Capturando la temperie Capturando la temperie

Tenemos todo el tiempo del mundo para ti

Archivo de la categoría ‘Satélites’

Los diversos efectos de las tormentas solares

Como os decía en el último post, vamos a repasar los diversos efectos, tanto nocivos y peligrosos como inofensivos y estéticos que tienen lugar cuanto una tormenta geomagnética nos alcanza.

En primer lugar hay que decir que tenemos un escudo deflector que ni La Estrella de la Muerte… Se trata de la magnetosfera, una región alrededor de nuestro planeta, y de algunos otros del sistema solar, capaz de desviar el maligno viento solar cargado de partículas chungas… (disculpas a los más puristas 😉 ) Sin la magnetosfera la vida no hubiera sido posible nunca, nos lleva protegiendo millones de años, y lo seguirá haciendo durante otros cuantos…

Así pues, la magnetosfera mola, la magnetosfera es tu amiga.

Imagen artística de la magnetosfera. Fuente NASA, Wikipedia

Imagen artística de la magnetosfera. Fuente NASA, Wikipedia

Aún así, una parte de ese viento solar, de esa marea de partículas cargadas con energía muy alta, consigue penetrar en nuestra atmósfera, sobre todo cuando las llamaradas son de categoría X (ver post anterior). Y produce efectos indeseados, que en algunos casos podrían llegar a ser graves, no hay que desdeñarlos. La NOAA americana tiene una escala para medir estas tormentas geomagnéticas, las de radiación solar y las interferencias a las ondas de radio. Respectivamente las categoriza entre G1 y G5, S1 y S5 y R1 y R5. Los riesgos extremos son bastante alarmantes, aunque pocas veces se llega a esos extremos. El que tenga ganas de informarse en profundidad, puede revisar este documento, muy explicativo.

Para los que no, basta decir que en estos casos más graves, los aviones varían sus trayectorias para evitar la zona polar, la zona menos protegida de nuestro planeta, y así evitar exposiciones más directas -equivalentes a 100 radiografías a la vez- a la radiación para los pasajeros y tripulación. Delta Airlines lo hizo esta semana. Sin hablar de los astronautas… Se pueden producir fallos en las telecomunicaciones -barcos y aviones se quedarían incomunicados- y algunos satélites pueden fallar, es cierto. Y algunos transformadores pueden dañarse. Nada más. Y nada menos, claro. Efectivamente, como algunos me comentáis, hay precedentes. En 1989, Quebec (Canadá) sufrió un gran apagón eléctrico a causa de una gran tormenta solar, que quemó varias líneas de alta tensión. Durante unos días la ciudad fue un caos sin electricidad. Por no hablar de agosto de 1859 y el famoso evento Carrington, que no fue más destructivo porque la tecnología y la electricidad no formaba parte de nuestra vida diaria como lo es ahora. Mejor ahorraros la lectura del link anterior los más hipocondriacos. Mamá, no lo leas… 😉

Y ya. Odio ser catastrofista, aunque en este caso esta es la verdad, riesgos hay. Pero también os digo que la probabilidad de que se produzcan estos eventos extremos es muy baja, entre cero y cuatro veces en cada ciclo, es decir, cada 11 años.

¿Vamos con los efectos artísticos e inofensivos? Las maravillosas auroras boreales son, ni más ni menos, el efecto visual de que la magnetosfera está haciendo su trabajo. Las malignas hordas de partículas cargas de malos humos chocan con nuestro escudo deflector y se vuelven incandescentes, saliendo rebotadas. Tras cada aurora boreal (en el polo norte) o austral (en el sur) se esconde una eléctrica lucha de fuerzas inconmensurables. El Sol, ese mismo que nos permite la vida, manda su ejército más peligroso, pero, como siempre, Gaia sale victoriosa. Y lo seguirá haciendo por eones. Los fuegos de la victoria brillarán en los cielos polares y todos lo celebraremos con fotos y con vídeos.

Como los que haré en un par de semanas cuando esté por la laponia finlandesa en busca de las mágicas auroras. Como este que Julián Amorrich, de El Blog de Finlandia ha colgado, realizado el pasado 24 de Enero cerca de nuestro próximo destino: Saariselkä.

 

Las otras tormentas: los haboob o monstruos de arena

En el consultorio de ayer (pregunta 23) me preguntaban sobre varias tormentas de arena que se produjeron este pasado verano en los Estados Unidos. Efectivamente, estos fenómenos, llamados Haboob (en árabe “viento fuerte“) porque son muy comunes en Arabia, son realmente un verdadero espactáculo de la naturaleza, lo cual no les quita peligrosidad, desde luego.

Se producen en ambientes secos, desérticos. Además de en la península arábiga, los podemos encontrar en el desierto del Sahara (en Sudán, sobre todo), en zonas del norte de los Estados Unidos, en las llanuras del centro de Australia, etc. Lo verdaderamente curioso de estas tormentas es la diferente génesis de las mismas según la zona del planeta. En EEUU suele ser a partir de una tormenta ordinaria, de las de truenos y rayos, o de la presencia de un frente frío sobre el desierto (en Australia) o bien de un choque de masas de aire, seca y húmeda, en Africa.

