BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

El drama de algunos becarios: ojalá en un futuro se prohíban las palabras ‘sin remunerar’

Por Inma Bibiloni Capó

Las lágrimas se deslizan sobre mis mejillas ante la impotencia que siento sobre mi situación. Soy becaria y una voz anónima que está pidiendo a gritos que se me escuche utilizando la mejor arma periodística que se conoce: la palabra. La vida del becario nunca ha sido fácil pero ahora, más que nunca, está de moda trabajar gratis o de manera no remunerada que suena mejor, por amor al periodismo. Esta situación se repite año tras año y que me causa profunda indignación. Sin embargo, no tiene tanta cabida en la opinión pública como merece, aunque algunos ya lo han tildado como la nueva nueva generación de ‘Ninis 2.0’ (ni cobran ni lo van a hacer) como ya dijo el Gran Wyoming en su programa ‘El Intermedio’.

Una becaria en una empresa (Atlas).

Una becaria en una empresa (Atlas).

Mis próximas prácticas voluntarias serán las sextas y en este punto me planteo si la vocación es una virtud o un defecto. Me pregunto dónde quedan los límites en el mundo de las becas profesionales de los estudiantes y sinceramente veo mi presente negro y mi futuro aún más incierto. Ahora dudo entre invertir un verano más en esas anheladas prácticas que con mucha ilusión y empeño realizo cada año, o por el contrario, desestimarlas y elegir un trabajo cualquiera que me dé un sueldo para subsistir. Lo triste es que algunos becarios acaban tirando la toalla por necesidad. Tampoco concibo la idea de por qué debemos perder dinero en gasolina o transporte público a la hora de ir a trabajar. También puedo llegar a entender que en las primeras prácticas como estudiante no se cobre, porque se parte de cero, pero cuando ya se tiene un bagaje, lo mínimo que se puede pedir es que se cubran los gastos con una pequeña retribución. Los becarios necesitamos sentirnos valorados y motivados para seguir sumando experiencia con nuestros conocimientos, aptitudes y así poder dar el máximo de nosotros mismos.

No estoy de acuerdo con la política de empresa de muchas productoras que no pagan nunca a sus becarios. El trabajo no se regala, por lo que se debería dar una pequeña compensación. Según un estudio de la Comisión Europea se estima que en España existen 180.000 becarios sin retribución. Además el 72% hace las mismas funciones que un empleado, es decir, está supliendo puestos de trabajo y solo el 30% tiene la suerte de ser contratado por la empresa. Normalmente cuando finaliza el contrato de becario se va a la calle y al día siguiente ya hay otro.

Hoy en día es casi imposible que contraten a un becario porque no tiene la suficiente experiencia y porque en el paro hay periodistas curtidos que se desviven por cubrir una baja. Seamos realistas, la cosa está muy mal, la crisis perdura y casi nadie hace nada para ayudar a los jóvenes, a los que solo les falta anunciarse como: “Joven becario todoterreno desea ser explotado sin rechistar y anhela una oportunidad. Estoy aquí para lo que necesite, a su entera disposición. Exprímame, no me quejaré y además le estaré sumamente agradecido”.

Siento que en una redacción donde apenas hay despachos y el espacio es diáfano para que la comunicación fluya existe una gran jerarquía donde te tratan peor por ser ‘el becario’, e incluso en algunos casos, ni se preocupan por saber tu nombre porque eres invisible. Muchos de ellos olvidan que también han sido becarios en sus inicios.

Ahora cuando me seco las lágrimas siento que aún tengo las fuerzas, el carácter y la valentía para no tirar la toalla y perseguir, aún teniendo que pasar por el aro, lo que realmente quiero. Me gustaría ver qué pasaría si nadie aceptara una beca sin retribución, quizá cambiaría el sistema de funcionamiento en los medios de comunicación, aunque la verdad es que siempre habrá alguien como yo a la que no le quede más remedio que aceptar esta situación. Espero que cuando tengamos nuevo gobierno en este país se regule el tratamiento sobre esta esclavitud del sigo XXI y se prohíban las palabras ‘sin remunerar’.

