BLOGS

Los últimos y más veraniegos ‘outfits’ de la reina Letizia en Mallorca

La reina ha terminado las recepciones oficiales luciendo por primera vez un vestido de Juan Duyos, confeccionado con un mantón de manila de la propia consorte. Si el año pasado fue muy aplaudido su modelo de corte más moderno de Juan Vidal, esta vez, para la cena con personalidades en la Almudaina, su apuesta ha sido mas clásica pero igualmente acertada.

Al lado de la reina Sofía, que lució también un floreado y vaporoso vestido largo, fuimos testigos de la relación cercana que mantienen nuera y suegra durante la recepción de los 500 invitados, entre los que se encontraban representantes del mundo del deporte, de la cultura, políticos y artistas.

El modelo de Letizia con silueta lápiz, la favorita de la reina, y espalda descubierta en ‘v’ es exclusivo y, como tal, le sentaba de diez. La reina lo combinó las altísimas sandalias de Magrit rojas en print de pitón que ha estrenado este verano, y que como véis solo son aptas para profesionales. Como cartera llevaba una beige que le vimos cuando viajó a Marruecos y que deduzco que tenía guardada en su ropero de Marivent.

Los labios frambuesa y un moño muy casual completaron el estilo veraniego y muy español de nuestra Leti y, como ya sabéis que a nuestra reina le pierden los pendientes, aprovechó la ocasión para estrenar un nuevo par, unas flores doradas de la diseñadora Mallorquina Helena Nicolau. Además, luce ya un envidiable bronceado que ya quisiera yo para mí.

Un fin de semana después hemos sido testigos de otra estampa familiar de las que que los reyes acostumbran cada verano, la visita a la exposición de Joan Miró y Pablo Picasso en el museo Can Prunera, en la que la tónica fue un estilo desenfadado y muy ibicenco.

Letizia sacó de su armario un vestido blanco con puntillas de Adolfo Dominguez que guarda desde 2011, y repitió sandalias de su zapatero de verano, planas y con incrustaciones de cristales, son de Uterqüe y se las vimos en 2013. Las hermanas Leonor y Sofía lucieron vestidos de Zara y de Mango, respectivamente, muy parecidos con rayas. Las menorquinas, como cada año, han pasado a convertirse en el calzado por excelencia de la familia real en la isla, y vimos a las hermanas estrenar un nuevo par en color gris, son de Mibo. La reina también estrenó un capazo que puede que haya comprado en alguna tienda de artesanía de la isla.

De momento, no está previsto ningun acto oficial, pero seguro que hay actividades en familia o algún reencuentro con los primos, estaré atenta para ver qué novedades nos traen. ¡Feliz verano a los que estéis de vacaciones!

**Fotos: Casa Real y Gtres

La reina cambia tacones por alpargatas y Madrid por Marivent, empiezan las vacaciones en familia

La familia real al completo está ya de vacaciones en Palma de Mallorca y, de nuevo, hemos visto a la reina dar el (merecido) descanso estival a sus pies, cambiando sus salones por unas menorquinas y posando con un outfit muy parecido al que lució el año pasado. Además, la infanta Sofía ya ha sobrepasado en unos centímetros a su hermana mayor.

Leti ha estrenado un top marinero de Mango, en marino y amarillo con un cordón lateral, cuesta 26 euros, y lo ha combinado con sus pantalones tobilleros en blanco de Massimo Dutti que estrenó el año pasado. Las menorquinas que ha calzado son nuevas también, de la marca RIA, en la web las podéis encontrar por 51 euros, y ella las ha elegido en gris. Otro año más, el blanco ha sido el color que ha predominado en el posado más distendido de la familia real.

La foto de familia es también el reflejo de que la princesa y la infanta van poco a poco definiendo su estilo. Las dos con vestido, han optado por modelos que refelejan la identidad de cada una, Leonor por uno blanco estilo ibicenco de Mango Kids y Sofía por otro con estampado de estrellas y cenefa de ganchillo de la firma Nanos, rebajado su precio es de  70 euros. Las sandalias de Leonor son de Gioseppo y las de Sofía de Sara Navarro. Las dos hermanas le han dado también vacaciones a la trenza y las hemos visto luciendo melena al viento, muy guapas, muy sonrientes y muy habladoras.

Esta noche veremos a los reyes en recepción oficial a autoridades en la Almudayna, después del maravilloso modelo de Juan Vidal que nuestra Leti vistió el año pasado durante la cena, espero que la consorte no nos defraude. ¡Nos leemos entonces!

**Fotos: Gtres

 

 

 

Letizia rescata uno de sus vestidos estrella del verano pasado

La reina ha vuelto al rojo con el vestido drapeado de Nina Ricci que estrenó el verano pasado durante la visita de Michelle Obama a Madrid. Un modelo que si bien en su día critiqué, porque no me parecía el más adecuado para un acto a primera hora de la mañana, le sienta muy bien y me parece bonito y elegante. De hecho, tanto le gustó a la consorte que tiene un top, en azul noche, de la misma colección con el mismo patronaje. Enfundada en su modelo rojo, Leti viajó a Málaga, a la reunión anual de directores del Instituto Cervantes, donde coincidió eligiendo color con la presidenta de la junta de Andalucía, Susana Díaz.

La apuesta de la reina, esta vez, fue un ‘total red’ con complementos al tono. Estrenó unas altas sandalias de Magrit, que me han encantado, y de las que no os puedo contar mucho más porque no aparecen en la web de la firma. De su mano vimos la cartera en pitón de Carolina Herrera con filo dorado.

Los pendientes de Tous con pepitas doradas brillaban entre su melena ondulada, ya veis que ha prescindido del ‘ultraliso’ para siempre, y el único ‘toque’ arriesgado fue el ahumado en rosa y gris de su mirada que,al no optar por un labial rouge, no quedaba en absoluto recargado.

**Fotos: Gtres

 

Los dos últimos ‘looks’ de Letizia a examen, ¿convencen sus pendientes de 2.000 euros?

Los reyes han puesto el broche a su penúltima semana antes de vacaciones con dos actos muy diferentes en los que la reina ha reciclado y dado una segunda vida a prendas que tenía ya olvidadas. El jueves nuestros monarcas se dieron un baño de multitudes en el monasterio de Santo Toribio de Liébana de la mano del presidente Revilla. Letizia optó por un estilismo casual que combinaba pantalones tobilleros de Massimo Dutti y top de Hugo Boss con estampado geométrico.

Nuestra Leti estaba en su salsa y posó con todos los que se lo pidieron, desplegando sonrisas y simpatía raudales. De su outfit cambiaría sus zapatos de Uterqüe con tacón metálico, me gustan pero no me parecen los más apropiados para el estilismo; unas sandalias bonitas, luciendo pedicura, hubieran coronado este look simple pero apropiado. La reina, sin embargo, optó por dar protagonismo a sus nuevos pendientes que están recibiendo muchas críticas: son el modelo doble daga de Golden and Roses y cuestan 2.000 euros, a mí como os conté el día del estreno no me emocionan, ¿qué os parecen a vosotros?

Tan solo un día después, la reina participó en otro acto menos costumbrista, la inauguración de los cursos de verano de la Fundación Princesa de Asturias. Aquí la vimos rescatar una blusa con lazada, en seda, color esmeralda, que guarda en su armario desde 2011, es de Uterqüe. La combinó con una falda, nueva, que no esta mal, pero que como veis no resistió la jornada sin arrugarse. Me gusta ver a la reina de verde, y ella que sabe que le favorece potenció también el color aceituna de su mirada con eyeliner al tono.

Acompañó el modelo de un bolso de mano de Hugo Boss que estrenó recientemente, pertenece a la colección de 2013, y de los salones de Prada. Llamadme quisquillosa, pero de nuevo, creo que unas sandalias hubieran conseguido sumar puntos a su look. Los pendientes esta vez me parecieron una elección estupenda, llevaba los de jade y amatista de Bounkit. Ya queda poco para las vacaciones, veremos si la semana que viene Leti nos deslumbra o si se guarda un as en la manga para la puesta en escena de Marivent. ¡Nos leemos pronto!

**Fotos: Gtres

Letizia consolida su tendencia del verano en los Premios Nacionales de la Moda, ¿cuál es la combinación estrella de la reina?

La reina ha tenido poco descanso desde que llegó de Reino Unido y ayer la vimos de nuevo en la entrega de los Premios Nacionales de la Moda. Para esta cuarta edición en el Museo del Traje, la consorte ha vuelto a apostar por la que se consolida como su apuesta del verano 2017, combinar pitón y blanco. El miércoles pasado la veíamos en el aeropuerto con el tándem estrella de la temporada, en los últimos meses han sido variadas las ocasiones en las que ha optado por el animal print para dar un toque chic a sus estilismos más sencillos.

Al contrario que otros años que Ha vestido de Inditex, en esta cuarta edidicón del certamen Letizia rescató un elegante vestido, muy femenino, en blanco y con bordados de Carolina Herrera, firma que pertenece al catalán grupo Puig y que ayer recibía el ‘premio nacional honorífico’. Estrenó el vestido hace un año durante la reunión de FEDEPE (Federación Española de mujeres Empresarias y Directivas), entonces gustó mucho y sigue siendo una apuesta muy femenina e ideal para un día de verano.

Entre los galardonados estaban también la veterana diseñadora Purificación García, a la que reconocían con un premio a su ‘trayectoria’, y Moisés Nieto al que entregaban el de ‘nuevo valor’.

Letizia no se apea de sus Magrit y de su bolso de Lidia Faro en pitón, una combinación que para mi gusto sublima sus looks más sencillos y que queda generalmente bien, cuando no lleva estampados. 

Vimos a la reina lucir ondas, un maquillaje suave y unos pendientes de Tous en cascada, que no se suele poner y que estrenó en los Premios Ortega y Gasset. A mí me ha convencido, ¿a vosotros?

**Fotos: Gtres y Casa Real.

 

La reina deja el listón alto en Reino Unido con exclusivos vestidos de noche, ‘joyas de pasar’ y guiños al ‘low cost’ made in England,

Los Reyes están ya de vuelta y el balance de las dos jornadas y media en Reino Unido ha sido muy positivo, tanto que el periódico Times llevó a portada a nuestra consorte en una foto en la que ella y sólo ella era la protagonista, con el vestido de noche que elgió para la cena de recepción en Buckingham.

Letizia entró en palacio pisando fuerte con un exclusivo modelo confeccionado en seda, tul e incrustaciones de cristales. Hizo una apuesta segura por el mismo color con el que se metió a los mas críticos en el bolsillo durante la celebración del cumpleaños de Guillermo de Holanda en La Haya, si entonces apostó por un Stella MacCartney esta vez el outfit estrella llevaba la firma de Varela. La reina desfiló hasta su mesa, espectacular, con este vestido que dejaba totalmente al descubierto sus hombros, después de que su nueva costurera metiese mano para adaptar la banda de la orden de Carlos III. En su mano llevaba un clutch al tono de raso y también del diseñador madrileño. A la multitudinaria cena de bienvenida asistió la familia real británica al completo, además algunos rostros insignes españoles como Esther Koplowitz o Patricia Botín.

Letizia sacó de su joyero la tiara ‘flor de lis’ de Ansorena, emblema de los borbones, que la coronó por primera vez durante la recepción al presidente de argentina, el pasado febrero. Llevaba también las pulseras gemelas y unos pendientes de diamantes. Con este look consiguió alzarse como vencedora del duelo de estilo con Kate Middleton que, aunque muy guapa, con un vestido de Marchesa con escote en uve por la parte delantera y trasera, no consiguió eclipsar a nuestra reina. La duquesa de Cambridge llevaba la gargantilla bandeau George VI de diamantes y rubíes y la diadema lover’s knot, cedidas por la reina Isabel II. Los medios ingleses resaltaron el semblante serio de Kate, que en contra a lo que acotumbra, no pareció muy integrada durante la velada, dicen algunos que ella, experta ya en cuestiones protocolarias, sabía que era la noche de la reina de España y que por eso estuvo en un segundo plano en todo momento.

Al día siguiente los reyes se desplazaron hasta Westminster y Letizia tiró de unos de sus clásicos y atemporales modelos lady que no falla, La falda con flores pintadas de Carolina Herrera en azul y amarillo y la camisa en seda azul que estrenó en mayo de 2015,  durante el almuerzo con el presidente de Italia, y desde entonces ha vestido en múltiples ocasiones y viajes. La reina calzó unas nuevas sandalias de Magrit cruzadas de charol en azul marino con taconazo, que no fue en absoluto un impedimento para ella al caminar entre los adoquines de la abadía. Lució unos pendientes de turquesas de la reina emérita y con el pelo ondulado consiguió un estilo diurno, sofisticado y dulce.

Horas después a los monarcas les esperaba otra cena de gala con el lacalde de la city, Andrew Parmley, y su esposa. La recepción tuvo lugar en Guidhall y la reina sabía que se enfrentaba de nuevo a otra ‘gran noche’ en la que en cuestiones de estilo no defraudó en absoluto, eligió un vestido azul tinta, de inspiración griega, drapeado y con escote asimétrico, que parecía de Armani pero que finalmente pertenece a Carolina Herrera, aunque no aparece en su catálogo.

Leti optó por la tiara floral, que se puede utilizar también como gargantilla, y unos impresionates pendientes de zafiros y diamantes de los que se desconoce su autoría, pero que pueden pertenecer a la reina Sofía y que a mí me han fascinado. La reina estaba radiante y de las imágenenes del encuentro se deduce que fue de lo más ameno porque vimos a nuestra consorte reírse bastante, partícipe del humor inglés del alcalde.

Os dejo un detalle del sofisticado recogido con trenzas de la reina al que se ajustaba su corona.

La visita oficial de nuestros monarcas a Reino Unido terminó con un tour que les llevó al día siguiente a Oxford, a la Weston Library, al instituto de investigaciones científicas Francis Crick y al Exter College donde concluyeron visita a la hora del almuerzo. Para la última jornada la reina decidió, como ya hiciera el primer día, vestir diseño inglés, esta vez una falda de Top Shop que de rebajas cuesta 30 euros y que combinó con una blusa blanca cruzada, en un estilismo más bien soso.

Las sandalias de Lodi de ante y el clutch en rafia de la diseñadora española Susana Cruz con incrustaciones vegetales fueron lo más reseñable del conjunto en el que Letizia repitió los pendientes que le prestó la reina Sofía de oro y diamantes, que ya se había puesto el primer día.

Me parece que nuestra reina ha cumplido y dado una lección de elegancia, especialmente con sus estilismos de noche, sacando sus grandes joyas y luciendo otras de la reina emérita de esas que le gusta pedirle cuando sale de España. Estoy deseando leer vuestras opiniones. Aquí os dejo un enlace para que véais más fotos de los outfits de nuestra Leti. ¿Qué nota le ponéis?

**Fotos: The Times, Casa Real y Gtres

 

Los reyes ya están en Reino Unido y Letizia se la juega al amarillo, ¿elegante o demasiado clásica?

La tarde del martes los reyes decian bye bye a Madrid para emprender vuelo a Reino Unido. En el aeropuerto Adolfo Suaréz fueron despedidos con el himno de España, como acotumbran en los viajes oficiales, y Letizia decidió vestir un outfit depurado que le hemos visto en Perú o París, y que estrenó en Honduras en 2015.

El conjunto asimétrico en blanco nuclear con falda midi es de Hugo Boss, por su sencillez me parece que no pasa de moda y que sigue siendo una buena opción, elegante y lady. Vimos a la reina estrenar unas nuevas gafas de acetato negras, también de la firma alemana que cuestan 190 euros. Como véis, sigue fiel a combinar sus zapatos pitón de Magrit con el bolso a juego de la diseñadora Lidia Faro (280 euros). Llevaba sus pendientes de plata, dimantes y perlas cultivadas que tiene desde que era periodista.

