BLOGS

Letizia se lo juega todo al rojo en su último estreno

Los reyes estuvieron ayer en Barcelona para hacer entrega de las becas anuales de La Caixa que posibilitan a los 120 mejores estudiantes cursar postgrados en las mejores universidades del mundo y nuestra reina se lo jugó todo al rojo, uno de sus colores favoritos, estrenando también un nuevo vestido de su firma idem, Hugo Boss.

El modelo con costuras en la parte delantera y un discreto escote en forma de ‘uve’ nos ha dejado constancia, una vez más, del tipín que se gasta Letizia que, como véis, sigue en plena forma. En la web de la firma alemana no aparece ya, así que bien la consorte lo tenía ya en su ropero esperando a darle salida o se lo ha comprado en un outlet, como solemos hacer el común de los plebeyos, su precio 265€.

Esta vez, punto a su favor, el rey Felipe ha pasado de combinar corbata con el outfit de su esposa, pero ha sido en los complementos donde creo que la reina ha patinado con su apuesta por el ‘total red’. Letizia llevaba su muy recurrida cartera en pitón de Carolina Herrera y unos de sus últimos Magrit al tono. Me gusta la combinación del vestido con los zapatos, pero creo que podría haber elegido un bolso de mano en otro color porque tanto rojo en distintos tonos satura y no queda bonito.

Letizia también ha incluido una nueva pieza en su joyero, ha estrenado pendientes en forma de hoja, de la firma artesanal española el Mito de Gea, aquí os dejo el link de la web, para que echéis un vistazo a lo qué hacen. Los suyos en concreto cuestan 90 euros. Lo que sí me ha gustado ha sido su maquillaje más natural con un labial entre nude y rosado. No sé si me estoy volviendo quisquillosa, ¿cómo veis vosotros el último estreno de la reina?

 

**Fotos: Gtres

Letizia de rojo y en cuero celebra su 13 aniversario de casada

La reina ha comenzado semana celebrando doblemente. Por un lado se cumplían trece años de su boda con Felipe VI, ¡cuánto ha cambiado nuestra consorte en todo este tiempo!, y por otro era el 40 aniversario de la Fundacion Reina Sofía; así que reyes presentes y eméritos se han juntado en la sede de la fundación, dejándonos una foto de familia y un estreno de nuestra Leti.

La reina la lucido una chaqueta en cuero roja con grandes botones en la parte delantera y peplum que en la web de Carolina Herrera cuesta 449 euros. La ha combinado con una falda blanca de Hugo Boss que ya conocemos de ocasiones anteriores, y que suele conjuntar con un top de manga sisa de la misma firma. Ha calzado los stilettos modelo ‘Alicia’ de Magrit, los estrenó durante su viaje a Japón, casi a juego con uno de sus bolsos favoritos de la temporada de la misma firma, cuesta 300 euros, y ha rematado su outfit luciendo los pendientes con flores en cascada de Schield, con perlas y cristales de swarovsky que casuaron sensación cuando los estrenó el verano pasado.

Me ha gustado mucho que Letizia haya sabido combinar con gusto una chaqueta que, así de primeras, parece mas invernal. Creo que el blanco ha sido el contrapunto ideal para equilibrar el look . Esta vez, la consorte, tras el outfit más soso de la historia,  sí ha apostado por un labial a tono, en rojo como acostumbra. De momento sigue luciendo melenaza, no sé yo si tendrá pensando algún cambio de cara al verano. ¿Qué os ha parecido este estilismo de celebración?

**Fotos: Gtres

El modelo más soso y prescindible del armario de la reina Letizia

Ya que Letizia no tiene acto hoy, quiero rescatar uno de sus modelos tan prescindibles que casi se me olvidan. Hace una semana exactamente nuestra reina estrenaba este dos piezas en piel de cabra de Hugo Boss y ella o su estilista decidían que era una buena idea combinarlo con una blusa abullonada y ligeramente transparente, de esas que guarda a pares en su ropero.

Letizia recibía en Zarzuela a una representación de miembros del ‘foro europeo de discapacidad’, y si lo que quería era discreción consiguió esta vez lucir un aspecto de lo más monjil, por no gustar no me gusta ni como le sienta el top cruzado. Los zapatos tampoco hacían un gran favor a su estilismo en color hueso, calzó los stilettos de Magrit en print de serpiente que más que aportar hacían un efecto raro, con el estampado. El conjunto en napa cuesta 1.050 euros en la web de la firma alemana.

Si quiere amortizarlo, mi consejo que es que le aporte vida y color con unos complementos más vistosos, porque los pendientes de Tous de piedra de luna sólo añadían más monotonía al conjunto. Un recogido o sus favorecedoras ondas harían también mucho por un rescate, y ya un pintalabios con color sería el toque final estupendo para no mimetizarse con una pared.

De todas formas, yo creo fervientemente en las segundas oportunidades, en cuanto a estilismos, y ya hemos visto otras veces como nuestra reina es capaz de recombinar con mejor gusto y acierto algunos looks que el día del estreno nos horrorizaron. Desde aquí le animo a que remonte el outfit con un poco de imaginación.

**Fotos: Hugo Boss y Gtres.

 

 

Aciertos y errores de estilo en la comunión de la infanta Sofía

Han pasado dos años desde que la princesa Leonor celebraba la primera comunión y ayer hemos vuelto a ver una de esas estampas de familia feliz, con abuelos y padrino, para que esta vez fuese su hermana, Sofía, la que recibía el sacramento en la misma iglesia de Asunción de Nuestra Señora de Aravaca.

Letizia volvió apostar por el verde menta, como ya hizo entonces, cuando todas las miradas se desviaron a sus sandalias de plástico transparentes, sin embargo, en esta ocasión eligió un total look en seda de Varela, muy clásico para mi gusto, con encajes de guipur en las mangas del abrigo a juego con el vestido. La reina deja claro que sigue teniendo muy presente al modisto en sus actos más importantes.

La consorte combinó complementos en plata, una cartera sobre, también de Varela, y unos nuevos salones ‘bárbara’ de Magrit, cuestan 310 euros en la web. Tan combinada qusio ir Leti que de nuevo volvió a apostar por su tendencia de boda de los 90 para conjuntar vestido con la corbata del rey Felipe. Me hubiera gustado verla más actualizada, menos madrina de boda, porque a mí estos modelos de Varela se me quedan ya un poco demodé.

El pelo de la reina seguía la tendencia ‘trenza’ que también llevaban las niñas, en el caso de Leti lució un recogido elaborado que dejaba al descubierto unos de esos pendientes que casi nunca se pone, los de oro blanco y diamantes que estrenó en los Príncipes de Asturias de 2014. Las hermanas llevaban también trencitas en semirecogidos.

La protagonista del día era la infanta Sofía pero como llevaba su uniforme de colegio todas las miradas se desviaron hacia su hermana Leonor, si os fijáis las dos niñas están ya igual de altas. La princesa llevaba un vestido del que no conocemos aún la marca a juego con el color de sus ojos en azul lavanda, me parece muy bonito, elegante y sencillo. En los pies y como acostumbra unas bailarinas de 89 euros de firma Pretty Ballerinas.

Me gustó mucho la combinación de Paloma Rocasolano con la abuela de la reina, Menchu, que es todo un ejemplo de vitalidad a sus 89 años. Madre e hija apostaron por la sencillez, y si la abuela lució rayas marineras, la madre de Letizia vistió un sastre simple y elegante en blanco. La reina Sofía quizá les preguntó cuáles iban a ser los colores de sus trajes porque ella también se decantó por un vestido con lunares en azul marino. 

La abuela materna bromeó con las niñas que ya son casi de su altura, diciéndoles que no la taparan en la foto. Letizia intercambió confidencias y buena sintonía con el rey emérito y Leonor le chivó a la prensa cuando le preguntaron a su hermana si estaba nerviosa, que ‘sí que lo estaba’, mientras Sofía asintió con la cabeza. Después del acto religioso la familia disfrutó de un almuerzo y hoy Letizia retoma ya su agenda habitual.

**Fotos: Casa Real y Gtres.

 

 

Letizia, dos actos, dos ciudades y el reencuentro más esperado con la infanta Cristina tras la sentencia de Noós

El día de ayer dio mucho de sí para la consorte que comenzó jornada en Sevilla presidiendo el ‘día mundial de la cruz roja y de la media luna roja’ y lo terminó en la capilla del Palacio Real, en los actos por el funeral de Alicia de Borbón, tía del rey emérito.

Letizia sacó del armario un vestido de lo más invernal que a mí no me gusta, pertenece a la pasada colección de otoño invierno de Carolina Herrera, y combina príncipe de gales con flores bordadas en relieve y seda rosa. Este outfit de aires románticos estaba muy estudiado para dejar al descubierto el lado más dulce y femenino de la reina. En el look no faltaron unos salones de Lodi, el modelo ‘saray’, y una cartera de Magrit de ante al tono. Leti sacó de su joyero sus pendientes florales de Yanes, en nácar con un brillante, y remató  la jugada con con un maquillaje con sombras rositas y labial con brillo para dulcificar aún más el conjunto de ‘niña buena’.

Tan solo unas horas después llegaba la transformación de la reina a lo ‘Clark Kent y Supermán’. La consorte dejaba todo su romanticismo en su armario y se enfundaba un vestido negro para el funeral de la tía del rey Juan Carlos que falleció en Madrid el 28 de marzo.  La expectación iba en aumento a mediada que los reyes avanzaban por las intalaciones del Palacio Real de Madrid hacía la capilla donde, al fin, y tras casi tres años evitando cruzarse con su cuñada la infanta Cristina, se produjo el reencuentro tan tenso como esperado. Las imágenes hablan por sí solas.

La cara de la infanta Elena es un poema y Letizia evita en todo momento cruzar miradas con la esposa de Iñaki Urdangarín. El nerviosismo de ambas partes ante la incomoda situación era más que palpable y el negro fue la nota predominate. La reina siguió apostando por la diseñadora neoyorkina y estrenó para la ocasión un vestido de Carolina Herrera, elegante y sencillo, con manga tres cuartos y una lazada en los codos, cuesta 2.400$ en la web de la firma y a mí me parece muy lady. Leti se calzó sus stilettos de Prada y se agarro a su cartera de mano, con filo dorado, también de Carolina Herrera. Maquillaje nude y discreto.

Sabemos que tras la misa hubo un cóctel, pero lo que allí pasó es todo un misterio porque no se permitió la entrada a la prensa. Dos caras, dos outfits y un día. Un nuevo ejemplo de lo camaleónica que es nuestra reina.

**Fotos: Gtres

Los reyes se conjuntan para recibir al presidente de Costa Rica y a su mujer

Ayer a nuestros reyes les tocó abrir la agenda el lunes, como al común de los plebeyos, para recibir en el Palacio Real al presidente de Costa Rica, Guillermo Solís Rivera y a su esposa, la española Mercedes Peña, durante un almuerzo con miembros del gobierno dónde también vimos a personalidades de raíces costarricenses, a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, o a la empresaria Esther Koplowitz.

No se preveía que está recepción se convirtiese en un duelo de estilo, como otras veces, porque Mercedes Peña es una mujer discreta que no encabeza rankings de moda y que pasa de competiciones, pero me ha llamado la atención la coincidencia de que ambas mujeres combinaran sus vestidos con las corbatas de sus maridos del mismo tono ‘en pastel’, al estilo boda. Nuestros reyes lo hacen a veces, pero yo lo veo un poco pasadito de moda, me encantaría saber vuestra opinión.

Letizia rescató con acierto el vestido verde botella de la colección ‘prefall 2015’ de Carolina Herrera que estrenó en Japón hace un mes. Es de napa pintado a mano y me parece que le queda como un guante, además combina con el verde de sus ojos.

Las dos mujeres tenían bastante de qué hablar y Leti se mostró de lo más receptiva con los invitados, mientras lucía complementos clavados al día del estreno. Salones de Magrit con estampado print de serpiente y los bonitos pendientes en cuarzo rosa y jade de la neoyorkina Bounkit que cuestán 200 euros.

Un maquillaje sencillo y sus mechas caoba recién decoloradas pusieron la guinda del pastel a un estilismo femenino, dulce, primaveral y adecuado, sin estridencias y sin extrañas innovaciones. Esta semana la consorte tiene la agenda cargadita así que veremos sus outfits más primaverales, ahora que parece que ya ha llegado el buen tiempo para quedarse.

**Fotos: Gtres

 

La reina, toda una profesional bajando escaleras con falda tubo y taconazos

Los Reyes han regresado a Madrid tras su viaje a la Rioja y Letizia ha desplegado su arte y profesionalidad en eso de jugársela bajando las escaleras de la Biblioteca Nacional de Madrid (ha encontrado soporte en el brazo de su marido para no desequilibrarse) con unos de sus stilettos de vértigo, de Magrit, y su falda tubo de piel que, al contrario de lo que todos pensamos cuando la estrenó, no es de Hugo Boss, sino de Carolina Herrera.

Nuestros monarcas han participado en la inauguración de la exposición ‘tesoros manuscritos de la Universidad de Salamanca’ con la que se conmemora el VIII aniversario de la universidad más antigua de España, y para la ocasión Leti ha tirado de combinación clásica en blanco y negro, luciendo un estilismo bastante más adecuado al mes de mayo que en su última aparición.

La reina ha lucido una blusa nueva que se une a su extensa colección de camisas en blanco y de la que no ha trascendido aún la marca. Me ha gustado el mix, simple pero eficaz, con una de sus faldas más sexis, que estrenó el pasado febrero y que, al contrario de sus pantalones culotte de Uterqüe, ¿os acordáis de ellos?, es de su talla, se adpata a su silueta y le sienta estupendamente.

Pero ha habido más novedades. Leti ha dejado patente que lo suyo con los pendientes de Coolook es ya coleccionismo y ha estrenado un nuevo modelo, parecido a otros que ya tiene de la misma marca. Cuestan 330 euros y combinan luna plata y rosa ónix con oro rosa y circonitas. Del fondo de su armario ha sacado una cartera de mano baguette de Hugo Boss que guarda dese 2013 y que, al contrario que en su último acto, no desentona con el resto del look. Nuestra reina ha optado por un maquillaje sencillo y su melena al viento. Aquí os dejo una foto de su perfil para que os fijéis  no sólo en los pendientes, también en cómo lleva las mechas y en cómo se han dulcificado, con ‘el paso del tiempo’, las facciones de la consorte.

**Fotos: Gtres, Casa Real

Letizia vuelve al gris y deja el glamour del cumpleaños Guillermo de Holanda guardado en la maleta

Sabíamos que iba a llegar el lunes, en caso de Leti el miércoles con los días de fiesta, y que de nuevo nos toparíamos con la cruda realidad estilística de la reina y así ha sido. La consorte ha abierto agenda hoy, en la Rioja durante el ‘XXII seminario internacional de lengua y periodismo’, y lo ha hecho con un uno de sus outfits sobrios de working girl, dejando atrás el glamour de una de sus mejores apariciones en años, durante el 50 cumpleaños de Guillermo de Holanda.

El vestido rojo de Stella McCartney ha sido sustituído por el último de sus uniformes de Hugo Boss (649 euros) que estrenó en febrero, en gris marengo y con detalles de origami en la chaqueta. Los brillos de su sofisticado maquillaje han sido reemplazados  por un look beauty de lo mas natural, y sus ondas de peli de Hollywood por un pelo liso y sin nada de volumen esta vez. Esto es lo que viene siendo pasar del cero al cien, pero en su caso al revés.

 Nuestra consorte quería que hoy se fijasen más en sus palabras que en su aspecto y ha recalcado que el periodismo actual debería modificar sus expresiones por “un lenguaje más apacible aunque no menos riguroso”, muchos de los allí presentes han recordado en ese momento esos mensajes que se envió con su compi yogui y dónde ella tampoco hablaba tan bien como debería. Pero las buenas intenciones han quedado presentes y patentes.

Hay que ver lo que cambia una según el día, la actitud y el look y Letizia es el claro ejemplo ello, ¿ecléctica? ¿Camaleónica? La reina se calzó sus Prada, para mí lo mejor del estilismo y, no muy bien asesorada, cogió de su ropero un clutch de tachuelas de Uterqüe, que me diréis vosotros si consideráis adecuado con el dos piezas de Hugo Boss, yo creo que no. Si quería dar un toque de gracia o de modernidad a tanto gris podría haber apostado por un pintalabios bonito, pero como véis no lo ha hecho.

Era técnicamente imposible superarse, sabíamos que no lo iba a hacer, pero llegar así al Monasterio de Suso, en San Milán de la Cogolla, con un traje tan invernal y ‘apagado’ me ha hecho pensar que quizá Letizia también ha tenido un día gris,  como a veces los tenemos todos.

**Fotos: Gtres

 

Letizia, la reina de la fiesta de cumpleaños de Guillermo de Holanda con un espectacular vestido rojo

Creíamos que no íbamos a verles, que las celebraciones del pasado fin de semana en La Haya por el cumpleaños de Guillermo de Holanda serían super privadas, pero al final llegó la foto de nuestros reyes, poco antes de emprender rumbo al palacio de Noordeinde, y todos nos hemos quedado perplejos, en el mejor de los sentidos, al ver el ‘vestidazo’ de nuestra Leti.

La reina ha apostado por Stella McCartney, en víspera de su viaje al Reino Unido el mes que viene, por un modelo en su color fetiche con el que siempre suele acertar, rojo, de líneas rectas y depuradas, asimétrico y con una elegante capa. Su vestido me hace pensar si sería tambien de la hija del ex Beatle el verde, que creímos al principio que era de Juanjo Oliva, al que nunca supimos atribuirle autoría, y que la reina lució durante los Premios Nacionales de Innovación y diseño 2016, en la universidad de Alcalá de Henares.

 

El rojo ha sido el protagonista absoluto de este outfit, que vimos en blanco y durante la última ceremonia de los Oscar a la modelo Karlie Kloss. La cantante Alicia Keys lució también el mismo vestido que nuestra consorte, durante su actuación en Harlem en la gala presentación de la colección de otoño 2017 de la diseñadora británica.

El modelazo es digno de ceremonia y Leti ha desplegado, una vez más, sus aires de diva de Hollywood de los que tanto le gusta hacer gala para ocasiones especiales. Desde el Caprile que encumbró a nuestra reina, entonces todavía plebeya, en la boda de Federico y Mary de Dinamarca, nunca habíamos vuelto a ver a Letizia tan espectácular para una fiesta. En la web de Stella McCartney podemos encontrar otro vestido similar, el modelo exacto ya no está disponible, por 2.237 £.

 

La reina se peinó con ondas y apostó por unos labios al tono bien marcados y sacó también la artillería pesada del joyero con sus pulseras de diamantes ‘de pasar’ y los pendientes chandelier de rubíes que inauguró el pasado febrero durante el 30 aniversario del periódico Expansión.

Sólo un descuido ensombreció la perfección de Leti, el pintalabios en los dientes

Las sandalias bespoké que se mimetizaban con el vestido y se veían solo al caminar, me han parecido una opción excelente, son de Magrit, igual que la cartera de mano en plata, para dar justo un punto de contraste a un estilismo soberbio.

Me encanta ver a La reina renovar ropero y dejar, al menos para estas celebraciones internacionales, sus modelos más obsoletos llenos de puntillas y encajes en el fonde de armario. Espero vuestros comentarios, ¡aunque creo que está vez no hay muchas críticas que hacer!

