BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Quién fue… Alexander Dityatin

Nacido en Leningrado (hoy San Petersburgo) el 7 de agosto de 1957, Alexander Nikolaevitch Dityatin vivió su primer éxito con 19 años, en los Juegos Olímpicos de Montreal 76, en los que logró dos medallas de plata (anillas y competición por equipos).

En los siguientes años, Dityatin se consagró como el mejor gimnasta del mundo. Antes de los Juegos Olímpicos de Moscú 80, Dityatin había conseguido en 1979 dos oros y una plata en los Europeos y cuatro oros y un bronce en los Mundiales. Con estas credenciales, el de Leningrado llegó a los Juegos de su país con una vitola de favorito que confirmaría con creces: Logró tres oros (equipos, competición general y anillas), cuatro platas (potro, barras paralelas, trampolín y barra) y un bronce (suelo). En ese momento, Dityatin entró en el Libro Guinness de los Récords, como el hombre con más medallas en una edición de los Juegos Olímpicos (luego Phelps igualó dos veces ese récord). No obstante. Dityatin aún obstenta el récord mundial de más medallas individuales en unos JJOO. Por sus logros, recibió la Orden de Lenin, la más alta condecoración civil de la Unión Soviética.

Como sabéis, en los países del antiguo Bloque del Este no existía de iure el profesionalismo, así que Dityatin tenía un empleo como entrenador del club OKPP de su Leningrado natal. Este cargo lo ostentó hasta su retirada como deportista y la caída del Telón de Acero, tras lo cual fue ascendido al cargo de Teniente General del cuerpo de Vigilancia Fronteriza de la Rusia, destacado en el aeropuerto de Vulkovo, en San Petersburgo (la antigua Leningrado).

Desde hace 10 años, ostenta el cargo de Jefe del Departamento de Gimnasia de la Universidad Estatal Pedagógica de Rusia (Universidad de Herzen), en San Petersburgo.

Aún, como sabréis, quedan muchos récords olímpicos de la época en la que competían los antiguos países comunistas. Imagino que será cuestión de tiempo que vayan cayendo… o no.

Los comentarios están cerrados.