Entradas etiquetadas como ‘loteria’

Gana la lotería 30 veces en un día

La estadounidense Deborah Brown ganó, el pasado 11 de febrero, 30 veces la lotería con la misma combinación de números: 1-0-3-1. ¿Se puede tener más suerte en este mundo?

Esta residente de Richmond, Virginia, compró tres decenas de boletos idénticos (ya tenía que tener fe en esa serie numérica) de la lotería Pick 4, una decisión que resultó del todo acertada. Lee el resto de la entrada »

Un vómito muy especial le puede hacer ganar a un tailandés 450.000 euros

El dueño de bar de Tailandia acaba de descubrir que un bloque dorado con una textura cerosa, que tenía guardado en su casa desde hace casi un año, podría valer la asombrosa suma de 450.000 euros. o-O. ¿¿¿??? ¡¡¡Oro líquido, amigos!!!

El pasado mes de junio, Boonyos Tala-upara, un tailandés de 44 años, estaba caminando por una playa de la isla de Ko Samui, al sur del país, cuando su vista se dirigió hacia una rara sustancia áurea. Se trataba de un curioso bulto de unos 10 kilos de peso con un aspecto parecido a la cera, “como de velas fundidas“, según publica el Daily Mail. Lee el resto de la entrada »

A su familia le toca la lotería cuando ella se queda embarazada

Seguro que alguna vez habéis oído decir eso de que hay que pasar los boletos de lotería por la tripa de las embarazadas para buscar la suerte. Es más, seguramente alguna vez lo habréis hecho o habréis instado a alguien a que lo haga o habréis visto que alguien lo hace.

Pues bueno, lo que no sabéis es que probablemente esa tradición nace (con permiso del listo que todo lo sabe me lo voy a inventar) de una mujer como la noruega Hege Jeanette Oksnes, que lleva la suerte a su familia cada vez que se queda en estado de buena esperanza. Las criaturas de Hege, en vez de con un pan bajo el brazo, vienen con un boleto de lotería premiado, que, coincidiréis conmigo, suele dar más de sí que una triste barra de pan.

Hege Jeanette tiene 29 años, es noruega y sirve perritos calientes en una gasolinera de Austevoll, una pequeña isla del oeste de Noruega por la que no pasan los cruceros de los fiordos. En seis años su familia ha ganado tres premios de lotería, uno por cada hijo que ha tenido ella y siempre coincidiendo con la época en la que estaba embarazada.

El último golpe de suerte fue muy reciente, cuando su hermano ganó más de 1,6 millones de euros, después de que ella consiguiera 1,1 millones en 2009, un día antes de dar a luz a su segundo hijo y tras regalar medio millón de euros a su padre en 2006, ya que al bueno de Leif (el padre de Hege Jeanette) le tocó el premio un día después de que nuestra amiga diera a luz a su primer hijo.

Vale que el caso de su hermano está un poco pillado por los pelos, porque pasaron unos meses desde que dio a luz hasta que le tocó. Dicho lo cual, no está mal, ¿no? Es como que te caiga un rayo cada vez que Khedira marca un gol.

Sé que en su situación todos estaríais planeando tener el cuarto hijo, pero ellos no. “Mi marido cree que ya tenemos suficiente dinero”, bromea Hege Jeanette. Cuentan los medios internacionales que, después de comprar coches nuevos y darse unos viajecitos, ingresó gran parte del dinero en el banco esperando comprar un terreno para construirse una casa.

PD: Los noruegos, que ya sabéis que son más sensatos que nosotros.

Lo más raro que ha pasado durante la semana (13-19 agosto)

Estas semanas con un festivo en la mitad se me hacen especialmente cortas, lo que no quita que hayan pasado un montón de cosas disparatadas que merecéis saber y no os he podido contar hasta el momento. Empezando por la versión de Star Wars en plan serie ochentera que me envió mi hermano mexicano @juancmarti, pasando por el preso fugado en un baño cortesía de @pequeniag y terminando por un tipo al que cazaron con la tasa de alcohol en sangre ocho veces por encima de la permitida, cuando lo normal es que con esa cantidad estuviera inconsciente. Pinta bien, ¿eh? Pues aún hay más. ¡Allá vamos!

