Cine histórico para el finde… ‘Arn: El caballero templario’

Hoy marchamos a Tierra Santa de la mano de Arn Magnusson, un personaje ficticio del novelista Jan Guillou que termina sirviendo como templario en las Cruzadas en los últimos tiempos de dominio cristiano de Jerusalén.

arn el caballero templario

IMdb

arn el caballero templarioArn: El caballero templario (Peter Flinth, 2007) es una película sueca basada en la Trilogía de las Cruzadas de Jan Guillou, una fantástica novela histórica que mezcla las guerras dinásticas en Suecia y el tiempo de las Cruzadas entre el siglo XII y XIII.

El protagonista es Arn Magnusson (Joakim Nätterqvist), que entra muy joven a un monasterio cisterciense donde un antiguo templario le instruye en el uso de la espada. Cuando regresa a su hogar se verá rodeado de las intrigas en las luchas de poder y terminará siendo enviado a Tierra Santa, como castigo por lío de faldas a la vez que su amada Cecilia Algotsdotter (Sofia Helin) termina en un convento. Allí será testigo de primera mano de la caída de Jerusalén tras la aplastante derrota ante Saladino (Milind Soman), sultán con el que entablará una gran amistad.

El principal problema de la cinta es el habitual en las adaptaciones literarias, la gran cantidad de escenas y matices que no se pueden representar en poco más de dos horas. Cuando se ha leído la trilogía, la película te deja un sabor agridulce.

‘Arn: El caballero templario’ se emite el sábado 5 septiembre a las 15h en el canal Trece.

arn el caballero templario

Todos se sorprenden del gran manejo de la espada de un monje

Las cruzadas

Las Cruzadas surgieron por un motivo religioso y defensa de los Santos Lugares, donde los peregrinos se veían amenazados por continuos ataques. Sin embargo pronto demostraron intereses más allá de los religiosos, en búsqueda de riquezas y poder que les llevaría a enfrentamientos y desunión que resultaría fatal. El nombre de Cruzadas proviene de las cruces que lucían los caballeros en sus emblemas y escudos.

La Primera Cruzada surgió tras el Concilio de Clermont de 1095, con la llamada del papa Urbano II, en pleno periodo de lucha entre el Imperio y el Papado por el control y el poder de Europa. La desunión islámica causada por la decadencia de los fatimíes favoreció a la empresa cristiana. Con Godofredo de Bouillon junto a varios nobles, lograron conquistar Jerusalén en el año 1099. Está Primera Cruzada, en la que no participaron reyes, fue la única exitosa. El resto de las empresas, hasta un total de ocho, fueron rotundos fracasos y siempre imperaron los intereses particulares por encima de los religiosos.    

“¡Dios lo quiere!” Urbano II llamaba a los cristianos a defender los Santos Lugares en el Concilio de Clermont

Tras conformar el Reino Latino de Jerusalén, los cristianos solo lograron mantenerlo un siglo. Saladino el señor de Damasco y Egipto, logró unificar a los territorios musulmanes y atacar a los cristianos a los que derrotó en la batalla de Hattin en 1187 (en la que participa nuestro protagonista Arn Magnusson), que provocó la posterior caída de Jerusalén. Los cristianos no la volverían a recuperar nunca más.

La Tercera Cruzada fue la más famosa ya que en ella participaron tres de los más importantes reyes de la cristiandad: Ricardo I Corazón de León de Inglaterra, Felipe II Augusto de Francia y Federico I Barbarroja de Alemania. Partieron con el objetivo de recuperar Jerusalén pero fue otro fracaso, causado en parte por las trencillas entre Ricardo y Felipe y la muerte en el camino del Emperador de Alemania.

Tras la caída de Jerusalén en 1187, San Juan de Acre se convirtió en la capital cristiana en Tierra Santa desde 1191 y se mantuvo un siglo, hasta 1291, cuando fue finalmente conquistada por los musulmanes. Se ponía fin al sueño de mantener los Santos Lugares para los cristianos. Luis IX de Francia, San Luis, fue el último que intentó organizar una, la Octava, pero falleció en el intento a las puertas de Túnez. Desde entonces ningún papa ni rey se atrevió a iniciar ninguna más.

En Tierra Santa surgieron las órdenes militares: templarios, hospitalarios y teutónicos tuvieron su origen en la defensa de los peregrinos y en el auxilio a los enfermos en los tiempos de las Cruzadas. Los Caballeros del Templo de Jerusalén, se ubicaron en el Templo de Salomón y de ahí comenzaron a ser conocidos como los templarios.     

Tráiler de Arn: El caballero templario (2007) 

¿Quieres más cine histórico? Aquí todas nuestras recomendaciones.

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.