**Fotos: Gtres, Stella Mcartney, Instagram

La reina, dos días, cuatro ‘looks’ y una trenza en Canarias

Los reyes se han dado un baño de multitudes durante los dos últimos días que han pasado en el archipiélago, donde Leti ha tenido tiempo para reciclar, estrenar con discreción y asistir a actos de lo más variado.

El lunes los monarcas llegaban a Gran Canaria y Letizia hacia una apuesta segura con el vestido de Carolina Herrera de jazmines rojizos sobre fondo blanco que siempre cosecha buenas críticas allá por donde pasa. Lo combinó con sus salones de Lodi en charol marsala y con una cartera de mano en piel roja de la que se desconoce la marca, la última vez que le vimos lucir este modelo llevaba un bolsito con cadena rosa chicle, que fue un poco criticado, en esta ocasión como véis dejó de lado la ‘innovación’. Sus pendientes de Chanel de 6.400 euros en forma de pluma y un recogido permitieron que la reina luciese elegante y femenina durante el primer acto de la jornada por la ‘candidatura a patrimonio mundial de la UNESCO del pasaje de Risco Caído y los Espacios Sagrados de Montaña’. Aquí abajo podéis ver también el maquillaje, discreto y al tono, sin olvidar unos polvitos sueltos por el cuello.

Por la tarde Leti siguió de reciclaje y se hizo un ‘remix’ extraño y demasiado oversize con una blusa que tenía olvidada de Adolfo Domínguez, la estrenó en 2015, y el pantalón blanco de Hugo Boss al que le sacó bastante partido en verano del año pasado. Con este outfit más informal visitó la sede ‘del programa mundial de alimentos’ y del ‘centro de cooperación con África’.

En la mano llevaba su cartera de piel de cocodrilo de Uterqüe, que también le vimos bastante el pasado verano; sus pendientes de Tous de piedra de luna colgaban de sus orejas. En conjunto, además de oversize el estilismo me pareció soso. Lo que más me gustó fueron sus nuevas sandalias en charol con tacón cuadrado que todo apunta a que son de Uterqüe. Aquí os dejo una foto del moño que por si le queréis copiar.

Para el segundo día en Tenerife, Letizia rescató su traje con falda bouclette y sahariana de Varela que estrenó en 2015 en París. Combinó los detalles dorados del cinturón y los botones con un clucth de Adolfo Domínguez y unos stilettos que tenía muy olvidados de Uterqüe. Todo podría haber ido bien si no fuese por la trenza frontal que coronaba su cabeza y que a mí me recordó a la que lucen sus hijas.

Yo por más que la miro no le encuentro ningún sentido, es un claro ejemplo de esas veces que la reina y sus asesoras quieren innovar y dar rienda suelta a su creatividad pero les sale mal. La mañana venía cargada de acto, primero asistió al ‘programa por la cooperación de barrios’, luego a una audiencia con representantes de diversas instituciones culturales de las islas y a un almuerzo con miembros del gobierno, y todo con la trenza que, además, parecía de lo más tirante.

Por suerte y para finiquitar viaje Leti remontó un poco el vuelo. Lo primero que hizo esa tarde fue lucir melena lisa. Para su última visita del día reutilizó su falda de cocodrilo en azul de Hugo Boss que hasta ahora siempre se había puesto con la chaqueta a juego y que me parece que sin ella queda más actual. La combinó con una blusa nueva de Adolfo Domínguez que cuesta 110 euros en la web y que tiene aberturas en los hombros y cuello ‘mao’. Los pendientes de Tous con zafiros y perlas y sus sandalias de Magrit en nude cruzadas, completaron un estilismo sencillo pero adecuado y, sobre todo, más favorecedor.

Y esto, que no es poco, es lo que dio de sí el real viaje de nuetras majestades a Canarias, ¿con qué os quedáis?

**Fotos:Gtres