BLOGS

“He sido dado de baja en todo por inútil”

Por Paula Arenas Martín-Abrilpaula_arenas

A veces uno se cansa y no busca dónde echar la culpa, sólo se deja vencer estando un rato en la derrota temida, perdiendo tranquilo, llorando sin ruido.

A veces uno tiene el llanto atravesado y resulta de una suma que no cuenta. A veces uno deja de correr y se humilla a sí mismo.

Ésta es una de esas veces. Y una vez más un poeta, Rafael Cadenas, en la última quiniela de los Nobel (lástima que no se lo dieran), da la palabra precisa y sobre todo la compañía.

800px-Rafael_Cadenas_2013Derrota

Yo que no he tenido nunca un oficio
que ante todo competidor me he sentido débil
que perdí los mejores títulos para la vida
que apenas llego a un sitio ya quiero irme (creyendo que mudarme es una solución)
que he sido negado anticipadamente y escarnecido por los más aptos
que me arrimo a las paredes para no caer del todo
que soy objeto de risa para mí mismo que creí
que mi padre era eterno
que he sido humillado por profesores de literatura
que un día pregunté en qué podía ayudar y la respuesta fue una risotada
que no podré nunca formar un hogar, ni ser brillante, ni triunfar en la vida
que he sido abandonado por muchas personas porque casi no hablo
que tengo vergüenza por actos que no he cometido
que poco me ha faltado para echar a correr por la calle
que he perdido un centro que nunca tuve
que me he vuelto el hazmerreír de mucha gente por vivir en el limbo
que no encontraré nunca quién me soporte
que fui preterido en aras de personas más miserables que yo
que seguiré toda la vida así y que el año entrante seré muchas veces más burlado en mi ridícula ambición
que estoy cansado de recibir consejos de otros más aletargados que yo («Ud. es muy quedado, avíspese, despierte»)
que nunca podré viajar a la India
que he recibido favores sin dar nada en cambio
que ando por la ciudad de un lado a otro como una pluma
que me dejo llevar por los otros
que no tengo personalidad ni quiero tenerla
que todo el día tapo mi rebelión
que no me he ido a las guerrillas
que no he hecho nada por mi pueblo
que no soy de las FALN y me desespero por todas estas cosas y por otras cuya enumeración sería interminable
que no puedo salir de mi prisión
que he sido dado de baja en todas partes por inútil
que en realidad no he podido casarme ni ir a París ni tener un día sereno
que me niego a reconocer los hechos
que siempre babeo sobre mi historia
que soy imbécil y más que imbécil de nacimiento
que perdí el hilo del discurso que se ejecutaba en mí y no he podido encontrarlo
que no lloro cuando siento deseos de hacerlo
que llego tarde a todo
que he sido arruinado por tantas marchas y contramarchas
que ansío la inmovilidad perfecta y la prisa impecable
que no soy lo que soy ni lo que no soy
que a pesar de todo tengo un orgullo satánico aunque a ciertas horas haya sido humilde hasta igualarme a las piedras
que he vivido quince años en el mismo círculo
que me creí predestinado para algo fuera de lo común y nada he logrado
que nunca usaré corbata
que no encuentro mi cuerpo
que he percibido por relámpagos mi falsedad y no he podido derribarme, barrer todo y crear de mi indolencia, mi
flotación, mi extravío una frescura nueva, y obstinadamente me suicido al alcance de la mano
me levantaré del suelo más ridículo todavía para seguir burlándome de los otros y de mí hasta el día del juicio final.

(FOTO: Wikimedia Commons / Abril Mejías)

4 comentarios

  1. Dice ser javier

    Pues… vaya.

    27 Febrero 2014 | 19:15

  2. Dice ser ESESDEBUGATI

    ¡Buafff, amigo!,…. cargas de profundidad.
    El que tenga corazón que sienta y el nulo que deje a los mansos tranquilos.

    27 Febrero 2014 | 20:35

  3. “Si el otro día hablábamos de la resistencia del PP a la radioactividad (1), hoy vamos con la calidad ignífuga del presidente. Todos dicen que se está achicharrando estos días con las revelaciones de Bárcenas, y a la vez se preguntan cuánto tiempo más podrá seguir ardiendo, y se admiran de que a estas alturas no sea ya un montoncito de ceniza, tras varios meses en el crematorio Bárcenas.