1. Dos hermanos se reúnen… ¡80 AÑOS DESPUÉS!

Edward Muir (84 años) y Kenny Corcoran (82 años) son dos hermanos estadounidenses que no se habían visto en desde 1932. Su madre murió y su padre dijo que no se podía hacer cargo de todos sus hijos (cinco en total). Por ello, Muir y otro hermano permanecieron en casa mientras que Corcoran y otros dos hermanos se fueron a un orfanato. Allí cambiaron sus nombres y fueron trasladados a otros estados, de modo que parecía imposible que se volvieran a reunir. No obstante, la familia Muir ha buscado con empeño al resto de hermanos de Edward y así fue como dieron con Kenny. “Es el mejor fin de semana que he pasado nunca”, contaba Edward a la prensa local.

2. Robaron 500 canarios a un anciano

Es de los robos más raros que he visto. Dos jóvenes fueron detenidos en Miami después de que robaran más de 500 canarios de casa de un anciano y los vendieran por diferentes tiendas de mascotas en toda la ciudad. Aunque los hechos sucedieron en mayo, no ha sido hasta ahora cuando han podido identificar a los ladrones (ya sabéis, las cosas de palacio van despacio), si bien de momento solo han podido recuperar 150 aves de las más de 500 sustraídas.

3. Le toca la lotería gracias a un ‘error’

Paddy Millar ha ganado más de 2.500.000 euros en los Euromillones gracias a su mala memoria. Este irlandés de 50 años acostumbra a elegir los números en función de los cumpleaños y las edades de la familia pero, mira tú por dónde, el día que fue a echar el boleto se sintió generoso y puso un 48 en la edad de su mujer, aunque la buena de Gail tiene ya 49. “Es el mejor error que he cometido en mi vida, y Gail me perdona… fundamentalmente porque le he quitado años”, cuenta Paddy. Aquí es cuando llega mi padre y dice: “Joé qué suerte, pues a mí nunca me toca, ni equivocándome al coger los números ni poniendo los de siempre”.

4. Pide una ambulancia porque le mordió un hámster

En verano hace mucho calor, la gente tiene mucho tiempo libre y cuando ambas cosas se juntan las neuronas se atontan más de lo normal. Solo así se explica la llamada de una mujer galesa a emergencias, que pidió una ambulancia después de que sufriera la terrible mordedura de un hámster. El servicio británico de salud ha pedido que la gente se limite a llamar con emergencias reales, no como este caso o el de otro hombre que llamó alegando que sufría terribles dolores de estómago y a mitad de trayecto en la ambulancia se bajó y dio las “gracias por el paseo”.

5. ¡Sorpresa! ¿Esperabas a otra persona?

Alguna vez os he hablado de Chatroulette, ese chat del estilo “citas rápidas” en el que abundan los tipos sin camiseta. Sabéis que me gusta cerrar el post con un vídeo divertido y esta vez el honor lo tiene el tipo con biquini de Chatroulette, un señor al que conocí (no en el sentido bíblico) gracias a Mandy. Aprovechando la cantidad de degenerados que abundan en ese chat y el tirón de la canción Call me maybe se curró este vídeo tan simpático en el que sale dando sorpresas a más de uno.

PD: A ver si llega pronto el invierno…

 

Le toca dos veces la lotería en el mismo día

“Qué suerte tiene la gente”, me decía mi padre por teléfono cuando le contaba la historia; “llevo 30 años jugando a la lotería y en qué me veo de ganar un reintegro… y va la tía ésa…”. Sí, amigo, ya puedes pasarte la vida haciendo cálculos con el sistema de quinielas que tenía el PcFútbol, o analizando los resultados de la Primitiva durante los últimos diez años, puedes incluso llamar a Rappel, Aramis Fuster y Anthony Blake para pedirles consejo, que no rascarás nada. Y mientras tanto Virginia Fike estará en su casita riéndose de ti y pensando: “A mí me ha tocado la lotería dos veces… en el mismo día”.

Que haya sido en el mismo día, como publica la prensa estadounidense, tiene truco (hizo dos veces la misma combinación), pero oye, ya lo quisiera yo para mí. En fin, que os cuento… Virginia vive en The Berryville (Virginia, en Estados Unidos) y a principios de abril paró en una tienda para comprar dos boletos de lotería. Su intención era adquirir uno de cada sorteo (si lo extrapolamos a España, sería uno de Bonoloto y otro de Primitiva, por ejemplo), pero se equivocó y cogió dos boletos del mismo.

Al contrario de lo que ocurre en España, donde muchas personas compran el mismo número de un cupón dos veces, en Estados Unidos no es tan habitual. Tanto es así que, según publican los diarios locales, la televisión informó de que dos personas de Virginia habían sido premiadas. Poco después se supo que las dos personas eran en realidad una, Virginia, de Virginia.

Virginia de Virginia eligió sus números en base al aniversario de sus padres, sus edades y el año en el que se casaron, echó la lotería… ¡y acertó cinco de seis! Ríete tú de los poderes del protagonista de Psych. Cada boleto estaba premiado con un millón de dólares, de modo que se embolsa nada más y nada menos que dos millones (un millón y medio de euros… que no es moco de pavo).


La pobre mujer (lo de pobre es un decir), que tiene 44 años, se enteró de su suerte mientras acompañaba a su madre en el hospital, donde se encuentra convaleciente (o combaleciente, si tu hobby es pegar patadas a los diccionarios) y no se lo podía creer. “Debo estar soñando”, contaba a la prensa, mientras hacía planes sobre en qué gastar el dinero.

“¿Y en qué empleará semejante botín, Bec? Ya me has dejado con la miel en los labios”… pues siento defraudaros, chicos, en Estados Unidos la gente que gana la lotería tiene el mismo discurso que aquí. Virginia de Virginia (sí, sé que se llama Virginia Fike, pero como es de Virginia y soy un poco cansino no me resisto a hacer el chascarrillo una y otra vez) asegura que el premio le servirá para tapar agujeros y ayudar a sus padres.

PD: ¿Sabéis qué? Que me alegro de que le haya tocado a ella. Hay mucho mangurrián por ahí especialista en tirar el dinero. Esta mujer al menos lo va a gastar en pagar facturas (no quiero ni pensar cómo serán sus facturas) y cuidar de sus padres.

PD2: La lotería es otro de mis temas recurrentes, ¿eh? Aún recuerdo al chico que encontró un boleto premiado limpiando su cuarto o a ese tipo que le ha tocado varias veces y dice que tiene un truco. Ays, qué tiempos…

Mamá le manda limpiar su cuarto… y él halla un cupón premiado con 63.500 euros

El fin de semana se escurre rápido. Tanto, que por el camino se me han quedado por contar algunas buenas historias que me pasó @juancmarti, como el chaval de 16 años (en 1908) que jamás había tenido un cumpleaños o el famoso y extraño caso de KotaKoti. También se me ha quedado en el tintero leer un par de historietas de mi compañero (y reputado escritor) David Yagüe, pero he recogido mi habitación. Bajo mi cama, además de un escuadrón nuevo de pelusas que se unen a Pelu, una pelusa que lleva ahí toda la vida y que me resisto a limpiar, he encontrado una moneda de dos céntimos. Los hay con más suerte que yo, sin duda.

Y dentro de ese grupo de gente más afortunada que yo, este lunes destaca Ryan Kitching, un escocés de 19 años que ha ganado 63.500 euros por limpiar su habitación. ¡Y eso que su madre le obligó!

La historia tiene miga (ays cómo me gustan estas expresiones). Susan, madre de Ryan, decidió que había que poner fin a la leonera de su criatura y, un día después de dos semanas de caos absoluto, le dijo que aquello tenía que acabar, que era el momento de ordenar aquello.

Ryan, más gandul que un perezoso, ordenó los cachivaches y encontró doce cupones que él creía haber comprobado y no era así. Los iba a tirar a la basura cuando decidió que no perdía nada por comprobar los números por última vez… y descubrió que uno estaba premiado con 53.000 libras (63.500 euros aproximadamente), según publica la prensa británica.

“Me he quedado sin palabras”, decía este empleado de un supermercado que no se imaginaba que la pesadez de su madre le fuera a generar ese nivel de (inesperada) riqueza. Ya sabíamos que el reparto de tareas domésticas podía acarrear más sexo, pero esto de ganar dinero como si no hubiera mañana por limpiar tu propia habitación es nuevo.

Ahora Ryan es otro. Dice que su madre no tendrá que decirle dos veces que ordene su habitación, aunque todo parece indicar que la que limpiará será la de su propia casa, porque ese dinero piensa invertirlo en su emancipación. Además, se llevará a sus padres de vacaciones a ¡CANARIAS! y ayudará a su hermano a comprar un coche.

También dice que su novia, con quien rompió hace poco, estará más triste ahora. Se nota que el dinero simplemente te hace más rico, no más listo.

PD: Ahora solo falta que cuide el premio, para que no acabe como esos trece ganadores de la lotería que arruinaron sus vidas.

