BLOGS

La reina se arriesga con una atrevida combinación de colores

Letizia ha rescatado de su armario una de sus mejores adquisiciones del año pasado, el vestido en crepe de seda con estampado de jazmines de Carolina Herrera que estrenó en su fugaz visita a Nueva York, en septiembre de 2016. Esta vez le ha dado un giro muy primaveral y más atrevido durante su último acto en Oporto, en la conferencia ‘tobacco or health’.

 

A su llegada la reina cubría su vestido midi con un abrigo rojo fresa de Hugo Boss, con amplias solapas y cinturón, que combinaba con un nuevo bolso en rosa chicle de Uterqüe, cuesta 180 euros y está agotado en la web. Bien haya sido la idea de nuestra consorte o bien de su estilista, me parece un acierto romper la seriedad del outfit con este mix de colores para darle un toque más atrevido y chic. Al igual que otras veces que Leti lo intenta y le sale mal la jugada en esta ocasión me ha convencido.

El vestido me parece precioso y Letizia lo ha formateado su gusto, pues en la web de la diseñadora aparecía otro modelo parecido pero no igual al que lleva nuestra consorte y salta a la vista que le queda como un guante. La reina también cambió esta vez de zapatos; si la última vez durante los ‘premios princesa de Asturias’ optó por unos rojos de ante, en esta ocasión se decidió por los discretos salones nude de Lodi para ceder protagonismo a su bolsito.

Apostó por un elegante recogido y por sus pendientes de Chanel en forma de ramillete que hacía tiempo que no le veíamos y que son un claro ejemplo de ‘menos es más’. Guapa, elegante y sofisticada, esta vez.

**Fotos: Casa Real y Gtres.

La reina Letizia da la bienvenida a la primavera con nuevo peinado

Letizia está atravesando por un buen momento capilar. Atrás quedaron los días en los que os contaba que se estaba sometiendo a un tratamiento para fortalecer su melena que parecía más electrizada y escasa que de costumbre, así que en su última aparición pública en la sede del ‘real patronato contra la discapacidad’ del que es presidenta de honor, Leti ha decido dar la bienvenida a la primavera apostando por unos bucles que pasan por dulcificar sus faciones y convertir en más romántico el estilo de nuestra consorte.

Su outfit, sin embargo, no pasa por la innovación y ha repetido casi al milímetro su top de tweed en color borgoña y su falda al tono de Hugo Boss, tal cuál lo llevó la última vez, el pasado 19 de diciembre. De la mano llevaba la cartera ‘marsala’ de piel de la española Acosta, valorada en 220 euros. Como salones unos Magrit en color nude de tiras cruzadas que no me parecen la mejor elección, pero tampoco echan por tierra el look. Sus pendientes de Coolook intercambiables fueron también bastante protagonistas estre su ondulado semi recogido, en esta ocasión combinó curazó fumé con las espigas de oro y cuarzo rosado.

En unas horas la veremos de nuevo, a ver si se deja llevar y nos sorprende un poco más volviendo, por ejemplo, a lucir manicura con color. ¿Os gusta cuando la reina se moldea el cabello?

**Fotos:Gtres

 

La reina termina semana con doble acto y una novedad en su armario

Letizia ha finiquitado semana con uno de sus modelos de chica de oficina. Ha elegido el traje de Hugo Boss en color azul marino jaspeado con brillos que estrenó por separado en septiembre de 2015. Dentro de su colección de estilo ejecutivo es uno de los que más me gusta y me parece un acierto que suela vestirlo con un jersey fino, también de la firma alemana, en azul bebé, para dulcificar un poco la seriedad del dos piezas. Se lo hemos visto otras veces igualmente combinado.

Ya sabéis que nuestra reina cuando no quiere llamar la atención tira de outfit working girl y este era el caso. La doble audiencia en Zarzuela pasó por recibir a primera hora a los miembros de la asociación ALMA, contra la violencia de género, para hacerlo después con los del patronato de la fundación Línea Directa, que concede el premio ‘seguridad vial’, entre los que se encontraban los periodistas Matías Prats, Pedro Piqueras, José Manuel González Huesa y Carlos García Hirschfeld, con los que se ha hecho un selfie. Es curioso ver a nuestra reina desde esta perspectiva más natural e improvisada.

Letizia ha estrenado, con discrección, unos stilettos en charol de Magrit, con tiras cruzadas, a los que seguro saca partido esta primavera. Me parecen elegantes y bonitos y le dan un punto sofisticado y femenino a su total look de Hugo Boss. Son el modelo Laura y Los podéis encontrar por 290€ en la web de Magrit.

La reina, como veis, sigue apostado por una melena brillante y con volumen que dejaba entrever los pendientes en oro champán y cuarzo azul tallado de Coolook. Esta vez ha prestado atención a los detalles. ¡Buen fin de semana a todos!

**Fotos: Gtres.

Letizia estrena abrigo y cae en el exceso

Los Reyes entregaron este martes las acreditaciones de la séptima edición de ‘embajadores honorarios de la marca españa’ y la reina, como acostumbra en este certamen, vistió ‘made in spain’. Si el año pasado estrenaba chaqueta étnica de Üterque, esta vez su nuevo y primaveral abrigo rojo de cuello rendondo y volantes en las mangas se llevó todas las miradas.

El abrigo que promete convertirse en todo un must de Zara (79,95€) dejaba al descubierto la blusa de Roberto Verino, que la reina estrenó el mes pasado y que se adapta totalmente a su gusto por el estampado geométrico. Leti combinó su nueva adquisición con unos de sus tantos pantalones tobilleros, presumiblemente de Hugo Boss, y con los elegantes salones en ante y charol de Carolina Herrera. En su mano su preciosa cartera en pitón de la misma firma neoyorquina.

Me encanta ver a la reina de rojo, creo que le favorece mucho y que rompe con sus outfits más anodinos, pero en esta ocasión el conjunto es recargado: volantes y lazada, todo junto, un poco excesivo, ¿no? Un top sin estampado y una gargantilla bonita, hubieran sido suficientes para dar al nuevo estreno el protagonismo que merece, ¿qué pensáis?

Leti repitió sus pendientes de eslabones de plata que le vimos en 2008 y cayeron en el olvido hasta hace unas semanas. Los podría haber sustituído por otros en dorado, teniendo en cuenta que el filo de su cluth es oro. Sus labios con gloss y su melena, más de lo mismo, en el buen sentido. Pero son los pequeños detalles los que subliman un look y creo que esta vez la reina no los ha tenido muy en cuenta.

Fotos: Gtres.

Letizia celebra sus 1.000 días de reinado, ¿cualquier tiempo pasado fue mejor?

Letizia celebra mil días de reinado anunciando viaje oficial al Reino Unido. Serán los próximos seis y ocho de junio cuando veamos a nuestros monarcas tomando el té en Buckinham Palace, 30 años después de la última visita oficial de los reyes eméritos.

En cuanto a estilo de nuestra consorte en este tiempo, os propongo un repaso, mientras esperamos a que abra la agenda de la semana en unas horas. Os dejo mi top five de favoritos de ese primer año, el 2014, cuando llegó al trono y otros cinco de los que más me han gustado durante los últimos doce meses. Vosotros me diréis si cualquier tiempo pasado fue mejor u os convence la evolución de la consorte. ¡Espero vuestros comentarios!

Letizia en el Vaticano y su ‘breaking rules’, de blanco y sin mantilla

Muy sonrientes, Letizia y Lalla Salma, durante el primer viaje oficial de los reyes a Marruecos

Con la presidenta de Chile y uno de sus vestidos más aplaudidos de Carolina Herrera

Letizia en uno de sus primeros actos como reina en 2014 acaparando miradas con sus labios escarlata

En 2014 este era el estilo lady like que paseaba la reina

El pasado agosto en la Almudaina Letizia apostó por el diseño español con vestido de Juan Vidal

En su viaje de estado a Portugal con total look de Carolina Herrera

En enero y de Varela durante la recepción al cuerpo diplomático

Duelo de modelazos entre Juliana Awada y Letizia, de rosa y muy lady de Hugo Boss

El vestido capa en verde Oliva del que el diseñador sigue siendo todo un misterio

**Fotos: Casa Real y Gtres

 

Total black para la reina en el concierto homenaje a las víctimas del terrorismo

Como acostumbra, Letizia ha lucido un look ‘total black’ en el Auditorio Nacional, durante el ‘concierto homenaje a las víctimas del terrrorismo’, aunque esta vez el outfit de la reina ha sido menos sofisticado que en ocasiones anteriores. Leti ha prescindido de los vestidos ‘lápiz’ que suele ponerse y optado por combinar unos pantalones nuevos de Uterqüe, modelo palazzo que cuestan 89 euros, con una blusa negra con tachuelas doradas de la misma marca. 

La blusa es todo un redescubrimiento porque la reina la había vestido únicamente una vez para un acto en 2012; yo creo que se la he encontrado haciendo limpieza de armario y que próximamente se la veremos más.

En la mano llevaba la cartera de Nina Ricci con filo dorado, que me encanta y que combinó con unos de sus salones negros. Los  pendientes eran los de pepitas doradas de Tous. La veo elegante y sencilla, y sí, como me decís, es cierto que la melena cuidada, como la lleva últimamente, le favorece y rejuvenece. ¿Creéis que debería echar mano de más reciclaje de outfits olvidados u os parece un poco pasada de moda la blusa?

**Fotos: Casa Real, Gtres.

Letizia reactualiza un outfit ‘terrorífico’

Nadie se había atrevido a poner en duda este sastre en cashmere de Carolina Herrera, elegante y femenino, que Letizia estrenó durante la última visita de Rania a Madrid en 2015, hasta que la reina lo vistió en Alemania, en abril del año pasado, y la prensa germana publicó una desafortunada foto de nuestra consorte bajo el título ‘condesa del terror’. Letizia daba un poco de miedo, sí, pero los vetustos asientos donde estaban los reyes sentados también tenían lo suyo.

Han pasado algunos meses y la reina ha vuelto a sacar del armario su dos piezas de falda midi, chaqueta con peplum y estrecho cinturón, para reunirse con los miembros de la AECID (Agencia Española de la Cooperación Internacional) y le queda como el primer día.

La reina apuesta por lucir, esta temporada, una cuidada melena al viento en sus actos diurnos, para dar un toque más desenfadado a sus outfits; en este caso, puestos a rebajar el estilo institutriz, a Leti le hace un favor el pelo suelto, entre el que pudimos ver que lucía unos discretos pendientes de plata con forma de eslabones que guarda en su joyero desde 2008.

La reina combinó su Carolina Herrera con unos salones de Prada de 300 euros y con su inseparable maletín de Hugo Boss que suele llevar repleto de documentos. En noviembre se compró otro muy parecido de la línea masculina de la firma alemana pero no le ha sacado apenas partido; ya sabéis que cuando algo le gusta lo repite hasta desgastarlo, pero lo mismo ocurre con otros outfits y complementos que caen en el olvido.

Yo esta vez la veo correcta y muy sonriente, será que empezar agenda un martes por la tarde le ha dejado tiempo para descansar y reponerse del fin de semana y de sus paseos por Malasaña, esos que llevaron a los reyes a comer en un resturante bio en la Plaza de Olavide, después de disfrutar de unos mónologos. A la espera me mantengo de que alguien publique las fotos, para comentarlas con vosotros; hace tiempo que no vemos a nuestra Leti con un look de calle y ya apetece.

**Fotos: Gtres

 

 

 

 

 

La semana de Letizia tras el huracán Awada, ¿da la talla la reina?

Esta semana la reina ya no tenía competencia directa y se ha notado. La consorte abrió la agenda el martes, en la madrileña sede de BBVA, con un outfit desenfadado que a mí no me ha convecido. Combinó un pantalón recto tobillero con una de sus blusas fluidas en seda de Hugo Boss y con la chaqueta militar de Zara que estrenó el pasado noviembre en Portugal y que costaba 80€, ahora agotada. Hasta aquí podría estar más o menos de acuerdo, pero los complementos echan por tierra el look.

Y no me refiero a los zapatos, que en esta ocasión eran los de print animal de Hugo Boss, el problema es es clutch de Malababa, lo tiene muy parecido con una ágata en blanco y los pendientes en forma de aro dorado de Bimba y Lola. No encuentro mucho sentido a esta combinación con la pasamanería dorada de la chaqueta. Ha fracasado en su intento de mezclar estilos muy diferentes.

Ayer miércoles nuestra Leti volvió a intentarlo. Tiró de estreno con un nuevo vestido de estampado ‘príncipe de gales’ de Carolina Herrera y es raro que no me guste cuando va de la diseñadora venezolana pero este vestido, por encima de la rodilla y con flores en relieve, me parece descatalogado, como de un tiempo pasado y perdido. Para hacer frente al frío de Ávila, donde participó en el congreso ‘mujeres y discapacidad’, se cubrió con su abrigo de Hugo Boss negro, que tiene muy parecido en rosa cuarzo y que estrenó en 2015.

Combinó su nueva adquisición con los pendientes intercambiables de Coolook, lo mejor del estilismo, y con unos nuevos zapatos de Lodi, modelo ‘saray’ en color nude que cuestan 109€, en la web. En la mano llevaba un bolso de Magrit, de charol en color maquillaje que ya le hemos visto otras veces.

En su tercera puesta en escena de la semana ha alcanzado, al fin, el equilibrio y el acierto. Ha sido hoy, durante ‘el día de las enfermedades raras’, cuando ha dado en el clavo, reciclando el traje en color piedra de Hugo Boss qu estrenó el año pasado en su viaje a Puerto Rico, lo ha repetido tal cuál. Con la blusa en pata de gallo de Carolina Herrera con lazada y los sus pendinetes de perlas de agua dulce de Tous. La veo elegante, sencilla y sofisticada, ya si se hubiese recogido el pelo hubiera estado perfecta.

 

**Fotos: Gtres.

Letizia vs. Awada: acierto en Arco y despropósito en El Pardo

La visita del presidente Macri y Juliana Awada terminó como empezó con fallos en el protocolo que repercutieron directamente en el vestuario de la primera dama. Pero vayamos por partes, porque el día de ayer estuvo cargadito de momentazos.

Por la mañana Leti y Juliana Awada, ya intimísimas, reaparecieron tras su cena de gala con estilismos totalmente diferentes, la única coincidencia el largo de sus vestidos. La argentina llevaba un modelo de seda de estampado geométrico y falda plisada, de nuevo, la firma elegida fue la también argentina Menage a Trois. Lo combinó con unos Gucci y con una cola de caballo, para dar un toque mas casual a su outfit.

Awada estaba correcta pero no impresionante, para mi gusto la reina le tomó la delantera con un modelo blanco minimalista, demostrando que el ‘menos es más’ sí funciona, sobre todo cuando vas a pasear entre obras de arte y stands llenos de colorido. De momento, no ha trascendido la marca del vestido pero todo apunta a que es de Hugo Boss. Tanto el escote chimenea como la manga francesa y el patronaje del cuerpo me parecen de los más sofisticado. El clutch de Lidia Faro y los Magrit de pitón pusieron la pincelada final perfecta, para no caer en lo soso y lo predecible.

Letizia, que parece haber hecho un homenaje a las mujeres de su familia, lució entre su cabello suelto, por primera vez, los pendientes que la infanta Elena se puso en su boda. El día anterior hizo lo mismo con los que Cristina llevó en la suya con Urdangarín y, el primer día, acompañó su outfit pink pale con unos que le prestó la reina Sofía.

Fue el final de esta visita lo que acabó en despropósito. La cena que los argentinos, que estos días se quedaban en el Pardo, ofrecieron a los reyes, en la que se congregaron otros rostros del mundo de la cultura y sociedad vinculados a su país de origen, podría haber estado mucho mejor organizada.

Juliana no sabía que el dress code era ‘ir de corto’ y apareció con un vaporoso vestido blanco, con volantes y trasparencias, que si bien le sentaba estupendamente, era demasiado veraniego para la ocasión. Su look estaba sin embargo muy pensado, melena suelta, maquillaje que apostaba por dar únicamente color a los labios con rojo carmín, largos pendientes de brillantes y sus zapatos metalizados, ideal para una cena en Marivent.

Letizia tampoco acertó. Apostó por un modelo de Nina Ricci en pailletes negras y plata. Un vestido con un original escote que sentaría mal a culaquier con un poco más de curvas que nuestra reina, pero el handicap es que no era fin de año y la consorte se pasó con los brillos, medias brillantes, stilettos de charol de Hugo Boss y lentejuelas, todo junto. El recogido ligeramente ladeado que dejaba al descubierto sus pendientes de diamantes negros de Grisogono no pudo hacer nada por remontar el outfit. Demasido resplandor.

La que me pareció guapa y adaptada a la ocasión fue la modelo Carla Pereira, pareja de Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, con su vestido azul grisaceo de escote de barco y falda evasé, de lo más lady.

Y con esto y una  imagen de Antonia, la hija de los argentinos de cinco años, que dijo que se quería quedar a vivir en el palacio del Pardo termina la visita de Macri y Juliana, la mejor nueva amiga de nuestra reina. ¡Espero vuestras críticas!

**Fotos: Gtres y Casa Real

 

Letizia saca sus mejores joyas y Awada luce un vestido espectacular, ¿quién te gusta más?

La noche de ayer dio para mucho y la reina sabiendo que se enfrentaba a una gran competidora eligió un look de diez. Un vestido nuevo, discreto en terciopelo negro de Varela, confeccionado especialmente para trasladar todo el protagonismo a sus joyas. Por primera vez Letizia lució la tiara flor de lis, a la que tanto partido sacó siempre la reina Sofía y por la que optó en su acto de despedida.

Es una de las joyas más valiosas de la Casa Real y su fabricación se remonta a principios del siglo pasado, en 1906 el rey Alfonso XIII se la regaló a la reina Ena. La tiara de platino y diamantes engarzados en la flor emblema de los  borbones, el lis, es una de esas preciosas ‘joyas de pasar’ que solo las reinas pueden ponerse. Letizia la lució con gran elegancia y como sustitutiva a la ‘tiara de princesa’ que se ha puesto en otras ocasiones, la que el rey le regaló por su quinto aniversario de casados junto al broche que ayer prendió en su banda de la Orden de las Libertadoras de San Martín. La que llevaba ayer es mucho más pesada, pero ella aguantó el tipo divinamente.

Letizia adornó sus muñecas con las pulseras gemelas de Cartier que formaban parte de una corona que reina Victoria Eugenia mandó fundir tras quedarse demodé y que como veis son espectaculares. Los pendientes también pertenecen a esas gandes joyas de la corona, son los chatones que cuentan con un collar a juego. La infanta Cristina los lució en su boda con Urdangarín pero previsiblemente no volverán a caer en sus manos nunca más.

La primera dama de Argentina no pudo competir con joyazas pero si lo hizo con un vestido maravilloso, toda una obra de artesanía hecha a medida por el atelier argentino de Gabriel Lage y con el resaltaba su espléndida figura. El vestido combina seda, tul y transparencias y está bordado a mano con incrustaciones de swarovsky, cristal facetado y  piedras de Gatracós, son de procedencia española. A mí me parece una preciosidad y el rosa envejecido no me puede gustar más. Sobre él colgaba la banda de la orden de Isabel la Católica que le habían entregado unas horas antes los reyes. Su mini clutch es también del mismo atelier, a juego y exclusivo para Awada.

Letizia combinó su deslumbrante estilismo lleno de brillos con su maquillaje favorito, ojos lila y labios cereza con gloss. ¡Yo la veo espectacular! Creo que esta vez la reina se ha esforzado y mucho por dar la talla. 

Y todavía nos queda la visita a Arco de Juliana y Letizia que a juzgar por las risas que se echan juntas se estan haciendo íntimas.

Fotos: Gtres