Entradas etiquetadas como ‘funeral’

Lleva 14 años colándose en funerales para comer gratis

Es muy raro que alguien cuestione la moral de una jubilada y devota católica por asistir a un número casi infinito de funerales. Pero eso exactamente es lo que ha ocurrido con la británica Theresa Doyle, de 65 años, que se ha dedicado durante los últimos tres lustros a pasarse por cualquier velatorio de la localidad de Slough y acabar con el bufé en un abrir y cerrar de ojos. ¡¡¡Una plañidera con más apetito que Carpanta!!!

Doyle simplemente se deja caer, finge haber conocido al finado, y a veces incluso conversa con sus amigos y familiares, antes de atacar el almuerzo o la comida como si no hubiera un mañana. A veces, hasta se guarda algún manjar en el bolso. Normal, por si entra algo de hambre a media tarde. 😉 Lee el resto de la entrada »

Entierra su camioneta con todos los honores tras 50 años de duro servicio

Alcides Ravel, un agricultor uruguayo, compró su Ford F-350 en 1969, cuando tenía 35 años. Tras casi medio siglo de duro servicio, el anciano de 83 años finalmente puso a su fiel vehículo a descansar por los siglos de los siglos. O-O

En vez de llevarlo a un desguace o abandonarlo en un granero, pensó que era más digno enterrarlo con todos los honores, casi como a un héroe de guerra. Así que preparó durante dos días un agujero de más de dos metros de profundidad y, con ayuda de un tractor, sepultó a su ‘fiel compañero de fatigas mecánico’. Lee el resto de la entrada »

La polémica despedida a una mascota que ha incendiado la Red

pezp

Decir adiós a tu mascota es un momento muy difícil que todo amante de los animales tiene que afrontar tarde o temprano.

Hay muchas formas de separarse de un ser querido, y recientemente se ha hecho viral en las redes sociales la peculiar manera, para muchos indignante, con la que un joven se despidió de su mascota (más bien se deshizo, como indican en los comentarios de su vídeo). Lee el resto de la entrada »

Roba el anillo de bodas de una anciana en medio de su funeral

bodaLa desfachatez y la poca moral de algunos individuos no conocen límites. Este es el caso de una ladrona que no se cortó lo más mínimo y robó el anillo de Lois Hicks, una anciana que había fallecido a los 88 años, en pleno funeral. O-O

El vídeo, grabado por una cámara de seguridad de una funeraria, en Odessa (Texas, EE UU), muestra el momento en el que una joven se acerca al ataúd y toca la mano de Hicks, un gesto aparentemente cariñoso. Nada más lejos de la realidad.

Tras un breve tira y afloja, logra sacar el anillo del dedo y sale de sala como si nada hubiera pasado. ¡¡¡Menuda pájara!!!

Entró preguntando por el servicio y se coló en el velatorio. Cuando quisimos reaccionar, ya se había marchado con su coche“, dijo Bill Vallie, el gerente del establecimiento. La policía ha abierto una investigación para tratar de capturar a esta amante de lo ajeno, por eso ha hecho públicas las imágenes del robo. Lee el resto de la entrada »

Un funeral estilo ‘Star Wars’

funeral_starwars

Un fan incondicional de Star Wars, que murió recientemente de cáncer, tuvo el funeral que siempre deseó, tras ver la primera película de esta famosa saga cinematográfica: una guardia de soldados imperiales condujo la procesión de su entierro por las calles de su localidad natal. Sólo faltaron los acordes de The Imperial March, de John Williams, para poner el remate perfecto a la escena.

Gordon Deacon, de 58 años, vivía en la ciudad de Llanedeyrn, en el Reino Unido y falleció tras luchar veinte meses contra un cáncer de páncreas y de hígado. El hombre estaba enganchado a todo lo que tuviera que ver con La guerra de las galaxias, por esta razón cuatro de sus mejores amigos se disfrazaron de tropa imperial para cumplir su última voluntad.

