Archivo de septiembre, 2018

The Truth About Brexit

Por Tom

Once upon a time, in a house at number ten in a small quiet street called Downing Street, a man – David – sat at his kitchen table thinking intensely. He borrowed his brow with concentration. His problem? How to convince the British public that he, David, was worthy of their trust, and at the same time demonstrate that the British public wanted to stay in the European Union, with all its rules and regulations, advantages and disadvantages.

Suddenly, his face split in two, as a huge smile was born. A foolproof idea had occurred to him. A referendum. He would give the public the chance to vote in the future of the country, and at the same time he would confirm his own trust in the very same public and therefore demonstrate that he had their best interests at heart.

(EFE)

During the following months, there was a concerted effort in favor of leaving the Union (and a couple of guys mentioned from time to time that that it was probably a bad idea…but barely anyone saw or heard them).

The famous Brexit bus for example, explaining how much money we would save when we got out, to then be able to spend on the national health service.

They said things such as:

  • “Nobody is threatening our place in the single market” Daniel Hannan (MP)
  • “We will recover 350 million pounds a week” Boris Johnson (ex-foreign secretary and possible new conservative party leader)
  • “The United Kingdom loses a lot as the other members of the Union are in favour of a perfectionist and regulated economy” Jacob Rees-Mogg (MP)
  • “The European Union isn’t elected” Nigel Farage (ironically European member of parliament)

In spite of the furious activity by the people in favor of leaving, in general the people talked only of the ridiculousness of the idea, and what would happen in the disastrous event of en exit, we laughed uproariously and continued drinking our pints (of German, Belgian and French beer).

The 23rd of June 2016 would be the marvellous day of the referendum. The decision – in or out of the European Union. Easy.

The British voted (as did I by post!). We were divided into leavers and remainers.

The result was published:
Leave: 51.89%
Remain: 48.11%

Friendships were torn asunder, families breached, and my mother rang me at 5 in the morning (Thomas, you must come home immediately, I mean now!) convinced that I would be declared an illegal immigrant in Spain the following day.

Nobody could believe it.

Interviewing people on the streets the next day, reporters asked many “what did you vote and why?” The number of people who answered that they had voted ‘leave’ for reasons such as “for fun,” “my friends dared me to,” or “it was just a joke,” was astonishing.

The most-searched term in Google on July 24th in the UK was “what is the European Union?”

Dear David, seeing the outcome of his bet, resigned and disappeared.

Another important thing to bear in mind: many of the things said about the vast quantities of money that would be saved in the event of exiting the union, the control we would have over immigration etc, turned out to be almost entirely false. The excuses varied between “we made a mistake,” or “ah, yes, it was a lie, oops” (and they say Spanish politicians are bare faced).

Theresa May assumed control, and, after pledging that there would be no general election, immediately called for a general election. She won, but not by outright majority, and formed a coalition government

This is where things start to get interesting…

Theresa May has repeated various times that to reach a bad deal would be worse than no deal. Her version of an appropriate deal:

  1. Leaving the European Union on 29th March 2019.
  2. A complete end to freedom of movement, taking back control of our borders.
  3. An end to the jurisdiction of the European Court of Justice in the UK, restoring the supremacy of British courts.
  4. No more sending vast sums of money each year to the EU – instead a Brexit dividend to spend on domestic priorities like our long-term plan for the NHS.
  5. Frictionless trade in goods and flexibility on services.
  6. No hard border between Northern Ireland and Ireland – or between Northern Ireland and Great Britain.
  7. A Parliamentary lock on all new rules and regulations.
  8. A commitment to maintain high standards on consumer and employment rights and the environment.
  9. Leaving the Common Agricultural Policy and the Common Fisheries Policy.
  10. The freedom to strike new trade deals around the world – and we’re already consulting on these.
  11. Continued security co-operation to keep our people safe.
  12. An independent foreign and defence policy.

Who is in favour of the idea? The proposal has not been popular. The members of the European Parliament laughed in the Prime Minister’s face, Jeremy Corbyn has condemned it, even members of the party which Theresa May (currently) leads have said it is a disaster.

La primera ministra tragando agua. (EFE)

In my humble opinion this is not so surprising a fact – the list gives the impression that the UK is saying to the EU “we don’t want to play with you anymore, but we’ll take our favourite toys, OK?”

Distinct groups are now assaulting Theresa from all sides. Some want to change the Brexit so that it is harder; more of a real exit, a severing of ties, others want to change the prerequisites, there are still more that want to vote in a new referendum and completely abolish the idea of leaving the Union entirely.

