BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Sobre la irrupción de Podemos en Europa: ¿por qué se les critica y qué esperar de ellos?

“Utopías regresivas”

Por J. Fdez. del Pozo

El expresidente Felipe González nos advierte de la posible amenaza de los nuevos partidos populistas como Podemos.

Nosotros, los ciudadanos, hemos visto Gobiernos desde la dictadura que han convertido a los ricos más ricos y a los pobres más pobres, en los que la corrupción abunda, los políticos se eternizan en el buen vivir, las cotizaciones a la Seguridad Social de la clase trabajadora sirven para enriquecer a la clase política y pagar sus sobresueldos, así como el derroche y despilfarro del bipartidismo.

Sin embargo, lo que está por ver es si los nuevos partidos minoritarios saben unirse para acabar con un bipartidismo corrupto, equidad y justicia son la clave.

———————————————————————–
¿Y ahora qué?”

Por Agustín Arroyo

Es aleccionador ver, oír y observar con atención lo nerviosa y furibunda que se ha puesto la amplia y nutrida panoplia de medios de comunicación de la derecha y ultraderecha española con los magníficos resultados obtenidos por Podemos en estas elecciones europeas. Ya ni siquiera hablan de su “bestia negra” anterior, IU, que ha obtenido seis diputados.

No analizan, para nada, que sumando los escaños y diputados de izquierda salen 29 de un total de 54. Si sumamos los de UPyD —considerando a esta fuerza de centro izquierda— serían 33, frente a 21 de derechas.

Pablo Iglesias, cabeza de lista de Podemos a las Elecciones Europeas. (Emilio Naranjo / EFE)

Pablo Iglesias, cabeza de lista de Podemos a las Elecciones Europeas. (Emilio Naranjo / EFE)

Nadie lo dice desde el espectro conservador. Lo saben y les hace temblar, y ahora se dedican a disparar sus afiladas saetas envenenadas contra Pablo Iglesias y J. C. Monedero, tachándoles de antisistema, bolivarianos pagados por el régimen de Venezuela o por Irán.

Algo surrealista y carente de argumentos convincentes. No analizan su programa, ni la pertinencia de algunas medidas de choque contra la venenosa corrupción y la anquilosis de nuestro sistema político.

Que se lean los 40 folios del programa de Podemos y que analicen su posibilidad de encaje en una realidad tan degradada que necesita un diluvio de imaginación, honradez, participación entusiasta, renovación y eficacia.
—————————————————————————-

“Acusaciones sin fundamento y rigor

Por Horacio Torvisco

Parece que algo inesperado ha ocurrido en las pasadas elecciones al Parlamento Europeo. Muchos ciudadanos han manifestado qué piensan sobre la forma de hacer política, y lo más importante, qué esperan y desean de la política.

Podemos ha irrumpido con gran pujanza y decisión, junto con otros, para que esa esperanza de participación, de enterrar el bipartidismo y de que sea la gente normal de la calle la que tome el protagonismo se vea satisfecha.

No obstante, los que han hecho de la política un modus vivendi más que un servicio a la ciudadanía, los asesores de estos bien remunerados, los tertulianos de diverso pelaje y los medios afines al Estado se han apresurado a analizar este fenómeno.

Ha resultado cómico y grotesco oír y leer sus ‘sesudos’ comentarios que iban desde decir que Podemos está próximo a la señora Le Pen hasta tacharlos de frikis izquierdistas antisistema. Unas valoraciones que se han caracterizado por su ignorancia política y su mala fe y animadversión.

Resulta grotesco descalificar a más de un millón doscientos mil ciudadanos, estudiantes, parados, trabajadores, jubilados, etc., con esas acusaciones sin fundamento y rigor.

Podemos ha nacido con vocación de aglutinar, junto con otros, a la gran mayoría ciudadana que está sufriendo esta estafa política, social y económica que el bipartidismo no es capaz de afrontar.

15 comentarios

  1. Dice ser carmen vivanco martinez

    se están cagando por las patas mi voto con54 años lo tienen seguro

    29 Mayo 2014 | 20:01

  2. Dice ser LINCE 1

    Gran éxito de Podemos. Además, la caverna les está haciendo una propaganda impagable. Y gratis.

    29 Mayo 2014 | 20:07

  3. Dice ser Polonio

    ¿ Que esperar de ellos ?, un cambio, de momento ya sabemos lo que esperar de los OTROS del PPSOE, de estos últimos solo podemos esperar corrupción y nada de justicia para los corruptos.
    Será largo y laborioso, pero al menos nos han ilusionado y nos han dado un soplo de aire fresco […].

