Entradas etiquetadas como ‘hugh hefner’

Malos tiempos para Playboy

A la revista se le atraganta el final del verano. Antes, muchas chicas hubiesen matado por ser portada de Playboy. Ahora parece que hay que ir detrás de ellas.

El caso más flagrante es el de la actriz Lindsay Lohan, quien finalmente ha rechazado la oferta de casi un millón de dólares para posar desnuda. El gran Hugh Hefner, ese becario con suerte, lo ha intentado todo. Empezó ofreciendo medio kilito y terminó doblando la oferta… para nada. Creía que ella estaba entusiasmada con el posado, pero le informaron mal, muy mal. De hecho, Lohan, que en febrero de 2008 sí que se dejó fotografiar en topless para la revista New York Magazine (también es verdad que lo hizo en condiciones distintas: en el mismo escenario y ante el mismo fotógrafo que retrató a Marilyn Monroe poco antes de morir en 1962), no ha llegado ni a planteárselo, según su portavoz.

–> FOTO: New York Magazine

Con tanto empecinamiento, el bueno de Hefner se olvidó de que el resto de chicas saben leer. Vamos, que no son tontas. Es el caso de la ex Spice Girl Mel B, la última en decirle ‘no’ a Playboy. Era la quinta vez que la revista le proponía un reportaje completamente desnuda, pero no: “la cantidad de dinero era ridícula”, ha declarado ella. Claro, ves que a la otra le ofrecen casi un millón… y tú no vas a ser menos. Es más, si puedes te vengas y cabreas al abuelo cebolleta.

–> FOTO: Hollywood Tuna

Así, Mel B cogió y ofreció su cuerpo desnudo para una campaña de lencería. Mejor pagada y mucho más contenta. Dicen que Hefner echa espuma por la boca.

PD: Tanto lío para posar en pelotillas. Yo por 25 euros estoy dispuesto a todo.

– Envía el post:

Bookmark and Share

Hugh Hefner, el dueño de Playboy, no es más que un becario con suerte

Vosotros me criticáis, porque estáis convencidos de que no tengo talento (y quizás tengáis razón). Pero a veces no hace falta talento para triunfar, sino sólo un golpe de suerte.

O si no, que le pregunten a Hugh Hefner, magnate y dueño de Playboy. El bueno de Hef, como le llamamos sus amigos, no era nadie hasta que compró una foto de Marilyn Monroe desnuda antes de que la tentación rubia se hiciera famosa.

Era un becario de la vida, un don nadie de 27 años, que consiguió un pelotazo. Ni siquiera sabía si el segundo número de su revista saldría.

Sin embargo, el tiempo le ha dado la razón. Hoy este anciano de 82 años tiene varias novias veinteañeras (y no las comparte porque dice que está “chapado a la antigua”), celebra fiestas semanales y vive en una mansión gigantesca, sin más preocupación que la de comer, beber y… ver la televisión.