What does Brexit mean for the people that will find themselves affected? A very pertinent question, and still completely unanswerable. Several months ago it fell upon the ears of the public that the foreign people who had been resident in the UK for more than five years would be safe, if they have solid employment. The problem now became that many businesses and companies fled after the vote, others reduced their operations in the country, leaving many employees suddenly, ex-employees. I know at least one Spanish family, with a baby born in the UK, that has been separated when the office in which the mother worked closed. The company offered her work back in Spain, very nice, but the British baby could stay, and the father, currently employed, was also permitted to stay, but the mother was not.

There are many similar stories.

There is the famous case of a Romanian man who arrived in the UK, requesting emergency accommodation. The ministry of the interior sent him a letter telling him it would be a better idea for him to return to his country so that he didn’t have to live in poverty on the street.

The future of the British in Spain is also a cloudy affair. Depending on the type of Brexit, it could be more or less easy to live in Spain. Changes in passport status, or new financial laws could complicate life significantly for the retired drawing a pension from the UK for example.

The situation today is that within six months, the United Kingdom will leave the European Union. From my point of view, it seems as though the UK has gone to dinner in a Michelin starred restaurante, eaten and drunk its fill, and attempted to pay by card…only to discover that only cash is accepted. There are no cash points close by to get cash, and the only option is to stay in the restaurant, washing dishes and regretting every delicious mouthful of food and swig of wine until the debt is paid.

No suspendas en espíritu verde (el reciclaje en Grecia y en España)

Por Vicky

Lo he hablado con mis amigos, se lo he notado a mis padres y he observado a varios compañeros de viaje. Suele pasar que cada vez que cogemos un avión a otro país, empezamos a actuar como la gente del mismo. ¿Se nos contagia? ¿Seguimos las normas por miedo a lo que pueda pasar en un lugar desconocido o es algo totalmente inconsciente?

Creo recordar que uno de los primeros hábitos que “copié” de los españoles fue la responsabilidad de reciclar. Ordenando mis pensamientos este tema saltó enseguida porque el mantenimiento de limpieza y la conciencia ambiental se vive de una forma muy distinta en Grecia.

Una noticia publicada esta semana advertía que España probablemente no podrá cumplir con los objetivos de reciclaje que establece la Unión Europea para el año 2020, según los cuales se debería reciclar el 50% de los residuos que produce cada país miembro.

No voy a decir que no me sorprendí con el anunciado y seguí leyendo hasta llegar a las cifras. Me encontré con que la proporción de reciclaje y compostaje de mi país natal no superaba el 17%, mientras que en España alcanza el 30%. Solo en ese momento me di cuenta del por qué en su día me impactó tanto una costumbre supuestamente insignificante y ordinaria para muchos vecinos míos.

Y es que a veces hablando de kilos y toneladas pensamos que las soluciones no están a nuestro alcance. Pero la gestión de lo que consumimos es un asunto claramente nuestro.

La vida universitaria también me ayudó a moderar gastos y así empecé reduciendo el consumo de todo aquello que requería mucha energía, por ejemplo. Luego, el uso del transporte público en vez de un medio particular vino solo, gracias a lo bien comunicada que está la capital. Poco a poco el reciclaje ganó terreno en mi conciencia, hasta ser algo tan voluntario como una reacción automática e inconsciente.

Por supuesto, disponer de las herramientas y la asistencia técnica necesaria para conseguirlo, también suma. Si cada edificio y calle cuenta con las competencias básicas, todo el proceso se convierte en algo obligatorio. Y esta ayuda de los fondos estructurales es lo que falta todavía de Grecia y posiblemente del resto de países miembros que forman parte de la “lista negra” de la Comisión Europea.

Visto lo visto, contagiarte del espíritu verde es quizás de las mejores cosas que te pueden pasar y es de suma importancia. ¡No esperes, es más fácil de lo que parece!

(JORGE PARÍS)

Las vacaciones y los ‘pedos cerebrales’ (‘brain farts’) al volver a hablar tu idioma

Por Tom.

Definitivamente, el ‘año nuevo’ para la mayoría de la gente se celebra algún día de principios de septiembre. Ese ominoso día, que llevas contigo todo el verano medio olvidado-medio ignorado, por donde sea que estés, de repente se hace realidad.

Y duele. ¡Cómo duele!

Emails y briefings y reuniones (¡y tu jef@!), y tú todavía con granos de arena en el pelo y el olor de playa en la piel… Quedan por inventar palabras que describen ese tipo de dolor.