Lee el resto de la entrada »

Una niña filipina de tres años ‘resucita’ durante su entierro

ninafilipina¿No os ocurre con frecuencia que un susto suele ser el preámbulo de una alegría? Por ejemplo, te llevas un disgusto enorme cuando ella te dice “ojo, que tengo una falta”, pero la alegría es infinita cuando unos días después te aclara que todo ha sido “una falsa alarma”. Pues ese efecto susto-alegría inmensa lo acaba de vivir una familia del sur de Filipinas, cuando una niña de tres años que había sido dada por muerta, ‘resucitó’ dentro del propio ataúd durante la ceremonia de su entierro. ¡Bien por la criatura!

La historia tiene tintes dramáticos. La pequeña padeció durante unos días una fiebre altísima y un día perdió el conocimiento. Sus padres la llevaron de inmediato al hospital, donde los médicos que intentaban reanimarla decidieron certificar su fallecimiento una vez que no eran capaces de encontrarle el pulso. Este terrible error médico sumió en la más absoluta de las tristezas a la familia de la pequeña, a la que iban a enterrar un par de días después.

Sin embargo, lo que era una tragedia sin paliativos dio un giro de 180 grados para convertirse en una historia con final feliz. Para darle el último adiós a la niña, un familiar decidió levantar la tapa del féretro y observó que la niña se movía. Su primera reacción fue la de llevarse un susto de aúpa. Pero segundos después reaccionó y alertó al resto de asistentes al funeral. Al parecer, justo en ese momento la pequeña estaba despertando del coma en el que había entrado cuando los doctores decidieron darla por muerta (?).

La alegría desproporcionada, gigantesca, inmensa, inconmensurable, inabarcable, infinita… que se llevó la familia compensa de largo la tremenda desolación de la durísima experiencia vivida, pero no tanto como para pensar que al médico que firmó el acta de defunción (¿se dice así?) no se le vaya a caer el pelo, puesto que el caso ya está en manos de la justicia filipina.

Foto: YouTube.

Un viaje al otro mundo subido de tono

Fuente: Duncan (Flickr).

Fuente: Duncan (Flickr).

Hay costumbres… y costumbres. Muy peculiares son los ritos funerarios, que varían de cero a infinito en función de cada cultura. Por ejemplo, en occidente se guarda luto por los muertos vestidos de riguroso negro, pero en la tradición oriental el color del luto es, mayoritariamente, el blanco. En España, los velatorios son sitios de recogimiento, en cambio, en Estados Unidos se organizan fiestas familiares e incluso desfiles callejeros, como ocurre en Nueva Orleans.

De todas formas, no voy a ponerme a repasar todos los funerales del mundo, sino que hoy voy a hacer hincapié en un rito que me ha llamado poderosamente la atención. En Taiwan, para despedir a los muertos también se organiza un ritual festivo que (y aquí está la gran noticia) ¡¡¡incluye la presencia de strippers!!! Sí, los taiwaneses tienen el detalle de regalar un baile erótico al finado antes de su último viaje.

La tradición se remonta al siglo XIX, cuando en algunas aldeas de la isla se organizaban bailes en torno al cadáver. Estas danzas fueron subiendo de tono, hasta lo que hoy es una carroza motorizada con luces de neón y barra americana en la que jóvenes ataviadas con minifaldas y tacones de aguja se contonean e, incluso, se despojan de toda su ropa ante un ataúd. ¡Toda la ropa! Esta práctica, sin embargo, está empezando a ser muy cuestionada por las autoridades del pequeño país asiático, quizá porque está estrechamente vinculada a la mafia, ya que es común que a sus capos mafiosos se les despida de este mundo rodeado de una corte de bailarinas sexys.

A mí, en principio, me parece muy respetable que cada uno organice los funerales de sus seres queridos de la forma que crea conveniente, siempre dentro de la ley. Sin embargo, esta tradición me resulta machista, ya que no se conocen casos de hombres con el torso desnudo que bailen alrededor de una fallecida. En este caso, ni aunque la muerta sea la mujer de un mafioso.

Aprovecho para confesar que me gustaría que a mi funeral acudieran los ángeles de Victoria’s Secret. Y también Clint Eastwood, Keith Richards y Kirk Douglas, que espero que duren tanto tiempo que me sobrevivan. Por cierto, ¿qué deseo tenéis vosotros para vuestro último adiós?

