BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

El vegetarianismo flexible. ¿Te apuntas?

Hoy me voy a meter en un jardín. Lo sé. Uno grande y frondoso. Será que el cuerpo me pide guerra.

Desde el principio decidí que este blog se dedicaría, con muy raras excepciones, a promover las adopciones, intentar evitar los abandonos y mejorar la calidad de vida de perros y gatos.

Que no es poco, pero a muchos se lo parece.

Lo hice por aquello de que quien mucho abarca, poco aprieta y de que interesa centrar el tiro para lograr tu objetivo.

A lo largo de estos años (desde noviembre de 2007 en 20minutos.es, otros tantos antes en blogger) es a lo que me he dedicado. Y a lo largo de estos años he recibido sugerencias y críticas en distintos tonos por obviar otros problemas animalistas. Básicamente la tauromaquia, el uso de pieles y el vegetarianismo.

De la tauromaquia y del uso de pieles estoy en contra y no hay mucho más que explicar. Jamás llevaré bolsos de cocodrilo, abrigos de pieles o iré a los toros.

El vegetarianismo es otro cantar.

Existen vegetarianos que se limitan a no consumir carne, existen otros que no consumen ni utilizan ningún tipo de derivado animal, los veganos, y entre unos y otros hay toda una serie de grados y acercamientos personales al vegetarianismo.

Existen incluso los vegetarianos a tiempo parcial, un fenómeno que cobra vigencia en países como Alemania y que acabo de descubrir que una amiga que vive allí está practicando. Consiste en limitar el consumo de carne, que en nuestra sociedad es a todas luces excesivo y por tanto atenta contra nuestra salud, contamina el planeta (la ganadería es más contaminante que los coches) y genera la muerte y el sufrimiento de millones de animales sin necesidad, ingiriéndola solo los fines de semana.

Si todos redujésemos nuestro consumo de carne estaríamos más sanos y ayudaríamos mucho la planeta. Estoy de acuerdo que lo natural para el ser humano, que es omnívoro, es comer carne. Pero poca, muchísima menos de la que tomamos.

Yo no descarto acabar siendo completamente vegetariana. Ya sabéis eso de que nunca se puede decir de ese agua no beberé (el tercer refrán del que tiro en el post, voy a tener con contenerme). Y estoy descubriendo que cuanta menos carne como, menos me pide el cuerpo. Lo que sí me está pasando es que gradualmente me he ido creando una especie de vegetarianismo a medida, que yo llamo vegetarianismo flexible.

En estos momentos como muy poca carne, pueden pasar muchos más de los cinco días de los vegetarianos de entre semana que os comentaba arriba. No como carne de cachorros bajo ninguna circunstancia. Tampoco de mamíferos si puedo evitarlo. Y pollo, muy poco. Sí que consumo pescado, huevos y leche, pero procuro siempre que puedo que tengan una procedencia ecológica.

Me consta que cada vez somos más los que reducimos el consumo de carne mediante soluciones personalizadas, con las que nos sentimos cómodos.

También que muchos de los que han acabado siendo vegetarianos han seguido el camino gradual que estoy llevando yo.

Pero me frena el hecho de que si un día tengo antojo de jamón, quiero poder permitírmelo sin cargos de conciencia. Lo mismo que si un día me han invitado a comer en otra casa y me ponen unos canelones con algo de carne picada.

Hoy me he decidido a escribir al respecto, saliéndome de la temática del blog, por los dos últimos posts de dos blogueros que sigo.

Uno es Juan Revenga (@juan_revenga) que en su blog El nutricionista de la general habla de algo que siempre me ha chocado, y es lo intolerantes que son muchos frente al vegetarianismo, la cerrazón y los prejuicios que muestran ante alguien que diga que no quiere comer carne. Conozco gente moderada, razonable e inteligente que pierde el discurso cuando sale el tema “Fulanito se ha hecho vegetariano”, y Fulanito no está delante claro. Reconozco que también he visto esa intolerancia en sentido inverso.

