El euro y el dra(c)ma

Por Vicky

Con el arranque del 2019 el euro cumplió 20 años y el pasado martes los presidentes de la Comisión Europea, del Eurogrupo y del Banco Central Europeo asistieron a un acto conmemorativo para celebrar su… ¿éxito?

Si la moneda comunitaria cobrara vida, probablemente sería de esas personas que se avergüenzan de su edad y esquivan la pregunta con un ‘’y tú cuántos me echas’’. Hoy son 19 los estados que forman parte de la zona euro y unas 340 millones personas usan esta divisa a diario, convirtiéndola en la segunda más utilizada en el mundo. Estas cifras indican grandes logros, pero lo cierto es que de sus 20 años de historia, el euro ha pasado 10 en crisis.

Actualmente, no es la moneda más popular en Grecia y muchos se muestran nostálgicos de los viejos tiempos. Yo no puedo opinar lo mismo, porque el cambio del dracma al euro me pilló bastante pequeña. En ese momento justo aprendía a manejar la ‘moneda más antigua del mundo’ y recuerdo cosas muy básicas, como la equivalencia de 1 euro en dracma (340 dr.) y de las transacciones más habituales.

 

Una mujer camina cerca del monumento al dracma griego que fue reemplazado por el euro en el año 2002, en Atenas, Grecia. (Orestis Panagiotou / EFE)

Las típicas meteduras de pata de los niños me han servido para hacerme una idea de lo que tenía entre mis manos, aunque sin ser consciente de su valor exacto. En lo que yo recuerdo como uno de los primeros paseos con mi familia en un barrio muy céntrico y concurrido de Atenas, mi madre me dijo de pillar algo de su cartera para que se lo dejara al músico callejero que estábamos escuchando los últimos cinco minutos y que tanto le había aplaudido tras su última canción. Ella confiaba en que yo había aprendido el mínimo y lo máximo coste que puedes pagar por algunos servicios y productos, así que me dejó calcular lo que ‘merecía’ este hombre. Se puso roja cuando vio al músico callejero corriendo detrás de nosotros para devolvernos el billete de 200 dracmas que le había dejado. Acto seguido, se disculpó y le dio las gracias.

En teoría le había dejado mucho menos de lo que hoy sería 1 euro, lo que indica que he valorado bien la situación. Pero sed atentos al formato. Una cantidad inferior al euro se consideraba suficiente dinero como para que tuviera la forma de un billete y no la de una moneda. De vuelta a casa, mi madre me recordó que cuando visitamos la panadería no dejamos más de 80 dracmas, que mis chuches no cuestan más que 30 dracmas, el periódico que compra papá todos los días no supera los 100 dracmas y que este paseo (los billetes del bus) nos ha salido a 150 dracmas por persona. Dicho de otro modo, por poco no contraté a este hombre para cantarnos un fin de semana entero con el dinero que le había dado.

Mis vagos recuerdos se confirman por mi entorno, que ha vivido más años con el dracma. Hablan de un día a día diferente, mucho más barato y digno. Por eso, muchos griegos dicen que no echarían de menos el euro ya que la única facilidad que les ha aportado fue la de poder viajar sin límites en su presupuesto a llevar al extranjero. Teoría con la que discrepo totalmente.

No se puede volver al pasado a medias, solo con lo positivo y obviando todo lo malo. La era del euro no se define solo por el cobre de salarios y la compra-venta del comercio tradicional. A todo esto se le ha añadido la digitalización, la globalización y lo virtual. Y nadie puede negar que la moneda comunitaria ha pasado la prueba, a niveles que te hacen creer que se ha creado para este ”nuevo” mundo. No podemos saber cómo serían las cosas con las antiguas divisas, pero lo seguro es que el proceso de equilibrio de costes y de lograr transacciones justas para todos sería algo muy complicado.

Por supuesto, nadie se quejaría si no fuera por la crisis económica del 2008. La idea de la unión encantó a la mayoría de los países del continente europeo y muchos se animaron a unirse como fuera para aprovechar de lo positivo. Los problemas surgen -cómo no!?- cuando alguien tiene que pagar la fiesta.

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.