    29 Mayo 2014 | 20:46

  4. Dice ser realidad

    censura en este blog,

    ya haceis vuestra la politica bolivariana de podemos?

    A quien se le puede ocurrir dar una renta basica a todo el mundo?

    29 Mayo 2014 | 21:01

  5. Dice ser Orlando Fernandez

    Pablito, los tienes cagados a todos, mucha fe y sigue ‘pa lante que eres lo unico que puede salvar a este gran pais! HECHALE COJONES! […]

    29 Mayo 2014 | 21:13

  6. Dice ser Juan Carlos

    Como bien dice una cancion de un grupo, Warcry, Huelo el miedo

    29 Mayo 2014 | 21:30

  7. Dice ser polonio

    podemos caminais por buen camino por eso los perros ladran tanto tienen miedo y rabia porque peligran sus pecebres y sus mameyas y con la ley en la mano por sus aptos son reos de carcel

    29 Mayo 2014 | 21:31

  8. Dice ser pedro perez

    El único motivo por el que desde la derecha se le critica tanto es para auparlo más. lo mismo que la difusión tan grande que ha recibido desde las televisiones. este partido es un fraude lo mismo que el PPSOE. “Podemos” ha sido creado por el mismo sistema para garantizarse que todo siga igual.

    29 Mayo 2014 | 21:45

  9. Dice ser Maca

    Error en la noticia. Es Juan Carlos Monedero, no J.L Monedero.

    29 Mayo 2014 | 23:29

  10. Dice ser Por justicia social, es necesario un cambio

    En su día, con Felipe González de presidente del gobierno, el PSOE realizó unos videos para una campaña electoral en los que unos feroces perros dóberman simulaban ser la oposición. Curiosamente, pasados dieciocho años, el ex presidente apuesta por aliarse con quienes, supuestamente, deseaban devorar el bienestar de los trabajadores. Y resulta que las formaciones políticas que quieren disminuir la desigualdad e implementar mayor justicia social, son nidos de peligrosos antisistema. ¡Qué decepcionante! La migración de votos hacia formaciones como Podemos será arrolladora, pues parece que el bienestar de los trabajadores no está entre las prioridades del PSOE. Y es que, desgraciadamente, primero hay que cuidar los intereses aportados por la puertas giratorias. Hay que hacer políticas para el conjunto de la ciudadanía y no para los grupos de poder y los intereses de familiares y amigos. Hay nervios entre la oligarquía y los grandes partidos porque se avecinan numerosos cambios de sillas en alcaldías, autonomías y, consecuentemente, una pérdida de poder en las elecciones generales.

    29 Mayo 2014 | 23:54

  11. “Cuenta una bella leyenda judaica que en un pasado distante toda la humanidad vivía unida y hablaba la misma lengua. Habiendo dominado las técnicas de construcción y descubierto su propio poder creativo, los hombres decidieron construir una torre tan alta, que su parte superior llegaría hasta el cielo y así podrían ver al creador. Irritado con la arrogancia humana, dios resolvió confundir la lengua de los hombres con diferentes idiomas, para que de esta forma la gigantesca construcción no prosperase. Al no entenderse más, los trabajadores de la obra no pudieron coordinar sus esfuerzos y la torre acabó desmoronándose, fruto del caos que se instauró.

    La leyenda sobre la Torre de Babel tiene mucho que enseñarnos, aunque las lecciones no son sobre la vanidad humana, el poder de dios ni el origen de los idiomas modernos, sino sobre algo mucho más concreto: el funcionamiento de nuestra sociedad.

    De la misma forma que en la Torre de Babel, la humanidad, incluso sin saberlo, realiza una gran obra colectiva y coordina sus esfuerzos para ello: los coches producidos en Brasil son vendidos en Argentina, llevados hasta allí en barcos fabricados en Japón, pero que pertenecen a armadores griegos, que emplean marineros filipinos. No hay en el mundo un único bien material que no sea fruto de los trabajos conjugados de miles de hombres y mujeres.

    También como en la leyenda, la mayoría de los participantes de esa inmensa obra llamada sociedad “habla la misma lengua”, es decir, comparte ciertas ideas y valores, tiene una misma “visión de mundo”. Por compartir las mismas ideas, las personas acaban teniendo también un comportamiento parecido. A estas ideas o conjunto de ideas que moldean el comportamiento humano, las llamamos ideologías.