Juan lo expresa así:

La alimentación, la nutrición y su relación con la salud despierta el debate sea cual sea el tema. Por ejemplo, hay un aspecto del mundo de la nutrición que no sé por qué suscita tanta polémica y tan acaloradas discusiones cuando sale a colación, se trata del vegetarianismo. Veamos, los vegetarianos no hacen mal a nadie por haber optado por ése estilo de vida y llevarlo a la práctica; de hecho no es que no hagan mal a nadie, sino que además, están contrastados los beneficios del vegetarianismo sobre la salud cuando “el plan” está bien estructurado; y digo lo de “bien estructurado” porque también hay claroscuros en algunas dietas vegetarianas cuando son mal entendidas (muchas veces cuando se relacionan con cuestiones más esotéricas o filosóficas que científicas). Por tanto, como digo, me choca la furia con la que en no pocas ocasiones se cuestiona este tipo de opciones personales. Bueno, me choca a medias, ya que también suele ser habitual que dicha furia sea directamente proporcional a lo absurdo de los argumentos utilizados (más se grita, agrede y menosprecia verbalmente, a medida que los “razonamientos” ganan en irracionalidad).

La otra bloguera es mi amiga, la que os comentaba que ha adoptado ese vegetarianismo de entre semana en Alemania. Explica aquí sus motivos, que en gran medida coinciden con los míos. Os dejo un fragmento:

CARNE SI:

1. porque somos depredadores naturales de ciertos animales: Existe investigación al respecto que conecta ciertos aspectos en el desarrollo de ciertas capacidades netamente humanas están ligadas al comienzo de la caza. Hay includo investigadores que han ido más allá y proponen que el salto en el desarrollo cerebral se dió por el consumo de grasas animales. Actualmente hay especies animales que desaparecerían, de no ser criadas para el consumo humano.
2. porque ser vegetariana o vegana es trabajoso, por no decir impráctico (sí, sé que hay gente que lo lleva de maravilla, pero a lo mejor no tienen mi vida): Si eres vegana, tienes que poner un especial cuidado para que tu dieta sea saludable y tomar las más de las veces suplementos de vitamina B. Si tienes que comer fuera de casa, sólo llevarte la comida a cuestas te garantiza que vas a comer bien. Si estás invitada a algún sitio, ya ni te cuento. Demasiado para mi loco ritmo de vida.
3. porque me gusta: Realmente disfruto cuando me como un chuletón, cuando pruebo un poco de buen jamón serrano… Yo puedo imaginarme perfectamente mi última hamburguesa, pero lo siento, no puedo abandonar el jamón de jabugo, o los langostinos en Navidad. Nuestra experiencia cultural, nuestra cocina está impregnada del sabor de la carne. Y es algo que no me apetece perder.

CARNE NO:

1. porque el exceso de consumo de proteínas animales está enfermando a la sociedad: colesterol, obesidad, enfermedades de corazón… todas producidas por una dieta inadecuada y demasiado rica en productos animales.
2. porque el exceso de consumo de proteínas animales está enfermando al planeta: Una de las mayores fuentes de emisión de gases invernadero es la ganadería. Supera con creces al nivel de emisiones del automóvil y tiene efectos adversos en el agua y las tierras de cultivo.
3. porque para producir en las cantidades necesarias para el consumo actual, los sistemas productivos han perdido el norte: Vacas locas porque han sido alimentadas con restos de corderos, a pesar de ser hervíboras, contaminación en muchos alimentos, gallinas que se vuelven majaras dentro de sus jaulas y comen su propia mier… En fin, creo que nos hacemos todos una idea de este punto sin que ponga más.


La foto es mía, una preciosa ternera. Mucho más bonita de ver y acariciar que de paladear.