    El secreto de la resistencia a Rajoy al fuego es que ya ha desarrollado callo, se le ha curtido la piel. Es el resultado de una década sometido a altas temperaturas, pues si repasamos la biografía política de Rajoy veremos que lleva diez años sin apenas salir de la hoguera. Unas veces con brasas, otras con llamaradas, pero no ha dejado de estar expuesto al fuego en todo ese tiempo.

    Desde que asumió la gestión del desastre del Prestige a finales del 2002 y acabó de chapapote-plastilina hasta las cejas, Rajoy ha ido encadenando un marrón tras otro, como si tuviese un imán para la desgracia.

    Fue elegido candidato, sí, pero tuvo que aguantar el peso del dedazo durante mucho tiempo, y el aliento constante de quien pronto pareció arrepentirse de haberlo designado. Después se comió una derrota electoral aliñada con la escandalosa manipulación de los atentados del 11-M, y a partir de ahí tuvo que atravesar el desierto de la oposición con los suyos tirándole piedras, incluida esa misma prensa que hoy dispara a matar.

    Cuando parecía que empezaba a levantar cabeza y consolidaba su liderazgo, se destapó la Gürtel, otra hoguera que lo fue horneando durante meses al ritmo de las revelaciones judiciales, policiales y periodísticas. La panda de Don Vito y el Bigotes, el amiguito del alma con sus trajes pagados, los imputados que se resistían a largarse, el tesorero del que nadie podría probar que no era inocente. Tuvo que poner tantas veces la mano en el fuego que no extraña que hoy la siga poniendo sin pensar, pues ya ni tiene sensibilidad de las veces que se la ha quemado.

    Así llegó Rajoy, con quemaduras por todo el cuerpo, a las elecciones de 2011. Ni la victoria pudo celebrar, pues su triunfo fue más bien por incomparecencia del adversario, y encima recibía un país en sus momentos más bajos. A partir de ahí, una sucesión de incendios que no le han bajado la temperatura ni un solo día: incumplimiento de programa, sapos tragados en crudo, rechazo ciudadano, rescate bancario, gobierno teledirigido por la Troika. Y por fin el caso Bárcenas, que no ha dejado de subir grados desde principios de año.

    Así contados, los últimos diez años de Rajoy dan hasta pena. Un desgraciado, un gafe, un pupas. Desde su punto de vista tal vez lo vea como una forma de ganarse el cielo, un camino de santidad. Pero hay que reconocerle que de todos esos tropiezos se ha levantado, y el de ayer no era el primer día en que hacíamos porras excitadísimos sobre cuántos días le quedan en el cargo. Ya hubo otros momentos en que nadie daba un duro por él, y ahí sigue, abrasado pero en pie. Su lema, que lleva tatuado en el pecho, ya lo conocemos, se lo envió por SMS a la mujer de Bárcenas: “al final la vida es resistir”.

    ¿Significa que el presidente es ya ignífugo, que es un puro callo y aguanta lo que le echen, incluidas llamaradas como las que ayer le disparó Bárcenas con el lanzallamas? ¿Seguirá ardiendo impasible, aunque el pestazo a carne quemada recorra el planeta, asombrando a los medios extranjeros? No. Más bien significa que hace falta algo más, que solo con leña de sumarios judiciales, portadas periodísticas y acciones parlamentarias no caerá este árbol, por mucho que esté podrido por dentro y carbonizado por fuera.

    Hace falta algo más, no esperar a que actúe la ley de la gravedad. Tendremos que empujar, salir a la calle, dejarle claro que estamos hartos, que no aguantamos ni un minuto más un presidente calcinado, un gobierno en llamas, un partido en descomposición y una democracia fallida. Si no empujamos, ya les digo yo que Rajoy no cae”.

    (1) http://www.eldiario.es/zonacritica/Barcenas_boton_nuclear_PP_6_149145096.html

    Isaac Rosa
    15/07/2013

    Sábado 22 de Marzo, marcha a Madrid !!.

    28 Febrero 2014 | 04:39

Los comentarios están cerrados.