Entradas etiquetadas como ‘playboy’

Chico infiel es descubierto por sus 17 novias tras un accidente de tráfico

yuan_playboy

Yuan, más conocido como ‘el chino Casanova’, es un joven residente en la provincia de Hunan que fue descubierto por sus ¡¡¡17 novias!!! (nada más y nada menos) tras sufrir un choque con su coche que le llevó a estar postrado en la cama de un hospital. ¡¡¡Qué mala pata!!!

Todo parecía estar controlado, hasta que este ‘rompecorazones’ despertó en la habitación del sanatorio y se encontró rodeado por un ‘regimiento’ de chicas con cara de pocos amigos y muchos deseos de venganza.

Lee el resto de la entrada »

Lo más raro que ha pasado durante la semana (14-20 de febrero)

BecConsejo: “Ve con cuidado”

Como de costumbre intento no enrollarme en el post resumen semanal. Simplemente os recuerdo que en esta entrada damos cabida a aquellas cosas curiosas que durante la semana no han tenido opción de aparecer en este descabellado intelectual blog. Ahí vamos…

1. La contorsionista con claustrofobia

Es posible que conozcáis a Kirsty Nicholson. Kirsty es una contorsionista de The Circus of Horrors que intentó entrar en el circo como cantante y terminó de aquí-me-meto-haciéndome-una-bolita.

¿Sigue sin sonaros? Quizás os acordéis de la vez que unos hooligans le tiraron un ladrillo y le hicieron un corte bastante feo en la cara. ¿No? Bueno, pues como veo que la mayoría de vosotros seguís sin caer, os cuento su historia.

Tampoco es que tenga mucha chicha (ni ella, ni la historia), así que intentaré resumirla. Kirsty, que tiene 23 años, padecía claustrofobia en su infancia, algo incompatible con su sueño de ser contorsionista.

Entonces su madre, muy hábil, decidió combatir su miedo obligándola a encajarse en cubos y cestas (bueno, en sitios pequeños en general). A medida que lo fue haciendo, lo fue superando y… ¡SORPRESA! Adiós el miedo, bienvenido el trabajo.

Dejadme solo un momento, voy a mi habitación a llorar… me he emocionado.

2. La portada o los pompones

Ya sabéis que salir en Playboy muchas veces trae consecuencias negativas. Basta con recordar aquel post de “Profesiones incompatibles con los posados de Playboy”, que hicimos en el mes de julio.

Ejemplo de ello es también Taylor Corley, una animadora de 18 años que posó para la famosa revista con el sobrenombre de Taylor Stone y que ha sido obligada a dejar su puesto.

Bueno, obligada… no exactamente. La Mississippi State University obligó a Taylor a que eligiera entre ser animadora o modelo de revista y ella, consciente de que animando tampoco iba a tener mucho futuro, optó por lo segundo.

Es más, no sólo ha dejado de ser animadora. Según la prensa internacional, nuestra joven protagonista está también pensando en dejar la universidad para labrarse una carrera televisiva. Que tengas más suerte que los chicos de OT, Taylor.

Bien es cierto que el posado (no es la imagen de la derecha, como supondréis es otra en la que sale con menos ropa) fue anterior a su ingreso en el equipo de animadoras, pero viendo cómo funcionan las cosas en Estados Unidos, era fácil prever que podía pasar algo así.

Supongo que algún quarterback andará llorando por las esquinas de la universidad.

3. El carrito ‘tuneado’

¿Alguna vez habéis visto carritos de bebés tuneados? ¿No? Pues es el momento, porque Harry Berry tiene un coche fantástico, cortesía de su papá, Richard, un señor galés de 44 años que, como buen padre, quiere lo mejor para su niño.

Y lo mejor para su niño es instalarle en su carrito un reproductor de DVD, un aspirador, un calienta biberones, paneles solares y navegación por satélite, según leo en la prensa británica.

Cuenta Richard que la gente le para por la calle para ver el carrito fantástico, lo que nos hace pensar que quizás no todo es (sólo) por el bien del crío, sino que también influye (aunque sea un poco) el ego de papá.

El vehículo, que necesitará (digo yo) unos buenos brazos para ser impulsado, cuenta también con unas ruedas más gordas de lo habitual, un soporte de vaso y una bandeja.

Tiene también faros, matrícula, un reproductor de MP3, una sirena, una bocina… vamos, todo lo que suele ser necesario para un bebé.

