Entradas etiquetadas como ‘premio’

Gana 43 millones en una tragaperras y el casino se lo cambia por una cena familiar

katrina_prize1

Una estadounidense llamada Katrina Bookman se hizo un selfie que creía que iba a hacer historia. Una de esas fotos que todo el mundo, y no solo sus familiares, iban a guardar en su retina para siempre. ¡¡¡Craso error!!!

El asunto terminó en una ‘broma’ más pesadas de digerir que 20 polvorones sin una gota de líquido. La mujer creía haber ganado el mayor premio en la historia de las tragaperras de EE UU: casi 43 millones de dólares, alrededor de 40.800.000 euros, y lo que se llevó fue un disgusto de mil demonios. Lee el resto de la entrada »

Una empresa premia a su mejor empleado con una noche con una actriz porno

actrizpornoDesde la infravalorada posición de becario, confieso que me pillan tan lejanos los beneficios sociales que algunas empresas dan a sus empleados que cualquier detalle me parece una visita sorpresa de los Reyes Magos. Desde esa ignorancia, sé que son comunes las pagas extra por objetivos o pagos en especies, como cheques de comida o seguros médicos. Lo que no podía imaginar, cargado de inexperiencia, es que esos pagos en especies también incluyen favores sexuales… O_O.

Al menos eso es lo que ha ocurrido recientemente en China, donde una empresa con sede en Shanghai y de la que no ha trascendido su nombre, ha premiado de forma inopinada a uno de sus trabajadores. Esta empresa organizó una cena para empleados a la que invitó a una actriz porno japonesa. La noticia trascendió y provocó gran expectación entre los fans de la chica, de la que no he conseguido encontrar el nombre (acepto ayudas). Hasta ahí, el evento es poco convencional, pero tampoco noticiable. Sin embargo, la gran sorpresa que encerraba la cena llegó con los postres, cuando el CEO de la compañía anunció que el bonus para el mejor empleado del año era pasar una noche con la actriz. Suponemos que una noche de sexo excesivo (si es que el concepto de sexo excesivo existe).

Ya imagino a casi toda la nómina de empleados masculinos haciendo cuentas sobre su rendimiento en el último año y cruzando los dedos para que el premio recayera en ellos… Quede claro que hago distinción entre empleados masculinos y femeninos porque aunque la homosexualidad ya no está penada por ley en China, sigue habiendo una fuerte represión social.

La noticia ha corrido como la pólvora y se ha criticado fuertemente desde los sectores más conservadores del gigante asiático. De ahí que los medios, para proteger a los implicados, hayan decidido no revelar los nombres de la compañía, la actriz y el premiado. ¡Con lo que nos gustaría a nosotros tener las impresiones del caballero!

Un anciano gana un concurso para tener sexo, pero muere antes de recibir el premio

ed-johnny-orris¿Imaginas que te toca el Euromillones y mueres horas antes de cobrar el premio? ¡Ah, qué burla del destino, qué crueldad sin medida! Pues algo así le ha pasado a Johnny Orris, un abuelete estadounidense de 86 años que se ha ido al otro barrio sin “cobrar” un premio que, a buen seguro, le hubiese mejorado sus últimos días de vida. El espectro con la guadaña le vino a visitar poco después de enterarse de que era el beneficiario de un concurso cuyo premio era tener sexo con dos hermosas señoritas. ¿Por qué no llegaste unos días más tarde, maldita? ¡Ay, mísero de mí, ay, infelice!

El concurso en cuestión se llama Quiero hacer que mi abuelo tenga sexo’ y le da mil vueltas a ‘Quién quiere casarse con mi hijo’ o su caritativa secuela, ‘Quién quiere casarse con mi madre’. Lo organiza Howard Stern, uno de los tipos más interesantes del show business mundial, capaz de emitir en sus programas lo que, y disculpad la vulgar expresión, le sale del ciruelo.

Pues bien, el ganador del concurso fue Ed Orris, a la sazón nieto del desafortunado Johnny, quien iba a poder disfrutar de una jornada de sexo después de muchos años de sequía, según el propio Ed. Para celebrar la victoria en el concurso, Johnny decidió invitar a cenar a su nieto. No sospechaba que esa cena iba a ser el epílogo de su vida. El caballero se atragantó con un trozo de carne y murió por asfixia sin que nadie pudiera hacer nada por evitarlo.

La noticia corrió como la pólvora y ha dejado consternados a los fieles de Howard Stern. Bueno, y no sólo a ellos. Dennis Hof, propietario del Bunny Ranch, un local de alterne en el que trabajan Caressa y Vanity, las dos señoritas que iban a darle la noche de su vida a Johnny, aseguró que las muchachas estaban desoladas. También se acordó de Ed, el nietísimo, a quien trató de consolar por la pérdida como mejor podía hacer: ofreciéndole la posibilidad de usar el premio que estaba destinado a su abuelo.

Aún no sabemos si Ed ha aceptado la cortesía del Bunny Ranch, aunque desde aquí le animamos. Las penas, con pan, son menos