Los reyes llegaron al aeropuerto de Lutton, y ya en Londres durmieron en un hotel privado. Al día siguiente les esperaba una jornada intensa de encuentros y recepciones. El primero a las 12.40 con la reina de Inglaterra y el duque Edimburgo. Como cabía esperar, Leti eligió un modelo exclusivo del que sigue siendo su diseñador para las ocasiones importantes, Felipe Varela.

Ya hemos visto a nuestra reina con estilismos muy similares, formados por un abrigo en tweed de verano y un vestido, en verde menta, rosa candy, o azul baby. Esta vez se decantó por uno amarillo limón, rematado con macramé. Combinó su modelo con una pamela al tono de María Nieto y se calzó unos Prada nude. A mí me ha parecido  una elección muy clásica, predecible, pero adecuada, al mismo tiempo. Me ha gustado verla con pamela, que hacía ya mucho tiempo que no llevaba una, supongo que el protocolo la exigía. Leti no perdió detalle, con guantes al tono y cartera idem, nueva y de Magrit.

Ha lucido unos pendientes de la reina Sofía. Si os fijáis ha jugado con los tonos ocres y el perfilador en los labios para dar más volumen. Aquí la vemos en el paseo en Carroza desde House Guards Parad hasta el Palacio de Buckingham, donde  nuestras majestades se reunieron con la reina, su marido y el príncipe Guillermo, entre otros comensales, para el almuerzo. De momento, no sabemos nada de Kate, aunque esperamos que de manera oficiosa y no oficial, porque no compartirán agenda, coincida con Leti en algún acto.

Después de su look estrella, la reina volvió a cambiarse, como acostumbra hizo un guiño al país que visita, poniéndose un vestido de Burberry; me ha gustado mucho, pero que lo encuentro, por el color, un poco otoñal. Confeccionado en crepé, con detalles de raso y con estructura coat se cierra con una hebilla lateral y de rebajas cuesta 550 euros. Letizia no se cambió de zapatos pero sí de pendientes, siguió con el joyero de su suegra y repitió los que ya le vimos en Japón de palomas con rubíes y dimantes. En su mano llevaba una cartera que estrenó durante su última visita a Canarias, es de la firma Menbur y cuesta 100 euros. Me gustó que diese un giro a su estilismo con una elección más contemporánea para la hora del té con el príncipe Carlos y Camila Parker. Voy a sacarle un ‘pero’, unos polvos sueltos en el cuello no habrían estado de más para igualar el maquillaje. En unas horas los veremos de nuevo y os contaré si hay más sorpresas. Estoy deseando saber qué os ha parecido.

 

 

 

**Fotos: Gtres y Casa Real

 

Revelamos el misterio de quién ha confeccionado algunos de los ‘outfits’ de Letizia más comentados del último año

Al fin hemos descubierto el misterio que desde hace algunos meses nos tenía en ascuas con algunos de esos modelos de Letizia a los que no conseguíamos atribuírle diseñador. Se ha filtrado, desde Casa Real que al círculo íntimo de asesoras de la reina, formado por su peluquera de confianza desde la época de Rtve, Luz Valero, y a su estilista, Eva Fernández, se ha unido este año una costurera.

Al parecer, fue la propia Leti la que decidió contratar los servicios de la que se encarga de patronar y confeccionar prendas exclusivas y de hacerle todo tipo de arreglos para que pueda reutilizar algunos de esos clásicos que siempre recicla, y le siguen quedando como el primer día. Puede que la puesta en escena de la nueva modista de la reina, que se ha incorporado al equipo a principios de este año, fuese el tan comentado vestido verde oliva con capa que nunca supimos quién firmaba, y que la consorte vistió durante los ‘premios nacionales de innovación y diseño’.

Otros de los diseños que llevarían el sello de la nueva incorporación al equipo de ‘estilistas reales’ son el top en tweed y tonos frambuesa que Letizia lució durante su visita a la Conferencia Episcopal y el vestido, también en tweed que vistió en los ‘premios nacionales del deporte’. Ambos recibieron muy buenas críticas por parte de la prensa y siguen una línea muy lady.