    ¿Para qué sirven las ideologías?
    El papel de las ideologías es garantizar el funcionamiento de la sociedad. Entonces, ¿qué ocurriría, por ejemplo, si los trabajadores ignorasen las leyes sobre la propiedad privada y decidieran tomar para sí las fábricas, los bancos y los latifundios? ¿O si las mujeres se rebelasen contra el machismo y comenzaran a reaccionar violentamente ante cualquier situación de opresión? ¿O si los homosexuales se organizaran para darles palizas a los neonazis en la Avenida Paulista? Está claro que si eso ocurriese, el orden burgués establecido se colapsaría y la sociedad, tal y como la conocemos, se desmoronaría sobre sí misma como una enorme Torre de Babel.

    Para que eso no se dé, para que la dominación capitalista siga su curso con tranquilad, es necesario que las personas acepten pasivamente las condiciones de explotación y opresión a las que están sometidas. ¿Y cómo conseguir eso sin recurrir permanentemente a la violencia? Pues a través de las ideologías.

    Se crea así la ideología de que la propiedad privada es sagrada y que los grandes empresarios, banqueros y petroleros son héroes nacionales; la ideología de que las mujeres son propiedad de sus maridos y a ellos les deben respeto y obediencia; la ideología de que la homosexualidad es una enfermedad y por eso, si los homosexuales son apaleados en la calle, es porque algo malo han hecho.

    Así, poco a poco, con numerosas ideas pequeñas, aparentemente sin conexión entre sí, se forma en la cabeza de los trabajadores una “visión de mundo” que no se corresponde con sus intereses, sino con los intereses de los capitalistas. Las ideas que justifican la dominación burguesa se hacen predominantes en toda la sociedad. Se reproducen exhaustivamente en la Televisión, en las escuelas, en las páginas de los periódicos, en la familia, en el trabajo, entre los amigos. Los trabajadores, por el simple hecho de vivir en sociedad, absorben estas ideologías y actúan en consonancia con ellas, incluso sin percibirlo. Cuando una ideología es aceptada por todos, se forma una especie de “lenguaje común”, que todos reconocen, entienden y reproducen en su cotidiano.

    Como resultado, explotados y oprimidos comienzan a hacer una cosa aparentemente absurda, pero que es la regla en nuestra sociedad: comienzan a actuar contra sí mismos, contra sus propios intereses de clase; comienzan a defender al enemigo y a combatir a sus aliados; se dividen. De este modo, los padres culpan a los profesores por el bajo rendimiento escolar de sus hijos, la población pobre defiende a un gobierno de empresarios y banqueros con miedo a perder las ayudas, los trabajadores esquirolean la huelga porque se convencen de que luchar no resuelve nada.

    ¿Qué esconden las ideologías?
    Tomemos algunas ideas bastante simples y ampliamente expandidas en nuestra sociedad: “El hombre es egoísta por naturaleza”, “Siempre van a haber ricos y pobres”, “Las mujeres fueron hechas para el trabajo doméstico”, “Una persona siempre va a querer pasar por encima de la otra”, “Los prejuicios ya vienen desde que nacemos”, etc.

    ¿Cuál es el sentido de estas ideas? Resulta evidente que todas apuntan en la misma dirección: aceptar las cosas tal y como son. ¿Y cómo nos convencen de ello? Afirmando que todo lo que existe es natural e inevitable, que intentar cambiar la realidad es ir “contra la naturaleza”. Así, para justificar un mundo de injusticia y sufrimiento, las ideologías “naturalizan” la realidad social, es decir, llevan a las personas a creer que la desigualdad, la explotación y la opresión son tan naturales como la lluvia, el viento o el movimiento de las mareas. Las ideologías esconden el gran secreto de la dominación burguesa: el hecho de que la sociedad es una construcción humana y que por lo tanto no hay nada de “natural” en ella; que el mundo en que vivimos es el resultado de la cooperación de los individuos y justamente por ello puede ser cambiado por esos mismos individuos.

    La propaganda ideológica
    ¿Pero cómo se esparcen las ideologías por la sociedad? ¿Cómo absorbemos y reproducimos con tanta facilidad ideas tan absurdas? Si existe democracia, ¿cómo alguien puede controlar lo que yo pienso? Para responder a estas preguntas, es preciso entender cómo funciona la propaganda ideológica.

