Entradas etiquetadas como ‘turquia’

Se traga un anillo de 35.000 euros en una joyería porque “cayó en un trance”

Un irlandés, que se tragó un ‘pedazo de anillo’ de diamantes en una joyería en Turquía, le dijo a los fiscales que no era él cuando lo hizo, porque “cayó en un trance” en el momento en que observó el ‘hermoso pedrusco’.

Ian Campbell, que estaba de vacaciones en el balneario turco de Marmaris, fue arrestado el pasado 4 de octubre de 2018, después de hincar el diente al ‘carísimo tentempié’ (valorado en cerca de 35.000 euros). Como para no caer en trance ante ‘semejante refrigerio’. Lee el resto de la entrada »

Se gasta 1.750 euros en su tractor para transformarlo en una ‘discoteca rodante’

Cuando Murat Karlıoğlu rueda por su localidad natal en su tractor, sus vecinos pueden literalmente oírlo a varios kilómetros de distancia. Y no exagero ni un ápice, bueno, quizás un poco.

Este agricultor turco, de 30 años, ha gastado más de 7.000 liras (alrededor de 1.750 euros) en un sistema de sonido personalizado para su vehículo agrícola, que utiliza para realizar su trabajo acompañado de su música favorita. Una discoteca rodante que le acompaña allá donde va. Lee el resto de la entrada »

Le apaga la tele cada vez que su equipo ataca y la broma acaba en desastre

tele_apagada

Durante el partido entre Turquía-Croacia (0-1) de la Eurocopa 2016, un forofo turco sufrió en sus propias carnes la broma más cruel que un aficionado pasional puede soportar: su novia le apagaba la tele, a través del móvil, cada vez que su equipo tenía una ocasión de gol. ¡¡¡Qué mala baba!!!

En un principio, el joven, aunque excitado por los lances del encuentro, soporta a duras penas las continuas interrupciones en la retransmisión. Pero poco a poco se va calentado como una olla a presión, hasta que al final explota. Y no como un pequeño petardo, la mascletá de Fallas es poco comparable con la reacción en cadena del muchacho. Lee el resto de la entrada »

Multado por no decir “te amo” a su mujer

loveUna pareja, a punto de divorciarse, buscó una compensación económica ante la Corte Suprema de Apelaciones de Turquía acusándose mutuamente de lanzarse insultos durante sus desencuentros matrimoniales. Tomaron nota de cómo eran los debates políticos y utilizaron la técnica del “Y tú más“.

Sin embargo, la máxima corte civil turca impuso una multa al marido ya que consideró que no decirle a la mujer “te amo” durante varios años equivale a violencia emocional, por lo que tendrá que pagarle una sanción.

Lee el resto de la entrada »

La presentadora se desmayó en directo

Os lo dije allá por el año 2009 (¿tanto ha pasado ya?), desmayarse en directo empieza a ser casi una costumbre. Os contaba también que estas cosas antes no pasaban y creo tener la razón: ahora vivimos con más estrés, forzamos más la situación, tal y como está el mercado de trabajo no queremos perder ni un día… y a veces el cuerpo dice basta.

La protagonista de hoy es Seda Selek, una periodista del Kanal 24 turco, que charlaba con el también periodista Mustafa Karaalioglu cuando de repente empezó a sentirse incómoda. Como yo ya sabía lo que pasaba al final, me fui fijando en los detalles y vi cómo empezaba a mirar a cámara, a tocarse la nariz… lo típico que haces cuando algo no va bien pero quieres disimular. Hasta que al final…

Probablemente, la pobre Seda llevaba un rato sin atender a lo que decía Mustafa. Simplemente asentía con la cabeza mientras pensaba eso de “a ver cómo hago que se me pase…”. El problema es que no se le pasó, y terminó cayendo al suelo asustando a todos los presentes.

En cualquier caso, tranquilos, muchachos. Seda está perfectamente. Ella misma fue la encargada de comunicar, a través de su cuenta de Twitter, que los médicos le habían dicho que se encontraba bien y que todo el problema es que se había cuidado poco los días anteriores y le bajó la presión arterial.

Al final, lo único que le pasa es que siente vergüenza después de que medio mundo la viera caer al suelo en directo, pero poco más. Es el problema de trabajar en la televisión de cara al público: no tienes dónde esconderte.

A veces valoramos infravaloramos a los presentadores, pero que sepáis que hay que tener valor para salir todos los días ahí pase lo que pase en tu cuerpo o en tu vida.

PD: #freeCastromil, porque si empezamos a detener a los que informan… mal vamos.

Un español perdido en… Estambul


BecConsejo: “Cuando alguien te hable en otro idioma y no sepas que ha dicho, responde ‘Y tú más’ (por si acaso). Lo peor que puede pasar, es que le digas un piropo”

Sí, los que tengan mejor memoria recordarán que ya estuvimos en Estambul, pero aquello fue en septiembre de 2009… así que bah, ¿quién se acuerda?

Creo que es el momento de tomar un avión, reírnos en la cara del volcán y plantarnos en ¡¡¡ESTAMBUL!!! Ale, lo he dicho tan rápido que no nos ha dado tiempo ni a ver una película. En fin, os dejo con Kike:

1) Nombre

Kike.

2) Edad

34 años.

3) En España vivía…

En A Coruña.

4) Ahora vivo…

En Estambul.

5) Me mudé…

El dos de mayo del año pasado, hace casi un año justo.

6) ¿Por qué me fui?

Hace tiempo decidí que quería vivir viajando, para ello, pretendo vivir en diferentes lugares del mundo hasta que me dejen de resultar excitantes y novedosos, o me surja una mejor posibilidad. Vamos, hasta que entre en un rutina que ya tenía de donde vengo.

El mundo es muy grande y me apetece conocerlo viviendo en los lugares, no sólo yendo de vacaciones. Es así como puedes realmente conocerlos. Hace algo más de dos años, me trasladé a Edimburgo, donde estuvo 6 meses, y a donde volveré seguro algún día. Ahora mismo estoy en Estambul y mi siguiente destino será Australia.

7) La mejor comida de Estambul…

Es uno de los mejores países para comer de los que conozco.El típico kebap en sus múltiples variantes es obligatorio probarlo, pero para los que no sean muy de carne (como es mi caso), el pescado aquí es delicioso, además de aperitivos como el Lahmacun, los quesos, su desayuno típico basado en huevo duro, pepino, tomate, aceitunas, queso y alguna fruta, siempre acompañado por té es además de saludable exquisito.

1) De España añoro…

A mis amigos y el jamón serrano.

2) En España no tenía y ahora sí…

Nuevos amigos, nuevos sabores, nuevos olores, una cultura diferente, tópicos, pero reales.

3) De Estambul no me gusta…

Es enorme… las distancias aquí son criminales, así como el tráfico. Al igual que en las grandes ciudades, para quedar con un amigo, o simplemente jugar una pachanga de fútbol, tienes que irte de casa una hora y pico antes, dependiendo de la zona a la que vayas, puede llevarte incluso más de dos horas. De donde yo vengo, en dos horas estoy en otro país (Portugal).

Además de eso, la comunicación debido al idioma a veces es muy complicada o imposible. Poca gente habla inglés, y yo no tengo ni idea de turco así que imagínate.

4) Recomiendo que visitéis…

Imposible decir una sola cosa, en realidad Estambul tiene muchísimo que ver. Cualquiera que quiera visitar la ciudad, y conocerla un poco, necesitaría al menos 5 días, sólo para ver y disfrutar de lo más turístico y no morir en el intento.

Por nombrar algunas cosas: La mezquita azul, Santa Sofía, el gran Bazar, el mercado de las especias, la torre Galata, la torre Maiden, el café Pierre Loti, la calle Istiklal, Kadikoy, las islas Princesa, un tour por el Bósforo hasta el mar Negro, etc, etc.

Bienvenidos a Estambul. Todas las fotos que veréis son de Kike (estorde), y os recomiendo que echéis un vistazo a las que hay en su Flickr, porque no tienen desperdicio.

Primer contacto

“Durante mis primeros meses en Estambul no usé más que pantalón corto y camisetas, debido al calor que por estos lares hace en verano. Incluso en septiembre, a pesar de las lluvias torrenciales, la temperatura seguía siendo muy agradable.

Al principio me llamaba la atención y le aportaba a mi experiencia una banda sonora exótica, la llamada cinco veces al día al rezo desde todas las mezquitas que salpican la ciudad. Ahora, viviendo muy cerca de una pequeña, lo difícil es vivir lejos de alguna, lo cierto es que ha pasado casi a ser un sonido más de la ciudad, como los claxon de los coches.

