BLOGS

Claro que las mujeres son idiotasAl fin y al cabo Dios las creó a imagen y semejanza de los hombres George Elliot

Archivo de la categoría ‘propósitos de año nuevo’

Soy un poco cotilla

Ya me he apuntado al gimnasio, era uno de mis propósitos para este año. Hace ya casi un mes que voy a la piscina y estoy encantada. Sobre todo por el monitor que tienen unas encantadoras abuelitas que están aprendiendo a nadar. Está buenísimo.

A pesar de todo, intento ir a mi rollo. Me pongo en el carril número 4, cerca de la escuela de sirenas jubiladas, que se colocan del 1 al 3, y de su monitor, por supuesto.

Hoy, mientras descansaba mirando al mar (es lo mejor de esta piscina, las vistas) he escuchado la conversación de dos amigas que tenía en los carriles del otro lado.

“Me siento utilizada por los hombres”, decía la del gorro de colores, que arrastraba las eses. Al parecer es relaciones públicas de algo y, por lo que explicaba, los últimos rollos que ha tenido han sido gracias a eso.

El problema, según decía, es que cree que los ¡cinco! tíos que se acuestan con ella (o ella con ellos) lo hacen para entrar gratis en ese sitio en el que trabaja.

En ese punto, he decidido reincorporarme al nado y he hecho unas cuantas piscinas más, siempre ojo avizor por si las colegas se volvían a detener y seguían con su charla.

Y así han hecho, y yo he descansado otra vez. La amiga de la leona sexual que se siente utilizada le ha hablado claro. “¿No crees que estás exagerando? No creo que nadie se tire a alguien que no le gusta para no pagar 20 euros“, le ha dicho.

“Es más, creo que tu les utilizas más a ellos que ellos a ti. Con la excusa de que les pones en la lista de entrada, te los trajinas”, ha añadido.

He estado a punto de dar un salto a lo Gemma Mengual y empezar a aplaudir las salidas de una y de otra. Pero no. He hecho tres piscinas más y me he ido a la ducha, envidiando la gran memoria de la chica del gorro de colores, capaz de acordarse de los nombres de todos sus amantes.

Propósitos para 2008: Dejar de fumar, pensar como un hombre…

Por fin acabó 2007. Y veía ayer, con la resaca de la resaca de la noche de fin de año todavía presente, un reportaje en la tele que me desmontó.

Venía a decir que sólo se cumple el 1% de los propósitos que nos fijamos cada año nuevo. “¡La leche!”, pensé, “con la de cosas que yo quería hacer este 2008”.

Pero bueno, como mi lista de objetivos es tan larga, algo acabaré cumpliendo… O eso espero. Ahí van:

1.- Dejar de fumar. Es una de las cosas que más miedo me da, no sé si podré lograrlo. ¡Se necesita tanta fuerza de voluntad! Esperaré hasta marzo para llevarlo a cabo, y creo que iré al médico para que me ayude (me han dicho que hay unas pastillas milagrosas para dejar el tabaco). Hasta entonces, iré reduciendo poco a poco la cantidad de cigarros que me fumo al día, unos 15.

2.- Ir al gimnasio. Necesito hacer deporte. Toda mi vida he practicado alguno, pero hace algo más de un año que abandoné el sano hábito. Creo que optaré por la natación. Mañana miraré gimnasios con piscina aunque… Seguro que si me apunto en febrero me ahorraré la matrícula.

3.- Engordar unos kilitos. Esto se lo he prometido a mi amigo H. A. Y lo voy a cumplir. La verdad es que no me iría nada mal coger un poquito de peso. Mido 1,64 metros y peso 50 kilos. Si ganara unos 4 o 5 tendría un culo mejor que el de Jennifer López antes de embarazarse… Tengo que buscar un endocrino.

4.- Llevar una vida más ordenada. No es que la que llevara hasta ahora fuera un caos pero… Poco le faltaba. El hecho de vivir con mi señora madre (con la que ya me he discutido, os lo cuento mañana) me ayudará.

5.- Estudiar otra carrera. Esto ya será de cara a septiembre. No vaya a ser que me estrese y no pueda hacer las anteriores cosas.

6.- Pensar como un hombre. Lo voy a intentar desde ahora mismo. ¿Por qué las mujeres nos comemos tanto la olla en cuanto a las relaciones con los hombres se refiere? ¿Por qué creer que es amor cuando sólo es sexo? ¿Por qué decir que no cuando queremos decir sí? ¿Por qué darle 100.000 vueltas a las cosas? La vida es más sencilla.

7.- Aprender a conducir. Me saqué el carné hace 11 años y ya lo he renovado. En todo ese tiempo no he cogido ni un solo coche. Bueno, una vez tuve el volante de un simca 1200 entre mis manos… Y sólo me gané una discusión de órdago con mi padre.

8.- Ser feliz. Creo que lo lograré si cumplo alguno de los objetivos que me he marcado… Y si me tomo la vida con más calma. ¿Podré? Hagan sus apuestas…