BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

¿Queréis ver cómo mama un gato de un perro?

Tengo dos gatos y una perra. primero esa perra fue Mina, la que está en cabecera del blog. Tras dejarnos por una leucemia fulgurante llegó Troya, que ya es una abuelita.

Ni imagináis la de veces que me han preguntado si mis perros y gatos se llevan bien. Parece que hay gente que no parece concebir tal cosa, cuando es muy fácil lograr que perros y gatos convivan. Prometo darnos pronto un post de consejos al respecto.

Tampoco es mucho más complejo lograr que perros y gatos desarrollen una relacion especial, que jueguen, que duerman juntos. De mis dos gatos, Flash es muy amigo de relacionarse con los perros que están por la labor.

Cuando llegó a casa siendo un cachorro Mina fue como una madre para él. El pequeño gatito buscaba consuelo (leche era imposible) mamando de la perra, ella lo permitió, le adoptó encantada. fueron inseparables.

image

Y su rabo era el mejor juguete.

image

Luego Troya aceptó encantada que en casa hubiera un gato-perro. Juegan mucho juntos, descansan juntos y comen juntos del mismo comedero.

Maya llegó a casa siendo mayor que Flash, con más miedo y más traumas. No tiene esa relación fluida con los perros, pero los acepta sin miedos.

No tengáis miedo de juntar perros y gatos en vuestras casas, hay muchos gatos perrunos y muchos perros gatunos en las protectoras.

Los perros y los gatos pueden llevarse muy bien.

4 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser tai

    inceible :0

    13 agosto 2013 | 13:30

  2. Dice ser yomisma

    Por supuesto: lo he comprobado infinidad de veces.

    Y no hay nada más divertido que ver a un perro y a un gato jugando.
    Mis cuñados tenían un perro de raza grande y un gato, era divertidísimo verlos. El perro abría su bocaza y cogía la cabeza del gato, bien adentro toda.
    Él sabía que tenía dentro algo más que delicado, si no, de que iba a dejarse hacer semejante cosa el otro.

    Yo digo que tienen un lenguaje corporal incompatible. Por ejemplo el agitar la cola, que para un perro es alegría, y para un gato enfado.
    Por eso, si no se conocen, el primer día todo son bufidos y ladridos. Pero, después, se hacen tan amigos, y conviven muy bien.

    13 agosto 2013 | 13:33

  3. Dice ser minu

    yo tengo un gran danes,encantado con mis gatas..y una perra sin raza que traje de la perrera que detestaba a los gatos,los atacaba¡¡¡y ahora,que hace un año y medio que la adopté,no os diré que comen y duermen juntas,pero pasan por delante,incluso se huelen los hociquillos..y no pasa nada¡¡y nunca imaginé que llegara a ser así,de lo loca que se ponía cada vez que veia un gato

    13 agosto 2013 | 16:24

  4. Dice ser Cotillera

    Pues yo jamás conseguí que se hicieran amigos, como mucho se toleraban y yo tenia que estar muy pendiente porque a la mínima los gatos me atacaban al perro.

    17 agosto 2013 | 4:24

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.