BLOGS

¿Crearían los libros en los niños el mismo universo si su soporte fuera un e-book?

Por Paula Arenas Martín-Abrilpaula_arenas

No es por ponerme pesada, pero estos días es inevitable ver cómo se regalan e-books (odiosa palabra). Tampoco es que haya sido una invasión, pero sí que he visto desenvolver alguno que otro. Y el asunto me lleva de nuevo a los libros electrónicos y al papel.

He visto al mismo tiempo cómo varios pequeños abrían preciosos libros llenos de ilustraciones y otros de cartón grueso con llamativos colores. He visto a esos niños encantados con esos regalos, y en ocasiones preferirlos a otros mucho más sofisticados.

versos-del-mar-9788467563658Mi hijo, de cuatro años, está feliz con su Versos del mar (SM), una obra de arte de Carlos Reviejo y Javier Ruiz Taboada en la que la poesía está de contrabando pero está y los dibujos llevan a cualquiera hasta un mundo mágico, más que un mar de película.

Hay niños de todo tipo, pero no conozco a ninguno que habiendo disfrutado casi desde la cuna del libro como juguete y diversión gracias a la intervención temprana de sus padres los rechace en los años sucesivos. En la adolescencia no entro, que ahí el campo cambia mucho de césped.

No ha tenido nada de extraño pensar pues en un niño de dos, tres, cuatro años abriendo un paquete cuyo contenido, en lugar de uno de esos fascinantes libros (este año las ediciones han sido especialmente hermosas), fuera un libro electrónico. Y me pregunto qué ocurriría si todas esas ilustraciones pudieran verlas ellos solos, sentados frente a su e-book infantil, sin poder tocarlo, girarlo, señalarlo, incluso doblarlo o desplegar un pop-up.

Si algo así los atrapara… ¿Serían libros o serían como los dibujos animados solo que sin movimiento?

Sería triste; eso es lo único que sé. Que para mí sería triste. El niño ya no podría elegir entre sus libros el que quiere que se le lea o enseñe o mirar él mismo. La máquina le daría una vez más todo hecho, masticado, fácil para ellos y, sobre todo, para los padres, que así no tendrían que emplear tiempo en leer o compartir cuentos con ellos. Simplemente apretar la tecla, igual que la de la tele o el ordenador.

 

 

6 comentarios

  1. Dice ser Luis

    No entiendo muy bien el problema de esta pava.

    Existe el criterio de segmentación, que impacta en los productos del mercado a la hora de hacer una selección objetiva.

    27 Diciembre 2013 | 12:46

  2. Dice ser Jorge Tarazona

    Tengo una hija con discapacidad, concretamente Síndrome de Down y es una apasionada del iPad, aunque también de los libros en papel. Le gustan tanto, que tiene una librería casi más grande que la de su madre y su padre juntos. Lee tanto que hasta nos hemos llegado a plantear si podría ser demasiado obsesiva con ello.

    Pues bien, hace unos años, su madre y yo, decidimos que la mejor forma para hacerla comprender algunos conceptos, era crear unos cuentos ad hoc. Así que nos pusimos manos a la obra, y su madre los escribió y yo los programé e ilustré el primero… para iPad. Por ahora tenemos tres “El niño nube”, “Gafas” y “Adiós enfados”.

    Gracias a ser un libro electrónico, habilitamos la opción de que se pudiera cambiar la cara del personaje, contratamos a narradores profesionales y pusimos la opción de que se pudiera elegir entre narrado o no. También llevan otras interacciones y están tanto en español como inglés. Todas estas opciones no habrían sido posibles sin ser en formato electrónico.

    No digo que sean mejores o peores que el papel de toda la vida, pero seguir pensando que es algo frío o parecido a la tele, creo que debe de ser por desconocimiento. Como en todos los ámbitos, hay muchos productos hechos con amor y sólo hay que buscar o informarse un poquito para encontrarlos.

    27 Diciembre 2013 | 12:51

  3. Dice ser carles

    Menudo montón de tonterías que dices… a ver..
    “El niño ya no podría elegir entre sus libros el que quiere que se le lea o enseñe o mirar él mismo”… y no puede tenerlos todos archivados en el ebook? que diferencia hay? pues la diferencia esta en que si tiene los libritos en la estantería ya le estamos enseñando tendencias de consumo… de aquí se pasa a mirar escaparates para comprar cosas “bonitas y mejores”. Un libro es mejor que otro por que tiene mejor aspecto, mas colores y mas dinero invertido en márqueting.
    Esto es lo que quieres enseñar a tus hijos? el sistema del consumismo que te han enseñado a ti? no es mejor enseñarle que puede ELEGIR lo que puede leer, teniendo mucha mas cantidad y por ende calidad de libros disponibles? Buscando referencias en ese extraño mundo de “Internet” que no esta sugestionado ( Según donde mires) por entidades y la opinión publica prevalece.
    Los ebook tienen dibujitos, y ahora con el epub3 van a ser mucho mas interactivos y permitirán un montón de opciones nuevas, pero claro, un ti@ de mas de 30 años solo sabe decir.. ay.. pobres los niños que tienen la tecnología y ya no saben jugar con la pelota en la calle.

    Mas documentación anda… y me pico … por que soy editor de epubs

    27 Diciembre 2013 | 12:58

  4. Dice ser dead

    Los niños que son mucho más brillantes que nosotros los adultos, compaginarán ambas cosas con la mayor naturalidad. De la misma manera que los videos iban a acabar con el cine en los 80, luego los dvs y al final internet. ¿Y qué ha pasado? nada. Lo que ha cerrado cines ha sido la crisis, nada de lo anterior.

    Para mí esto es como los vinilos, existieron las cintas, cds, mp3, mp4, ipod… ¿al final qué pasa? Cada uno elige qué formato le es más útil en cada momento y santas pascuas.

    27 Diciembre 2013 | 18:18

  5. Dice ser hermenegildo

    Pues yo estoy totalmente de acuerdo con lo que dice el post de Paula. .Mi hijo de seis años me quita la tablet para ver dibujos y jugar, pero siempre hay un momento (o varios) al día que nos pide que nos sentemos a su lado y leamos/veamos unos de su muchos libros que nos encanta comprarle.

    27 Diciembre 2013 | 20:25

  6. Dice ser Pedro

    Yo conozco a un menor de 16 años que me deja alucinado, por que según me cuenta, manda a la tonta de la madre a comprar los videojuegos 18+ y el alcohol para celebrar los botellones.

    ¿Que quiero decir con eso?

    Las madres, ahora que sus hijos son pequeñitos os rompéis la cabeza con tonterías y apenas comienzan a caminar, le entregáis el dinero para los vicios y las drogas.
    Lo que sea, menos educación.

    28 Diciembre 2013 | 12:51

Los comentarios están cerrados.