Pero no voy a hablar de eso. Voy a hablar del fenómeno que causa la falta repentina del conocimiento de tu propio idioma. 

Si pretendes aprender, incluso dominar, otro idioma es posible que este verano hayas ido de vacaciones a un país que habla tu segundo idioma. A lo mejor has optado por la experiencia de inmersión total; cambiando las series a versión original, el idioma del móvil, ¡hasta la bio de Tinder!

Pues no habrá sido en vano. Te lo juro. Aunque no regreses capaz de citar Shakespeare en inglés antiguo o doblar una película japonesa entera, te habrá quedado más que imaginas. Sobre todo serán las cosas automáticas: “Hola, ¿qué tal?”, “buenos días”, “perdóname”, “un gin tonic, por favor”, etc.

Droop y Verhoeven dicen que tradicionalmente los problemas en aprender el segundo idioma son definidos desde el punto de vista de la interferencia de la lengua materna. 

Bien, perfecto; será muy difícil aprender otro idioma porque ya hablas uno… pero nadie habla del lío de proporciones épicas que te hace el segundo idioma cuando vuelves e intentas hablar el tuyo. 

Lo notarás primero en el aeropuerto, al pedir algo en un bar, o pedir ayuda en una tienda o en el supermercado. Luego en una conversación soltarás una palabra extraña sin darte cuenta y tus amigos te mirarán raro.

Estos son los pedos cerebrales, brain farts, y no son nada negativo. Todo lo contrario. Estás aprendiendo. Sabes más del mundo que antes; el precio es bastante económico: parecer tonto varias veces al hablar tu idioma nativo. 

(GTRES)

* (Droop M., Verhoeven L. (1998) Reading Comprehension Problems in Second Language Learners. In: Reitsma P., Verhoeven L. (eds) Problems and Interventions in Literacy Development. Neuropsychology and Cognition, vol 15. Springer, Dordrecht)

Queso feta contra la depresión postvacacional (y la confusión lingüístico-cultural)

Por Vicky.

No está tipificado como enfermedad, pero a todos nos invade una extraña tristeza una vez al año que curiosamente coincide con el final de las vacaciones. Aunque lo realmente deprimente es no haber tenido vacaciones. Hablamos del síndrome postvacacional y cómo puede afectarnos.

Reducir las horas de diversión, cambiar la alimentación y estar más pendientes de nuestro despertador son los cambios fundamentales que experimenta nuestro cuerpo. Por eso, hay un período de tiempo en el que se niega a abandonar la anarquía del verano y volver a la disciplina.

Es fácil imaginar que el efecto es aún más impactante cuando además de todo esto tienes que volver a comunicarte en otro idioma, acostumbrarte de nuevo a la diferencia de hora entre tu país natal y la de tu ubicación actual y dar un giro a tu mentalidad, en general.

Si tus amigos se ríen porque has vuelto con un acento gallego muy marcado, en mi caso se quedan perplejos al escuchar esa palabra en “chino” que he soltado en mitad de la conversación sin que me dé cuenta, que resulta ser griego.

“Ahora mismo no me sale la palabra” se convierte en mi frase de cabecera, ya que el resto de expresiones que había aprendido en castellano casi se me han olvidado por completo.

No siento ninguna necesidad de echar la siesta o tomarme un descanso por la tarde, con lo cual me voy al bar a hacer tiempo y con intención de pedir una “birra” en vez de una cerveza o un tercio.

También saludo a viejos conocidos con un apretón de mano o dándoles dos besos a la inversa, primero en el lado izquierdo y luego en el derecho, porque así es como se hace en Grecia. Con todo, mis amigos piensan que algo extraordinario ha pasado en mi vida que me ha cambiado para siempre. Sí es cierto que la playa te regenera, pero también existe una explicación científica.

Varios estudios coinciden en que los países en los que es habitual que los trabajadores disfruten de largos períodos de vacaciones, como España o Grecia, son más propensos a presentar los síntomas de este síndrome. Una encuesta realizada por Adecco revela que el 37% de los españoles lo experimenta cada año, mientras que el servicio nacional de estadística griego afirma que este número se eleva al 40% de los trabajadores griegos.

Los expertos hablan del impacto que sufre el cuerpo y la mente causado por el cambio de los horarios y la rutina. La mente nos provoca estas confusiones porque se ve afectada su capacidad cognitiva. Por tanto, el remedio más eficaz es dormir muchas horas y dejar la mente descansar uno o dos días antes de bombardearla con “nuevos” estímulos.

