Entradas etiquetadas como ‘velocidad’

Más rápida que el Correcaminos empaquetando rodamientos

El post de este viernes es un homenaje a todos los trabajadores que hacen labores repetitivas durante jornadas maratonianas. Mi más sincera admiración porque el mundo no funcionaría sin ellos.

Aunque las máquinas no han hecho la vida más fácil, todavía hay casos en que la intervención humana es primordial. Como puede ser el caso de esta joven china que ensarta diez rodamientos con la mano izquierda y, casi al mismo tiempo, los empaqueta con la derecha. Un proceso casi mágico.

Su velocidad es tan endiablada que hasta Speedy Gonzales o el Correcaminos tendrían problemas para alcanzar a Mrs. Speed. Lee el resto de la entrada »

Desafía a la gravedad sosteniendo objetos como por arte de magia

Cada dos por tres surge una moda viral que hace la delicia de propios y extraños, o no, todo depende del nivel de valentía o idiotez necesaria para intentar imitar o superar los retos planteados. En algunos casos, muy peligrosos.

Esta vez os muestro otro nuevo juego que parece que ha llegado con fuerza a las redes sociales y que podría convertirse en tendencia en muy poco tiempo. El reto consiste en sostener con un solo dedo cualquier objeto fuera de la ventana de un coche en marcha y, si puede ser, a gran velocidad. Lee el resto de la entrada »

El músico con banjo que se ganó el récord Guinness de ser el más veloz

Después de ver el vídeo que ilustra este post he descubierto el significado de maestro. Y no exagero ni un ápice al afirmar que este tipo es un ‘genio’ de este instrumento de cuerda y ‘merecedor a todas luces’ de un récord Guinness.

Con su banjo es capaz de dejar con la boca abierta al más escéptico. ¡¡¡Qué velocidad!!! Lee el resto de la entrada »

Le multan por exceso de velocidad y alega que el viento empujaba su moto

Hay montones de excusas para intentar evitar que te pongan una multa, desde el clásico “no vi la señal”, hasta que “necesitaba ir urgentemente al inodoro”.

Pero la razón esgrimida por un motorista australiano no tiene parangón al afirmar sin pudor ante los agentes, que su exceso de velocidad era porque el viento le empujaba. o-O Lee el resto de la entrada »

A este conductor la nieve se la sopla

todoterreno1

Cuando en España nos asustamos por una nevadita, en Rusia algunos ponen al mal tiempo buena cara. O más bien habría que decir: “ponen pies en polvorosa a bordo de una especie de tanque“.

Sin miedo al medio metro o más de nieve que se acumula en la cuneta de una carretera, un todoterreno, a una velocidad considerable, circula como si nada dejando pasmados al resto de conductores atrapados por la intensa nevada. Lee el resto de la entrada »

Una conductora detiene a un policía por exceso de velocidad

policia_miamip

Claudia Castillo, una mujer estadounidense cambió los papeles cuando persiguió con su vehículo y después hizo parar a un policía de la ciudad de Miami que conducía su coche patrulla a una velocidad endiablada.

La razón por la que lo he detenido y le he dado las luces es porque que iba a 90 millas por hora (145 km por hora) en una vía donde la limitación es 55“, dijo Castillo al agente de la policía (tras seguirlo a toda pastilla por varias calles), en una conversación que se puede ver en un vídeo que ya han visionado 500.000 personas. Lee el resto de la entrada »

Esta pistola no dispara, ¡¡¡vomita balas!!!

pistolap

No me gustan nada las armas, pero al ver este vídeo me he quedado impactado y muy frío al ver la potencia de fuego de esta pistola que podría haber diseñado el mismísimo diablo.

Este ingenio automático, no voy a decir el modelo (ver el vídeo), tiene la capacidad de disparar, más bien diría vomitar (por la velocidad), ¡¡¡1.200 balas por minuto!!! O-O Lee el resto de la entrada »

Muñecas hinchables para disminuir el exceso de velocidad de los conductores

Hace unos meses nos sorprendió la noticia del conductor que, con un maniquí como acompañante, quería librarse de las multas de tráfico por infringir una de las normas del carril Bus-VAO de la carretera A-6, en Madrid. La picaresca y el ingenio para saltarse a la torera las leyes no tienen parangón.

Ahora os traigo la historia de una jubilada china con mucho tiempo libre y con muy malas pulgas con los conductores enloquecidos que pasan cada día a toda velocidad por la puerta de su casa, en la localidad de Ningbo. Lin Chen, que así se llama la dulce ancianita, harta de que sus vecinos se saltaran los semáforos en rojo, ideó un plan infalible para que casi todos los vehículos  frenaran en seco: ¡¡¡Atar una muñeca hinchable al tronco de un árbol!!! Sí, amigos, una de esas que se pueden adquirir en cualquier sex-shop.

muñeca_hinchable

Como la señora Chen debe ser un poco recatada, seguro que le pareció demasiado fuerte mostrar a la ‘explosiva muñeca’ sin ropa, así que la vistió con un conjunto muy sexy de lencería. Aunque parezca mentira, la curiosa treta ha obtenido el efecto deseado, y hasta la policía está asombrada ya que la cifra de accidentes se ha reducido drásticamente, según publica el Mirror Online.

Después de relataros ‘el curioso caso de la muñeca hinchable’, rondan por mi cabeza varias dudas:

–          ¿Cómo se ha podido reducir el número de accidentes? Debería ser todo lo contrario, a no ser que los chinos tengan un sexto sentido y pueden mirar como los camaleones a varios sitios a la vez sin despistarse. Yo, siendo sincero, seguro que me la pegaba.

–          ¿A qué dedica el tiempo la policía local de Ningbo? Me inclino por pensar que los agentes estén observando si algún conductor comete alguna infracción al pasar al lado de ‘la guapa señorita’, en vez de regular el tráfico de la concurrida avenida.

–          Y por último, no me imagino que podría suceder si en una de nuestras rotondas colocásemos estratégicamente una de estas muñecas. Quizás funcionaría mejor que un radar de control de velocidad.

Un radar ‘caza’ a un coche fúnebre que circulaba a 187 km/h

Ayer (¡Primera colleja del día! Me acaban de explicar que en Internet no hay que hacer menciones temporales de este tipo) vimos que un muchacho ha decidido inaugurar su vida profesional como espantapájaros humano y decíamos que no nos parecía una decisión acertada para un licenciado en Música e Inglés. Sin embargo, visto el estrés al que están sometidos algunos profesionales, ya no nos parece tan descabellado apostar por la paz del campo y los pájaros.

Un ejemplo flagrante de profesional estresado -quiero pensar eso, en vez de decir profesional impresentable-, es el conductor de una empresa de servicios funerarios que protagoniza nuestra información. Debe ser que el hombre llegaba tarde al evento en el que le esperaban, porque se le fue la mano. O mejor, se le fue el pie derecho, el del acelerador de su coche fúnebre.

A la altura del término municipal de Mozárbez, cerca de Salamanca, un radar móvil colocado en la Autovía de la Plata (A-66), ‘cazó’ a un vehículo que rebasaba con holgura la velocidad máxima permitida en este tipo de vía, que es de 120 km/h. El coche circulaba a 187 km/h, una velocidad en la que va poniendo en peligro su vida… y la de los infortunados que se crucen con él por la carretera.

Mi subconsciente me pide que sea condescendiente con el caballero, (aprovecho para colar una perla, a ver si lo ven los jefes, y cito a Concepción Arenal, una de las pioneras del feminismo en España, que decía “odia el delito y compadece al delincuente”) y más aún teniendo en cuenta que hay un punto algo cómico en esta noticia, ya que el conductor no estaba al volante de un turismo convencional, sino de un furgón de servicios funerarios. Además de arrancarme una leve sonrisa, este dato agrava la historia, ya que la velocidad máxima permitida para este tipo de vehículos es de 90 km/h, menos de la mitad de la velocidad a la que circulaba.

Las causas por las que el conductor del coche fúnebre iba a esa velocidad no han trascendido, así que dejo a vuestra imaginación el motivo de tamaño despropósito. Se premiará con una ovación y un agradecimiento en el siguiente post la respuesta más ingeniosa.

Conducía a 178 km/h porque iba a “pillar con una chica”

Me parece que se está perdiendo la costumbre de sacar un pañuelo blanco por la ventana cuando en el coche va una mujer a punto de dar a luz. Yo lo he visto en películas de Paco Martínez Soria, pero creo que ya no está de moda. Ahora bien, creo que es el momento de instaurar un nuevo método para cuando vamos con prisa pero no hay una mujer encinta dentro de un coche: ¿que llegamos tarde al fútbol? Sacamos por la ventana la camiseta de Secretario o Bogarde. ¿Que nos esperan nuestros padres en casa con las croquetas y se van a enfriar? Sacamos un delantal de esos graciosos. Y, sobre todo… ¿que vamos a pillar con alguien? Pues ondeamos un tanga rojo (de chica o chico, según quien nos espere) y pisamos a fondo con la esperanza de que los coches se aparten.

Sí, ríanse, ríanse, pero si esto que os propongo lo hubiesemos oficializado ya nuestro amigo Zachary Ramirez se habría ahorrado un problema. El pobre fue detenido en un pueblo de Estados Unidos cuando circulaba a 178 km/h en una zona donde el máximo era 72 km/h y la única explicación que dio a la Policía fue: “Iba a tener sexo con una chica que me gusta…”. Imagino que tenía la esperanza de enternecer a los agentes, pero no funcionó. La vida en Naperville, Illinois (EE UU), es dura.

Probablemente no funcionó porque eran las 2 de la mañana del sábado y los agentes, en lo último en que pensaban, era en tener marcha esa noche. O porque solo contemplan rebasar los límites de velocidad cuando vas a por unos donuts. A saber. Ya sabéis que eso de que la gente se lo quiera pasar bien mientras tú estás trabajando molesta a veces.

El caso es que Zachary, de 21 años, iba excitado por dentro y por fuera, y le costó caro. Según el sargento Gregg Bell, de la Policía de Naperville, “cuando fue detenido, un agente le preguntó a dónde iba tan deprisa” (una pregunta muy de película americana) y él respondió que iba a “acostarse con una chica que le gustaba”. Me da que la última vez que pilló Zachary aún echaban El equipo A por la tele.

Al final la jugada le salió realmente mal al pobre Ramirez, porque no solo llegó tarde a su cita, sino que además empezó a acumular los cargos: conducción temeraria, exceso de velocidad, saltarse un stop, posesión de marihuana (llevaba un poco en el coche, supongo que por si encontraba tráfico y le tocaba volar)… en total, un mal rato y libertad bajo fianza tras apoquinar 1.500 euros.

¿Sabéis qué? Cada vez que alguien hace una de éstas yo les pediría a los agentes que le detienen que le hicieran escenas de Súper Maderos, como la de… miau, por ejemplo. ¡Qué peliculón!

PD: ¿Qué excusa habríais puesto vosotros? ¿Habríais dicho la verdad o habríais forzado con una explicación conmovedora?