Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Entradas etiquetadas como ‘árabe’

De qué hablamos cuando hablamos de yihadismo

Un ciudadano francés pasa por delante de una pintada islamófoba en una mezquita en Sant-Etienne, en 2010/ GTRES

Un ciudadano francés pasa por delante de una pintada islamófoba en una mezquita en Sant-Etienne, en 2010/ GTRES

Es la palabra estrella en la prensa internacional: yihadismo. Nuestros líderes políticos nos alertan de que el islamismo radical está presente en Europa, y tienen razón. Cuando nos mienten es al señalar con el dedo, siempre apuntando hacia Oriente Medio y la inmigración, pero sin decir demasiado sobre lo que está pasando en Libia, Egipto o el desierto de Argelia. No hablan de sus cuentas pendientes con el mundo árabe e islámico ni de su responsabilidad en el repunte del terrorismo, simplemente porque el ser humano siempre se resiste a asumir su culpa (especialmente cuando sabe que la tiene). Existe mucha información sobre la llegada del terrorismo islámico y una falta de incidencia respecto a dónde y cómo se forman los yihadistas.

El estallido de las revueltas árabes a finales de 2010 puso en evidencia el apoyo de Occidente a las dictaduras (¡pero si eran dictadores!) de Egipto, Túnez o Libia. Cuatro años después, continúan respaldando a un golpista que se ha convertido en el presidente egipcio, dado que es un fuerte aliado contra el terrorismo yihadista. Por no hablar de Siria, con cuyo presidente han llegado a entenderse -contra todo pronóstico- para luchar contra Estado Islámico, aunque los crímenes de Al Assad contra la población civil continúan. Pero ya han dejado de ocupar portadas. Este apoyo de la vergüenza también es incondicional para el régimen disfrazado de democracia de Marruecos, radicalmente represor con los inmigrantes, los opositores y el pueblo saharaui, y que alberga una de las “fábricas de radicales” que van y vienen de Siria; y para la monarquía de Arabia Saudí, otro nido de yihadistas cuyo régimen, además, aspira a liderar la hegemonía islamista de la corriente suní en todo Oriente Medio y rivaliza por ello con Irán. Otro punto de entendimiento con Occidente.

Lee el resto de la entrada »

Obama: en busca de aliados para actuar

Barack Obama, el miércoles, ante la Asamblea General de Naciones Unidas. (EFE)

Barack Obama, el miércoles, ante la Asamblea General de Naciones Unidas. (EFE)

Por Blanca Blay

La sede de las Naciones Unidas en Nueva York ha vivido en sus distintas asambleas generales escenas inolvidables, únicas. Si existe un gran espectáculo en la política es este. Desde la histórica aparición de Yasser Arafat en 1974, en la que soltó la famosa frase de “Vengo con el fusil del combatiente de la libertad en una mano y la rama de olivo en la otra. No dejen que la rama de olivo caiga de mi mano”, pasando por la escena, casi teatral, en la que en 2006 Hugo Chávez se refirió a George Bush como “el diablo”. “En este mismo lugar huele a azufre todavía”, dijo en la tribuna 24 horas después que el entonces presidente de EEUU hubiese hablado.

En la 69 sesión de la Asamblea General de la ONU, que tuvo lugar este miércoles, Barack Obama pronunció un discurso de 40 minutos dirigido a los más de 150 países que forman parte de las Naciones Unidas. Obama recordó la lucha contra el cambio climático, criticó Rusia por su papel en la crisis Ucraniana e hizo referencia a la epidemia del ébola. Pasó Gaza por encima. La parte clave de su discurso fue el llamamiento a unirse a una coalición internacional liderada por EEUU para combatir el radicalismo islámico en Irak y en Siria.

En alusión a grupos como el Estado Islámico, Obama aseguró que EEUU “trabajará con una coalición amplia para desmantelar estas redes de muerte”.  Y es que aunque su tono el miércoles choca con el de un presidente con cierta aversión al riesgo en política exterior, EEUU empezó a bombardear Siria esta misma semana, y dicho sea de paso, sin la autorizacion del consejo de seguridad de la ONU.

Los fantasmas de la guerra contra el terrorismo 

La llamada de Obama a otros países a unirse a la coalición iba especialmente dirigida al mundo árabe y musulmán porque si algo tiene claro es que EEUU no quiere que la lucha contra el extremismo islámico sea vista como una guerra estadounidense contra los árabes. Quiere, en cierto modo, cubrirse las espaldas y ser percibido como un aliado de los árabes que quieren combatir grupos como el EI.

El mismo miércoles en la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU se aprobó por unanimidad una resolución que que obliga a los países a aprobar leyes que permitan llevar a la justicia a ciudadanos que viajan al extranjero para luchar con grupos terroristas. “Únicamente resoluciones no serán suficiente”, dijo Obama después que la resolución fuese adoptada.

Lo que asusta una vez más es que, como bien explica Aaron Miller en su artículo “Americanasaurus and the large March to War in Syria”, se crea que existe una estrategia clara para combatir al Estado Islámico: “No la tenemos”, asegura el autor. Miller señala la importancia de mantener expectativas realistas así como también desmantelar mitos y analizar la situación antes de actuar. “La lucha contra el extremismo yihadista es como respirar. No se puede detener y continuará durante décadas […] Y no nos engañemos, es una guerra. ”