Entradas etiquetadas como ‘quiniela’

Los problemas de que te toque la lotería

BecConsejo: “Ahorra. Lo agradecerás”

Podéis pensar que ganar en la lotería es siempre maravilloso, pero yo os confirmo que no es así. Lo digo después de contaros (hace un año) la historia de trece ganadores de la lotería que arruinaron sus vidas y después de ver la zapatiesta que se lía en Como Dios cuando a todo cristo (perdón por el chiste fácil) le toca la loto. No obstante, no es casualidad que este aviso lo haga hoy.

Lo hago hoy porque sufro por los 2.059 acertantes del pleno al quince en la quiniela de esta semana, que se han llevado 1.256,77 euros. Nos vendría muy bien a todos, diréis, pero es evidente que es una miseria de dinero para haber acertado todos los resultados de la quiniela (nada fácil pese a que apenas hubo cuatro variantes y sólo dos doses: Real Madrid y Sevilla).

A mí mi padre me explicó hace años que cuando abundan los unos (no los de Atila, los otros) en la quiniela, se gana poquito, pero quizás alguno no lo supiera, la echara por primera vez y fuera a su jefe a decirle cuatro cosas antes de anunciar que se autodespedía al comprobar que tenía 15.

Vamos, que comparados con éstos, los 46 desgraciaítos acertantes de primera categoría en la primitiva de hace un par de meses son casi unos dioses. Ahí los tienes, con sus 60.000 eurazos (que habrían sido dos o tres millones en condiciones normales) por elegir, entre todos los números, 7-8-10-20-30-40. “Éstos seguro que no los lleva nadie”, pensarían.

Hay otros casos en los que acertar la lotería es una jodienda (¡¡¡uyyyy lo que ha dicho!!!), como cuando pierdes el boleto, lo lavas destrozándolo (no como El follonero, que lo reconstruyó) sin que haya Dios que se lo crea, o lo peor, de lo peor, de lo peor, que es…

(Aquí vendría bien  una pausa para publicidad)

… Lo peor, de lo peor, de lo peor es que tú juegues durante años a unos números y que un día, harto de no llevarte más que premios de mierda claramente mejorables, digas: “Lo dejo” (y lo dejes, claro, porque decirlo sólo no vale). Si por un casual te enteras un día (y todo puede pasar) de que esos números a los que jugaste durante años han sido premiados, lo lógico es que te dé un patatús.

PD: Si dejáis de jugar, no miréis la lotería ni de casualidad, por si las moscas.

PD2: Buenas noches y buena suerte.

(FOTO: jmerelo)