Entradas etiquetadas como ‘parque’

Quieren convertir un enorme atasco de tráfico en una atracción turística

Estar inmerso en un gran embotellamiento automovilístico, o tratando de cambiar a toda costa de carril en una autopista atestada como una fiesta universitaria, no son las cosas más relajantes del mundo, o sí, todo depende del cristal con que se mire.

Eso al menos es lo que piensa un empresario de Indianápolis (EE UU), que cree que sentarse cómodamente a observar lo mal que lo pasan los conductores que vuelven a sus casas a diario puede ser un gran entretenimiento, incluso una terapia relajante. O-O Lee el resto de la entrada »

Un pez gato cae del cielo y golpea a una mujer en la cara

siluro1p

Lisa Lobree es una estadounidense, que caminaba tranquilamente por un parque de Filadelfia para reunirse con unos compañeros de fitness, cuando del cielo cayó un siluro golpeándole por sorpresa en la cara. O-O

Como si de la película Sharknado se tratara, un ‘pez gato volador’ (al estilo tiburón) impactó en su rostro, abriéndole una pequeña brecha en el ojo y dejando a la mujer con un susto en el cuerpo de no te menees. Lee el resto de la entrada »

Caminar a cuatro patas, ¿el nuevo ‘running’ de moda?

running_china

Decenas de personas de todas las edades caminan a cuatro patas en muchas ciudades chinas, defendiendo los valores terapéuticos de esta curiosa forma de desplazarse.

Si ya habíamos visto maratones con participantes corriendo hacia atrás, incluso a gatas, ahora llega una práctica deportiva muy cercana al movimiento de los chimpancés. China nunca dejará de sorprenderme. Lee el resto de la entrada »

Con 97 años, esta anciana trepa a los árboles como un mono

anciana_mono1Unos jóvenes, que paseaban tranquilamente por un parque de Pekín, observaron que algo se movía entre las copas de los árboles y no era una ardilla o un gato. Su curiosidad hizo que se acercaran para comprobar que se trataba de una mujer que se movía entre las ramas con más habilidad que la famosa mona Chita.

Su sorpresa fue mayúscula cuando bajó de uno de los frutales y descubrieron que era una anciana de avanzada de edad. Con 97 primaveras, esta jubilada es capaz de subir a cualquier árbol como Burt Lancaster escalaba fachadas en El temible burlón. ¡¡¡Todo un portento!!! Lee el resto de la entrada »

Otra propuesta de matrimonio a la que no puedes decir “no”

Madre mía, a las alturas de semana en la que estamos y yo todavía no os he traído la tradicional propuesta de matrimonio entre pastelosa e irresistible de cada semana. ¿Con qué nos sorprenderás hoy, Bec? ¿Otro de tus vídeos comentados haciéndote el gracioso? ¿Otra vez malgastando este valioso espacio que te dan para escribir?

Pues sí, amigos, nos espera otro ejemplo más de lo que yo llamo “la vida becaria”. La vida becaria es querer a tu pareja, citarla en un parque con una amiga, que se sienten en una mesa, y que de repente, cuando menos se lo espere, empiecen a llegar “unos amigos” que, fíjate tú la casualidad, se mueven de forma coordinada. La vida becaria es tener un poder de convocatoria acojonante chiripitifláutico, que te permita juntar a un montón de gente para hacer una locura como ésta:

La protagonista de las imágenes, que como habréis deducido es la muchacha de la chaqueta rosa, había quedado con una amiga para comer. Se citaron en un parque de Nueva York y mientras hacían tiempo pasó todo eso que habéis visto arriba: un montón de gente bailando The way you make me feel, de Michael Jackson, a la que se termina uniendo una orquesta y hasta un grupo de curiosos que tiran de móviles para captar ese inolvidable momento.