    Todos sabemos lo que es propaganda. MediaMarkt hace anuncios animados, con personas hablando alto y rápido, y con énfasis en los precios. Nike centra su propaganda en el increíble desempeño de los atletas que usan sus artículos. El Santander hace propaganda de los beneficios que sus clientes pueden tener con esta o aquella inversión. En todos estos casos, el propósito es claro y evidente: ¡compre, use, aplique su dinero! No hay ninguna dificultad en reconocer que estamos ante una muestra de propaganda. Si a alguien no le gusta, puede cambiar de canal o pasar la página de la revista.

    Pero la propaganda ideológica es un poco más complicada. Como hemos dicho, el principal objetivo de las ideologías es hacer que las personas actúen contra sí mismas. Por eso la burguesía no puede decir abiertamente: “acepta la explotación”, “acepta la opresión”, como si dijera “bebe Coca-Cola”. Una propaganda así desvelaría la dominación ideológica y provocaría aún más revuelta. Por eso la principal característica de la propaganda ideológica es que es disfrazada, sutil, encubierta, subliminar.

    Cuando un artículo sobre una huelga de profesores comienza hablando de los alumnos que se quedaron sin aula, nos encontramos ante una muestra de propaganda ideológica. El objetivo no es informar o esclarecer lo que ocurre, sino enseñar hasta qué punto las huelgas perjudican a la población.

    El periodista no dirá eso abiertamente, sin embargo todo el texto estará diseñado para que provoque esa sensación en el lector. Cuando tras el asesinato de Bin Laden nos bombardearon en los programas dominicales con reportajes especiales sobre la tropa de élite que mató al líder de Al-Qaeda, nos encontramos ante una muestra de propaganda ideológica. Aquí el recado es: ¡los EEUU son invencibles, para ellos no hay misión imposible, no osen desafiarlos! Como es sabido, la mejor forma de implantar una idea en la cabeza de una persona es hacerle creer que llegó por si misma a esa conclusión.

    Así actúa la burguesía. No dice “la mujer es un objeto”. Simplemente muestra comerciales de cerveza que exhiben a la mujer como un objeto. Quién llega a la conclusión de que la mujer es un objeto es el telespectador. No escribe en los periódicos “es preciso acabar con los bosques alrededor de los ríos”. Simplemente muestra de qué forma el agronegocio, que acaba con los bosques alrededor de los ríos, es el “motor de desarrollo del país”. Quién llega a la conclusión de que acabar con los bosques es un mal necesario es el lector. No dice “vamos a acabar con los derechos laborales”. Simplemente dice que en los EEUU, el país más poderoso del planeta, casi no existen derechos laborales. Quién llega a la conclusión de que los derechos laborales son una traba para el desarrollo del país es el propio trabajador.

    Por eso, el hecho de que una persona tenga una opinión formada sobre un determinado asunto no significa de modo alguno que esa idea sea de ella. El noventa y nueve por ciento de las ideas que tenemos en la cabeza fueron implantadas sutilmente por la burguesía a través de la educación, de la prensa, de la familia, de la televisión, del cine, de la iglesia, etc, etc, etc. La fuerza de las ideologías está precisamente en el hecho de que los explotados defienden y reproducen las ideas de los explotadores, creyendo que esas ideas son suyas.

    Al ser repetidas incansablemente por toda la sociedad, las ideologías asumen la apariencia de “verdad absoluta”. ¿Qué decís de que las mujeres son iguales a los hombres? ¿Qué es eso de acabar con la explotación? ¿Cómo que socialismo? Cuando alguien cuestiona una ideología, parece realmente que está “hablando otra lengua”. Instintivamente, repelemos a ese tipo de persona y la separamos de nuestro entorno. O simplemente la ignoramos. La Torre de Babel no puede ser agitada.

    Ideología de la clase obrera
    Pero si una ideología es una determinada “visión de mundo”, un conjunto de ideas que sirve a determinados intereses, ¿podemos entonces decir que la clase trabajadora tiene una ideología? La respuesta es categórica: ¡sí!

    El socialismo científico, formulado en la mitad del siglo 19 por los filósofos alemanes Karl Marx y Friedrich Engels (por eso también es conocido como marxismo) es la ideología de la clase obrera, la ciencia de su liberación. El socialismo científico es un conjunto de ideas que interpreta correctamente el mundo que nos rodea, que revela las verdaderas razones de la opresión, de la desigualdad y de la explotación. Sin embargo, a diferencia de las ideologías burguesas, que penetran en la mente de los trabajadores por miles de medios invisibles e imperceptibles, el marxismo no llega a nuestras casas por las antenas de televisión, no se enseña en las escuelas, ni se escucha en las letras de las canciones de éxito. Es preciso buscarlo, descubrirlo. Y claro, como toda ciencia, el marxismo precisa de estudio.