Richard, me sé yo de unos cuantos barrios por los que no te aconsejo que pases con el carrito, si quieres conservarlo, claro.

4. Demasiado pendiente de la PSP

Sé que este vídeo no es de esta semana, pero probablemente muchos de vosotros no lo habréis visto. Gaby, corresponsal transatlántica, me informó hace unos días de que un chaval de diez años se cayó a las vías del metro en Loreto (Milán) porque se despistó mientras jugaba a la PSP. La escena fue grabada por las cámaras de seguridad, que también captaron cómo el policía Alessandro Micalizzi rescataba al muchacho despistado.

Aunque lo impactante es el vídeo, aprovecho para reflexionar (sin que sirva de precedente)… ¿por qué caminaba torcido y no en línea recta? ¿Será uno de esos casos en los que te metes tanto en el juego que cuando le das a saltar saltas tú también de forma instintiva? Y, lo más importante… viendo cómo va la gente en Madrid… ¿se habría dado cuenta algún viajero de que un niño se caía a las vías?

PD: Gracias a @tinoserrano, once again, por la colaboración.

PD2: Corregido lo de la universidad de Mississippi.

¿Te has perdido las últimas entradas?

Aquí puedes verlas de una forma diferente y rápida.

Una chica Playboy la monta en el avión

BecConsejo: “Finge que el mando se ha roto cuando no quieras cambiar de canal. Nadie se levantará a cambiar la tele”

Visto el titular es posible  que alguno se confunda y crea que hay un avión donde una joven fue más allá de unos besos y caricias con su pareja… pero no, cuando digo que la monta me refiero a “la arma”, “la lía”… vamos, que el avión se parecía más al de Melendi que al de Ralph Fiennes.

[REMEMBER: Las 15 cosas más raras que pueden pasarte en un avión]

En fin, vamos al lío. La protagonista de la historia que hoy nos trae a este coñazo variado blog se llama Tiffany Livingston, tiene 21 años y es conocida por sus trabajos como modelo para la revista Playboy (lo que comúnmente conocemos como conejita, vamos).

Resulta que la muchacha es una M.A. de la vida, a la que eso de volar no le inspira mucha confianza, de modo que cuando se vio a bordo del JetBlue Flight 522 rumbo a Florida… pues no lo vio claro. El problema es que sus dudas no se produjeron antes de despegar, sino una vez la aeronave estaba en pleno vuelo.

Fue entonces cuando se levantó de su asiento y debió pensar: “Tengo que salir de aquí como sea”. El “como sea”, retando a toda lógica, era abriendo la puerta del avión, como si aquello fuera un coche llegando a una gasolinera.

La joven sufrió un ataque de ansiedad, pero entenderéis que el resto de pasajeros, la tripulación y un mono espabilado que pasaba por allí (vaaaaaaale, no había ningún mono…) no iban a permitir que intentara abrir la puerta (digo “intentara” porque aquello no es como bajar la ventanilla del Seat Ibiza). No porque fueran intolerantes, no, sino porque habían visto Aterriza como puedas y sabían que eso no podía acabar bien.

Bueno, el follón acabó con la joven detenida por no tomar la medicación. Sí, según ella misma confesó esto ya le había pasado otras veces, pero no con tanta fuerza.

PD: Como cada sábado, gracias a @tinoserrano por darme el chivatazo.

PD2: Si creéis que lo del avión acabó mal, es porque no habéis visto este vídeo… (gracias a David).

(FOTOS: CBS)

Profesiones incompatibles con los posados en ‘Playboy’

BecConsejo: “El trabajo es para toda la vida. Mejor hacer algo que no te disguste”

A veces ser guapa y querer sacar un poco de tajada de ello termina siendo perjudicial. Aún recuerdo que hace unos años aquí se armó la marimonera porque Natalia (ex de OT) posó sexy para una revista durante la época en la que trabajaba para un programa infantil.

Pues bien, la última gran damnificada por posar en una revista de este tipo: Playboy (lo siento, no os puedo decir el nombre), ha sido Jessie Lunderby, de 21 años, una carcelera que ha sido despedida por hacerse unas fotos de mucho tono y poca ropa.

A continuación, un repaso de las profesiones incompatibles con los posados en Playboy… o similares.

