BLOGS

La República Independiente de tus plantas: cómo cuidarlas cuando te vas de vacaciones

Tu hogar le debe mucho a tus plantas. Piénsalo: purifican y ambientan el aire que respiras, le dan vida y color a tus rincones, espantan insectos, te hacen compañía e, incluso, algunas te alimentan o potencian los sabores de tu cocina. ¿No se merecen un poco de mimo, incluso aunque te vayas de vacaciones?

De acuerdo, algunos tendrán suerte y gente que se ofrezca a regárselas durante estos días. Pero la mayoría se encontrará con un problema similar al de las mascotas que no pueden viajar: ¿qué hacemos con ellas?

Bueno, aquí van algunas consejos para que tus plantas no noten tu ausencia, y encontrártelas frescas y lozanas a tu regreso. Primero os mostraré métodos de riego automático, y después haremos dos listas: una de cosas que SÍ conviene hacer y otra de cosas que NO hay que hacer en ningún caso.

MÉTODOS DE RIEGO AUTOMÁTICO

Riego por capilaridad

Aunque hay fórmulas para colocar tus tiestos en el fregadero de la cocina o en la bañera, resultan un tanto aparatosas y os voy a recomendar la forma más “limpia” y sencilla: emplear hidrojardineras.

Estos recipientes son una especie de maceteros que incorporan una rejilla separadora que forma el depósito del agua, e incorporan unas mechas conductoras que se sumergen dicho depósito, un tubo de llenado y otro con un respiradero en el que se indica el nivel de agua, que se debe encontrar siempre en una posición intermedia (entre el mínimo y el máximo). Así, el tejido se empapa y el agua sube al sustrato por capilaridad, lo que permite que las plantas tengan agua durante un mínimo de tres semanas.

Riego por imbibición

Para llevar a cabo este sistema se necesita un recipiente que pueda albergar todas las plantas, un plástico y turba.

Lo demás es fácil: solo hay que forrar dicho receptáculo con el plástico, llenarlo de turba y saturar esta última de agua. Por último, se entierran las macetas en dicho sustrato hasta el borde para que la tierra pueda absorber la humedad de la turba.

El cordón mágico

En realidad no tiene nada de mágico, pero el nombre es sugerente, ¿verdad? Pon un recipiente con agua junto a la maceta (o las macetas, aunque si colocas varias asegúrate de que el recipiente es grande porque beberán con tanta ansia como lo hacemos nosotros en el cine enganchados a la pajita). Coge un cordón de algodón bien permeable (no recubierto de plástico) y empápalo en agua, e introduce un extremo en el recipiente y otro dentro de la tierra de la planta (un cordón para cada maceta, claro). También servirá un trozo de algodón proveniente de, por ejemplo, un calcetín viejo. Aunque parezca brujería, las plantas son inteligentes y sus raíces absorberán el agua que necesitan a través del cordón. Piensa que una botella de dos litros puede darle de beber a una planta durante prácticamente un mes.

El gotero casero

Rima y es facilísimo de hacer. Coges una botella de plástico, la llenas de agua y le practicas un agujerito o dos en el tapón bien cerrado con una aguja muy fina. Ahora solo tienes que colocar la botella boca abajo sobre la tierra de la planta, y listo. Aquí necesitas hacer pruebas y calcular para que la botella no se vacíe demasiado pronto (y te termine encharcando la maceta) o demasiado lentamente (y haga pasar sed a la planta).

Regadores automáticos “profesionales”

Existen artilugios que puedes comprar en cualquier floristería o vivero y que funcionarán de lujo a cambio de unos pocos euros. El primero es insertar un regador automático: puedes encontrar varias marcas, como Blumat o DRiWater, aunque la idea es la misma: un tubo de plástico que regula la entrega de agua a tu querido ser vivo con precisión y sin problemas.