8 comentarios

  1. Dice ser EL QUE TODO LO VE

    Si solo fuese el robo de tener trabajadores gratis que ahora se llaman Becarios, pero y lo que estoy viendo hoy día y espero no me tachen de racista pero es una vergüenza la cantidad de empresas que tienen a todos los trabajadores extranjeros y solo a los encargados españoles, yo lo consideraría si racismo pero contra el español, esta bien contratar extranjeros pero tendría que meter mano el gobierno y permitir solo un 10 por ciento de la plantilla pueda ser extranjera y el resto del país, porque repito que es vergonzoso.

    07 Abril 2016 | 18:36

  2. Dice ser santaklaus

    Ya sabeis quienes son los responsables de los recortes en becas y de la destrucción de los puestos de trabajo decentes para convertirlo en puestos basura. Si no os gusta lo cambiais, que también sabeis como se hace. Pero lo que no podeis hacer es votar a unos gobernates corruptos y luego lloriquear como niñatos malcriados. Si votas a ladrones eres tonto de cojones. Y te mereces lo que te pase. Bastante tenemos la gente honrada con aguantar a los mangantes del Gobierno como para encima aguantar a sus votantes lloricas.
    ¿Sabeis lo que he hecho yo? Cuando Montoro anunció que me subía el sueldo un 1% mientras se reía (creo que porque tiene sus dineros en una sicav de Luxemburgo) yo doné esa subida mensualmente a Podemos. Y ahora a Montoro se le ha quitado la sonrisa. Luchad por lo que quereis y dejad de quejaros.

    07 Abril 2016 | 19:59

  3. Dice ser joseluis123123

    si en tiempos de franco hubieran tenido a los jóvenes trabajando gratis lo que se estaría diciendo ahora , lo curioso es que muchas veces los becarios son universitarios y como con la logse y tanta huelga no dan el temario acaban la carrera sin saber mucho y hay que explicarles como hacer el trabajo.

    07 Abril 2016 | 20:47

  4. Dice ser internauta

    El primer mundo es un lugar muy competitivo en el que reinan la oferta y la demanda. Tú eres exceso de oferta y Wyoming un tipo que vive de entretener a su público, te recomiendo que te centres más en lo que eres y menos en Wyoming. El ya sabe lo que te estoy diciendo, pero jamás lo mencionará en su programa, dejaría de entretener a su público, y eso no es lo que quieren los directivos de esa cadena, perderían público, publicidad y dinero, incluido Wyoming. Plantéate estudiar otra cosa, trabajar en otra cosa, irte de España, o encomendarte a cualquier juego de azar. Tus lamentos no sirven de nada, lucha y saldrás adelante, ya has trabajado gratis lo suficiente a cambio de adquirir experiencia, ten en cuenta que la competencia es fuerte y numerosa, no te entretengas en lamentos.
    Animo.

    07 Abril 2016 | 22:29

  5. Dice ser Alejandro

    Toda persona que utilice su tiempo en aprendizaje, tenga o no tenga experiencia, debiera ser remunerada por la empresa o el becador. Hacer lo contrario es explotación al trabajador o al aprendiz de trabajador.

    08 Abril 2016 | 3:07

  6. Dice ser WTF

    las practicas en UK se pagan? no.
    las practicas en Fracnia se pagan? no
    Las practicas en Alemania se pagan? no

    Igual el problema como tu lo has dicho es oferta y demanda, has estudiado periodismo, hay cientos de miles de periodistas en España, y tu quieres trabajar como periodista….puedes seguir trabajando de becaria, y serlo una septima o una octava vez o porque no te convences de que igual sois demasiados y que deberias buscar otra profesion…

    09 Abril 2016 | 12:07

  7. Dice ser Luis

    El uso que muchas empresas hacen de los becarios es absolutamente indecente, en efecto. Y seguirá así hasta que no haya una normativa que les pare los pies a esos empresarios que sólo saben abusar.