Funcionaria de prisiones

Jessie Lunderby es el mejor ejemplo. La razón de su despido es que sus superiores no querían que la nueva actividad de Jessie se convirtiera en una “distracción”. Claro, ya sabéis… a lo mejor mientras vigila a los detenidos se le va la cabeza y empieza a posar delante de ellos diciendo: ¿Cuál es el modelito que más me favorece? Sinceramente, si la quieren despedir, que la despidan, la indemnicen, y se acabó, pero que encima no se inventen historietas, porque no se las cree ni Chygrynskiy, que le dijeron que iba al Barça para triunfar, y se lo creyó. Funcionaria de prisiones era también Amitjo Kajla, a la que despidieron por ser sexy, sin necesidad de que posara para nadie.

Profesora

Rachel Whitwell, Tiffany Sepherd y Bruna Real son de países diferentes (Nueva Zelanda, Estados Unidos y Portugal), pero las tres tienen en común que perdieron sus empleos después de exponerse al gran público en imágenes. Los 17 o 18 locos que entréis al blog conoceréis de sobra a Rachel, porque tuvimos la ocasión de entrevistarla. Sabéis que posó para Penthouse y que aquello le costó el despido. De Tiffany también hemos hablado alguna vez, perdió su empleo tras unas fotos en biquini y quizás la única que no os suene es Bruna. Bueno, Bruna posó para Playboy con 27 años y tuvo que buscarse un nuevo trabajo: fue a parar a una biblioteca.

Entrenadora de animadoras

Carlie Beck empieza la lista de profesiones un poco extrañas que tampoco son compatibles con los posados. Ella es entrenadora de animadoras en un instituto… bueno, era. Lo era hasta que posó para Playboy y los responsables del centro decidieron prescindir de los servicios de esta joven de 20 años. El trabajo lo aceptó después de las fotos y avisó a los jefes, que en un principio no tuvieron problema con ello. Al parecer, son los padres de algunas animadoras quienes (ellos sabrán cómo se enteraron… jejeje) pusieron el grito en el cielo. Supongo que lo que vale para ellos no vale para sus hijas…

Militar

Michelle Manhart tenía 30 años en 2007, cuando sus jefes consideraron que una sargento de la US Air Force (perdonadme, pero es que en inglés suena muchísimo mejor) no podía posar para una revista como Playboy, y menos con el uniforme militar (bueno, que posara sin él tampoco es que hiciera mucha gracia a sus superiores, las cosas como son). Digamos que esas fotos “no cumplían las expectativas” de la Air Force, algo que la apartaba de la carrera militar. Entonces llevaba 13 años “sirviendo al país”, estaba casada y tenía dos hijos. Todo dio igual. Incluso que ella dijera que no había hecho “nada malo”. No la entendieron.

Blancanieves

Samira (de ella sólo sabemos el nombre) tenía 22 años y trabajaba haciendo de Blancanieves en un mercado de Alemania (seguro que alguna mente calenturienta ya había desvariado al leer “Blancanieves” como profesión). Como era modelo, decidió rodearse de pétalos en una bañera para la edición en papel del diario Bild (que como no tiene la noticia en su web -todo esto pasó en 2004- no lo enlazo, ale, como castigo). Los jefes la vieron y, de repente, decidieron que ya no era necesario tener Blancanieves… de modo que la despidieron. Si os sirve de consuelo, que os veo cariacontecidos, encontró trabajo poco tiempo después… también de Blancanieves, en otro mercado cercano.

Granjera de calendario

Alena Gerber era una bella granjera de calenario… demasiado voluptuosa como para ser granjera en un calendario. Aquello revolucionó su vida, hasta el punto en que decidió que desde ese momento iba a enseñar menos el cuerpo y se iba a entregar de lleno a la actuación. Llegado este momento, os hago una confesión que no tenía pensado hacer: en su momento, me puse en contacto con ella para entrevistarla, pero hace tiempo me dije que, al menos en el blog, no iba a tratar con representantes de nadie, ya que me lo puedo permitir. No obligo a nadie a que me dé una entrevista, pero tampoco voy a dar mil rodeos para una cosa así… espero que me entendáis.

PD: No incluyo en la lista a Debrahlee Lorenzana ya que, si bien ella quiso posar en Playboy, su despido, al igual que el de Amitjo, fue por ser sexy y no por ese posado que nunca llegó.

