Entradas etiquetadas como ‘bodas’

Roba el anillo de bodas de una anciana en medio de su funeral

bodaLa desfachatez y la poca moral de algunos individuos no conocen límites. Este es el caso de una ladrona que no se cortó lo más mínimo y robó el anillo de Lois Hicks, una anciana que había fallecido a los 88 años, en pleno funeral. O-O

El vídeo, grabado por una cámara de seguridad de una funeraria, en Odessa (Texas, EE UU), muestra el momento en el que una joven se acerca al ataúd y toca la mano de Hicks, un gesto aparentemente cariñoso. Nada más lejos de la realidad.

Tras un breve tira y afloja, logra sacar el anillo del dedo y sale de sala como si nada hubiera pasado. ¡¡¡Menuda pájara!!!

Entró preguntando por el servicio y se coló en el velatorio. Cuando quisimos reaccionar, ya se había marchado con su coche“, dijo Bill Vallie, el gerente del establecimiento. La policía ha abierto una investigación para tratar de capturar a esta amante de lo ajeno, por eso ha hecho públicas las imágenes del robo. Lee el resto de la entrada »

Empeña su anillo de bodas para comprar drogas y pagar a una prostituta

Estoy enganchado a ‘Empeños a lo bestia’, para mí el mejor programa de la televisión, de ahí que esta noticia que he encontrado me haya cautivado por completo. Empeño + drogas + prostitución, mezclados en vez de agitados, dan lugar a cóctel explosivo, que puede estallarte en la cara si no eres demasiado listo. Si no, que se lo pregunten a Marvin Holmes

El señor Holmes y la prostituta R.K.

El señor Holmes y la prostituta R.K.

El hombre debe de atravesar un momento complicado con su esposa que se va a agravar tras su última ocurrencia. El señor Holmes decidió pasar un rato divertido en brazos de una prostituta (R.K., de 41 años), pero iba muy justo de fondos. Para sortear este insignificante inconveniente, se acercó a una casa de empeños y, a cambio de 20 dólares dejó allí su alianza de matrimonio. ¡Qué poco considerado! No sólo se va con una meretriz, sino que lo hace dejando en prenda el símbolo de su compromiso.

Después de pasar por la casa de empeños y de comprar drogas, Holmes y R.K. fueron sorprendidos por la Policía de Greenwood County, en Carolina del Sur, mientras se acurrucaban y fumaban crack en el coche donde se estaba perpetrando la traición. La señorita fue arrestada por posesión de drogas y por ofrecer servicios de la profesión más antigua del mundo (prohibido en el conservador estado sureño). Él también tendrá que afrontar cargos por tenencia de drogas y solicitar los servicios de una prostituta, además de por conducir sin licencia. Con todo, estoy convencido de que eso es lo que menos le preocupa. Seguro que lo que le tiene aterrado es imaginar lo que le espera cuando llegue a casa sin anillo por un motivo tan poco edificante. ¡Ay, alma de cántaro!

Una pareja británica viaja por todo el mundo casándose una y otra vez

Casarse, generalmente, implica cierto jaleo. Lío a la hora de organizar las mesas, de elegir el sitio, el menú, a quién invito y a quién no… Sí, sé que ahora los que comentarán serán los de “pues yo invité solo a cinco amigos blablabla”, pero lo normal no es eso. Lo normal es follón y comeduras de cabeza. Ahora imaginad eso, pero multiplicado por 30 y en distintas partes del mundo.

Es lo que están haciendo Alex Pelling y Lisa Gant, una pareja británica de Manchester que quería conocer mundo, hacer amigos y darse el “sí, quiero”. Por eso vendieron todas sus posesiones y empezaron un viaje que les llevaría por un montón de rincones en los que se dirían “sí quiero, sí quiero, sí quiero, sí quiero…” así hasta 30 veces, tantas como bodas iban a celebrar.

Dicen en su blog que son muy románticos y que querían hacerlo de forma un poco especial: vamos, que no tenían intención de ir de iglesia en iglesia casándose, sino que querían algo distinto, pero les costaba encontrar una cosa que les convenciera. Por eso decidieron que lo mejor sería inspeccionar cada uno de los destinos para encontrar el lugar ideal en el que casarse.

Distintas tradiciones, distintas culturas, distintas bodas… toda una aventura para “viajar, encontrar amigos y divertirse”, según cuenta Lisa. El viaje está previsto que dure dos años y ahora mismo se encuentran en Sudamérica (en Chile, concretamente), después de atravesar Centroamérica, Estados Unidos y Canadá. “A este paso, vamos a terminar con más de 30 ceremonias”, dice Alex (llevan 20, contando la primera, que fue en Manchester al estilo tradicional).

Cuentan que la boda es una excusa y que al final lo bonito es todo el procedimiento, desde que la gente les propone ideas a través de las redes sociales, hasta que dicen el sí quiero, pasando por todos los amigos que hacen en cada viaje. Si te gusta la idea, pero no quieres casarte, puedes participar en algunas de sus ceremonias: tan fácil como hacer una donación para la pareja o para Unicef.

En su blog, además de las bodas, hablan de todas las peripecias que pasan en los países. Hombre, al final tanta ceremonia puede resultar pesada (teniendo en cuenta que a las bodas se va, fundamentalmente, por el banquete), pero a mí un poco de envidia sí me dan, ¿eh? ¡Menudo viaje de novios se están pegando!

PD: ¿Serán todas las noches “noches de boda” y todas las lunas “lunas de miel”?

La fortuna de Soraya

Soraya, la que en otro momento fue “mi Soraya”, es una mujer con suerte.

No creáis que lo digo por decir. Es verdad que con Efrén la cosa le fue muy mal, pero a la segunda ha encontrado el amor y ahora se le ve muy feliz con Javi.

Yo también me considero un tipo afortunado, porque también he encontrado el amor a la segunda, aunque no con Javi, sino con Eva González. Ahora sólo me falta que sea correspondido.

Una mujer con muy mala suerte

Toda la suerte que le falta a una mujer que cuando nació se llamaba Linda Lou Taylor pero luego, cosas de la vida, se convirtió en la señora de Scott, de Smith, de Moyer, de Massie, de McMillan… así hasta las 23 veces que se ha casado hasta el momento esta recordwoman del matrimonio.

Así que una de dos: o es muy enamoradiza, o es una viuda negra (quién sabe si las dos). El caso es que, desde que se casó por primera vez en 1957 (tenía 16 años), por su vida han pasado convictos, predicadores, músicos, camareros y electricistas.

La pobre tiene menos suerte con el amor que la mayoría de tronistas de Mujeres y hombres y viceversa y ya está pensando en casarse otra vez.

“Me siento muy sola”, dice. Con lo poco que le dura el amor, no es para menos.

Envía el post: