Entradas etiquetadas como ‘desmayo’

Un “Lopetegui” en la teletienda americana

El desmayo de Cassie Slane.

Es posible que algunos de vosotros no sepáis lo que es “hacer un Lopetegui” en la televisión. Igual es un concepto que ni siquiera existe y que me estoy inventando en este mismo momento para explicar la noticia más destacada que ha producido la siempre interesante teletienda en las últimas fechas. Así soy yo, un inventor de aforismos.

El término nace del repentino desmayo que sufrió el exfutbolista y hoy seleccionador de la sub21 española Julen Lopetegui en un programa en directo de La Sexta. Fue una de las imágenes televisivas del año 2006 en España y el incidente fue motivo de múltiples comentarios en Twitter durante días (aprovecho para colar mi cuña: ¡seguidme en @elbecario, pliiiis!).

Pues algo muy parecido, aunque menos espectacular, le ha ocurrido a Cassie Slane, una de las caras más reconocibles de la teletienda estadounidense. Cassie, presentadora del canal QVC, estaba contando las bondades de una tablet para los niños, “porque tiene unas aplicaciones que… ¡ahhh! ¡Ups!”. Y ¡plof! La presentadora sufrió una hipoglucemia y se desmayó ante los ojos de los trasnochadores que se entretienen con estas chorradas cosas.

Del desmayo sólo pudimos ver la primera parte, el cómo se gestó, ya que el realizador estuvo francamente rápido y sustituyó la imagen en vivo por un plano con la ficha de la tableta que estaban televendiendo. Igual de presto que el realizador anduvo también el copresentador, Dan Hughes, que tras preguntar a su compañera si se encontraba bien (¡era obvio que no, Dan!) y mientras la sujetaba, seguía el guión en el telepronter. ¡Ah, las cosas del directo, ese que siempre nos dicen cuando alguien mete la pata en la tele!

PS. Os dejo el vídeo del incidente, del que Cassie Slane está felizmente recuperada, según información de su cadena.

La presentadora se desmayó en directo

Os lo dije allá por el año 2009 (¿tanto ha pasado ya?), desmayarse en directo empieza a ser casi una costumbre. Os contaba también que estas cosas antes no pasaban y creo tener la razón: ahora vivimos con más estrés, forzamos más la situación, tal y como está el mercado de trabajo no queremos perder ni un día… y a veces el cuerpo dice basta.

La protagonista de hoy es Seda Selek, una periodista del Kanal 24 turco, que charlaba con el también periodista Mustafa Karaalioglu cuando de repente empezó a sentirse incómoda. Como yo ya sabía lo que pasaba al final, me fui fijando en los detalles y vi cómo empezaba a mirar a cámara, a tocarse la nariz… lo típico que haces cuando algo no va bien pero quieres disimular. Hasta que al final…

Probablemente, la pobre Seda llevaba un rato sin atender a lo que decía Mustafa. Simplemente asentía con la cabeza mientras pensaba eso de “a ver cómo hago que se me pase…”. El problema es que no se le pasó, y terminó cayendo al suelo asustando a todos los presentes.

En cualquier caso, tranquilos, muchachos. Seda está perfectamente. Ella misma fue la encargada de comunicar, a través de su cuenta de Twitter, que los médicos le habían dicho que se encontraba bien y que todo el problema es que se había cuidado poco los días anteriores y le bajó la presión arterial.

Al final, lo único que le pasa es que siente vergüenza después de que medio mundo la viera caer al suelo en directo, pero poco más. Es el problema de trabajar en la televisión de cara al público: no tienes dónde esconderte.

A veces valoramos infravaloramos a los presentadores, pero que sepáis que hay que tener valor para salir todos los días ahí pase lo que pase en tu cuerpo o en tu vida.

PD: #freeCastromil, porque si empezamos a detener a los que informan… mal vamos.