Es curioso, al principio, la amabilidad de la gente. Aquí están muy acostumbrados al contacto físico aunque no te conozcan de nada. En el saludo entre dos hombres, además de darse la mano, se dan dos besos (haces el gesto de…) en las mejillas, tal y como hacemos en España, entre un hombre y una mujer.

Malos estereotipos

Debido a malos estereotipos, sobre todo al principio, tendía a prejuzgar la súper amabilidad de la gente. Haciendo que me preguntase constantemente si me estaban pretendiendo vender algo o si querían algo de mí. Al final te das cuenta de que en realidad son así. Tampoco voy a decirte que absolutamente todo el mundo es así, ya que en esta ciudad de alrededor 15 millones de habitantes, por supuesto hay de todo, pero en general, la gente es muy amable.

Aunque por las zonas más turísticas no hay demasiados problemas, para vivir aquí, el idioma resulta una gran barrera en muchas ocasiones. En general la gente sabe muy poco o nada de inglés (salvo gente joven universitaria) y mi nivel de turco es 0, así que hacerse entender en muchas ocasiones pasa por usar los gestos como medio de comunicación, y no siempre funciona.

El transporte

Sobre los medios de transporte, aunque hay muchos tipos, y para ir a las zonas más turísticas no tendrás ningún problema, lo cierto es que muchas zonas están muy mal comunicadas. Por ponerte un ejemplo, desde donde vivo al centro de la ciudad, tardo unos 25 minutos, sin embargo a veces voy a jugar al fútbol a una zona a medio camino, pero un poco separada de la ruta hacia el centro y tardo más de una hora, por culpa de que tengo que tomar 3 transportes diferentes para llegar. La mitad de la distancia es más del doble de tiempo.

El mejor y más rápido medio de transporte para toda la ciudad es el dolmus, una especie de taxis compartidos, donde pagas un precio fijo por el trayecto (al cambio bastante barato), y compartes tu trayecto con 7 personas más. Es rápido, no resulta caro, y funcionan casi las 24 horas. Sin embargo las paradas no están señalizadas, debes conocer las zonas de Estambul, y tener en cuenta que sus conductores no hablan inglés. Así que para los turistas, no es muy recomendable, a menos que te lleve alguien que sepa moverse en ellos.

Existe una línea de metro, pero sólo por una parte de la zona europea. Así que o vives por ahí u olvidate.

Otras curiosidades

Otras cosas que me siguen llamando la atención es la cantidad de té que la gente bebe, lo mucho que fuman, lo aficionados que son a juegos como el backgammon, lo forofos que son con el fútbol (yo creí que me lo tomaba demasiado en serio, hasta que vine aquí). Sobre el tabaco, hace un año entró en vigor una ley antitabaco que prohibía fumar dentro de los restaurantes, lugares de trabajo, etc.

También me sorprende cuanta gente musulmana (la gran mayoría por aquí) es practicante. Me refiero, creí que la gente joven, sería más como en España, que aunque se consideren católicos, muy pocos son practicantes. Aquí he conocido a muchos que por lo menos los viernes (lo que para nosotros sería el domingo) van a la mezquita a rezar.

Así como también me sorprendió que la gran mayoría están circuncidados. En este sentido, he aprendido, aquí que para ellos, ese es un día de fiesta (comparable en algún sentido a la primera comunión nuestra). Ese día el niño es el protagonista, se viste con un traje “tipo principito” (a nosotros nos vestían de “marineritos”), reciben regalos, se reúne la familia directa”.

Bueno, con un guía como Kike dan ganas de quedarse, pero vamos a dejarle que descanse, que el pobre tendrá más asuntos que atender.

Las fotos del post son propiedad de Kike, que amablemente me las cedió para que las usara.

Ya sabéis que si vosotros también sois españoles expatriados podéis escribirme a elblogdelbecario@gmail.com y os cuento cómo funciona esta sección, aunque tampoco tiene mucho misterio, jeje.

PD: Pues voy teniendo ganicas de ir a Estambul…

Recomendación musical

Hoy hace un año…

Talentos ocultos en YouTube (I)

31 años con una aguja en el culo

– Envía el post:

Bookmark and Share