BLOGS
Viento de Levante Viento de Levante

"No hay espejo que mejor refleje la imagen del hombre que sus palabras" Juan Luis Vives

Entradas etiquetadas como ‘Miquel’

La jugada de Junqueras para derrotar a España: reeditar Junts pel Sí (él sería president) y fichar a Fachin (Podem)

Oriol Junqueras, líder de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y ex vicepresidente del Govern, quiere jugar muy fuerte su última baza para ser el próximo president de la Generalitat de Cataluña.

Para lograrlo, Junqueras está tratando de convencer a dirigentes del PDeCAt de que está dispuesto a reeditar la coalición Junts pel Sí, siempre y cuando quede claro que él sería el próximo president de la Generalitat. Para ello, argumenta, según fuentes de toda solvencia de ERC, que él ha sido “generoso” y “leal” tanto con Artur Mas como con Carles Puigdemont. “Esta vez debe ser a la inversa”, sostienen las fuentes de ERC.

Manifestación independentista

Senyeras y esteladas en la movilización de la ANC y Òmnium el 11-S en Barcelona. (ACN)

Sus argumentos, según el partido histórico del independentismo catalán, son rotundos. ERC sería, según todas las encuestas, el claro ganador de las elecciones autonómicas, por lo que considera que el PDeCAT no estaría en estos momentos para reclamar la presidencia ya que, los mismos sondeos, les otorgan un hundimiento histórico. Además, el PDeCAt está inmerso en una crisis interna absoluta, con Carles Puigdemont huido en Bélgica, Artur Mas moviendo hilos pero inhabilitado y hasta tres dirigentes con deseos de ser los candidatos (Josep Rull, Santi Vila y Neus Munté). Todo en un clima de riesgo de escisiones internas.

Junqueras se presentaría como el salvador del ‘procés’, ahora herido de muerte, y también del independentismo. Además, las organizaciones sociales independentistas (la Assemblea Nacional Catalana -ANC- y Òmnium Cultural),debilitadas tras la detención de sus líderes, los Jordis (Jordi Sánchez y Jordi Cuixart), también podrían estar a favor de la operación para evitar a toda costa que los partidos defensores de una Cataluña unida a España pudieran hacerse con el Govern.

Desde ERC tienen claro que Raül Romeva, el destituido conseller de Exteriores, no podrá ser esta vez el cabeza de lista de la coalición tras el estrepitoso fracaso respecto al reconocimiento internacional de la ‘república catalana’. Ni un solo país, ni siquiera la extravagante Osetia del Sur (satélite de Rusia), ni Eslovenia, ni Andorra, ni Venezuela… ni ningún país africano, ningún país del mundo ha reconocido a Cataluña como un país independiente tras la DUI.

Carles Puigdemont

El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, con Oriol Junqueras, vicepresident, y otros miembros del Govern.

Todo lo contrario, el varapalo ha sido tremendo en favor de la unidad de España y la defensa del orden constitucional. La Unión Europea, con Alemania, Francia, Italia y Gran Bretaña a la cabeza; Estados Unidos, China, Japón y todos los países latinoamericanos han cerrado filas con España.

Ni siquiera Escocia (parte de Reino Unido) ni Quebec (nación cultural de Canadá) han avalado la declaración unilateral de independencia.

En ERC da por completamente descartado a Romeva como cabeza de lista. Pero Junqueras, igual que hizo lanzando una OPA hostil a Iniciativa per Catalunya (ICV) incorporando a Romeva, quiere ahora dar también una estocada a la coalición de Ada Colau y Pablo Iglesias incorporando a Albano Dante Fachin, todavía líder de Podem, que está coqueteando abiertamente con los partidos independentistas.

Pablo Iglesias, consciente del hundimiento que está sufriendo Podemos en el resto de España a raíz de la posición del partido sobre Cataluña, ha dado un golpe encima de la mesa y ha pedido a Fachín que abandone Podemos si se siente más cercano al independentismo. Por su parte, Carolina Bescansa, una experta en análisis demoscópicos, vio pronto la deriva de fuerte caída de respaldo social que estaba sufriendo Podemos fuera de Cataluña justamente por no exhibir con nitidez un relato de defensa de una España unida, plurinacional y federal, pero unida.

Manifestación a favor de la unidad de España en Barcelona

Cientos de miles de catalanes se manifestaron a favor de la unidad de España en Barcelona. EFE

Y Junqueras está dispuesto a aprovecharse de la crisis interna de Podemos arrebatándole a su principal dirigente soberanista en Cataluña, Albano Dante Fachin, así como a algunos cuadros medios del partido y, si es posible, pegarle un bocado llevándose a una parte de sus votantes.

El dirigente de ERC cree, según las fuentes del partido independentista, que si se reedita la coalición Junts pel Sí, con él de candidato, podrían mantener, o casi, los 62 escaños que lograron en 2015. Para salvar un gobierno independentista, necesitarían que la CUP lograra unos 8 escaños (obtuvieron 10 en 2015). La mayoría absoluta son 68. Con 61-62 de Junts pel Sí, más 7-8 de la CUP podrían salvar la mayoría absoluta y dar un golpe fuerte a los partidos no independentistas: Ciudadanos (Inés Arrimadas), PSC (Miquel Iceta), PP (Xavier García Albiol) y la coalición que presenten Catalunya en Común, Podemos e Izquierda Unida, que liderará Xavier Doménech.

El plan B de Oriol Junqueras, en caso de quedarse a las puertas de la mayoría absoluta, sería convencer a Pablo Iglesias y a Ada Colau de un gobierno de izquierdas.

Pero ahora, el objetivo de ERC es allanar el camino a un nuevo Junts pel Sí (el plazo para decidirlo concluye el 7 de noviembre), con el PDeCAT sumiso a Junqueras para vencer a los partidos que defienden la legalidad y la unidad de España. Si lo logran, exigirá al Estado español un referéndum pactado para lograr la independencia y la creación de la ‘República Catalana’.

Al borde del precipicio… algo se empieza a mover en Cataluña y España

En una situación de máxima tensión en las calles de Cataluña y gran preocupación en el resto de España. Con un Govern en rebeldía amenazando con una declaración unilateral de independencia y un Gobierno de España que no está logrando ni aplacar la insurrección ni encontrando vías de entendimiento y diálogo. Con decenas de miles de catalanes independentistas protestando en las calles frente a la “represión policial” y con decenas de miles de catalanes no independentistas indignados con la deriva ilegal del Govern. Con el Jefe del Estado, Felipe VI, llamando al respeto del orden constitucional, apoyado por el PP, Ciudadanos y gran parte del PSOE, y cuestionado por los nacionalistas, Podemos y algunos socialistas.  Con el conflicto copando las portadas y las televisiones de los grandes medios de comunicación mundiales. Con los grandes organizaciones empresariales muy preocupadas y algunas empresas catalanas cayendo con fuerza en la bolsa y otras migrando a otras regiones. Con Cataluña al borde del caos y el enfrentamiento social… parece que algo se mueve a nivel político.

Rajoy y Puigdemont

El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, regala un facsímil de El Quijote al presidente de la Generalitat Carles Puigdemont en La Moncloa. Paco Campos/EFE

El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha dejado pasar unos días antes de aprobar la declaración unilateral de independencia (hasta el próximo lunes), seguramente esperando una vía de diálogo con el Estado español, exigida por la Unión Europea. Pero al mismo tiempo hace declaraciones en medios de comunicación internacionales pronosticando que declarará la independencia. Puigdemont confía, probablemente, en buscar un acuerdo que se base en un referéndum de independencia pactado con el Estado. Legal y vinculante. La CUP de Anna Gabriel exige la declaración de independencia ya, el lunes a más tardar, mientras ERC de Oriol Junqueras quiere forzar la máquina al máximo, pero, en la línea de Puigdemont, creen que la más deseable sería un referéndum pactado con el Estado, si Rajoy (más Sánchez y Rivera) se aviene forzado por la amenaza de ruptura y la presión internacional.

El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, busca que la presión de Alemania y Francia, y del Vaticano fuercen a una negociación pero siempre en el marco de la Constitución Española. El acuerdo se basaría en una reforma de la Carta Magna con un nuevo sistema de financiación autonómica que beneficiaría a Cataluña y otras CCAA, pero sobre la base innegociable para el PP de que la soberanía nacional seguiría siendo del conjunto del pueblo español.