Geles

También hay tubos con una sustancia gelatinosa que se añade al sustrato de las macetas para absorber el agua e ir liberándola poco a poco. Incluso los hay decorativos, de colores o transparentes, que se colocan ya hidratados en floreros translúcidos.

¿Y tú? ¿Tienes más trucos para cuidar de tus plantas cuando pasas unos días fuera?

_______________________________________________________________________________________________________________________________

¡PARTICIPA EN NUESTRO CONCURSO DE VERANO!: Cuéntanos tu aventura más “Manitas” en vacaciones comentando aquí y te puedes llevar un práctico atornillador eléctrico Black&Decker reversible, de 7V y con batería de litio. Ligero, compacto… ¡el premio ideal de Reparalia para los auténticos fans del bricolaje casero!

 

4 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Enrique

    Buenas tardes, Reparalia

    Les escribo para agradecer el excelente trabajo que han hecho en el hogar de mi hija, con la que vivo, y el amable trato de su profesional que ademas se ha esforzado para crear las menores molestias posibles mientras realizaba las reparaciones en el salón. Despues de la avería que nos causo el vecino y el engorro de llamar al seguro y empezar con obras, es un alivio que todo se haya resuelto tan rapida y limpiamente gracias a ustedes.

    Muchas gracias

    Enrique

    31 Julio 2012 | 17:00

  2. Dice ser elsa

    hola!! probe lo del cordon magico pero se anego la maceta.. utilice un cordon del los trapeadores, (es ultra absorvente) pero no se entonces si debo cortarlo o como le hago? no encontre cordon de algodon gruieso, por eso use el de trapeador. por q si funciono, pero casi se vacia una botella de 2 litros en 5 horas

    06 Agosto 2012 | 19:45

  3. Hola, Enrique y Elsa!

    En primer lugar, quiero agradecerte tus palabras, Enrique, porque le dan todo el sentido del mundo al trabajo que hacemos cada día todos los profesionales de Reparalia de cualquier gremio del hogar.

    Y es que has descrito perfectamente nuestra filosofía de trabajo, precisamente porque es lo que deseáis en todo albañil, carpintero, pintor, cerrajero, electricista…: ser rapidísimos en nuestro trabajo, consiguiendo que cualquier percance o avería en el hogar suponga una interrupción mínima para nuestros clientes, y que casi, CASI no notéis nuestra presencia 😉

    Nos gusta que nos recordéis así, por eso siempre damos el máximo en cada reparación.

    Respecto a tu pregunta, ELSA, si no ando muy despistado con ‘trapeador’ te refieres al fleco de una fregona. Como ya has comprobado, esos flecos son por definición ultra absorbentes, y suponen toda una autopista para ese agua embotellada. La solución es emplear un material menos “conductor”. Si no dispones de un cordón viejo de zapato o zapatilla, prueba con una tirita de algodón de una prenda vieja cualquiera. El grosor tiene mucho que ver, estréchalo si ves que el tiempo de regado es muy corto.

    Muchas gracias a los dos por vuestros comentarios! que disfrutéis del verano y no olvidéis participar en nuestro CONCURSO: PODÉIS GANAR UN ESTUPENDO ATORNILLADOR ELÉCTRICO para vuestros arreglos domésticos!
    https://blogs.20minutos.es/un-hogar-con-mucho-oficio/2012/07/27/participa-en-nuestro-concurso-de-verano-para-manitas-2/

    16 Agosto 2012 | 15:27

  4. Dice ser Em ma

    Salvador me encantan todas las cosas que escribes de jardinería, de decoración, los truquitos contra bichos; una pregunta: podrías dar ideas de cosas que hacer con los niños? proyectitos de reciclaje para tenerlos entretenidos y que aprendan a crear sus propios juguetes por ejemplo? Si aprendiesen a hacer cositas como tu botella de riego mágido y dejasen la consola un rato me harían feliz!

    23 Agosto 2012 | 8:51

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.