Entradas etiquetadas como ‘kevin halstead’

Ganó casi tres millones en la lotería, pero no dejará su trabajo

BecConsejo: “Busca bien”

¿Qué harías si te tocaran tres millones de euros jugando a la lotería? Supongo que lo primero sería pellizcarte y decir… “is this real life?”. En cualquier caso, a poco que tengas dos dedos de frente, una vez se rebaja la euforia lo que harías (espero y deseo) es planificar. ¿Qué hago con tanto dinero?

Yo, que aspiro a poco, me compraría un piso, buscaría algo donde invertir parte de lo ganado y trataría de viajar lo máximo posible. Lo más probable es que, si ganara tres millones de euros, veríais que el blog se actualizaría con menos frecuencia, eso como mínimo. Al menos, eso es lo que pienso en frío.

Sin embargo, los hay que no comparten mi visión y que con tanto dinero se aburren. El ejemplo más claro es Kevin Halstead, un señor británico de 47 años que, a pesar de ganar 2,7 millones de euros en la lotería, no va a renunciar a su trabajo de toda la vida: es autobusero y así seguirá.

Intentó dejarlo, pero supongo que ese gran volante es como una droga para él. Un año le ha durado el retiro espiritual hasta que la añoranza de sus compañeros y de su ruta 125 ha podido con él.

Supongo que algún malpensado dirá: “¡Eso es que se ha gastado el dinero!”. La verdad es que no sería la primera vez que lo vemos (basta con recordar los 13 ganadores de la lotería que arruinaron sus vidas), pero no es el caso.

Según cuenta Kevin a la prensa británica, su vuelta es temporal: “Un par de meses, de manera ocasional, cuando yo quiera”. Dice (y quizás no le falte razón) que cuando llevas 17 años haciendo algo y dejas de hacerlo de golpe no es fácil. Estoy seguro de que mis padres discrepan con esto, ¿verdad papá, verdad mamá?

Kevin, buen amigo, déjate de conducir el autobús y dedícate a cultivar plantas, o lo que quieras, que vivimos días difíciles y como algún ladronzuelo te vea conduciendo el cacharro y te reconozca, todavía tenemos un disgusto.

PD: A todo esto… el hombre sigue jugando a la lotería. ¡No tiene hartura!