    La realidad es que, incluso teniendo cero experiencia, tardas como mucho una semana en empezar a ser útil para la empresa. Te encargan las tareas más fáciles, vale, las que podría hacer cualquier persona que tuviera la ESO. Pero el caso es que sacas adelante un trabajo que, si no lo hiciera ese becario, tendrían que contratar a una persona y pagarle el sueldo que marca el convenio.

    Incluso cuando la beca se paga, sigue siendo indecente que usen al becario para ahorrarse contratar a un trabajador en plantilla, y así conseguir lo mismo pagando cuatro perras al becario. Con el añadido de que, como así les va muy bien, ya puede el becario dejarse la piel haciendo bien el trabajo, que le va a dar igual. No le pasarán a contrato nunca, haga lo que haga, porque prefieren ahorrarse cuatro perras y seguir metiendo becarios nuevos.

    Cuando encima la beca no tiene remuneración ninguna, el abuso es doblemente indecente, claro.

    ¿Solución? Una normativa seria, que impida esta clase de abusos. Mientras el abuso les salga gratis, evidentemente los empresarios seguirán igual, frotándose las manos de tener un nuevo esclavo cada seis meses.

    10 Abril 2016 | 20:42

  8. Dice ser Cristina Ballester

    Buenas tardes Inma.

    Al igual que tú, yo también soy periodista. Al igual que tú, he sido becaria, no una si no muchas veces. He aceptado trabajos sin remuneración, sólo por el hecho de rellenar mi curriculum, repleto de logros académicos pero sin experiencias que destacar.

    Llegado un punto de mi vida, decidí que ese no era el modo de lograr mi sueño. Nos roba la dignidad el hecho de estar capacitados para realizar un trabajo, hacerlo igual o mejor que cualquier empleado pero no cobrar por él.

    Mi mentalidad respecto al mercado laboral, es que es un simple trato mercantil. Es exactamente igual que el vender una lechuga en un puesto del mercado. Tú me das la lechuga y, a cambio, yo te doy dinero por ella. Se trata simple y llanamente del mismo trueque con el que sobrevivían nuestros ascendientes.

    El problema es que, debido a la crisis y a los mensajes que se nos han lanzado a los trabajadores, hemos llegado a creernos que quien nos contrata nos hace un favor. Es por nuestra situación personal, nuestra urgencia por adentrarnos en el mercado laboral, por lo que aceptamos ofertas que jamás deberían existir.

    Hace un tiempo, una persona me regaló un pensamiento y, hoy, quiero regalártelo a tí. La vida es un camino, puedes y deber tener una meta pero no tiene por qué ser recto. Puede que tengas que desviarte para recoger los alimentos que te ayuden a subsistir, y no es malo salirse de la vía si ese es el motivo. Siempre y cuándo tengas la meta clara.

    Puede que tengas que aceptar otros trabajos con los que llenar la cotización y que te permitan hacer frente a los gastos, cuándo aceptes una beca en el campo de la comunicación. No es negativo trabajar de dependienta o de teleoperadora, siempre y cuando tengas claro que tu meta es el periodismo y que volverás siempre a él, como el niño que siendo ya hombre busca los brazos de su madre cuando todo se desmorona.

    No es rendirse. Rendirse es aceptar seis becas de explotación silenciosa, de lágrimas que quieres contener y de una situación que, sabiendo que no puede mejorar hoy día, aceptas como propia cuando no lo es.

    Confía en tu valía y en que llegarán tiempos mejores y, ese día, el mundo será de los que no nos rendimos. Mucha suerte, ánimo y no te rindas nunca.

    11 Abril 2016 | 18:29

Los comentarios están cerrados.