BLOGS

Ciencia, tecnología, dibujos animados ¿Acaso se puede pedir más?

Cuando las cosas hablan (y muerden)

A veces un pequeño cambio tecnológico puede tener importantes e insospechadas ramificaciones sociales. Es lo que sin duda va a ocurrir con la inminente ‘Internet de las Cosas‘, el sistema resultante de que todos los objetos tengan la capacidad de comunicarse entre sí a través de la Red, casi todos mediante conexiones inalámbricas. Cuando los electrodomésticos puedan hablar entre ellos o las etiquetas de la ropa enviar información al cajero de la tienda, pueden ocurrir fenómenos curiosos. Como por ejemplo que el robo se haga imposible, o mucho más complicado al menos. Porque ahora las cosas robadas se ‘chivan’.

Una indiscreta cámara digital en los EE UU ha denunciado a quien se la apropió de la manera más tonta. Equipada con una de las nuevas tarjetas de memoria con capacidad WiFi, la cámara iba en el bolso que una neoyorquina se olvidó en un restaurante mientas estaba de vacaciones en Florida. La tarjeta, diseñada para enviar de modo automático las fotos almacenadas en una red doméstica sin tener que usar cables, ignoraba su cambio de propietario, y los nuevos dueños ignoraban sus capacidades. La sorpresa se la llevó la propietaria original, cuando se encontró en su carpeta de fotografías con unas nítidas imágenes de las caras de quien había reciclado la cámara, que la habían usado para hacerse unas fotos de recuerdo. La tarjeta envió esas imágenes al buzón de su legítima dueña en la primera oportunidad: cuando encontró a su paso una red WiFi abierta. Los responsables, camareros del restaurante que habían decidido apandar el bolso en lugar de dar parte al encontrarlo, fueron despedidos, y la cámara que llamó a casa fue recuperada.

Los ordenadores portátiles y otros cacharros de alta tecnología hace tiempo que pueden ser equipados con dispositivos antirrobo capaces de localizar a quien se les ocurra llevárselos sin permiso, lo cual permitió hace algún tiempo detener a un innovador ladrón de oficinas en los EE UU. Los automóviles equipados con ciertos sistemas de seguridad pueden radiar su localización en caso de robo, o incluso bloquearse dejando atrapado al ladrón en su interior. Y cada vez más aparatos están equipados con sistemas de comunicación, con lo que el aspirante a chorizo debe preguntarse seriamente si merece la pena el riesgo a la hora de echar mano a la propiedad ajena. La Internet de las Cosas puede acabar reduciendo significativamente el robo, una de las constantes de la historia humana. Porque cuando las cosas hablan, también pueden morder.

4 comentarios

  1. Dice ser Descargar

    Las cosas son asi, e internet es muy peligroso si no lo sabes manejar ..

    06 junio 2008 | 15:49

  2. Dice ser Monica

    sobre todo si inventas un antirrobo para coches que consista en un seguimiento mediante satélite del desplazamiento del ladrón y cuando termográficamente se le “vea” aislado de otros seres vivientes detonar una carga explosiva desde el espacio que lo haga saltar por los aires… si lo patento, a lo mejor me forro vendiéndole los derechos a la Sociedad del Riflehttp://www.msndechicas.com

    06 junio 2008 | 15:52

  3. Pues el caso más sorprendente es el reciente de aquella mujer a la que le robaron su Mac y gracias a que los ladrones la encendieron ella pudo fotografiarlos con la webcam, facilitando a la policía su aprehensión.Fué reciente.http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/articulo-mujer-ident

    07 junio 2008 | 12:32

  4. Dice ser LMG

    Internet es un arma de doble filo y si no se tiene cuidado te pueden ocurrir cosas.

    08 junio 2008 | 19:33

Los comentarios están cerrados.