Volvemos a lo de siempre, aquí hay varias formas de ver la historia:

  • Está la moderna, consiste en decir: “Bah, menudo espectáculo innecesario. No se puede ser más empalagoso”.
  • Está la gafapasta, consistente en: “Eso no es amor, lo único que quería ese chico era hacerse famoso”.
  • Está la romántica, que básicamente dice entre lágrimas: “Yo quiero eso para mí”.
  • Y está la trollyana, según la cuál: “Qué mierda hace el becario éste contándonos su vida, que no le interesa a nadie”.

Yo me quedo, como es tradición, con una intermedia, algo así como… “Olé por el chaval, que le ha dicho a su chica ‘todo lo que la quiere’ tirando de ‘un par de amigos’ y eso no es nada fácil”. Siempre que seas de involucrar a una cantidad tan grande de gente para algo como eso yo me quito el sombrero, porque envidio el poder de convocatoria (y la creatividad) de los vídeos como éste o el del lipdub matrimonial que os traje hace unos días.

Además, ya que los mercados siempre nos agobian con sus historias, nos complican tener hijos, criarlos, aspirar a algo mejor… ¿no os apetecería durante diez minutos estar sentados en un parque y que alguien organizara un espectáculo solo para ti? Si eso no te hace sentirte querido, la verdad no sé qué más podemos hacer por ti, jeje (uy, cuánto tiempo hacía que no ponía “jeje”. Creo que lo pondré otra vez, para todos esos que cada vez que lo pongo se acuerdan de mis ancestros… “jeje”).

PD: Y ahora que estamos hablando un poco de todo… se dijo mucho del peluquero de Sergio Ramos, ¿pero y del de Cristiano Ronaldo? No vamos a decir nada? Sé que no viene a cuento, pero a alguien se lo tenía que decir.

Detenido un hombre por ‘enamorarse’ de un maniquí

BecConsejo: “Que te compense lo que haces”

Bueno, aquellos que siguen al pie de la letra los titulares tal vez se sientan defraudados por el mío de hoy, ya que  Eddie Campbell no fue detenido exactamente por enamorarse de un maniquí, sino por una consecuencia derivada de ese amor difícil (que no imposible).

Os cuento la historia, para que os vayáis haciendo una idea y la valoréis en su justa medida. Resulta que Eddie Manuel Campbell, de 61 años, se enamoró de un maniquí (o eso prefiero pensar yo), pero bien sabéis que el amor puro es muy difícil. Alguna conexión tendremos por ahí (Pilar Cristóbal lo sabrá explicar mejor que yo) que nos obliga a carnalizar nuestro cariño.

Evidentemente, Manuel (vamos a llamarle por el segundo nombre, que es más nuestro), no era excepción. De modo que se llevó al maniquí a un parque y decidió demostrarle su amor allí mismo.

Claro, el problema está ahí, en que uno no puede bajarse los pantalones en mitad de un parque, como si aquello fuera una playa nudista. Aún así, la pasión de Manuel no entiende de sentimientos y allí estaba él, con una mano en el maniquí y otra mano… bueno, os hacéis una idea, me temo.

A la gente no debió gustarle la escena (por lo que sea) y alguien llamó por teléfono al sheriff del condado (me gustaría vivir en EE UU sólo para poder llamar “al sheriff del condado”) a eso de las 9 de la mañana del pasado domingo (claro, imagino que estuvieron toda la noche de farra y les sorprendió el sol con las manos en la masa.

Pues bien, ya os imagináis cómo acabó la historia: Manuel fue detenido y acusado de indecencia (en público, además). Así, como datos que os puedan interesar, os cuento que:

  • Cuando fue pillado Manuel no llevaba camiseta y dijo: “Sólo me estoy divirtiendo”
  • El maniquí, por entonces, no tenía brazos (no sabemos si alguna vez los tuvo)
  • El parque está cerca de una zona residencial y (algo a lo que la prensa norteamericana da mucha importancia) de una iglesia.

PD: Sí, sé que el titular correcto habría sido “Detenido un onanista junto a un maniquí en un parque público de EE UU”, pero qué queréis… me pudo la poesía.

PD2: Esta historia me recuerda a otra…