    El obrero consciente que desee entender a fondo el mundo que le rodea debe comenzar por desconfiar de todas las ideas que parecen obvias y naturales, porque la mayor parte de ellas no pasa, muy probablemente, de mentiras bien contadas. Enseguida, debe tener, en relación a la sociedad, la misma curiosidad que tiene en relación a la máquina nueva que acaba de llegar a la fábrica: tiene que querer desvelarla, desmenuzarla, dominarla. Habiendo dominado el marxismo, ese obrero podrá interpretar los hechos de la realidad con la misma facilidad que un electricista experto interpreta el esquema eléctrico de un garaje residencial, que tiene una bombilla, un interruptor y un enchufe.

    La verdadera obra humana
    Las ideologías burguesas no son una fuerza invencible. Si la clase dominante tuviese tanta confianza en sus ideas, no habría hombres armados de plantón en comisarías, cuarteles y batallones, aguardando las órdenes para reprimir, dispersar y prender.

    Karl Marx, el viejo filósofo alemán, dijo en cierta ocasión que cuando una idea es absorbida por las masas organizadas, adquiere fuerza material, es decir, se convierte en un arma real.

    Cuando la crisis económica, política y social coloque en jaque a la dominación burguesa; cuando la represión contra los trabajadores, en vez de inhibirlos, provoque acciones aún más radicalizadas, la idea del socialismo penetrará en las grandes masas y hará tambalearse la monstruosa obra del capitalismo. Los trabajadores, en vez de hablar la lengua de la burguesía, comenzarán a hablar su propia lengua y se entenderán. La inmensa Torre de Babel, erguida sobre la espalda de los pobres y perseguidos, y solidificada con el cemento de la mentira, se desmoronará sobre las cabezas de sus incompetentes arquitectos. Y los trabajadores, libres de los escombros de la vieja construcción, comenzarán su propia obra: una sociedad sin opresión y explotación, el socialismo en el mundo entero”.

    Written by Henrique Canary
    10 Febrero 2014

    30 Mayo 2014 | 2:14

  12. Dice ser LINCE 1

    Para “Tu Blog” 20 minutos:

    Como ya les he comunicado, el anterior comentario a este “Dice ser LINCE 1: Dice ser “¿Qué es la ideología?” Didn,t read!!!! LOL” No lo he escrito yo, que soy LINCE 1. Alguien está usando indebidamente mi seudónimo . ESTA ES LA SEGUNDA VEZ EN TRES DIAS QUE PASA ESTO.

    30 Mayo 2014 | 14:13

  13. Dice ser LINCE 2

    Dice ser LINCE 1
    ¿Mejor así?

    Recuerda, una cosa es un seudónimo en los blog, que no implica ser tuyo, porque no tienes que logarte en 20M y otra el nick, necesario para comentar en el resto de la página de 20M, para lo cual necesitas user y pass.

    Por lo tanto que use “tu” seudónimo, no es un problema. Es como que no puedan escribir dos personas que se llamen Peeeeeeeeeeeeeedrooooooooooooooo (leer con acento de Penélope Cruz en la gala de los Oscars) en este blog.

    Dice ser “¿Qué es la ideología? ”

    30 Mayo 2014 | 14:48

  14. Dice ser a por ellos

    Se palpa el miedo de las ratas cuando ven que su barco de opulencia y latrocinio está proximo a hundirse.

    31 Mayo 2014 | 18:18

  15. Dice ser HORTOPU

    Siempre se ha dicho que hay que saber perder pero también hay que saber ganar. Podemos (hemos/ha) ganado. Ahora se trata de profundizar en el debate y en los postulados que ya son nuestro ADN. Para ello hay que tener claras dos cosas que dependiendo de cómo se hagan seguiremos avanzando o no. La honestidad y la verdad siempre por delante, mucha gente ha votado a Podemos por eso, al ser dos elementos que la casta se los ha cargado. Después hay que escuchar mucho a la gente e invitarlas a trabajar y al compromiso, Podemos no son los Reyes Magos a los que se les escribe una cartita, Podemos ofrece un ámbito de trabajo serio y riguroso para alcanzar nuestras metas como ciudadanos y trabajadores estafados.

    Finalmente hay que trabajar de forma seria y esforzada por la unidad, no tanto de siglas que también, sino sobre todo por la unidad desde abajo y para ello todos, cada uno a nuestro nivel, debemos ir en esa línea.

    11 Junio 2014 | 17:59

Los comentarios están cerrados.