La mujer que fue despedida por ser sexy y quería salir en ‘Playboy’

BecConsejo: “A veces es posible adivinar el coeficiente intelectual de alguien sólo viendo su peinado”

Ya sabéis que las cosas van por modas. Unas veces está de moda el peinado cenicero y otras despedir a mujeres porque a los superiores les parece que son demasiado sexys. Supongo que los fieles del blog recordarán el caso de Amitjo Kajla, la funcionaria de prisiones que dejó de serlo por su vestimenta. Si habéis estado atentos los últimos días, sabréis que Debrahlee Lorenzana dejó su puesto en un banco por algo similar.

Pues bien, de Amitjo nunca más se supo, pero de Debrahlee cada día sabemos algo nuevo. Lo último, que quería ser chica Playboy, ella sabrá por qué.

La joven aspiraba a ser un cruce entre Pamela Anderson y Carmen Electra, según contaba en un documental, y para ello no dudaba en pasar por quirófano cuantas veces fuera necesario con tal de ser “un par de pechos en un palo”, según sus propias palabras.

Las imágenes del documental son de 2003, cuando la joven tenía 26 años y se preparaba para su cuarta operación. “Me encanta la cirugía plástica”, decía orgullosa. Claro, ahora algunos medios norteamericanos le recuerdan que tanto empeño por ser sexy se ha vuelto en su contra.

Lleva en su haber una operación de abdomen, otra de pechos y una liposucción. Todo ello para conseguir un chico de ojos azules al estilo Clooney que sería feliz “porque estará con una pequeña playmate“.

Yo no termino de verlo, para qué engañarnos. Ni lo del despido, ni lo de la locura por la cirugía, ni lo de que el chico será feliz por estar con una playmate en miniatura.

No te digo yo que al principio no tenga su encanto, pero al final termina por cansar. Vamos, que yo me iría con Yanina al fin del mundo, pero dejaría el billete con la vuelta abierta, por si acaso.

Está claro que el físico importa, pero vamos, no hay que volverse loco. Aún así, no tengáis mucho en cuenta mi opinión, porque a mí ni me gusta el maquillaje, ni la cirugía estética… las mujeres al natural (dentro de unos límites) y la fruta con piel. Ale, ya lo he dicho.

PD: A mí me gustan las mujeres como #lachicadeBec.

Hoy hace un año

Antonio me traicionó aquella vez

Tiraron su casa “por accidente”

– Envía el post:

Bookmark                      and Share

Malos tiempos para Playboy

A la revista se le atraganta el final del verano. Antes, muchas chicas hubiesen matado por ser portada de Playboy. Ahora parece que hay que ir detrás de ellas.

El caso más flagrante es el de la actriz Lindsay Lohan, quien finalmente ha rechazado la oferta de casi un millón de dólares para posar desnuda. El gran Hugh Hefner, ese becario con suerte, lo ha intentado todo. Empezó ofreciendo medio kilito y terminó doblando la oferta… para nada. Creía que ella estaba entusiasmada con el posado, pero le informaron mal, muy mal. De hecho, Lohan, que en febrero de 2008 sí que se dejó fotografiar en topless para la revista New York Magazine (también es verdad que lo hizo en condiciones distintas: en el mismo escenario y ante el mismo fotógrafo que retrató a Marilyn Monroe poco antes de morir en 1962), no ha llegado ni a planteárselo, según su portavoz.

–> FOTO: New York Magazine

Con tanto empecinamiento, el bueno de Hefner se olvidó de que el resto de chicas saben leer. Vamos, que no son tontas. Es el caso de la ex Spice Girl Mel B, la última en decirle ‘no’ a Playboy. Era la quinta vez que la revista le proponía un reportaje completamente desnuda, pero no: “la cantidad de dinero era ridícula”, ha declarado ella. Claro, ves que a la otra le ofrecen casi un millón… y tú no vas a ser menos. Es más, si puedes te vengas y cabreas al abuelo cebolleta.

–> FOTO: Hollywood Tuna

Así, Mel B cogió y ofreció su cuerpo desnudo para una campaña de lencería. Mejor pagada y mucho más contenta. Dicen que Hefner echa espuma por la boca.

PD: Tanto lío para posar en pelotillas. Yo por 25 euros estoy dispuesto a todo.

– Envía el post:

Bookmark and Share

Una chica Playboy encarece el mercado de coches de segunda mano

Sara Jean Underwood, la conejita del año de Playboy, una publicación que ya es como mi segunda casa, decidió vender su coche, pero claro, el precio le parecía escaso. “¿Qué hago para sacar una buena tajada?”, pensó. Y lo primero que se le ocurrió fue hacerse una foto con él.