Hablando por mí, puedo suscribir esta solución y añadir la posibilidad del saqueamiento del queso feta de las estanterías del supermercado, para que la vuelta te deje con buen sabor de boca.

(GTRES)

¿Cuánto tiempo puedo durar en Madrid sin hablar castellano?

Por Vicky

De mi última visita a la librería de mi barrio salí con las memorias de Edna O’Brien, una escritora irlandesa de la que mucho he oído hablar y de la que poco había leído. A lo que fue su paso de un pueblo remoto de Irlanda a la gran ciudad de Londres, y posteriormente de muchas otras del mundo, decidió llamar Chica de campo. Me identifiqué un poco al leer el título y lo compré.

Una de las cosas sobre las que reflexioné al terminar el libro fue que O’Brien se movía de un país a otro con tanta facilidad porque tenía la suerte de hablar un idioma global. O quizás no. Recordé que mi primer contacto con Madrid fue muy distinto. Hice ese viaje con mi familia y como era la única que hablaba castellano, me encargué de hacer todo tipo de comunicaciones. Desde pedir una taza de chocolate con churros a charlar con el recepcionista del hotel sobre el calor insoportable del verano en la ciudad. Todo el mundo me halagaba por lo bien que me expresaba, a pesar de que yo misma me daba cuenta de algunos errores que cometía al hablarlo.

“Tu castellano es mejor que el de muchos españoles” es la frase que más he escuchado hasta la fecha. Y es cierto que estos días de turismo en Madrid me ayudaron para ganar mucha confianza. Por lo que entenderéis por qué mis expectativas eran altas cuando me vine a vivir en la capital.

Pero la verdad es que por muchas pruebas de idioma que hubiera aprobado y por muchos libros educativos que hubiera leído, en ningún momento me enseñaron cómo solicitar la apertura de una cuenta bancaria o que la palabra “tronco”, que me soltó mi primera amistad en el país, tiene un uso coloquial aparte de ser un elemento estructural de un árbol.

GTRES

Ante esas complicaciones opté por practicar con mi inglés. Por lo general, en las zonas turísticas y en los negocios en los que se espera tratar con extranjeros, el inglés suele ser fluido. Pero existe una posibilidad muy alta de que tu casero de 60 años, ni hable ni entiende inglés. Y es que, el verdadero problema al comunicarte en un idioma que no controlas, no es hacer la pregunta, sino entender la respuesta.

Según la última encuesta del INE, tan solo el 40,3% de los españoles sabe usar el inglés. Un 16% de la población maneja otro idioma, que no sea el anglosajón, y el resto solo habla su lengua materna. Es decir, si tu plan es integrarte en España y no quedarte en interacciones básicas con la gente local, más te vale ponerte las pilas con el idioma oficial.

Si tu experiencia hasta el momento es distinta a la mía, ahí van más pruebas. Notarás una gran diferencia de “trato” en cuanto busques tu primer trabajo. Y es que para el día a día explotar la comunicación no verbal te regalará muchas anécdotas y risas, pero no funciona igual en un ambiente laboral. De todas las ofertas a las que había aplicado, curiosamente solo se interesaban las que tenían que ver con el sector turístico o la enseñanza de idiomas. Incluso en mis primeras prácticas, como becaria, me redirigirián a la parte internacional, porque como alguien me dijo “ahí te sentirías más cómoda”.

Mucha gente tiene la percepción errónea que por el mero hecho de que provienes de otro país, eso te convierte en ciudadano del mundo. Pero no tienes porqué tener conocimientos más allá de tu propia cultura, ya te basta con aprender esta.

Tuvieron que pasar seis meses para darme cuenta de que conviene estar exclusivamente en un ambiente ‘multicultural’ o relacionarme todo lo que se pueda con la gente local. La primera opción te permite vivir sin ningún problema en la ciudad como uno más, pero se juega la integración. En el segundo caso se requiere un esfuerzo más grande, pero merece la pena.

Aunque al principio te cueste comunicarte bien, es la manera más eficaz de aprender el idioma rápido y obtener contactos que te pueden ser valiosos para lograr tus objetivos. La ventaja de vivir en una capital multicultural es que siempre va a haber alguien alrededor que sepa acercar posturas y culturas.

Nada que no se pueda conseguir si hay ganas y determinación. Luego, el buen trabajo se justifica con hechos. No tengas miedo a exponer lo que vales y lo que has avanzado, pero no pierdas tiempo para eso. Antes de ceder a lo fácil, recuerda que lo que todos esperan de un nativo o un extranjero es ver potencial. El resto se puede moldear.

