BLOGS
Capturando la temperie Capturando la temperie

Tenemos todo el tiempo del mundo para ti

Los diversos efectos de las tormentas solares

Como os decía en el último post, vamos a repasar los diversos efectos, tanto nocivos y peligrosos como inofensivos y estéticos que tienen lugar cuanto una tormenta geomagnética nos alcanza.

En primer lugar hay que decir que tenemos un escudo deflector que ni La Estrella de la Muerte… Se trata de la magnetosfera, una región alrededor de nuestro planeta, y de algunos otros del sistema solar, capaz de desviar el maligno viento solar cargado de partículas chungas… (disculpas a los más puristas 😉 ) Sin la magnetosfera la vida no hubiera sido posible nunca, nos lleva protegiendo millones de años, y lo seguirá haciendo durante otros cuantos…

Así pues, la magnetosfera mola, la magnetosfera es tu amiga.

Imagen artística de la magnetosfera. Fuente NASA, Wikipedia

Imagen artística de la magnetosfera. Fuente NASA, Wikipedia

Aún así, una parte de ese viento solar, de esa marea de partículas cargadas con energía muy alta, consigue penetrar en nuestra atmósfera, sobre todo cuando las llamaradas son de categoría X (ver post anterior). Y produce efectos indeseados, que en algunos casos podrían llegar a ser graves, no hay que desdeñarlos. La NOAA americana tiene una escala para medir estas tormentas geomagnéticas, las de radiación solar y las interferencias a las ondas de radio. Respectivamente las categoriza entre G1 y G5, S1 y S5 y R1 y R5. Los riesgos extremos son bastante alarmantes, aunque pocas veces se llega a esos extremos. El que tenga ganas de informarse en profundidad, puede revisar este documento, muy explicativo.

Para los que no, basta decir que en estos casos más graves, los aviones varían sus trayectorias para evitar la zona polar, la zona menos protegida de nuestro planeta, y así evitar exposiciones más directas -equivalentes a 100 radiografías a la vez- a la radiación para los pasajeros y tripulación. Delta Airlines lo hizo esta semana. Sin hablar de los astronautas… Se pueden producir fallos en las telecomunicaciones -barcos y aviones se quedarían incomunicados- y algunos satélites pueden fallar, es cierto. Y algunos transformadores pueden dañarse. Nada más. Y nada menos, claro. Efectivamente, como algunos me comentáis, hay precedentes. En 1989, Quebec (Canadá) sufrió un gran apagón eléctrico a causa de una gran tormenta solar, que quemó varias líneas de alta tensión. Durante unos días la ciudad fue un caos sin electricidad. Por no hablar de agosto de 1859 y el famoso evento Carrington, que no fue más destructivo porque la tecnología y la electricidad no formaba parte de nuestra vida diaria como lo es ahora. Mejor ahorraros la lectura del link anterior los más hipocondriacos. Mamá, no lo leas… 😉

Y ya. Odio ser catastrofista, aunque en este caso esta es la verdad, riesgos hay. Pero también os digo que la probabilidad de que se produzcan estos eventos extremos es muy baja, entre cero y cuatro veces en cada ciclo, es decir, cada 11 años.

¿Vamos con los efectos artísticos e inofensivos? Las maravillosas auroras boreales son, ni más ni menos, el efecto visual de que la magnetosfera está haciendo su trabajo. Las malignas hordas de partículas cargas de malos humos chocan con nuestro escudo deflector y se vuelven incandescentes, saliendo rebotadas. Tras cada aurora boreal (en el polo norte) o austral (en el sur) se esconde una eléctrica lucha de fuerzas inconmensurables. El Sol, ese mismo que nos permite la vida, manda su ejército más peligroso, pero, como siempre, Gaia sale victoriosa. Y lo seguirá haciendo por eones. Los fuegos de la victoria brillarán en los cielos polares y todos lo celebraremos con fotos y con vídeos.

Como los que haré en un par de semanas cuando esté por la laponia finlandesa en busca de las mágicas auroras. Como este que Julián Amorrich, de El Blog de Finlandia ha colgado, realizado el pasado 24 de Enero cerca de nuestro próximo destino: Saariselkä.

 

5 comentarios

  1. Dice ser goldberg

    Lo peor de esto es que la gente asocia tormenta solar=frikazos del fin del mundo cuando esto si que tiene un riesgo segun la nasa,medio de que hayan tormentas severas que provoquen daños en comunicaciones como poco y fallos electricos en tierra.
    Por poco que pueda pasar es un palazo con la crisis que hay,pero desde luego no tiene nada que ver con un “fin del mundo” como algunos que dicen que una tormenta puede arrasar el planeta.
    Hay que aprender a distinguir entre fuentes fiables y frikis que escriben chorradas en blogs,foros y ponen pajas mentales en videos de youtube

    27 Enero 2012 | 13:47

  2. Dice ser John Doe

    Ya, ya “frickazos” y todo lo que tu quieras, pero que casualidad que estos “frickazos” llevan años avisando de que en el 2012 iban a pasar cosas muy gordas, y casualmente están empezando a ocurrir.

    Los únicos que han hablado del fin del mundo han sido los guionistas de Hollywood con su campaña viral para la peliculita de Roland Emmerich, los “frickazos” como tu dices hablan de cosas más parecidas a las que estamos empezando a leer, que tendrán como climax un cambio de conciencia a nivel mundial para finales de año, que por otro lado ya estamos viendo como acontecen poco a poco. Dices tu de mili…

    27 Enero 2012 | 15:24

  3. Dice ser toñin

    que lo sepas el peor escenario posible seria no hay luz por mucho tiempo y 7 mil millones de bichitos dando tumbos sin saber que hacer tenebroso

    27 Enero 2012 | 16:04

  4. Dice ser Silvia

    Así pues, la magnetosfera mola, la magnetosfera es tu amiga… 😀

    Me encanta tu blog! Sigue asi, y muchas gracias por explicarlo tan bien!

    27 Enero 2012 | 16:07

  5. Dice ser ANTONIO LARROSA

    ¡¡Magnifico post!! Hoy puedo presumir de que en 20 minutos he aprendido algo muy importante para el devenir del planeta Tierra. ¡ Le felicito!

    Perdone si escribo en tan importante ocasión Clica sobre mi nombre

    28 Enero 2012 | 12:27

Los comentarios están cerrados.