Entradas etiquetadas como ‘amitjo kajla’

Profesiones incompatibles con los posados en ‘Playboy’

BecConsejo: “El trabajo es para toda la vida. Mejor hacer algo que no te disguste”

A veces ser guapa y querer sacar un poco de tajada de ello termina siendo perjudicial. Aún recuerdo que hace unos años aquí se armó la marimonera porque Natalia (ex de OT) posó sexy para una revista durante la época en la que trabajaba para un programa infantil.

Pues bien, la última gran damnificada por posar en una revista de este tipo: Playboy (lo siento, no os puedo decir el nombre), ha sido Jessie Lunderby, de 21 años, una carcelera que ha sido despedida por hacerse unas fotos de mucho tono y poca ropa.

A continuación, un repaso de las profesiones incompatibles con los posados en Playboy… o similares.

Funcionaria de prisiones

Jessie Lunderby es el mejor ejemplo. La razón de su despido es que sus superiores no querían que la nueva actividad de Jessie se convirtiera en una “distracción”. Claro, ya sabéis… a lo mejor mientras vigila a los detenidos se le va la cabeza y empieza a posar delante de ellos diciendo: ¿Cuál es el modelito que más me favorece? Sinceramente, si la quieren despedir, que la despidan, la indemnicen, y se acabó, pero que encima no se inventen historietas, porque no se las cree ni Chygrynskiy, que le dijeron que iba al Barça para triunfar, y se lo creyó. Funcionaria de prisiones era también Amitjo Kajla, a la que despidieron por ser sexy, sin necesidad de que posara para nadie.

Profesora

Rachel Whitwell, Tiffany Sepherd y Bruna Real son de países diferentes (Nueva Zelanda, Estados Unidos y Portugal), pero las tres tienen en común que perdieron sus empleos después de exponerse al gran público en imágenes. Los 17 o 18 locos que entréis al blog conoceréis de sobra a Rachel, porque tuvimos la ocasión de entrevistarla. Sabéis que posó para Penthouse y que aquello le costó el despido. De Tiffany también hemos hablado alguna vez, perdió su empleo tras unas fotos en biquini y quizás la única que no os suene es Bruna. Bueno, Bruna posó para Playboy con 27 años y tuvo que buscarse un nuevo trabajo: fue a parar a una biblioteca.

Entrenadora de animadoras

Carlie Beck empieza la lista de profesiones un poco extrañas que tampoco son compatibles con los posados. Ella es entrenadora de animadoras en un instituto… bueno, era. Lo era hasta que posó para Playboy y los responsables del centro decidieron prescindir de los servicios de esta joven de 20 años. El trabajo lo aceptó después de las fotos y avisó a los jefes, que en un principio no tuvieron problema con ello. Al parecer, son los padres de algunas animadoras quienes (ellos sabrán cómo se enteraron… jejeje) pusieron el grito en el cielo. Supongo que lo que vale para ellos no vale para sus hijas…

Militar

Michelle Manhart tenía 30 años en 2007, cuando sus jefes consideraron que una sargento de la US Air Force (perdonadme, pero es que en inglés suena muchísimo mejor) no podía posar para una revista como Playboy, y menos con el uniforme militar (bueno, que posara sin él tampoco es que hiciera mucha gracia a sus superiores, las cosas como son). Digamos que esas fotos “no cumplían las expectativas” de la Air Force, algo que la apartaba de la carrera militar. Entonces llevaba 13 años “sirviendo al país”, estaba casada y tenía dos hijos. Todo dio igual. Incluso que ella dijera que no había hecho “nada malo”. No la entendieron.

Blancanieves

Samira (de ella sólo sabemos el nombre) tenía 22 años y trabajaba haciendo de Blancanieves en un mercado de Alemania (seguro que alguna mente calenturienta ya había desvariado al leer “Blancanieves” como profesión). Como era modelo, decidió rodearse de pétalos en una bañera para la edición en papel del diario Bild (que como no tiene la noticia en su web -todo esto pasó en 2004- no lo enlazo, ale, como castigo). Los jefes la vieron y, de repente, decidieron que ya no era necesario tener Blancanieves… de modo que la despidieron. Si os sirve de consuelo, que os veo cariacontecidos, encontró trabajo poco tiempo después… también de Blancanieves, en otro mercado cercano.

Granjera de calendario

Alena Gerber era una bella granjera de calenario… demasiado voluptuosa como para ser granjera en un calendario. Aquello revolucionó su vida, hasta el punto en que decidió que desde ese momento iba a enseñar menos el cuerpo y se iba a entregar de lleno a la actuación. Llegado este momento, os hago una confesión que no tenía pensado hacer: en su momento, me puse en contacto con ella para entrevistarla, pero hace tiempo me dije que, al menos en el blog, no iba a tratar con representantes de nadie, ya que me lo puedo permitir. No obligo a nadie a que me dé una entrevista, pero tampoco voy a dar mil rodeos para una cosa así… espero que me entendáis.

PD: No incluyo en la lista a Debrahlee Lorenzana ya que, si bien ella quiso posar en Playboy, su despido, al igual que el de Amitjo, fue por ser sexy y no por ese posado que nunca llegó.

Demasiado sexy para su trabajo

Experimento becario: antes de empezar a leer, dale al play a la canción que hay al final

Cada uno tiene sus problemas, y eso hay que respetarlo. A mí últimamente me quita el sueño no tener dinero para viajar a Bali (ni para comprarme un piso, ni para cambiar de televisión, ni para irme a cenar con mis amigos más de una vez al mes…), mientras que el problema de Amitjo Kajla es que es demasiado sexy.

Así es, compañeros. Amitjo era funcionaria de prisiones y se vio obligada a dejar su trabajo porque los compañeros le hacían mobbing por una razón de lo más insólita: usaba demasiado maquillaje y llevaba ropa provocativa (dentro de lo que puede permitirse un funcionario de prisiones, claro). Al parecer, así era imposible trabajar. Podemos decir entonces que la muchacha fue despedida de la cárcel por ser guapa.

Lo cuenta la prensa británica con titulares como “demasiado guapa para el trabajo”. Para que luego digan que quienes son jóvenes guapos tienen la vida arreglada. Ella tiene 22 años, es mona y mirad: durante su época como funcionaria de prisiones dormía poco, perdió peso y se llevaba a matar con sus compañeros.

Entre sus compañeros, que llegaron a decirle “qué sexy estás” y los presos, que la invitaron a entrar “en una celda”, la pobre sólo se llevó disgustos.

Ahora Amitjo pide una indemnización y denuncia trato vejatorio. Sus compañeros no querían que siguiera saludando a los presos, ni que llevara su piercing de la nariz.

PD: Yo, afortunadamente, no tengo esos problemas. Llego al trabajo y nadie se da cuenta de que he llegado, me voy y nadie se percata. Sólo los días que me pongo la careta para escribir el blog vienen algunos compañeros para preguntarme si soy “el chico nuevo”. Así me va.

PD2: Felicidades, MC y Cármenes del mundo, jejeje.

Envía el post:

http://www.wikio.es