Lo que a priori puede parecer una tontería se convirtió en un filón: 9.000 dólares extras sobre el precio inicial sólo porque el hipotético comprador sabe que el vehículo ha pertenecido a una afamada ‘conejita’.

Este ‘Mini Cooper’ descapotable del año 2007 cuesta unos 26.000 dólares en el mercado de segunda mano y ahora vale 35.000, así que de momento la jugada le ha salido bien a Sara Jean, según leí hace un par de días en La Sexta.

PD: Todo esto está muy bien, pero digo yo que ahora hay que venderlo. Como esto funcione de verdad empiezo a hacerme fotos con la careta puesta con mi súper Ford Sierra. Igual saco 600 euros.

Envía el post:

La inexperiencia, en Playboy, se paga

No hay duda de que soy un paleto, pero no sé comportarme de forma diferente y ayer en la fiesta de Playboy pagué la novatada. Se me ocurrió que podía ser yo mismo y me pedí un ‘cali’ para beber. La gente tomaba cócteles sofisticados y claro, la mirada del barman cuando le dije “mitad vino, mitad Coca-Cola” no fue del todo amigable. Levantó sus cejas en gesto de desaprobación y me lo puso.

Ya os digo que la inexperiencia, en Playboy, sale cara. Y yo pagué la novatada. ¿Cómo? Pues todo el mundo me decía que dónde iba con eso. Incluso un señor con sombrero me dijo que no tenía glamour. “Pues tú, con un sombrero bajo techo, no eres el más indicado para hablar, je, je…”, le contesté.

Pero bueno, la verdad es que la fiesta estuvo muy bien. La chicas, sobre todo Yanina, fueron muy simpáticas en todo momento, tuvieron muchísima paciencia y se lo curraron. Su trabajo no es tan sencillo. Por cierto, ayer no os hablé de Wilma, así que aquí os la presento.

Y esto fue todo lo que pasó. Mus disfrutó como un niño chico, me dieron de comer yogures, me colé en la sala de maquillaje… Yo lo calificaría como un éxito sin precedentes que tengo que agradecer a Jana, la (guapa, guapísima) chica que me ayudó en todo momento a llevar a cabo mis absurdas pretensiones.

PD: ¿Queréis una prueba de lo satisfecho que quedó Mus? Mirad cómo iba a la salida. No paró de cantar su canción favorita hasta llegar a casa.

Envía el post:

¿Cómo son las ‘chicas Playboy’ antes de arreglarse?

Guapas. Muy guapas. La verdad es que hasta el momento todas las chicas que he visto son bastante atractivas y muy simpáticas. (Aunque mis favoritas, de momento, son las relaciones públicas, que son muy normalitas).

Tengo la gran suerte de que mi amigo Gus me ha acompañado a la fiesta y me está grabando en los vídeos.

Por cierto, si veis que son igual de altas que yo no es que yo haya encogido, ni que ellas sean jugadoras de la WNBA, sino que llevan unos tacones para alcanzar las cosas de la última balda de la estantería.

Me lo estoy pasando muy bien, porque aquí todo el mundo es amable. Me han ofrecido alguna que otra bebida, pero quiero mantenerme sobrio para poder contaros las cosas de la forma más subjetiva posible (subjetiva, repito).

¿Queréis saber cómo son las chicas Playboy después? PUES ASÍ:

PD: Después de lo que he visto con la adicción a la Coca-Cola, no me atrevo a pedirme ni un zumo de piña.

Arancha Bonete me da el yogurcete

Resulta que el yogur no me lo he podido terminar, porque lo de la careta es un engorro que no veas. Así que he abordado a la valenciana Arancha Bonete, que es un sol, y le he pedido que me lo diera.

Ella, que me ha visto sin máscara, dice que soy guapo, y que tengo un interior muy bonito. Aysss… ¿no me estaré enamorando de nuevo? ¿No estaré cayendo en los errores del pasado?

Aquí no para de pasar gente para un lado y para otro, pero casi nadie ha venido a trabajar. Luego me dicen que por qué soy becario…

Pues porque me cuelan en una fiesta y me espera un portátil en un sillón, escondido. ¿Por qué se avergüenzan de mí?

Envía el post: