Entradas etiquetadas como ‘rachel whitwell’

Profesiones incompatibles con los posados en ‘Playboy’

BecConsejo: “El trabajo es para toda la vida. Mejor hacer algo que no te disguste”

A veces ser guapa y querer sacar un poco de tajada de ello termina siendo perjudicial. Aún recuerdo que hace unos años aquí se armó la marimonera porque Natalia (ex de OT) posó sexy para una revista durante la época en la que trabajaba para un programa infantil.

Pues bien, la última gran damnificada por posar en una revista de este tipo: Playboy (lo siento, no os puedo decir el nombre), ha sido Jessie Lunderby, de 21 años, una carcelera que ha sido despedida por hacerse unas fotos de mucho tono y poca ropa.

A continuación, un repaso de las profesiones incompatibles con los posados en Playboy… o similares.

Funcionaria de prisiones

Jessie Lunderby es el mejor ejemplo. La razón de su despido es que sus superiores no querían que la nueva actividad de Jessie se convirtiera en una “distracción”. Claro, ya sabéis… a lo mejor mientras vigila a los detenidos se le va la cabeza y empieza a posar delante de ellos diciendo: ¿Cuál es el modelito que más me favorece? Sinceramente, si la quieren despedir, que la despidan, la indemnicen, y se acabó, pero que encima no se inventen historietas, porque no se las cree ni Chygrynskiy, que le dijeron que iba al Barça para triunfar, y se lo creyó. Funcionaria de prisiones era también Amitjo Kajla, a la que despidieron por ser sexy, sin necesidad de que posara para nadie.

Profesora

Rachel Whitwell, Tiffany Sepherd y Bruna Real son de países diferentes (Nueva Zelanda, Estados Unidos y Portugal), pero las tres tienen en común que perdieron sus empleos después de exponerse al gran público en imágenes. Los 17 o 18 locos que entréis al blog conoceréis de sobra a Rachel, porque tuvimos la ocasión de entrevistarla. Sabéis que posó para Penthouse y que aquello le costó el despido. De Tiffany también hemos hablado alguna vez, perdió su empleo tras unas fotos en biquini y quizás la única que no os suene es Bruna. Bueno, Bruna posó para Playboy con 27 años y tuvo que buscarse un nuevo trabajo: fue a parar a una biblioteca.

Entrenadora de animadoras

Carlie Beck empieza la lista de profesiones un poco extrañas que tampoco son compatibles con los posados. Ella es entrenadora de animadoras en un instituto… bueno, era. Lo era hasta que posó para Playboy y los responsables del centro decidieron prescindir de los servicios de esta joven de 20 años. El trabajo lo aceptó después de las fotos y avisó a los jefes, que en un principio no tuvieron problema con ello. Al parecer, son los padres de algunas animadoras quienes (ellos sabrán cómo se enteraron… jejeje) pusieron el grito en el cielo. Supongo que lo que vale para ellos no vale para sus hijas…

Militar

Michelle Manhart tenía 30 años en 2007, cuando sus jefes consideraron que una sargento de la US Air Force (perdonadme, pero es que en inglés suena muchísimo mejor) no podía posar para una revista como Playboy, y menos con el uniforme militar (bueno, que posara sin él tampoco es que hiciera mucha gracia a sus superiores, las cosas como son). Digamos que esas fotos “no cumplían las expectativas” de la Air Force, algo que la apartaba de la carrera militar. Entonces llevaba 13 años “sirviendo al país”, estaba casada y tenía dos hijos. Todo dio igual. Incluso que ella dijera que no había hecho “nada malo”. No la entendieron.

Blancanieves

Samira (de ella sólo sabemos el nombre) tenía 22 años y trabajaba haciendo de Blancanieves en un mercado de Alemania (seguro que alguna mente calenturienta ya había desvariado al leer “Blancanieves” como profesión). Como era modelo, decidió rodearse de pétalos en una bañera para la edición en papel del diario Bild (que como no tiene la noticia en su web -todo esto pasó en 2004- no lo enlazo, ale, como castigo). Los jefes la vieron y, de repente, decidieron que ya no era necesario tener Blancanieves… de modo que la despidieron. Si os sirve de consuelo, que os veo cariacontecidos, encontró trabajo poco tiempo después… también de Blancanieves, en otro mercado cercano.

Granjera de calendario

Alena Gerber era una bella granjera de calenario… demasiado voluptuosa como para ser granjera en un calendario. Aquello revolucionó su vida, hasta el punto en que decidió que desde ese momento iba a enseñar menos el cuerpo y se iba a entregar de lleno a la actuación. Llegado este momento, os hago una confesión que no tenía pensado hacer: en su momento, me puse en contacto con ella para entrevistarla, pero hace tiempo me dije que, al menos en el blog, no iba a tratar con representantes de nadie, ya que me lo puedo permitir. No obligo a nadie a que me dé una entrevista, pero tampoco voy a dar mil rodeos para una cosa así… espero que me entendáis.

PD: No incluyo en la lista a Debrahlee Lorenzana ya que, si bien ella quiso posar en Playboy, su despido, al igual que el de Amitjo, fue por ser sexy y no por ese posado que nunca llegó.

Steve Crow: “Rachel mandó las fotos a ‘Penthouse’ para molestarme”

Lo dije y lo cumplo. Acaban las fiestas y volvemos a las secciones de siempre, acaban las fiestas y traigo (con un poco de retraso) la entrevista prometida a Steve Crow.

Para quienes no lo recuerden, Steve es la pareja de Rachel Whitwell, que saltó a la fama porque era profesora y mandó unas fotos subidas de tono a Penthouse.

Primero hablamos con ella, que nos admitió que ella había enviado las fotos y que “lo volvería a hacer”. Hoy es él quien nos da su versión, al tiempo en el que aprovechamos para conocerle un poco más. Con todos ustedes, una máquina de hacer dinero llamada Steve Crow:

– Eres muy famoso en Nueva Zelanda, pero en España la mayoría de gente no te conoce. ¿Cómo les explicarías quién es Steve Crow?

Steve Crow es un hombre de negocios neozelandés responsable de la mayor empresa para adultos en Nueva Zelanda. Es conocido por su apoyo a las libertades individuales y sus múltiples batallas contra el gobierno local y central para combatir la censura.

– Reconoces abiertamente que no te gustan las películas para adultos, pero vendes y haces películas porno. Coincidirás conmigo en que es algo bastante extraño… ¿cuál es la razón?

Soy un hombre de negocios que identificó un nicho de mercado en Nueva Zelanda y lo rellenó. El hecho de que yo no use los productos que vendo es irrelevante, soy fácilmente capaz de separar mi vida profesional y personal.

– ¿Conoces a Marco Banderas o a Rebeca Linares?

No personalmente, pero sí estoy al tanto de su trayectoria.

– ¿Qué piensas de ellos?

Ambos son muy buenos y tienen muchísimo éxito.

– ¿Cuántos trabajos tuviste antes de hacer cine X?

Soy biólogo marino y he trabajado como buzo. También he trabajado en la industria informática y en las finanzas.

– ¿Cuáles son tus hobbies?

Trabajar, los deportes de motor (soy un fan de la Fórmula 1 y de los rallies), el buceo y la fotografía.

– Has vivido en Bombay, Borneo, Nueva Zelanda… ¿con qué sitio te quedas?

Mi lugar favorito, en todo el mundo, es Nueva Zelanda. Limpio, verde, con hermosos paisajes y sin demasiada gente.

– Bueno, llegado este punto te lo tengo que preguntar. En muchos sitios te hiciste famoso después de las fotos de Rachel. ¿Qué pasó exactamente?

Mi pareja publicó unas imágenes en la web de la versión australiana de Penthouse para convertirse en una Penthouse Pet. El hecho de que ella fuera profesora causó gran controversia y es por eso por lo que yo me vi envuelto en ella.

– En Australia, la prensa publicó que Rachel lo hizo “para molestarte”. ¿Estás de acuerdo?

Eso es lo que ella dice. Yo no sabía lo que había hecho y no habría querido que lo hiciera. He estado en la industria para adultos el tiempo suficiente como para saber el impacto negativo que puede tener en la gente, y cómo la prensa y la propia gente pueden resultar implacables. Además, ella es mi pareja y con una figura pública en la familia ya es demasiado.

– Volviendo a tu trayectoria. Una vez quisiste grabar una película X en la que había una escena real de una mujer dando a luz, pero la historia acabó en los tribunales. ¿Cuál fue el problema?

Eso ocurrió hace diez años. El problema es que el Gobierno intentó impedirlo y trataron, incluso, de quitarle la custodia de su hijo nonato. Creíamos que estaban equivocados y los llevamos a los tribunales. Al final ganamos.