En todos los casos hay una fase de la tormenta en la que se producen fuertes corrientes descendientes (downburst o desplome), que al chocar con el suelo y encontrar polvo muy seco provoca que se levante por el aire. Esto lo podemos ver en muchas ocasiones en nuestras latitudes, a menor escala, claro. Llega una tormenta y se levanta una polvareda tremenda que nos ciega, si estamos en una zona de tierra o campo. En pleno desierto, esto se puede traducir en una pared de muchos kilómetros de largo y más de un kilómetro de alto. Un verdadero muro de polvo y tierra en suspensión que se traga todo lo que encuentra a su paso, viajando hasta a 50 Km/hora de velocidad y dejando la visibilidad prácticamente nula.

Seguramente os suene haberlo visto en la tele este verano, y si buscáis en internet veréis muchas fotos y vídeos. Pero aquí os dejo una foto y un vídeo que seguramente no sean tan conocidos.

La foto de satélite, para ver la verdadera extensión de este fenómeno. Se trata de un colosal haboob avanzando al sur por el Mar Rojo en Mayo de 2005. A la izquierda Egipto, y a la derecha Arabia Saudí. Se puede ver la extensión brutal de la tormenta, de miles de kilómetros de longitud.

Haboob en el Mar Rojo. Foto NASA - Wikimedia Commons.

Haboob en el Mar Rojo. Foto NASA - Wikimedia Commons.

Y para terminar un vídeo que me hace llegar mi amigo Sergio en su habitual entrega de Lo Mejor de La Semana, una recopilación de joyas que circulan por el inmenso mar de internet. Gracias, porque nos vas a hacer disfrutar este viernes con una sonrisa… Esto es lo que pasa cuando te casas y no has tenido en cuenta una buena previsión meteorológica… 😉

 

 

 

Un ciclón tropical en el Mediterráneo: el medicane 01M

En mi última entrada os comentaba unas imágenes del radar meteorológico de Baleares impresionantesrecordáis, ¿verdad? Os decía que esta perturbación tenía las trazas de ser todo un huracán, pero sin serlo, ya que carecía de una de sus características más importantes: estar generado por una masa de aire cálida, tener un corazón caliente, en vez del aire frío que contenía.

Pues bien, dicha borrasca o ciclón fue, oírme, y empezar a desarrollar este núcleo cálido. Como lo oís. Seguramente por las todavía relativamente cálidas aguas mediterráneas, nuestra amiga -más bien enemiga, ya que ha sido la causante de las graves inundaciones de este pasado fin de semana– fue evolucionando a lo que podríamos llamar una tormenta o ciclón tropical o un medicane, palabra formada a partir de MEDIterranean huraCANE.

Aquí lo tenéis en una foto de satélite de esta misma mañana:

Ciclón tropical 01M (o medicane) en en Mediterráneo
Ciclón tropical 01M (o medicane) en en Mediterráneo. Foto ARPAL-Meteologuria (Click para ampliar)

 

El fenómeno es realmente inusual. No es normal que este tipo de perturbación, que lleva asociada fuerte lluvia, tormentas, viento, granizo e incluso un ojo del medicane, se produzca en nuestras latitudes. Aunque no es la primera vez. En octubre del año 2007 frente a las costas de Murcia ya tuvimos la visita de uno de estos bichitos…provocó fuertes lluvias y tormentas, y este es el aspecto que tenía desde satélite, también con un ojo muy bien definido.

Medicane frente a Murcia, en Octubre de 2007
Medicane frente a Murcia, en Octubre de 2007. Foto Sat24.

 

Bueno, digamos que no hay que alarmarse en exceso, de hecho lo peor en nuestro país ha pasado ya, el fin de semana. Ahora está afectando a zonas de Italia y Francia. No se espera que vuelva a afectarnos en exceso, si acaso con nuevas tormentas en Baleares, pero desde luego, es digno de mención, ya que, por primera vez, el organismo oficial que nombra este tipo de sistemas (la NOAA americanaen su página de posicionamiento de tormentas tropicales) ha tenido en cuenta el Mar Mediterráneo, hanombrado una perturbación y está realizando el seguimiento de la misma. En este enlace lo tenéis (es un poco técnico, quizá no entendáis mucho). Os dejo todos los INVEST (sistemas a estudiar o investigar) y sistemas formados este año 2011 en este link. La columna de la derecha corresponde al Mediterráneo, menuda diferencia con loas otras zanas de estudio, ¿verdad?

Termino con una imagen de hace 20 minutos 😉, en donde vemos a 01M (ya lo llaman así también los alemanes) en su máximo esplendor. Permaneceremos atentos a la evolución.

¡Que bonita es la meteo! 

Aspecto del medicane 01M hoy 8 de Noviembre de 2011. Foto Sat24.
Aspecto del medicane 01M hoy 8 de Noviembre de 2011. Foto Sat24.