Entradas etiquetadas como ‘filipinas’

Confunden a un perro con una estatua

Piper, un perro de raza Xoloitzcuintle, fue confundido por los usuarios de varias redes sociales con una estatua. Se mueve menos que un don Tancredo en medio de la plaza. O-O

Su dueña, Sandra Pineda, vive en Filipinas y se mostró tremendamente sorprendida cuando la instantánea de su mascota alcanzó más de 10.000 ‘me gusta’ y decenas de comentarios de todo tipo.  Lee el resto de la entrada »

El duro primer día de clase de un niño de cuatro años: se duerme y la lía

Una cámara de seguridad grabó el divertido momento en que un pequeño, que había echado una cabezadita como el rey emérito en un acto oficial, se despierta repentinamente y se carga algo a la espalda que no es su mochila. o-O

Dean Lewis Pagtakhan, de cuatro años, se vio superado por el primer día de clase, en una escuela filipina, y cayó en manos de Morfeo en menos que canta un gallo. Lee el resto de la entrada »

El ‘pez con tatuajes’ capturado en Filipinas fue fruto de una casualidad

Un marlín o pez vela capturado por un pescador hizo correr ríos de tinta en Filipinas por los extraños dibujos ‘tatuados’ en su piel.

En un principio aseguraron que se trataba de un ser de otro planeta enviado para habitar las profundidades marinas, hasta que finalmente se supo por qué su cuerpo estaba cubierto por unos misteriosos grabados. Lee el resto de la entrada »

En esta gasolinera filipina no te dará asco ir al baño

servicio_filipinas

Jason Godfrey es un famoso modelo y presentador canadiense que jamás pensó que en una gasolinera perdida, en una localidad de Filipinas, iba a toparse con un servicio estilo ‘mansión Playboy’. El mismísimo Hugh Hefner seguro que estaba encantado en pasar una dulce velada con una de sus ‘conejitas’ en un espacio tan suntuoso.

Lee el resto de la entrada »

Una niña filipina de tres años ‘resucita’ durante su entierro

ninafilipina¿No os ocurre con frecuencia que un susto suele ser el preámbulo de una alegría? Por ejemplo, te llevas un disgusto enorme cuando ella te dice “ojo, que tengo una falta”, pero la alegría es infinita cuando unos días después te aclara que todo ha sido “una falsa alarma”. Pues ese efecto susto-alegría inmensa lo acaba de vivir una familia del sur de Filipinas, cuando una niña de tres años que había sido dada por muerta, ‘resucitó’ dentro del propio ataúd durante la ceremonia de su entierro. ¡Bien por la criatura!

La historia tiene tintes dramáticos. La pequeña padeció durante unos días una fiebre altísima y un día perdió el conocimiento. Sus padres la llevaron de inmediato al hospital, donde los médicos que intentaban reanimarla decidieron certificar su fallecimiento una vez que no eran capaces de encontrarle el pulso. Este terrible error médico sumió en la más absoluta de las tristezas a la familia de la pequeña, a la que iban a enterrar un par de días después.

Sin embargo, lo que era una tragedia sin paliativos dio un giro de 180 grados para convertirse en una historia con final feliz. Para darle el último adiós a la niña, un familiar decidió levantar la tapa del féretro y observó que la niña se movía. Su primera reacción fue la de llevarse un susto de aúpa. Pero segundos después reaccionó y alertó al resto de asistentes al funeral. Al parecer, justo en ese momento la pequeña estaba despertando del coma en el que había entrado cuando los doctores decidieron darla por muerta (?).

La alegría desproporcionada, gigantesca, inmensa, inconmensurable, inabarcable, infinita… que se llevó la familia compensa de largo la tremenda desolación de la durísima experiencia vivida, pero no tanto como para pensar que al médico que firmó el acta de defunción (¿se dice así?) no se le vaya a caer el pelo, puesto que el caso ya está en manos de la justicia filipina.

Foto: YouTube.

¿La respuesta más absurda jamás escuchada en un concurso de belleza?

Esta vez sí, la naturaleza ha repartido con criterio dones y taras, que no siempre lo hace. Hay muchos casos de gente físicamente poco agraciada que, además, intelectualmente tiene ciertas limitaciones y, peor aún, sobredosis de mala uva, sólo hay que encender la televisión para comprobarlo. También se da el caso contrario, personas listas que también son bellas a rabiar y tienen un corazón que no cabe en el Taj Mahal. Ninguna de estas situaciones se ajusta a nuestra protagonista del día, una chica monísima a la que el cerebro parece funcionarle a una velocidad anormalmente lenta. Se llama Joanlia Lising y acaba de aportar su granito de arena para extender el topicazo infame de la guapa tonta.

La muchacha, una filipina afincada en Estados Unidos, exhibe cuerpazo, mirada chispeante y sonrisa linda, requisitos imprescindibles para tener alguna posibilidad de éxito en un concurso de belleza. Por ello, no dudó en presentarse a Miss Philippines USA 2013, un certamen para señoritas de origen filipino que viven en el país de Obama, como su propio nombre indica. Allí, concursó con el número 13 y no es que yo sea supersticioso, pero este dígito maldito no le auguraba una velada feliz

Joanlia lució palmito y paseó con garbo por la pasarela, hasta que llegó el momento de demostrar que era algo más que un rostro bonito, en ese turno de preguntas a las que -¿no te lo habían dicho, Joanlia?-siempre hay que responder que lo que más deseas es la paz en el mundo, para que los espectadores te aplaudan hasta que les duelan las manos. Sin embargo, a la señorita Lising le tocó soltar un breve discurso sobre cuál de los cinco elegiría si sólo pudiera tener uno (o algo así). Ella apostó por la vista y lo justificó con una argumentación que… ¡¡mejor que veáis el vídeo!!

Joanlia se quedó tan pancha después de su breve charla, que -¡OMG!- arrancó los aplausos de la concurrencia. ¿Qué demonios entendieron de lo que dijo la joven?

En cualquier caso, que no se atormente la muchacha, que momentazos de esta índole se repiten con frecuencia en los concursos de belleza. Aún recuerdo a la panameña que definió a Confucio como un chino-japonés de lo más antiguo que inventó la confusión, o a aquella joven de Carolina del Sur que se hizo un lío con los mapas, la educación y el futuro de la nación americana. Y es que, en ocasiones, la naturaleza sí que es sabia.

Lleva operándose 16 años para parecerse a Superman

Decía estos días en Twitter y Facebook que me ponía el traje de becario antes de trabajar. Pues bien, de momento solo es el traje pero, quién sabe, quizás algún día decida operarme y ponerme boca de becario, nariz de becario y pómulos de becario… aunque solo sea para entrar en nuestra lista de Cuando la cirugía estética se vuelve descabellada.

En cualquier caso, mientras me pienso si me pongo manos y pies de becario de por vida, podemos apuntar en nuestra clasificación a Herbert Chávez, un filipino de 35 años que lleva 16 años pasando por el quirófano (no todos los días, como supondréis) detrás de su sueño: ser Superman, tal y como vemos en la prensa estadounidense.

En condiciones normales (si es que se pueden dar “condiciones normales” en este caso) lo suyo sería que le implantaran unos propulsores para volar, acero en los puños para la superfuerza, que le cosieran unos calzoncillos encima del pantalón (ah, no, esto ya no), en fin, cosas que le conviertan en un superhéroe. Sin embargo, como la ciencia no está tan avanzada aún, el pobre se tiene que conformar con parecerse físicamente.

Y en eso anda Chávez, operándose la barbilla, haciéndose más fina la nariz, estilo Christopher Reeve cuando interpretó al personaje, unos labios más gordos y unas cuantas cosas más, que su dinero le habrán costado. Aunque ahora que hablamos de dinero, como me dijo una vez un amigo al que le debía veinte céntimos, podemos hablar también de la decoración de su casa: almohadas, fotos, estatuas de tamaño real… todo de Superman.

Que digo yo… nuestro Chávez, más que fan, es egocéntrico, ¿no? Pensadlo bien: gasta un dineral en parecerse a Superman y llena su casa de objetos de Superman que, supongo, le recordarán indirectamente a él mismo. Entonces nos encontramos con que su domicilio, más que un santuario al superhéroe libre de kryptonita, es una casamuseo de él mismo.

La diferencia con un tipo ególatra al uso es que en lugar de gastarse el dinero en revelar las fotos de sus vacaciones en La Manga lo ha gastado en comprar fotos de Superman: total, él creerá que se parecen y así evita que en alguna salga con los ojos rojos.

