BLOGS

La historia de un embarazo o cómo la espera de un bebé pone a prueba una relación de pareja

Viernes Santo

Viernes santo. Comida familiar. Escena entre las dos abuelas.

Futura abuela 1: ¡Qué ilusión me hace tener un nieto!

-Futura abuela 2: Y a mi también.

-FA1: Tenemos que estar preparadas para cuando llegue el momento del parto y nos avisen para ir al hospital.

La FA2 no dice nada, pero asiente.

Veo que es el momento de intervenir y aclarar algunos aspectos antes de que sea demasiado tarde. Carraspeo y digo:

Por cierto, Q. y yo tenemos claro que queremos estar solos en el parto. Por lo tanto, no os preocupéis que ya os avisaremos. Tendréis tiempo suficiente para ver al niño todos los días. Las primeras horas de vida queremos estar solos los tres.

No les gusta nuestra decisión pero la acatan a regañadientes. Rememoran sus partos. Parieron en casa con la comadrona, las abuelas, las madres, las tías y hasta incluso una vecina que pasaba por allí y no quería perderse el espectáculo.

Reconocen que no se plantearon en ningún momento si querían estar solas o en compañía, ni tampoco de quién.

Brindo por la libertad de escoger. La mejor decisión siempre es la que uno desea.

¡Feliz Semana Santa a todos!

8 comentarios

  1. Dice ser Mama feliz

    Buenos dias, soy una mama feliz, y solo decirte que me gusta mucho tu blog, pero en este de hoy solo estoy en parte de acuerdo contigo, si tienes un parto bueno, pues adelante con la intimidad, pero si tienes uno que dura horas y horas, pues lo mejor es que compartais el tiempo, pues si no el tambien va a estar cansado a la hora de ayudarte una vez el bebe ya esté en el mundo…espero que pase lo primero, y que podais estar solitos. Mucha suerte a los dos…

    22 Marzo 2008 | 10:27

  2. Dice ser lola

    Es cierto que es una suerte escoger…. pero fíjate qué cosas, yo hubiese deseado tener a mi madre cerca y por una serie de dificultades, bastante estúpidas por cierto, no pudo ser. Pero tienes razón, el parto es algo íntimo y deben de estar los que uno deseen que estén y punto. Un saludo,

    22 Marzo 2008 | 23:07

  3. Dice ser reinona

    Pues yo también necesitaba que mi madre estuviese conmigo, pero como en el caso de Lola, tampoco pudo ser, pero en cuanto salí del hospital se vino a casa 15 días para ayudarme en todo, y no sabes lo muchísimo que se lo agradecí.En el momento que ella salió por la puerta me dió una especie de ataque de pánico, yo sola no podía con toda la casa, el niño, las múltiples lavadoras, la comida, las compras…Os deseo mucha suerte!!

    24 Marzo 2008 | 15:59

  4. Dice ser éa

    Pues no sabes lo mucho que desee que mi madre me hubiera dejado un poquito más tranquila. Se metió en todo (incluyendo el paritorio..). Ahora con el tiempo estoy segura de que si tengo otro, hasta que no me de la gana, no la pienso llamar. Una vez que lo haces estás perdida..Es un momento ÚNICO y cuatro son multitud

    24 Marzo 2008 | 17:21

  5. Dice ser Patri

    Mi intención también era estar los tres solos, y antes del parto habíamos decidido no comentárselo a nadie. Pero cuando mi marido me vio con los primeros dolores, aún no habíamos salido para el hospital y ya se lo había contado a su madre.Al final, estaban en la habitación suegra y demás parentela, y yo en las últimas fases del parto (no me bajaron al paritorio hasta que estaba de 9 cm). Tubo mi suegra que echar a todo el mundo de la habitación. Cuando volví de dar a luz había 8 personas en la habitación esperándome.La próxima vez que dé a luz lo amenazo con el divorcio.Suerte y que lo disfrutes

    25 Marzo 2008 | 8:55

  6. Dice ser jess

    Yo los primeros dias agradecí tener a mi madre cerca por eso de la experiencia y la ayuda en comida, limpieza,lavadoras y demas, ya que el papa del nene tenia que trabajar y yo sola no habria podido con todo.Ahora 1 año despues estoy harta de mi madre y de mi suegra, aunque no me quedan mas narices que aguantar puesto que me le recogen de la guarde y sino no sabria que hacer…De todos modos llevo un año en el que te hacen sentir que no tienes ni idea de nada, y tampoco te dejan aprender por ti misma.Aseguro que el siguiente bebe sera diferente, nose como pero diferente.

    25 Marzo 2008 | 9:24

  7. Dice ser Yo también te quiero

    Hola, Jess. Creo que lo que explicas le pasa a otras muchas madres pero no todas se atreven a decirlo tan clarito como tú. El problema es que a veces no sabes si realmente las madres y las suegras te ayudan porque entienden tus necesidades o te ayudan para cubrir las suyas.Un abrazo

    25 Marzo 2008 | 21:28

  8. Dice ser jess

    tu lo has dicho mejor en menos palabras, Suerte con las abuelas!!!

    26 Marzo 2008 | 8:21

Los comentarios están cerrados.