Méliès, el mago que inventó el cine de ciencia ficción

Existe un antes y un después a la llegada de Georges Méliès a la industria del cine. Es considerado como el padre de la ciencia ficción y creó un universo nuevo de posibilidades para el recién descubierto invento.

Melies el primer mago del cine

Ya vimos que las primeras películas de los Lumière o Edison eran realmente simples y solo mostraban acciones rutinarias de la vida de las personas, como la salida de una fábrica o la llegada del tren. Pero Méliès no se iba a conformar con ser un simple documentalista de las costumbres de la época… y todo fue por un fallo mecánico de una de sus su cámaras.

Georges Méliès (1861-1938) era mago de profesión y dirigía el teatro Robert Houdin de París. Asistió a la primera proyección pública de los hermanos Lumière en el salón Indien. Maravillado por el nuevo invento llegó a ofrecer 10.000 francos por adquirir el cinematógrafo. Pero Louis Lumière rechazó esta oferta (y otras más altas) y lo hizo para hacerles “un favor” ya que no tenía “ningún futuro comercial”, desde luego demostró ser mejor como inventor que como visionario.

Finalmente pudo adquirir uno de estas cajas mágicas por 1.000 francos. Se trataba de un bioscopio fabricado por el óptico Robert Williams Paul en Inglaterra. También compró varios miles de cinta virgen y así comenzó sus rodajes, inicialmente siguiendo la estela de lo realizado por el resto de cineastas. Pero un día de 1896 le llegó su”manzana de Newton”. Filmando una escena rutinaria en la plaza de la Opera de París, se le bloqueó la cámara, algo bastante habitual pues eran aparatos muy rudimentarios, dejando de grabar durante unos instantes. Al minuto logró arreglarla y continuar con la grabación. Ya en su laboratorio, cuando proyectó la cinta con los dos trozos unidos observó que de repente donde había hombres aparecían mujeres y que un autobús se convertía en un coche fúnebre. Había descubierto el trucaje en el cine.

Como mago de profesión, este descubrimiento le abrió una nuevo rumbo de magia y fantasía. Así logró hacer desaparecer a una mujer en El escamoteo de una dama (1896), donde simplemente detiene la proyección para que la dama salga del escenario. Algo muy simple que que causó gran sensación en el público parisino. En su siguiente filme, Fausto y Margarita (1897), logra que además la dama se transforme en un diablo.

Primera desaparición de la historia del cine en El escamoteo de una dama

Realizó miles de trucajes como apariciones y desapariciones, personajes voladores, objetos que se movían, fotogramas pintados e incluso imágenes “submarinas” a través de un acuario. Descubrió la sobreimpresión en La cueva maldita (1898) donde introduce espíritus aterradores o en El hombre orquesta (1900) donde logra la sobreimpresión de siete músicos al mismo tiempo. Con un travelling de acercamiento hizo que su cabeza se hiciera enorme en El hombre de la cabeza de goma (1902), para luego volver a su tamaño alejando de nuevo la cámara.

Estudio de Georges Méliès

Estudio de Georges Méliès

Construyó su propio estudio en el jardín de su casa de Montreuil, el primero en Europa, rodeado de cristal y muy luminoso, que llenó de filtros y pantallas para sus escenarios. Allí rodó El caso Dreyfus (1899) que duró ¡15 minutos!, todo un récordRealizó películas de actualidad periodística a las que añadía la fantasía, películas publicitarias de whisky, mostaza o sombreros y hasta infantiles, como La Cenicienta en 1899 ¡Realizó 503 películas entre 1896 y 1914! (De las que desgraciadamente se ha conservado apenas un 10%).

Bajo su productora Star Films en 1902 realizó su proyecto más ambicioso y costoso. Viaje a la luna constituye el comienzo de las grandes producciones y pese a que fue todo un éxito significó el comienzo de su declive.

Viaje a la luna (1902) y el nacimiento de la ciencia ficción

Méliès era un artesano y no podía competir con las grandes productoras americanas o europeas, cuyo ritmo de producción era mucho más alto. Fue presidente del Primer Consejo Internacional de Fabricantes de Películas en 1908, pero terminaron acordando una serie de medidas que le perjudicaron, como los estándares en la perforación de las cintas de 35 mm y sustitución de la venta de películas por los alquileres a las salas de distribución. El mercado terminó arruinándole y con la Primera Guerra Mundial se perdió su rastro hasta 1928 donde se le encontró trabajando en una juguetería de la estación de tren de Montparnasse. Así terminó sus días, trabajando duro en este pequeño local hasta que diez años más tarde un cáncer acabó con él. A su entierro apenas acudieron personajes conocidos, solo René Clair y Alberto Cavalvanti ¿qué injusto verdad?

El legado de Méliès fue enorme y dio oxígeno a un comercio que estaba agonizando con aburridas historias que empezaban a cansar a la gente. Logró aunar la fotografía, el teatro y el ilusionismo para crear una forma de crear películas llenas de fantasía. Era el nacimiento del cine de ciencia ficción (aunque el apareció surgió en los años 20) y del cine fantástico.

“El cine es el más atractivo y el más interesante de todas las artes, pues prácticamente utiliza todas”
Georges Méliès

Georges Méliès

Imágenes: Experimenta y Wikipedia

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.