PD: Lo de operarme para ser becario de por vida podría estar bien, pero tener que aguantar a Trolly… uff, eso no está pagado.

Lo más raro de la semana (6-12 de junio)

BecConsejo: “Resume lo mejor que puedas”

Esta semana me he dejado muchas cosas por contar, así que mejor voy directamente al lío en vez de enrollarme como hago de costumbre.

¿Qué es lo más raro de la semana? ¿Que nos hemos dejado por contar?

1. Un policía incapaz de dirigir el tráfico

A mí me hace gracia ver cómo Ramiro dirige el tráfico, pero supongo que a los conductores que tienen que atender sus instrucciones no les gustará tanto.

Lectores (habituales y ocasionales), les presento a Ramiro, el policía más famoso de Filipinas. Tiene 54 años y trabaja en Pásay, Filipinas.

Quizás le hayáis visto en la tele pero si no… amigos, merece la pena que gastéis unos minutos de vuestro tiempo en observar cómo ¿dirige? el tráfico entre bailoteos.

Digo en el titular que es incapaz de dirigirlo porque creo que resulta imposible dar instrucciones con algo de criterio mientras tratas de no perder los pasos de baile, pero también es cierto que, como no se ven accidentes a su alrededor, podemos decir que cumple su trabajo a la perfección.

Diría mi padre (que me dio el chivatazo) que al menos no entorpece el tráfico. Diría también que ya podríamos ganar nosotros el dinero así de fácil.

Lleva seis años como policía de tráfico y practica los movimientos en casa, según publica Sky News. Y todo porque se marca como objetivo llevar felicidad a los conductores y peatones. Ojalá y lo esté consiguiendo.

2. Grabó su venganza en vídeo

dutx12 me pasó el otro día un vídeo en el que veíamos cómo multaban a un ciclista neoyorquino por no ir por el carril bici y éste demostraba a los agentes que no se puede ir por el carril bici en Nueva York.

Cualquier persona habría intentado hacer entrar en razón a los agentes pero Casey Neistat no es cualquiera. Es un cineasta tozudo que pensó que la mejor forma era grabarlo todo.

Así pues, ha subido un vídeo en el que se ve cómo intenta no salirse del carril bici… sin conseguirlo. Como lo bueno es el vídeo, aquí va:

3. El Titanic II se hunde en su viaje inaugural

Algunos nombres traen consigo el gafe. No, no me refiero a Ricardo Rocha o Doofenshmirtz, sino al del Titanic (siempre digo que es estúpida esta incertidumbre cuando ya os he dado la clave en el titular.

Os cuento: Mark Wilkinson compró un yate y lo llamó Titanic II, para hacer la broma. Lo que no esperaba es que cuando se disponía a realizar su primer viaje el barco éste se hundiera obligando a las autoridades portuarias a rescatar tanto a Mark como a su capricho.

Dice el pobre (porque al final un poco de lástima sí que te da) que ya empieza a estar harto de las bromas de la gente. Yo le diría que no hubiera tentado a la suerte, que es como si acampas en una lancha llamada “el barco de Chanquete” (o La Dorada) y te desaloja la Policía. Las risas iban a llegar hasta Condesa de Venadito 1.

4. ‘Shrek’ ha muerto

La oveja más famosa de Nueva Zelanda ha muerto, tal y como me informaba recientemente Pedro, expatriado por aquellas tierras.

No sé si conocéis su historia, pero si no, como os la voy a contar, ya tenéis excusa para visitar el Museo Nacional de Wellington (Te Papa) que será a donde la lleven.

Bueno, mejor que os la cuente el propio Pedro, que es un pedazo de crack:

“Era una oveja como otra cualquiera hasta que un día vio que venía un esquilador y aquello no le dio muy buena espina, así que decidió que, por si las moscas, se daba el piro y se escondió por unas cuevas. Tan bien lo hizo que no la encontraron, y pasó el tiempo, pasó el tiempo, hasta que, por fin, en el 2004 encontraron a la oveja.

Habían pasado nada menos que seis años desde que la oveja hizo mutis por el foro, y, efectivamente, ningún esquilador la había encontrado, ¡¡porque llevaba ella sola 27 kilos de lana acumulada de esos seis años!! Tal fue el acontecimiento que hasta la esquilaron en directo por la TV”.

PD: Con tanto lío, no he podido ni hablaros de la broma del champú que me pasó la argentina más guapa del mundo (Gaby).