Y sin quererlo inventó el primer plano…

El primer plano es un recurso habitual en el cine, usado por ejemplo para potenciar un rostro humano o ampliar una parte del decorado. Sin embargo el nacimiento de este tipo de encuadre nada tenía que ver con su sentido dramático actual, sino por los trucajes que comenzaron a verse a principios de siglo XX.

el primer plano

Antes de que muchos directores hicieran de este tipo de plano auténticos iconos del cine (¿os acordáis de Jack Nicholson en El Resplandor?), los primigenios de la industria lo vieron como la forma ideal de crear ilusiones ópticas en la pantalla. Y de entre todos ellos destacó el gran Georges Méliès, mago de profesión al que se considera el inventor de la ciencia ficción con su Viaje a la luna (1902). En El hombre de la cabeza de goma (1902), el mago usó una sobreimpresión sobre fondo negro para dar la sensación que se hinchaba la cabeza del sabio, donde un primer plano ocupa la mayor parte del encuadre.

El hombre de la cabeza de goma melie 1901

Un truco similar nos ofreció el británico James Williamson en The Big Swallow (1901) donde el actor Sam Dalton se va acercando a la cámara hasta devorarla.

The Big Swallow 1901

Así se va formando el primer plano en The Big Swallow de Williamson.

Pero incluso antes de la llegada del nuevo siglo y los trucos Melié o el hambre de Dalton, ya habíamos visto el escandaloso primer beso en pantalla, un primer plano en la producción de Edison El beso (William Heise, 1896), que provocó un enorme revuelo en la sociedad de la época ¡un beso!, con censura e incluso la presencia policial en las exhibiciones.

el beso edison 1896

El escandaloso primer beso en la pantalla (EnFilme)

George Albert Smith también se basó en el trucaje óptico para obtener una especie de telescopio, algo que pudo lograr mediante primeros planos insertados entre planos de mayor campo visual. De hecho, el historiador cinematográfico Georges Sadoul, otorga a Smith la “paternidad” de los primeros planos en Grandmas Reading Glasses (1900).

Grandmas Reading Glasses George Albert Smith 1900

Grandmas Reading Glasses George Albert Smith 1900

En Life of an American Fireman (Edwin S. Porter, 1903), podemos observar otra de las funciones de los primeros planos, dar detalles ampliados de objetos que aparecen en la escena como es el caso de la alarma de incendios.

Life of an American Fireman 1903 Edwin S Porter

Detalle de la alarma de incendios en el filme de Porter.

D. W. Griffith también descubrió el valor dramático de esta técnica en For Love of Gold (1908). Un cortometraje donde aparecen en un plano general dos bandidos que acaban de robar pero desconfían el uno del otro. El director hizo a su operador de cámara aproximarse a los actores para mostrar sus expresiones faciales.

 

¿Te ha gustado el artículo? Igual te interesa algún artículo más sobre pioneros del cine:

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.