El vestido lápiz de pailletes balnco y negro que Letizia vistió en su último gran duelo de estilo con Juliana Awada y que parecía de Nina Ricci, aunque nadie lo confirmó, también podría haber sido una creación exclusiva de la mano de su costuera.

Tiene sentido que La reina haya dado este paso después de que decidiese prescindir del diseñador Jorge Vázquez, cuando él mismo contó a la prensa que en Casa Real le habían fichado para vestirla. Ahora Leti tiene a una nueva persona de confianza y con experiencia en su equipo para dar un toque personal a y único a sus outfits y llega, además, en el momento adecuado, cuando es evidente que la consorte se ha aburrido del ‘total look’ made in Varela y abre la puerta a nuevos diseñadores. Veremos durante la visita oficial de los reyes a Reino Unido que comienza el próximo miércoles, si nuestra Leti nos sorprende con algún modelazo de esos que su modista ha cosido exclusivamente para ella.

**Fotos: Gtres

 

 

El último estreno de la reina antes de partir rumbo a Londres

Letizia ha cerrado semana anticipadamente en Zarzuela con una doble reunión con estudiantes de la ‘Fundación de Colegios Mundo Unido’ y del Francisco de Vitoria. Hemos visto a los reyes rodeados de juventud, ya nuestra consorte estrenar una falda de rayas, muy colorida de Hugo Boss, de hace dos temporadas. La ha articulado en un look sencillo y elegante.

La blusa de seda de Adolfo Domínguez es también es de estreno, cuesta 69 euros de rebajas, y amplía aún más la inmensa colección de la reina, podría haber optado por elegir una de las que ya tiene, pero como véis no lo ha hecho. Ha combinado su modelo con los salones de Lodi de charol, en nude y con los pendientes de piedra de luna de Tous que estrenó en diciembre de 2015.

Me ha llamado la atención lo brillantes que parecen sus piernas, como si se hubiese echado algún aceite y también que ha innovado con blush en color melocotón, ¿os gusta el efecto?

Los labios rouge y la melena con volumen me han parecido el contrapunto perfecto, para un look simple, sin grandes complicaciones, pero femenino y favorecedor. Veremos si la semana que viene conseguimos la foto de Kate y Leti tan esperada, porque todo apunta a que la duquesa de Cambridge planea agenda por separado, asi que será difícil verlas juntas en actos oficiales. A ver si nos llevamos una alegría.

**Fotos: Gtres

Letizia estrena un total look de Zara y se pasa con el ‘maximalismo’

La reina ha vuelto al trabajo este martes para su reunión anual con el patronato de la F.A.D (fundación de ayuda contra la drogadicción) y se ha presentado tal que así, con un total look en pink pale de Zara, en la Fundación Telefónica.

El dos piezas se compone de un top ligeramente oversize, al menos para nuestra Leti, que sigue la tendencia ruffle del verano, con manga tres cuartos y volantes. Cuesta 29,9 exactamente lo mismo que el pantalón culotte, con el que completa el conjunto, ambos pertenecen a la nueva colección de otoño de la firma de Inditex. Me gusta que la reina haya regresado a Zara y fije su mirada en prendas low cost, pero el conjunto le hace un efecto un poco fantasmagórico, al estilo ‘niña de la curva’. Creo que el problema del outfit es que las costuras caídas de los hombros generan un efecto demasiaso ‘maxi’ en su anatomía.

Me gusta, por el contrario, cómo ha combinado los colores con los complementos en pitón. En esta ocasión se ha calzado los salones de Magrit, que tiene desde el verano pasado, y ha lucido bolso de mano de la diseñadora Lidia Faro, cuesta 280 euros, y lo estrenó en febrero con su misterioso vestido verde con capa, que creímos que era de Juanjo Oliva.

El maquillaje me ha convencido totalmente, muy glossy, con color en los pómulos, acabado satinado en el rostro y labios frambuesa. Su melena, con la raya más ladeada de lo habitual, también me ha conquistado esta vez, y los pendientes de Tous no me disgustan, pero… no acabo de verla dentro del conjunto de Zara, ¿serán los volantes?

**Fotos: Gtres y Casa Real