BLOGS

Ciencia, tecnología, dibujos animados ¿Acaso se puede pedir más?

¿Terror bajo las olas?

No hay prueba ninguna, hasta el momento, de que los cortes ocurridos en cables submarinos en Oriente Medio y sus proximidades en los últimos días sean deliberados. Pero según aumenta el número de averías, que ya pueden ser cinco, la concentración en tiempo y geografía hace más y más improbable que se trate de una simple agrupación estadística. Sí, es cierto que los cables submarinos tienen averías todo el tiempo; 50 en los que atraviesan el océano Atlántico sólo el año pasado. Por eso los constructores y reparadores de cables tienen buques especializados repartidos por el mundo, para atender cuanto antes a estas reparaciones y evitar la sangría multimillonaria que es un cable cortado. Pero a pesar de quienes quieren ver en estos cortes el preludio de un ataque estadounidense a Irán, hasta ahora la principal razón para que no se pusiera en marcha una guerra de corte de cables es el equilibrio del terror: como la guerra nuclear, el cortes de cables se sabe cómo empieza pero no cómo acaba, y todos los estados participantes salen perjudicados. Especialmente EE UU, situado en el centro de la red mundial de telecomunicaciones.

Los cables son tan vitales desde mediados del siglo XIX que cada gran guerra del siglo pasado comenzó con un episodio de corte hostil de cables. Los británicos incomunicaron Alemania al comenzar la Primera Guerra Mundial, y en represalia los alemanes enviaron al crucero Emden a atacar la crucial estación telegráfica de la Isla Dirección, en el archipiélago de Cocos (Keeling), en el Índico, dando lugar a una de las principales batallas navales de esa guerra en el área. Esa misma estación, clave para las comunicaciones entre Sudáfrica, la India, Singapur y Australia, estuvo a punto de ser silenciada durante la Segunda Guerra Mundial cuando nacionalistas indios, animados por los japoneses, se amotinaron contra los británicos. En tiempos de guerra el equilibrio del terror deja de tener importancia. Pero en tiempos de paz los daños a la industria y el comercio que podría provocar a cualquier estado moderno un corte masivo de telecomunicaciones serían incalculables. Y los satélites son marginales; más del 95% del tráfico de datos e Internet cruza los mares vía cables submarinos.

Aunque tal vez a donde habría que mirar no es a los estados, sino a otras entidades, interesadas en provocar el caos y sin intereses directos en los cables. Por ejemplo, organizaciones terroristas. Dañar un cable submarino en aguas someras no es tan difícil como parece: de hecho sus propietarios ofrecen todo tipo de información detallada sobre su paradero, para evitar los dos grandes peligros accidentales que acechan a la industria: los arrastreros y las anclas. Un grupo terrorista con acceso a media docena de pesqueros tripulados por gente sin miedo a ser atrapados podría organizar una buena en determinadas zonas donde los cables se concentran, como precisamente el Mar Rojo, Alejandría y la salida del Golfo Pérsico. Reparar cables cortados es un proceso complejo y caro (animación Flash), pero un corte masivo de comunicaciones entre continentes ciertamente provocaría considerable caos financiero, y terror. ¿Y no es precisamente ésto lo que buscan los terroristas? Tal vez los cables submarinos se conviertan en el futuro en blanco del terror, si es que no lo han sido ya.

Mapa (pdf) y animación Flash tomados de Alcatel-Lucent Submarine Networks. Postal con sellos de barcos cableros del archipiélago de Cocos (Keeling).

3 comentarios

  1. Dice ser Sarasate

    Me resulta difícil imaginar el modo de vigilar o proteger los cables submarinos a lo largo de todo su recorrido. Si no se mantiene en secreto su situación para evitar que sean averiados por accidente, resulta demasiado fácil destruirlos de forma intencionada. Y no sólo por terroristas al estilo Al Qaeda, sino por sabotajes por intereses comerciales o desestabilizadores.¿Qué medidas se podrían tomar?

    30 Noviembre -0001 | 0:00

  2. Dice ser Fefe

    Eso, tú dales ideas.Muy interesanteUn saludo

    06 Febrero 2008 | 22:39

  3. Dice ser lola fuentes

    He leído atentamente el artículo, no es casualidad que exista un corte de comunicaciones tan reiterado, y cómo se explica toda guerra comienza con esta actuación. Ahora bien, se menciona que los más beneficiados serían los terroristas, pero a la vez, se dice que estamos en un período no bélico.Lo que yo me pregunto, es si en realidad estamos viviendo en tal período o estamos asistiendo a un nuevo tipo de guerra. Ya que si los beneficiados son los grupos terroristas islamistas, argumento en el que estoy de acuerdo, es más que probable lo que predijo un historiador que no puedo citar, porque ahora no tengo el nombre “la guerra del siglo XXI será la del terrorismo”.¿No estaremos en guerra, aunque está no se declare como en épocas pasadas, con nuevos elementos, y los ciudadanos no seámos conscientes?. Y si es así, ante este nueva forma de guerra ¿sería fácil calcular el resultado de una victoria o una derrota?

    09 Febrero 2008 | 20:42

Los comentarios están cerrados.