No tenía examen ni nada, simplemente no quería ir. Mi madre, que es la mujer más lista del mundo (aunque en aquel momento un mono con sombrero y puro también lo habría descubierto) supo pronto que no estaba malo. Que era una patraña.

Aún así me tuvo todo el día en la cama, no me dejó moverme. A las 9.01 horas, cuando ya había sonado el timbre de la escuela, me encontraba perfectamente (quizás por eso no coló) y al final, harto de estar en la cama, terminé yendo a clase por la tarde.

Claro que mis proezas nunca llegaron a la altura de una niña de 11 años de Alta Gracia, en Argentina. Jamás se me habría ocurrido fingir mi propio secuestro.

Esta chiquilla tenía examen de lengua y pensó que lo mejor era no ir. Lo creáis o no, se montó un peliculón de la virgen. He visto películas de Julio Médem más aburridas (claro que igual no es el mejor ejemplo… jeje).

Llegó a su colegio pero no quiso entrar. Se puso a deambular hasta que un hombre la encontró y le preguntó: “¿qué haces sola a las siete de la mañana?”. Ella dijo que iba a un profesor particular pero que no tenía dinero para llegar a la casa, así que el hombre se ofreció a llevarla.

No localizaron a la profesora y la llevó a su supuesto hogar (el de la niña, claro). El problema es que la niña no entró nunca a esa casa, según publica la prensa argentina.

La encontró la Policía y aquí vino lo mejor. Una película digna de un Goya Oscar. Se inventó:

  • 1) Que había sido secuestrada por dos hombres que viajaban en un 4×4.
  • 2) Que la habían dormido con un somnífero.
  • 3) La ropa que llevaban los hombres (uno de ellos con guantes).
  • 4) Una detallada descripción del interior de la camioneta.

Al final, mientras recorría la zona en la que teóricamente había sido secuestrada, apareció de nuevo el hombre del principio, que contó a la Policía lo sucedido. La pequeña se derrumbó y admitió que no hubo secuestro, que faltó a clase porque tenía “examen de lengua”.

Y ahora os pregunto yo… ¿cuáles son vuestras mejores excusas?

(FOTOS: zimpenfish y blmurch)

Envía el post:

http://www.wikio.es

Aprobó el examen sin tener ni idea

No sé si recordáis la historia de Six, aquella lectora a la que le cayó una olla y por poco la mata. Pues a raíz de aquella historia, y como yo me pongo muy pesado pidiendo que me enviéis historietas de becarios, Gordo, grande y poderoso me mandó una sobre un amigo suyo:

“Ayer (ayer decía cuando me lo mandó, vaya a saber usted cuándo fue aquello) me mandaron el típico e-mail de las respuestas de algunos alumnos en exámenes. Y la verdad que tienen gracia:

Ejercicio 1. Escriba una breve historia que contenga los siguientes temas : – Religión – Monarquía – Sexo – (Nota: ser breve y conciso).

Respuesta de un alumno: “Se follaron a la reina. Dios Mío. ¿Quién habrá sido?.

Yo realmente no sé cómo puntuaría a este chico, pero seguro que es un genio.

Pero bueno, a lo que iba… un caso que no sale en los e-mail, porque éste quizás es un poco más típico, es el de un amigo mío, que tiene bastante gracia.

Era su examen de Literatura en Selectividad. Mes de septiembre, porque en junio no hubo manera. Y diez días antes del examen muere el escritor Camilo José Cela, con lo que le preguntaron la biografía de este señor.

Imagínese usted la idea que tenía mi amigo. Dice que tras dos minutos y medio pensando, decidió poner:

DESCANSE EN PAZ EL BUENO DE CAMILO JOSÉ.

No sé si le hizo gracia al corrector, pero a mi amigo le aprobaron con esa respuesta.

Pensándolo bien, tiene que ser un poco rollo corregir tropecientos exámenes, todos contestando lo mismo, y la mayoría sin tener idea e intentando aparentar que la tienen. Pues claro, te toca uno de estos casos y te alegra durante al menos unos minutos.”

(FOTO DE CELA: WIKIPEDIA)

Envía el post:

http://www.wikio.es