No estaba preparada para recibir esa noticia

Espero que aún no lo hayáis visto. El vídeo tiene unos días, pero es ahora cuando más éxito está cosechando (más de 160.000 visitas en YouTube) y también es ahora cuando ha llegado a mis manos. Os cuento:

Será que como no hay dinero a la gente le ha dado por quererse, será que ahora todos tienen una cámara a mano para grabar, será que desde que Matt nos humilló a todos con su propuesta de matrimonio todos quieren dar lo mejor de sí mismos. El caso es que a la gente le ha dado por casarse (sí, sí, creedme, que igual os pasa como a una amiga de mi madre, que estaba despistada y no se ha enterado de que la gente se casa) y muchos graban en vídeo el momento de la pedida de mano.

Llegado este punto hago un inciso. He de decir en nuestro favor (el de los muchachos europeos a quienes las parejas les recriminan “por qué tú no me haces/hiciste algo así”) que lo de la pedida de mano es una costumbre de fuera, como Halloween. Aquí en España damos el paso diciendo un día: “Oye, nos podíamos casar”, y salvo que cerca haya un niño pegando a otro mientras sus amigos lo graban con el móvil, el momento no queda registrado para la posteridad.

Ahora bien, no nos desviemos. Os iba a contar la historia de de Brittany Hillard, de 20 años, a quien su novio Cameron Humfleet, de 24, le vendó los ojos y la llevó a un lugar misterioso que terminó siendo un parque en el que había una fiesta sorpresa donde estaban todos sus amigos.

Allí, Cameron (el ideólogo) decidió que era el momento de dar un paso más allá en su relación y pedirle que se casara con él. Ella no sospechaba nada, porque creía que la fiesta era por su primer aniversario de noviazgo, como recoge la prensa estadounidense.

Quizás por eso, cuando ve a Cameron hincar la rodilla en el suelo y sacar un anillo, a ella le da un soponcio. Cae redonda al suelo y, obviamente, se ven obligados a paralizarlo todo (a partir del 1:20).

Por suerte la cosa no va a más y 15 minutos después hicieron una nueva toma, con gente alrededor de Brittany por si le daba otro vahído, y ahí dijo que sí. Os iba a decir que “lógicamente dijo que sí”, pero lo bueno, lo realmente bueno, es que después de todo ese cirio dijera que no estaba preparada.

Ahora que sabemos que todo ha salido bien, yo me pregunto… ¿qué pasó durante esos 15 minutos en los que no grabaron nada? Seguramente ya habría alguien borracho en la fiesta gritando: “¡Joé, cómo va la novia, acaba de empezar a beber y ya está por los suelos!” o, mientras los demás ayudan, un par de gorrones alrededor de los ganchitos justificándose: “Ahí no cabemos más, lo único que vamos a hacer es molestar”.

PD: Chicas, niñas, mujeres, señoras… es vuestro turno. ¿Os habría gustado una pedida de mano fastuosa?

Le pusieron la cabeza como un bombo y acabó desmayándose en directo

Menudo susto me llevé al ver el otro día a David Buckner, un invitado frecuente del espacio económico de la FOX que conduce Glenn Beck (que no BEC; si no lo digo reviento), desmayarse en directo. Se balancea, luego se le cierran los ojillos y, cuando parece que se recupera, zas, al suelo. ¡Y Glenn se hace el sorprendido!

No me digáis que Glenn no veía venir el asunto. El pobre David descompuesto y él hablando de bonos, inversiones y ese tipo de cosas que sólo las mentes privilegiadas entienden. “Are you ok?”, le pregunta. Pues claro que no, hombre.

Está ahí todo excitado con los dólares y no atiende a razones. ¡Pero si cuando le va a dar la mano ya le ha dejado K.O.! Menos mal que todo quedó en un desvanecimiento ocasionado por un proceso febril.

PD: Al ver estas imágenes no puedo evitar acordarme de otros desmayos que se convirtieron en clásico de la Red. Mi favorito siempre fue el de Lopetegui .