 

 

Los análisis

Por Tom

Lo de los análisis llegó a mis oídos por primera vez cuando era aún muy recién llegado. Fue en una clase de inglés en una empresa de seguros. El grupo me dijo que la siguiente semana a lo mejor llegaban tarde porque se tenían que hacer ‘los análisis’.

“¿Análisis?”, pregunté. No tenía ni idea.

Yes! You know, the analysis!”, me dijeron.

Pues no sabía, y me explicaron que son unos análisis de la sangre y de varias cosas demás.

Yo, que no hablaba español aún y la explicación en espanglish no lo dejó muy claro, entendí que eran unos análisis semejantes a los que te hacen al entrar al ejército. Los de sustancias ilícitas.

Me pareció bastante fuerte que en la oficina hubiera pruebas anuales de drogas, pero bueno, estaba en un país nuevo, habría cosas nuevas. Me pareció aun más sorprendente sobre todo por un tal Javier que, al menos a mí, me parecía que no había manera de que aprobara esta prueba debido a su aspecto medio-descolocado desde las ocho de la mañana.

Se me olvidó por completo lo de los analysis hasta unos meses después cuando, en otra clase, otro alumno llegó casi llorando porque resultó que los análisis revelaron que tenía el colesterol a un nivel que casi dio un infarto al médico. En consecuencia, tuvo que dejar de comer, entre otras cosas, huevo, cosa que reducía ese hombre de cuarenta y picos años a un estado bastante patético.

Volví a preguntar por los análisis y descubrí que son análisis generales de la salud.

En Reino Unido ‘los análisis’ no existen en las empresas. Te ocupas de tu propio salud, y punto.

Me pareció todo un detalle que haya normas que estipulen que cada año los empleados tiene que hacerse análisis. Y aunque los resultados no siempre sean los que desees, seguramente hay gente en mucho mejor estado de salud hoy en día por estas pruebas.

GTRES

Vicky y Tom en España

Soy Vicky y hace seis años que aterricé en Madrid. El ambiente estaba envuelto en un halo de misterio y curiosidad por ese ‘qué pasará’ que nos preguntamos todos cuando empezamos de cero y con grandes proyectos en la mente. Antes de llegar a la ciudad, yo siempre había vivido en las afueras de Atenas (Grecia). Un lugar lo suficientemente grande como para aprender a correr mucho y tirar lejos. Y ahora puedo decir con certeza que esa costumbre me arrastró a mis 18 años hasta España, un sitio muy lejos de casa y al que llegué, eso sí, volando.

Decidí ser periodista en Madrid porque yo quería bulla. Así que con ese entusiasmo hice una maleta y me propuse aprovechar de este oficio para conocer y viajar lo máximo por este país que tanto me inquietaba. Desde el momento de encenderse hasta que apague su
última luz, Madrid me ha hecho feliz. El entretanto está repleto de paseos largos, bares abarrotados de gente, olores, música, rincones en las que se han creado miles de historias y lo que resumiría en increíbles experiencias de las que prefiero contar con una cerveza en
la mano. Sin embargo, en este blog hablaré de algunas otras que, a mi parecer, son bastante útiles para cualquiera que decida dar el salto que di yo, en algún momento de su vida, y empezar a moverse por algún rincón de este continente.

Me llamo Tom (realmente es Thomas, pero solo mi madre usa esto y cuando está enfadada) y tendré el honor de estar con vosotros durante los próximos meses. La idea es contaros las diferencias que he observado entre nuestros países. Sin embargo, este primer post será mi presentación de mí; como ya sabéis me llamo Tom (aunque en Cien Montaditos me han llamado John, Chop y Bao.. así que ahora me llamo Beyoncé). Soy de Inglaterra, nací en Chelmsford, la ciudad más aburrida del planeta según Darwin, pero desde los cinco años viví en Pebmarsh. Os invito a buscarlo en Google, es tan pequeño que la calle en que vivía se llama ‘La Calle’ porque hay una sola. No se puede confundir.

Estudié Environmental Earth Sciences en la universidad de Aberystwyth (aba-ís-twith) en Gales, y luego hice un máster en Geophysical Hazards en UCL. Después de terminar el máster en 2010 estaba dudando cual será mi próximo paso, pero no me apetecía nada trabajar en seguros en Londres con todos mis compis. Como podéis adivinar, elegí venirme a España: otro guiri más enseñando inglés. Actualmente divido mi tiempo trabajando como fotógrafo profesor y, de repente, bloguero.