– No te robo ni un segundo más. ¿Cuáles son tus planes de futuro?

Envejecer y retirarme con Rachel en mis brazos. En serio, todo lo que quiero es retirarme y pasar el resto de mi vida dando la vuelta al mundo con una mochila.

PD: Da gusto tratar con gente con las ideas tan claras y que encima te atiendan tan bien. Gracias, Steve.

PD2: ¿Recordáis la agresión a Berlusconi?

Hoy hace un año…

La última tendencia en informativos

El ‘carbón’ de Vasile

– Envía el post:

Bookmark and Share

Rachel Whitwell: “Envié las fotos y lo volvería a hacer”

Os pongo en antecedentes, que ya sabéis que en este blog siempre hay que ir haciendo memoria. A finales de octubre os traía una historia un poco rocambolesca: una profesora de Nueva Zelanda que podía ser despedida después de aparecer en la revista Penthouse.

Entonces no se sabía muy bien lo que había pasado, pero hoy, tras dos meses, después de contactar con la protagonista (Rachel Whitwell) y su marido (Steve Crow), hemos resuelto el misterio. Allá vamos. Como ocurre en todos los programas, hoy daremos la versión de Rachel y la semana que viene, la de Steve.

RACHEL WHITWELL

– ¿Enviaste tú las fotos?

– ¿Esperabas que se le diera tanta importancia? La prensa internacional habló de ello.

La verdad es que no.

– ¿Lo repetirías?

Sí, anteriormente ya había ejercido de modelo en varias sesiones fotográficas y lo seguiré haciendo. Pagan bien y no veo nada de malo… lo hacen miles de personas.

– ¿Qué te dijeron tus colegas en el colegio?

No estaba trabajando en aquel momento y llevaba un año sin enseñar, pero todo el mundo me apoyó.

– En tu país, las autoridades educativas dijeron que “habría que mirar cómo afectaría a tu profesión, porque tus fotos se habían visto fuera de las aulas”. ¿Qué piensas?

Sólo porque una vez fui profesora no creo que deban controlar otras áreas de mi vida.

– En España hubo gente que dijo que es imposible que “tu capacidad de enseñar y tus relaciones con los estudiantes no se vean afectadas”. ¿Qué les dirías?

¿Cómo puede, lo que hago fuera de las aulas, afectar a mi capacidad de enseñar?

PD: Bueno, ahora puede que tengáis un poco de lío, pero creo que cuando lo juntéis con la explicación de su marido os va a quedar todo más claro. El jueves que viene traemos la solución definitiva a este enigma.

Hoy hace un año…

Empezamos a conocer a la gente del becario

Encontramos el secreto de Efrén en la farmacia

Me pillaron con Carmen Electra (bueno… más o menos)

– Envía el post:

Bookmark and Share

Ser profesora y hacerse fotos eróticas es incompatible

Ser profesora y salir en la portada de la revista Penthouse (de contenido erótico) es incompatible. El público al que uno se dirige no es el mismo, pero estoy seguro que más de un padre no la vería igual en las reuniones escolares después de haberla visto en el quiosco.

El mejor ejemplo que se me ocurre ahora mismo para que lo entendáis es el de Rachel Whitwell, profesora a la par que pareja de Steve Crow (que se dedica al porno), y que podría ser despedida en Nueva Zelanda después de posar en seis fotos subidas de tono para la revista Penthouse.

En la revista contaba que tenía 26 años (al parecer se ha quitado un año), era soltera y trabajaba como profesora en Nueva Zelanda. “Me gustaría llegar a ser modelo”, añadía bajo el seudónimo de Lexy.

El caso es que las dos fotos que veis en este post son las menos picantes (en el resto salía haciendo top-less), que aparecen en la sección de Talentos anónimos, por llamarlo de alguna forma.

Por cierto, no creáis que la chica no habla del talento que la ha llevado a ser profesora, no. También confirma que ha escrito “historias eróticas” para una revista (imagino que gracias a esos años en la facultad).

Dicho todo esto, me temo que lo menos que puede ocurrir es que se esté jugando el puesto. No sé cómo será la cosa en Nueva Zelanda, pero aquí en España sería el centro de todas las miradas en el colegio y habría tortas entre los padres para recoger a sus hijos.

Vamos, que la chica iba a tener todos los días a varios papás preocupados por cómo va su niño…

PD: ¿Creéis que debe ser despedida? ¿Qué salida le veis?

Bookmark and Share