23 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. El vegetarianismo y veganismo son opciones diet-éticas 😉 Los médicos de la CAMFIC han elaborado un libro que incluye información científica basada en la evidencia sobre la dieta vegetariana http://www.camfic.cat/camfic/seccions/publicacions/docs/llibre_medicina_natural.pdf

    Más información científica sobre una dieta ética http://www.pcrm.org/health/diets/

    27 Abril 2012 | 23:18

  2. el-nutricionista-de-la-general

    Pues sí, el jardín es frondoso, tupido y “agreste”. Sé que es muy pronto para el adelanto, pero en el próximo suplemento mensual de “20 minutos” mi colaboración se centrará en el “flexitarianismo” una, llamémosle, opción alimentaria con un nombre horroroso que en esencia es lo que tu explicas. Y que en resumen no es otra cosa que llevar a la práctica los descriptores de la hoy tan manida, tergiversada, manipulada y mal entendida “dieta mediterránea”. Enhorabuena por tu post. Es placentero leer a gente no tan especialista hablando con tanta racionalidad… y es que al final no depende de más.

    27 Abril 2012 | 23:20

  3. Dice ser piolola

    curiosamente yo empece a hacer esta opcion, ya que me siento mejor si reduzco el consumo de carne… por algo se empieza no??

    27 Abril 2012 | 23:44

  4. Dice ser marusha

    Apreciada Melisa. Me gusta mucho lo que dices. Destila SENTIDO COMÚN, que es un ingrediente del que está muy falto nuestra sociedad actual. Antes comía más carne que ahora, sobretodo embutidos, pues he comprobado que no es bueno para mi salud, e imaginarme un animalito vivo, el que sea, achicharrado y a trocitos en mi plato, me da repelús. Podemos vivir sin comer carne perfectamente si nos informamos bien. Hay proteínas vegetales de muy buena calildad. ¿Qué tal una hamburguesa vegetal? ¿Las has probado? Buenísssssimas. Igual que podemos vivir sin alimentos prefabricados con conservantes, colorante y aditivos químicos cuyos efectos acumulativos a largo plazo son muy dudosos. Pero bueno, si alguien quiere hincharse a comer patatas fritas con cocacola, puede hacerlo. Sin embargo, nadie critica a quien lo hace, y sí se suele criticar a quien es vegetariano. ¿Por qué? Desinformación y falta de educación en la salud. Yo he leído un libro en el que aprendido mucho. Se llama Secretos para una Salud Superior. Es muy didáctico y súmamente práctico para quien quiera saber qué puede hacer para prevenir y mejorar problemas de salud de forma natural. Si podemos estar más sanos, ¿por qué provocarnos problemas nosotros mismos con hábitos antinaturales que nos van a llevar a una consulta médica de 10 minutos, pagar fármacos que no curan y encima nos estropean más cosas, o a los pasillos de urgencias de un hospital que cada día tienen menos personal por los recortes? Renunciar a ciertas cosas, como comer carne a diario, no es una RENUNCIA, yo vivo igual de feliz si como carne como si no. Mi vida es algo más que consumir ciertos alimentos o productos porque la publicidad me dice que son buenos, cuando no lo son. Yo he renunciado a ser un robot teledirigido y basar mi vida en las cosas. Pero esas renuncias no me privan de nada, sino al contrario, me proporcionan más salud, sensibilidad y coherencia. Yo me lo gano. ¿Y tú?

    28 Abril 2012 | 8:58

  5. Dice ser Bern

    Hola, lo que propones es la solución más racional, yo la practico desde la infancia: Mi madre tenía que pegarme para que aceptara comer carnes o pescados, pues lo que me pedía el cuerpo era todo tipo de vegetales (arroz, tubérculos, legumbres, hortalizas, frutas…), más huevos, queso y lácteos en general. Creo que esto me sucedía porque en realidad el aparato digestivo de la especie humana es para la digestión de los mencionados alimentos para lo que está diseñado y preparado.

    De mayor, ya fui aceptando de tarde en tarde un buen filete, unas pescadillas crujientes, o unos calamares rebozados. Todo está rico, y ya se sabe que la dieta cuanto más amplia y variada, más completa es, pero mi tendencia a limitar el consumo de animales y a basar mi dieta en un 80% o más de productos vegetales no ha variado. Tengo 70 años y no padezco absolutamente de nada, no piso los ambulatorios, ni vivo empastillado para la hipertensión, el colesterol alto, etc… Eso sí, mi cervecita cada medio día con una tapita no la perdono jamás, a lo mejor es esta cervecita diaria lo que me tiene tan sano…jejeje

    Saludos.

    28 Abril 2012 | 8:59

  6. Dice ser ENRIC

    ¿¿CARNE SI??
    1. ¿Hay investigaciones que dicen que somos depredadores naturales y que es el principio de la evolución de la capacidad cerebral? Me recuerda a como cuando algunos investigadores emprendieron una campaña financiados por las compañías de tabaco diciendo que los cigarrillos no provocaban adicción y que no estaba demostrado que produjeran cáncer, en contra de las investigaciones que afirmaban lo contrario. Lo que quiero decir es que por un artículo científico que diga una determinada cosa, habrá otro que diga lo contrario.
    ¿Hay especies que desaparecerían si no fuera por el consumo humano? y entonces como es que sin criarlas nosotros se desarrollaron en su cadena evolutiva. Sólo hace 10000 años que “domesticamos” a la vaca, por lo que se supone que ya existían antes del homo sapiens. Yo diría, las especies están precisamente en peligro de extinción debido al consumo humano y los efectos que eso produce en el planeta.
    2. El único motivo por el cuál es costoso ser vegano, es que la sociedad nos ha dicho que somos carnívoros y todo lo que se sale del estandard de lo común se penaliza y se rarifica para que no progrese. Si quieres comer diferente, no vengas a mi casa, paga más que los demás, la sociedad no te lo va a poner fácil por qué eres anormal. Si quieres comer sano, vete a un herbolario y que te expriman la cuenta corriente, a ver si así dejas de tener esas ideas y vuelves al redil carnívoro. Lo más gracioso es que aunque comieras carne también seríamos insolidarios contigo por qué en esta sociedad prima la individualidad sobre el colectivo, a mí que me importan los demás, yo soy yo, yo, yo…
    3. ¿Te comerías un chuletón crudo?. Entonces, no sabes que gusto tiene la carne. De todas maneras prueba a no echarle condimentos a la carne y cómetela pasada por la paella. ¿Está sosa? ¿No vale nada?. ¿Te gusta relamente la carne, o el sabor de los condimentos que están hechos a partir de plantas? ¿O quizás te guste el sabor “salado” del jamón?.
    4. Y ahora piensa en todo lo que sufren todos esos animales y que la carne que te estás comiendo representa ese sufrimiento. O sinó piensa en la serie “V” y ponte en la piel de los animales (empatía), puede que así te llegues a imaginar que es lo que estamos haciendo y veas lo horrible que es.

    28 Abril 2012 | 9:05

  7. Dice ser vane

    Tengo que agradecerte que dediques unas palabras a este tema. Por lo general, el vegetarianismo suele crear controversia, la mayor parte de la gente considera a los vegetarianos gente excéntrica, y además con muy mala salud.
    Tengo que decir que soy vegetariana desde hace muchos años, no consumo ni carne ni pescado -también mi vida cotidiana está libre de sufrimiento animal, no uso piel, cuero, ni tantos otros artículos que de forma camuflada, provienen de abuso de animales-. No sólo estoy sana, es que estoy como una pera. Estoy embarazada de 5 meses y no tomo suplementos a la dieta -por cierto, muy comunes en las embarazadas- porque voy sobrada de lo que necesito (hierro…), y estoy escasa de lo que me perjudica. Así que agradezco a gente como tú, el interés por este tipo de vida, a la vez respetuosa con animales, medio ambiente, y a la vez sana. Creo que esta forma de pensar, poco a poco va llegando a la gente, no se puede obligar a nadie ni intentar convencer casi por la fuerza. No estoy a favor de obligar a tus hijos a seguir tu alimentación, pero sí que pienso hablar claro de por qué mamá no come hamburguesas ni filetes. Muchas gracias
    Por cierto, realmente es muy guapetona y abrazable la ternera 😉

    28 Abril 2012 | 9:23

  8. Dice ser terran

    Complicado…creo que ningún extremo es bueno…tanto consumo excesivo,como suprimir la carne totalmente no es bueno…eso desde un punto de vista humano y saludable.

    Desde un punto de vista animal creo que los dañamos mas por su crianza y afinamiento,que por su muerte para nuestro consumo….creo que es deber de todos el concienciarnos que debemos dar una vida mucho mas digna a esos animales de los que nos alimentamos, deberíamos tener la conciencia que mueren por y para nosotros,por lo tantos deberían vivir dignamente…las atrocidades que se hacen con ellos no tienen nombre,en mi opinion pertenecemos a una sociedad enferma por consentir,ser cómplices, de tal sufrimiento

    Creo que es un reto,pero es posible que si reducimos el consumo de carne, también se reduzca el numero de animales necesarios para el consumo,por lo tanto debería ser posible un mejor cuidado de los mismos..

    28 Abril 2012 | 9:34

  9. Dice ser terran

    Quise decir “hacinamiento”

    28 Abril 2012 | 9:39

  10. Dice ser terran

    VANE

    Supongo que al estar embarazada si consumes huevos y leche…noo?

    28 Abril 2012 | 9:41

  11. Dice ser Bern

    ENRIC
    En un plato de macarrones, ¿qué es lo que te gusta, el macarrón hervido o el tomate frito?
    En unas lentejas guisadas (por supuesto, sin ingredientes de origen animal), ¿qué es lo que te gusta, las lentejas cocidas, o el sofrito con su ajo, cebolla, pimiento, etc., fritos, y su pimentón, especias, guindilla, aceite de oliva (en el sofrito), etc…?
    Hombre, que no es necesario recurrir a falacias para defender las propias ideas. A mí del jabón de jabugo lo que menos me gusta es la sal (aunque sin nada de sal, tampoco sabría bien), es el conjunto de carne, grasa, aromas, sal, etc., lo que le da ese sabor exquisito. Y así pasa con cualquier alimento, o plato cocinado, sea vegetariano o no vegetariano, lo que nos gusta es la sinfonía final de sabores y aromas, sin elegir ni separar unos de otros, pues tan pronto lo hagas, te has cargado el plato.

    28 Abril 2012 | 10:16

  12. Dice ser andrenio

    El consumo de carne y pescado fue los que nos permitio desarrollar nuestro cerebro y ser lo que hoy somos. El ser humano esta adaptado biologica y evolutivamente desde hace 3.000.000 de años a una dieta cazador-recolector basada en todos los alimentos que se puedan cazar o recolectar para su consumo inmediato sin procesamientos ni refinados (carne magra de caza, pescado, huevos, fruta, verdura y frutos secos), y cualquier alteracion de la misma solo trae problemas de salud.
    Deficiencias de la dieta vegana:
    -deficiencia de proteínas completas, hierro, zinc, vitaminas del complejo B y Vitamina D
    -disminución de la energía, baja inmunidad contra infecciones.
    -poca capacidad de concentración o de trabajo.
    http://www.dietapaleolitica.es/

    28 Abril 2012 | 10:38

  13. Dice ser Claudia

    Cuantas verdades a medias y razonamientos faltos de coherencia, lo siento. El único argumento lógico es el que menciona tu amiga de que le gustan mucho las hamburguesas, el jamón etc…como para dejar de comerlos. El resto: justificaciones sin fundamento para acallar la conciencia ante ese único impedimento, coméis carne porque queréis y os gusta. Es una cuestión de gusto y comodidad, y esos argumentos puedo entenderlos y aceptarlos. No que se diga, por ejemplo que comiendo menos carne se evita el sufrimiento y muerte innecesaria de animales. Si se es consciente de ese sufrimiento y se rechaza, ¿acaso no debe rechazarse del todo?¿Se puede estar “un poco” en contra del maltrato infantil?¿”Un poco en contra” de la esclavitud?¿”Un poco en contra” de las peleas de perros?Yo creo que no, y en los casos que menciono la mayoría de personas lo que hace es rechazar por completo esas situaciones, probablemente porque no existe un conflicto de intereses como el que se da cuando “te gusta mucho el jamón”o “quiero comer lo que coman mis amigos”. En mi opinión cuando se subvenciona cualquier empresa o actividad que atenta contra tu ética, se es igual de responsable se haga una vez al año o una vez al día. Lo lógico, si dejamos a un lado nuestra comodidad,gustos y conveniencia, es no colaborar con algo que te parece mal, si como dices te parece mal que mueran y sufran animales de manera innecesaria. Para el pollo que te comes una vez la semana o una vez al mes, tu ética no le habrá supuesto beneficio o diferencia alguna, sigues siendo cómplice de un sufrimiento y muerte innecesaria por algo tan superficial como escoger un menú. Esa lógica de: comer carne implica la muerte y sufrimiento innecesarios de otros animales, así que comeré menos carne, no se sostiene. En cada bocado que des irá parte de ese sufrimiento y muerte, que en teoría te parece tan mal.

    El cambio a una dieta 100% vegetal al principio conlleva algo de esfuerzo y dedicación, pero una vez hecho se convierte en una rutina y no hace falta ser un “superhombre” para ser vegano y trabajar y vivir como cualquiera.Millones de personas lo hacemos. Es cierto que unas veces se comerá mejor y otras peor, pero volvemos a la comodidad no a argumentos de peso que justifiquen que sea “imposible” cambiar a una dieta vegetariana. Me sorprende que grado de estrechez mental lleva a la gente a pensar que en plena sociedad occidental, en la vorágine del consumismo donde tenemos a nuestro alcance todo tipo de productos y comodidades, uno necesita poco más que convertirse en un monje para ser vegetariano. Pues no. Si tu amiga fuera esquimal, entendería lo de que no puede hacerse vegetariana por cuestiones prácticas. Vivir en Berlín y llevar una vida ajetreada no supone impedimento alguno más que para nuestra comodidad y gustos.No nos engañemos.

    Lo de que por ser carnívoros desarrollamos nuestra inteligencia,etc…Primero habría que ver que el salto cualitativo para la humanidad fue la agricultura y por tanto el sedentarismo para recoger las cosechas, lo que hizo posible el desarrollo de la civilización, y segundo nada de esto importa realmente a la hora de decidir hoy en día si se consumen o no productos animales. Tus decisiones éticas deben basarse en el momento y circunstancias actuales no lo que pasó hace cientos,miles o millones de años. Una dieta 100% vegetal está avalada por las principales asociaciones dietéticas del mundo, por la OMS, luego cualquier planteamiento basado en “tenemos que comer carne” no tiene justificación. Ser omnívoro significa que se pueden obtener nutrientes del reino vegetal o animal, es una opción, no una obligación.

    Cuando uno es coherente es tan sencillo. Me choca tanto ver esa foto de la ternera y que en el mismo artículo se justifique “comer carne de vez en cuando”. Si de ti dependiera y tuvieras que hacerlo con tus propias manos,¿cuantas de esas terneritas matarías?¿O pollos?¿O cerdos?¿Sería tu amiga capaz de mirar a un cerdo a los ojos y clavarle un cuchillo bajo el argumento de “lo siento, llevo una vida muy ajetreada”?Yo creo que no. Y que ese tipo de actitud del “flexitarianismo” es lo que da mala fama al vegetarianismo y lo que da una imagen de incoherencia,postureo y esnobismo “no como carne…cuando me conviene”.Me produce más rechazo incluso que un omnívoro convencido que come carne a diario simplemente porque le gusta y no quiere renunciar a ello, a pesar de todo. Si se hace por motivos dietéticos o de salud: la carne no es buena, voy a comer menos, ahí no puedo rebatir puesto que es como el que tiene colesterol o sobrepeso: la elección dietetica que hagas o cuando decides saltártela no supone una renuncia a tu etica. Pero asumir que comer carne está mal porque implica un sufrimiento innecesario y decidir seguir haciéndolo de vez en cuando según tu capricho (me apetece jamón) o tu conveniencia…No puede parecerme, sintiendolo mucho, más que absurdo.

    28 Abril 2012 | 10:50

  14. Dice ser Bern

    Eh, “jabón” de jabugo, que ese no debe ser comestible, quería decir, por supuesto, JAMÓN de jabugo… Hummmm…¡qué rico!!

    28 Abril 2012 | 10:56

  15. Dice ser BRN

    Me ha gustado mucho el término de “flexitarianismo”. Yo no me considero vegetariano ni animalista, y no tengo nada que objetar al hecho de que los humanos seamos depredadores. En cambio, no me gusta la idea del sufrimiento innecesario (sea humano o animal). Y simpatizo también con ideales ecologistas entre los que estaría la intención de reducir las emisiones de metano por la cría masiva de ganado de carne. Y considero razonable la idea de mejorar mi salud reduciendo la ingesta de carne. Dicho esto, tampoco hago de ello una bandera ni una cruzada: es algo que practico, y ni siquiera de manera sistemática. Supongo que soy bastante flexitariano. Un saludo.

    28 Abril 2012 | 12:15

  16. Dice ser José Manuel

    Es positivo. Induce una mejora en nuestros hábitos y yo también , como muchos, disfrutamos de sus beneficios. La mejora en el día a día , no por ser gradual es menos importante. Lejos de los fanatismos se vive mejor. Está bien expuesto el artículo y creo que ilustrará una postura muy extendida. Felicidades por ello Melissa.

    28 Abril 2012 | 12:39

  17. Dice ser interesante tema

    Estoy de acuerdo con terran, en mi opinión el mal mayor es su crianza y hacinamiento ya que la muerte natural a veces puede ser igual o más cruel que el sacrificio, tanto en animales como en humanos, de hecho nosotros ya hablamos sobre la eutanasia por ese motivo.
    Los animales que dan su vida por nosotros se merecían al menos una vida digna, las granjas y mataderos de tamaño industrial son una verguenza, sin embargo aún se puede ver en algunos pueblos gallinas sueltas por los corrales, cerdos ibéricos por el monte comendo bellotas, en el norte puedes ver las vacas pastando, luego serán sacrificados pero han tenido una vida digna y seguro que su carne es de mucho mejor calidad que la que encontramos en supermercados.
    Sobre la tauromaquia, también estoy en contra pero tengo que decir que un toro de lidia, vive 5 años muy, pero que muy bien en las ganaderías donde los crían, os aseguro que su muerte es cruel, muy cruel, pero su vida ha sido mucho mejor que la de los animales que nos alimentamos normalmente. Creo que es mucho más cruel la vida de toros que participan de las fiestas como “bous al carrer”.
    Y para finalizar, quizás el consumo excesivo de la carne que comemos actualmente sea perjudicial, pero hay pueblos como los sherpas o los nomades de Siberia que se han alimentado basicamente de carne y lacteos en adundancia toda su vida y son poblaciones longevas.

    28 Abril 2012 | 12:53

  18. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Como muy pocqa carne en primer lugar por que está muy cara y en segundo porque la alterno con el pescado y los vegetales, aunque estos tambien los controlo porque engordan una barbaridad, soloy hay que fijarse en la vacas, los hipopotamos y todos los anmales gordinflones, lo que hago además de comer de todo un poco, es hacer ejercicio.

    Clica sobre mi nombre

    28 Abril 2012 | 17:19

  19. Dice ser Superwoman

    No tengo mucho tiempo para comentar porque me estoy yendo prácticamente de casa, pero dejo un par de apuntes.
    Yo he matado animales con mis propias manos Claudia. Me encanta la carne cruda, sin cocinar… De hecho en este jardín nos metimos porque le dije a Melisa al ver la foto de la ternera que yo era un depredador natural de estos animales… No sé porqué lo que para mí es una verdad para tí es sólo una verdad a medias, pero yo no te obligo a seguir ninguna dieta. No vivo en Berlin. Soy viajante de comercio. Al menos una vez por semana un cliente me pone un plato de comida delante y son lentejas (vamos, por aquello del refrán: o tomo lo que me ponen delante o no como, no puedo elegir, no puedo decirle al cliente mire usted, no como carne). Es muy fácil juzgar a los demás cuando una está en casita todo el día o come en una oficina equipada con un microondas (y no va por tí, Claudia, va por otra gente que hace esto). Ya el argumento de que por comer menos carne se da mala fama al vegetarianismo es tan traído por los pelos… ?has leído todo mi comentario, no sólo la parte que ha puesto Melisa? Hay un argumento más que yo no he usado porque conmigo no aplica, que es el respeto a esos animales. Yo no lo tengo, vuelvo a repetir que los humanos son omnívoros y como tales depredadores naturales de las fuentes de carne. Pero entiendo que la persona que ve a esos animales bajo otro punto de vista, que tenga respeto ético, pues sea vegetariana del todo… En fin, que la mala fama os la dais vosotros mismos, intentando que todo el mundo entre en vuestra “religión” de manera un tanto talibana. Con los vegetarianos no proselitistas hasta el coñazo no suele tener nadie ninguna pega (y perdón si soy dura, pero es así).

    Ya lo de Enric, lo de pretender asimilar una investigación hecha en un departamento de antropología (que no, no paga la industria cárnica de los EEUU) con lo del tabaco me parece tan fuera de tiesto que sólo voy a reirme…
    Lo dicho, se puede ser vegetariano o no serlo, se puede ser católico o no serlo… el problema viene cuando uno se empeña en que los demás pasen por el aro que me gusta sólo a mí.
    Un supersaludo

    29 Abril 2012 | 11:30

  20. Dice ser Eneagrama Madrid

    Me encantan los animales pero creo que de momento voy a pasar del vegetarianismo

    ¿Sabías que los animales además de amor nos dan salud?:

    http://www.ivansanz.com/2012/04/27/terapia-con-animales/

    29 Abril 2012 | 13:09

  21. Dice ser Pedro Moreno

    De acuerdo al cien por cien con “Claudia.”
    El ser humano casi siempre echa mano de cierta hipocresía, para justificar sus predilecciones, sanas o insanas da igual. Por ejemplo; (Yo me paso a la alimentación vegetariana, solo por solidaridad con los animales y evitar su sufrimiento.) No digo rotundamente que no existan muchas personas con tal doctrina y convencimiento. Pero lo que sí es cierto, que la gran mayoría, en la cual en parte me incluyo. Lo hacemos por obligación de salud, prevención de enfermedades, incluso, por belleza corporal. Cuando no es, como en mi caso. Por fobia y repugnancia hacia las carnes, ya, desde la infancia. En esto coincido con el compañero de escritos (BERN) Hasta, en los años. Pero sin cervezas ni aperitivos, por lo menos en la actualidad. Buen fin de semana a todos…

    29 Abril 2012 | 19:01

  22. Dice ser Txema

    No entiendo por qué habláis tanto de la salud propia, cuando en el blog se trata información sobre el bienestar de perros y gatos, evitar su sufrimiento, no se habla de salud propia. Es incoherente.

    El veganismo/vegetarianismo ético es para evitar el sufrimiento de los demás animales, igual que tus opciones ideológicas para evitar el sufrimiento de perros y gatos.

    19 Mayo 2012 | 15:42

  23. Dice ser Rocio

    Tomes la decisión que tomes lo importante es que seas consecuente y cuides tu alimentación para que no te falte ningún nutriente. En mi caso, llevo 6 años siendo vegetariana “a tiempo completo” y estoy perfectamente sana. La clave está en la planificación. Si le damos a nuestro organismo lo que sabemos que necesita y conocemos los alimentos que nos aportan todos los nutrientes, no tenemos porque sufrir deficiencias nutricionales. Os dejo algunos consejos para que no os falte ningún nutriente y para que logréis conseguir que vuestra dieta sea 100% saludable y equilibrada. https://goo.gl/fvxUgH

    28 Febrero 2017 | 13:15

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.