Aparece ‘resucitado’ en su propio funeral

No soy muy de refranero, pero voy a hacer un inciso y, por una vez (de momento), recurriré al saber popular. ¿Conocéis el dicho “ser el perejil en la salsa, la novia en la boda y el muerto en el funeral“? Pues un brasileño lo ha llevado al extremo, ya que no solo era el muerto en el funeral, sino que también apareció ‘resucitado’ en el velatorio. ¡Gallina de piel, que diría aquél!

Gilberto Araujo llevaba meses sin dar señales de vida (esta expresión viene que ni pintada) a su familia. Tan es así, que su hermano José Marcos, tras enterarse de que en la morgue había un cadáver sin identificar de un lavacoches -profesión de Gilberto-, acudió preocupado para ver si se el cuerpo sin vida era el de su familiar. Ante el tremendo parecido físico del finado con Gilberto, José Marcos reconoció el cadáver y se apresuró a contárselo a sus allegados para organizar el funeral.

La noticia de la muerte del señor Araujo se propagó rápidamente por pueblo de Alagoinhas, en el estado de Bahía. Tan rápido, que le alcanzó al propio ‘fallecido’ a tiempo de acudir a ‘su’ velatorio. Allí, entre llantos, quejidos y lamentos de sus seres queridos, el señor Araujo irrumpió con vida. “Que no estoy muerto, que estoy vivo. ¡Pellízcame!”, le dijo a uno de sus amigos, que miraba atónito y de forma intermitente al ataúd y al caballero que le hablaba.

En la sala se formó un gran revuelo, nada sorprendente, por otro lado. Cuentan que hubo gente que huyó despavorida y que otros se desmayaron al ver caminar a Gilberto, en una escena similar a la que protagonizan las fans de Justin Bieber cuando le tienen a menos de 500 metros de distancia. La más sorprendida fue su madre, que se arrojó a los brazos de nuestro protagonista con un entusiasmo que, probablemente, no se veía desde su primera comunión.

Tres ancianos son hospitalizados por tomar bizcocho de marihuana en un funeral

Cada edad tiene sus problemas. Cuando eres pequeño no te dejan hacer nada, cuando creces te toca trabajar y no te queda tiempo ni fuerza para hacer nada y cuando envejeces no puedes hacer nada. Podríamos decir que la vida es una derrota tras otra hasta que acabas deseando que muera Flanders.

Igualmente, cada edad tiene unos problemas con las drogas. Cuando eres pequeño tienes miedo de que te metan droga en los caramelos, luego creces y tienes miedo a que te echen droga en la bebida y cuando envejeces… ¿tienes miedo a que le pongan marihuana a los bizcochos? Si no lo temíais, es el momento.

No hay más que ver lo que ocurrió durante un funeral que se celebraba en el sur de California (Estados Unidos), que acabó con tres personas hospitalizadas después de ingerir (sin saberlo) un bizcocho de marihuana que sirvieron durante el velatorio.

Como habréis visto en las películas, en Estados Unidos (y en algunos lugares de España) suele celebrarse un ágape en la casa del fallecido o de sus hijos en el que se reúnen amigos y familiares. Pues bien, durante ese aperitivo pusieron un bizcochito de chocolate y varias personas comieron. Entre ellas, dos mujeres de 71 años y un hombre de 82 años que tuvieron que ser hospitalizados, según publica la prensa internacional.

Al parecer, después de ingerir el bizcocho, estas tres personas padecieron náuseas, mareos y eran incapaces de ponerse de pie por sí solos. También os digo, sabiendo la edad de los afectados (o si no la sabían, intuyéndola, porque no creo que aparenten 25), es una putada faena ofrecer el bizcochito sin avisar del contenido.

Dicen los medios locales que sirvieron bizcocho con marihuana porque al fallecido le gustaba mucho tomarlos. Una de dos, o los ancianos no conocían bien a su amigo, o el pobre hombre lo escondió por vergüenza a que le reprobaran.

PD: Por si acaso, no toméis caramelos en el colegio, no bebáis nada que no hayáis preparado vosotros y nunca comáis bizcocho en un funeral.

(FOTO: Annie Mole)