Ganó casi tres millones en la lotería, pero no dejará su trabajo

BecConsejo: “Busca bien”

¿Qué harías si te tocaran tres millones de euros jugando a la lotería? Supongo que lo primero sería pellizcarte y decir… “is this real life?”. En cualquier caso, a poco que tengas dos dedos de frente, una vez se rebaja la euforia lo que harías (espero y deseo) es planificar. ¿Qué hago con tanto dinero?

Yo, que aspiro a poco, me compraría un piso, buscaría algo donde invertir parte de lo ganado y trataría de viajar lo máximo posible. Lo más probable es que, si ganara tres millones de euros, veríais que el blog se actualizaría con menos frecuencia, eso como mínimo. Al menos, eso es lo que pienso en frío.

Sin embargo, los hay que no comparten mi visión y que con tanto dinero se aburren. El ejemplo más claro es Kevin Halstead, un señor británico de 47 años que, a pesar de ganar 2,7 millones de euros en la lotería, no va a renunciar a su trabajo de toda la vida: es autobusero y así seguirá.

Intentó dejarlo, pero supongo que ese gran volante es como una droga para él. Un año le ha durado el retiro espiritual hasta que la añoranza de sus compañeros y de su ruta 125 ha podido con él.

Supongo que algún malpensado dirá: “¡Eso es que se ha gastado el dinero!”. La verdad es que no sería la primera vez que lo vemos (basta con recordar los 13 ganadores de la lotería que arruinaron sus vidas), pero no es el caso.

Según cuenta Kevin a la prensa británica, su vuelta es temporal: “Un par de meses, de manera ocasional, cuando yo quiera”. Dice (y quizás no le falte razón) que cuando llevas 17 años haciendo algo y dejas de hacerlo de golpe no es fácil. Estoy seguro de que mis padres discrepan con esto, ¿verdad papá, verdad mamá?

Kevin, buen amigo, déjate de conducir el autobús y dedícate a cultivar plantas, o lo que quieras, que vivimos días difíciles y como algún ladronzuelo te vea conduciendo el cacharro y te reconozca, todavía tenemos un disgusto.

PD: A todo esto… el hombre sigue jugando a la lotería. ¡No tiene hartura!

Los problemas de que te toque la lotería

BecConsejo: “Ahorra. Lo agradecerás”

Podéis pensar que ganar en la lotería es siempre maravilloso, pero yo os confirmo que no es así. Lo digo después de contaros (hace un año) la historia de trece ganadores de la lotería que arruinaron sus vidas y después de ver la zapatiesta que se lía en Como Dios cuando a todo cristo (perdón por el chiste fácil) le toca la loto. No obstante, no es casualidad que este aviso lo haga hoy.

Lo hago hoy porque sufro por los 2.059 acertantes del pleno al quince en la quiniela de esta semana, que se han llevado 1.256,77 euros. Nos vendría muy bien a todos, diréis, pero es evidente que es una miseria de dinero para haber acertado todos los resultados de la quiniela (nada fácil pese a que apenas hubo cuatro variantes y sólo dos doses: Real Madrid y Sevilla).

A mí mi padre me explicó hace años que cuando abundan los unos (no los de Atila, los otros) en la quiniela, se gana poquito, pero quizás alguno no lo supiera, la echara por primera vez y fuera a su jefe a decirle cuatro cosas antes de anunciar que se autodespedía al comprobar que tenía 15.

Vamos, que comparados con éstos, los 46 desgraciaítos acertantes de primera categoría en la primitiva de hace un par de meses son casi unos dioses. Ahí los tienes, con sus 60.000 eurazos (que habrían sido dos o tres millones en condiciones normales) por elegir, entre todos los números, 7-8-10-20-30-40. “Éstos seguro que no los lleva nadie”, pensarían.

Hay otros casos en los que acertar la lotería es una jodienda (¡¡¡uyyyy lo que ha dicho!!!), como cuando pierdes el boleto, lo lavas destrozándolo (no como El follonero, que lo reconstruyó) sin que haya Dios que se lo crea, o lo peor, de lo peor, de lo peor, que es…

(Aquí vendría bien  una pausa para publicidad)

… Lo peor, de lo peor, de lo peor es que tú juegues durante años a unos números y que un día, harto de no llevarte más que premios de mierda claramente mejorables, digas: “Lo dejo” (y lo dejes, claro, porque decirlo sólo no vale). Si por un casual te enteras un día (y todo puede pasar) de que esos números a los que jugaste durante años han sido premiados, lo lógico es que te dé un patatús.

PD: Si dejáis de jugar, no miréis la lotería ni de casualidad, por si las moscas.

PD2: Buenas noches y buena suerte.

(FOTO: jmerelo)

Le ha tocado la lotería siete veces… y dice que tiene un truco

BecConsejo: “Según cómo quieras verlo, así será”

¿Es posible que te toque la lotería siete veces? Sí. ¿Es realista creer que existe un truco para conseguir que te toque la lotería (aunque sea una vez)? Ni de coña Según Richard Lustig, sí.

Os preguntaréis quién es Richard Lustig (y si no, da igual, porque lo voy a contar de todos modos). Richard Lustig es un tipo con suerte, que vive en Florida y ha conseguido que le toque la lotería siete veces. Al menos, eso dice él. No sé si recordáis otros casos loteros de los que hemos hablado aquí, en cualquier caso os pongo en antecedentes. Hemos conocido a…

No obstante, el amigo Richard se lleva la palma, no sólo por lo milagroso de su éxito, sino porque ha publicado un libro donde, al parecer, explica qué debes hacer para que te toque la lotería… bueno, más o menos.

“No tengo una bola de cristal, no puedo ver el futuro. Estaría estafando a la gente si le digo ‘Sigue mi método y te llevarás un gran premio’. Sería absurdo que alguien creyera eso. Lo que yo digo es, ‘Si sigues mi método, tendrás muchas más opciones de ganar’. De eso se trata”. Ésa es su teoría.

Lustig tiene 59 años y ha ganado mucho dinero jugando a la loto. Cientos miles de dólares en pequeños premios y siete grandes, entre los que destacan dos de 70.000 y 605.000 euros (él los ganó en dólares, evidentemente, pero os hice la conversión). Califica de “inversión” a la lotería y, para que vosotros también ganéis, os cuento parte de su táctica con un ejemplo práctico:

Gastas un euro en la lotería y te tocan diez. Pues bien, Richard te dirá que no guardes esos diez, sino que apuestes once, de modo que si pierdes “sólo habrás perdido uno” (con respecto a lo que tenías, claro).

Ese truco y muchos más del estilo los podréis leer (si es que alguien quiere) en su libro, que cuesta 28 euros.

Al menos uno de los consejos que da es que no gastes más de lo que puedes permitirte. Del mal, el menos.

PD: No sabemos si sus trucos valen para nuestra primitiva, o para la quiniela, o para el euromillón…

Le ha tocado la lotería cuatro veces

BecConsejo: “Si te meten prisa, que lo hagan ellos”

Algunos nos pasamos la vida pensando qué hacer si nos toca la lotería, qué frase decir en la tele para no repetir eso de “tapar agujeros” cuando eres millonario (vamos, que podrías tapar hasta el pozo de los espartanos). Toda una vida encomendándonos al azar para que luego llegue Joan Ginther y nos demos cuenta de que algo falla.

Si eres un joven mancebo con poca suerte en el amor, alguna vez habrás dicho frases del estilo: “Hay dos mujeres para cada hombre… alguien se está quedando con las mías”. Pues bien, Joan hace que te lo plantees a lo bestia pero con los juegos de azar.

Le ha tocado la lotería cuatro veces en los últimos 17 años, según publica la prensa norteamericana. Esta mujer que vive en Las Vegas (dónde si no) y tiene ahora 63 años ya ha sido calificada como “la más afortunada del mundo” (aunque sólo sea con la lotería). De amor y salud no tenemos ni idea de cómo le irá, pero de suerte y dinero… madre mía, le sobra más la pasta que a los de la selección una vez ingresen la prima del Mundial.

Ahora recuerdo aquella recopilación que os hice una vez sobre trece ganadores de la lotería a los que ganar el premio les arruinó la vida. Sinceramente, Joan tendría que poner mucho de su parte para desperdiciar los casi 17 millones de euros que ha ido acumulando con premios desde 1993, cuando la fortuna le sonrió por primera vez.

¿Para eso llevo dos años yendo a cubrir el sorteo de la Lotería de Navidad? ¿Para que luego Joan se esté quedando con mi porcioncita de suerte? No hay justicia…

PD: Ni que decir tiene que la dirección, el número de teléfono y la cuenta de correo electrónico de Joan son un misterio. No me extraña, porque con ese capital ya me estaba planteando aprender inglés, irme a vivir a Las Vegas y que sea lo que Joan quiera…

(FOTO: Gazetevatan.com)

http://abcnews.go.com
/Business/texas-woman-wins-millions-lottery-fourth-time/story?id=11097894