Rajoy ha frenado la tesis del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, de aplicar ya el artículo 155 de la Constitución para convocar elecciones autonómicas anticipadas en Cataluña. Solo lo haría, la aplicación del 155, si Puigdemont declarara la independencia de forma unilateral. Llegado a ese extremo de ruptura total, el Gobierno de España, según fuentes del PP, haría valer toda la fuerza coercitiva del Estado, con el apoyo del PSOE y Ciudadanos, y el beneplácito de la Unión Europea (Merkel y Macron piden a Rajoy que agote las vías de diálogo, pero le apoyarán en la opción de restituir por la fuerza el orden constitucional si Puigdemont rompe la baraja).

Pedro Sánchez con Pablo Iglesias

Pedro Sánchez con Pablo Iglesias. EFE

El PSOE de Pedro Sánchez está apoyando al Gobierno de España, pero sigue haciendo gestos hacia el Govern en busca de un posible acuerdo para desbloquear la complicada situación. Fuentes de Ferraz aseguran que Sánchez rechaza aplicar el artículo 155, como sí exigen ex dirigentes socialistas como Alfonso Guerra, e incluso ha pedido reprobar a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría por la actuación “desproporcionada” de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil para evitar el referéndum del 1 de octubre. No obstante, existe división interna en el PSOE. La presidenta de Andalucía, Susana Díaz, está en desacuerdo y pide centrar la crítica en quienes considera que han quebrado la ley, Junts pel Sí y la CUP, y no en el Gobierno de España. En cualquier caso, Pedro Sánchez quiere dejar una puerta abierta al diálogo con los independentistas en busca de un acuerdo hacia una España federal, descentralizada, en la que Cataluña tendría un reconocimiento como nación, dentro de una España nación de naciones. También apuesta por conceder un estatus especial a Cataluña, con competencias blindadas a nivel cultural, como le ha pedido Miquel Iceta, líder del PSC. Pero, como Rajoy y Rivera, Pedro Sánchez apuesta por una reforma constitucional en la que no se pusiera en cuestión que la soberanía nacional reside en el conjunto del pueblo español.

Manifestación independentista

Senyeras y esteladas en la movilización de la ANC y Òmnium el 11-S en Barcelona. (ACN)

Pablo Iglesias y Ada Colau rechazan tanto la declaración unilateral de independencia como la aplicación del artículo 155. Apuestan por una mediación internacional en busca de un referéndum pactado y vinculante, en la línea de lo que reclama Carles Puigdemont. Pero, eso sí, sin aprobar en ningún caso una independencia sin celebrar antes un referéndum con garantías y acordado con el Estado español.

Podemos apuesta por primera vez por un diálogo directo entre el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, -no pedirá su dimisión si hay opciones de diálogo- y por el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, así como entre todas las fuerzas políticas españolas. Socios de Podemos como Izquierda Unida o Compromís discrepan con Iglesias en cuanto a la mediación internacional y creen que deben ser los políticos españoles quienes sean capaces de solucionar el problema. Así lo ha manifestado Alberto Garzón.

Pablo Iglesias quiere una reforma de la Constitución hacia un Estado federal español y plurinacional, que reconociera el derecho de autodeterminación también a Euskadi y Galicia.

Rajoy con Urkullu

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con el lehendakari, Íñigo Urkullu.

Y otro actor clave es el Gobierno vasco de Íñigo Urkullu y el PNV, que se ha ofrecido como mediador entre las dos partes, el Gobierno de Rajoy y el de Puigdemont. Urkullu apuesta, como Iglesias, por un referéndum pactado como fórmula para superar el conflicto, aunque cree que Euskadi podría sentirse cómoda en España si ésta pasa a ser un Estado plurinacional.

Sobre toda esta complejidad surge, pese a todo, una pequeña esperanza de abrir vías de diálogo en busca de una solución que, en ningún caso, pasara por la balcanización de España. Al borde del precipicio, algo empieza a moverse. Ojalá sea positivo.

Sánchez quiere a Lastra de portavoz en el Congreso y a Ábalos en Organización

Lastra y Ábalos

Los diputados Adriana Lastra y José Luis Ábalos, coordinadores de la campaña de Pedro Sánchez (EFE).

Si Pedro Sánchez logra remontar la pequeña ventaja en avales que tiene Susana Díaz, y vence a la lideresa andaluza y a Patxi López en las primarias este domingo 21 de mayo, será proclamado secretario general del PSOE.

Posteriormente, se celebrará el congreso del PSOE los días 16, 17 y 18 de junio en el que los delegados votarán los documentos políticos, los estatutos y los nuevos órganos de dirección. En teoría, el congreso será una ratificación de la línea que marque el nuevo secretario general elegido por los militantes, aunque no es descartable que hubiera una mayoría de delegados, en principio, afines a Susana Díaz.

No obstante, fuentes de la candidatura de Pedro Sánchez dan por hecho que si vence a la presidenta de la Junta de Andalucía en las primarias habrá “muchos delegados de los diferentes territorios, que en teoría apoyarán a Susana, que en el Congreso cerrarán filas con el próximo secretario general, es decir, con Pedro”.  Además, Pedro Sánchez prevé integrar a Patxi López, a quien incluso podría ofrecer el cargo de presidente del PSOE, para dar una imagen de apuesta por la unidad interna (y también para amarrar el congreso federal y fortalecerse de cara a los congresos regionales).

Pedro Sánchez y Susana Díaz

Pedro Sánchez y Susana Díaz en un acto del PSOE. EFE

Pero para los puestos clave, el exlíder del PSOE, que aspira de nuevo a serlo, quiere a dos políticos de su estricta confianza, que le han sido leales a las duras y a las maduras, y que le han aportado muchos militantes en territorios supuestamente susanistas: Adriana Lastra y José Luis Ábalos.

La diputada asturiana logró que el ‘pedrismo’ se impusiera en la región que preside Javier Fernández, presidente de la gestora y afin a Susana Díaz, con 3.100 avales frente a los 2.400 que logró la presidenta andaluza, pese a contar con el apoyo del aparato del PSOE regional.

Un roto aún mayor le hizo el pedrista José Luis Ábalos, secretario general del PSOE de la provincia de Valencia, al susanista Ximo Puig, presidente de la Generalitat Valenciana y líder de los socialistas de la Comunidad: 8.100 frente a 5.300 avales. La diferencia a favor de Pedro Sánchez se dio especialmente en la provincia de Valencia, liderada por Ábalos, mientras que los afines a Ximo Puig lograron una pírrica victoria de Susana Díaz en la provincia de Alicante. En Castellón también se impusieron los pedristas.

Pedro Sánchez tiene claro que, si es refrendado como líder del PSOE por los militantes, Adriana Lastra y José Luis Ábalos, a quienes nombró coordinadores principales de su campaña de primarias, serán sus dos principales personas de confianza.

La asturiana Adriana Lastra sustituiría a Antonio Hernando

La diputada asturiana tendría todas las papeletas para ser la nueva portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso en sustitución de Antonio Hernando, a quien en las filas del pedrismo se considera un “traidor” y “vendido” al susanismo, pese a llegar a haber defendido el “No es No” a la investidura de Mariano Rajoy.

Pedro Sánchez y Antonio Hernando

Imagen de archivo de Pedro Sánchez y Antonio Hernando en el Congreso de los Diputados. EFE

Por su parte, el valenciano José Luis Ábalos se perfilaría como el próximo secretario de Organización, el hombre fuerte del partido, en sustitución de César Luena -no ejerce desde la creación de la gestora-, secretario general de La Rioja y alineado ahora con Patxi López.

Los pedristas tienen claro que quieren recuperar a muchos cargos posicionados con el ex lehendakari vasco, pero no es el caso de Luena, a quien se considera uno de los principales causantes de las malas relaciones de Pedro Sánchez con barones como Guillermo Fernández Vara, Emiliano García-Page o Javier Lambán, por su falta de mano izquierda.

Ábalos, un histórico del PSOE, tendría la misión, por un lado, de tender puentes con los barones afines a Susana Díaz con el fin de sellar la paz interna y, por otro lado, la de poner en marcha de inmediato la maquinaria interna en el partido, prácticamente parada desde la derrota electoral en las generales de junio de 2016. El objetivo sería que el PSOE estuviera en condiciones de plantar cara al PP y a Podemos ante un eventual adelanto electoral de los comicios generales o, en cualquier caso, preparado para afrontar con éxito las elecciones municipales, autonómicas y europeas previstas para mayo de 2019.

Otra política afin a Pedro Sánchez que sería integrada con un cargo relevante en la futura Ejecutiva del PSOE es la catalana Núria Parlón, alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, quien, junto a Miquel Iceta en la sombra, son considerados las figuras clave para que Sánchez logre una victoria rotunda en Cataluña este domingo frente a Susana Díaz.

Los críticos se vuelcan en arrebatar Galicia y Cantabria a Pedro Sánchez y tumbar a Miquel Iceta en Cataluña

La ofensiva del sector crítico socialista, que lideran seis de los siete presidentes de CCAA en manos del PSOE (Susana Díaz-Andalucía, Emiliano García-Page-Castilla-La Mancha, Ximo Puig-Comunidad Valenciana, Javier Fernández-Asturias, Javier Lambán-Aragón y Guillermo Fernández-Vara-Extremadura) es total para forzar la caída de Pedro Sánchez.

Susana Díaz saluda a Ximo Puig, flanqueada por García Page y Javier Fernández

Susana Díaz saluda a Ximo Puig, flanqueada por García Page y Javier Fernández.

A la dimisión de la mitad de la Ejecutiva del PSOE para tratar de arrastrar a Sánchez, se une también una ofensiva por todas las federaciones para tratar de sumar adeptos, o de provocar relevos de afines a Pedro Sánchez.

Así, los primeros objetivos a atraerse del sector de los barones, al que también respaldan Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba,  son Galicia, Cantabria y Cataluña. Galicia lo consideran muy factible después de la debacle electoral del 25 de septiembre. El cabeza de lista fue Xoaquin Fernández Leiceaga a quienes los críticos consideran que pueden atraerse, mientras que forzarán la caída de la presidenta de la gestora, Pilar Cancela, afín a Pedro Sánchez.

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, que no reconoce ya a Pedro Sánchez como secretario general del PSOE, está volcado en provocar un cambio de rumbo en el PSdeG-PSOE que pasa, en su opinión, por la caída inmediata de Pilar Cancela. En esta operación anti Pedro Sánchez en Galicia están también inmersos el ex líder del PSOE gallego Pachi Vázquez y el ex vicesecretario general del PSOE con Zapatero, José Blanco.

La presidenta de la gestora del PSdeG-PSOE, Pilar Cancela, afín a Pedro Sánchez

La presidenta de la gestora del PSdeG-PSOE, Pilar Cancela, afín a Pedro Sánchez

El secretario provincial del PSdeG-PSOE en Pontevedra, Santos Héctor Rodríguez, (que es concejal de Abel Caballero), ya ha pedido la dimisión de Pilar Cancela, afín a Pedro Sánchez.

El sector afín a Susana Díaz, Ximo Puig, Page y compañía dan por hecho que Galicia pasará a su sector en breve, en cuanto logren la caída de Pedro Sánchez.

Otro objetivo para el sector crítico es atraerse a la secretaria general del PSOE de Cantabria Eva Díaz. El caso de Eva Díaz es singular, ya que es la única dirigente territorial que no ha querido significarse en ningún bando. Rechazó firmar la dimisión de la Ejecutiva de Pedro Sánchez, pero tampoco está realizando declaraciones de apoyo al cuestionado secretario general. Hoy no ha ido a la reunión de la cúpula de Pedro Sánchez alegando problemas de agenda. Eva Díaz podría estar esperando a que se clarifique la batalla y posiblemente el sábado, en el Comité Federal, aclarará su posición.

Pedro Sánchez con su número dos, César Luena

Pedro Sánchez con su número dos, César Luena

Desde el sector crítico de los barones creen que Eva Díaz está cada vez más alejada de Pedro Sánchez, a quien daría por liquidado políticamente hablando.

Y un tercer objetivo inminente para el sector crítico es lograr que Núria Parlon se imponga a Miquel Iceta, uno de los apoyos territoriales más relevantes de Pedro Sánchez, en el congreso del PSC. De momento, Parlón ha conseguido 3.900 avales por los 3.800 de Miquel Iceta, por lo que el congreso se presenta muy igualado. La votación será el 15 de octubre. Parlon ha dado apoyo a Sánchez, pero mantiene muy buena relación con Eduardo Madina, ex rival de Sánchez en primarias, y con Susana Díaz,y los críticos dan por hecho que estaría de su lado.

En el sector crítico que lideran los barones confían en que una eventual caída de Pedro Sánchez ayude a Núria Parlon a imponerse a Miquel Iceta en el PSC. El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, uno de los 17 dirigentes del PSOE que han dimitido para forzar la caída de Pedro Sánchez, no dudó en cuestionar al secretario general de su partido en Barcelona, en presencia de Miquel Iceta, en una conferencia en Barcelona organizada por el Cercle d’Economia.

Susana Díaz conversa con su apuesta en Cataluña, Núria Parlon, en presencia de Miquel Iceta

Susana Díaz conversa con su apuesta en Cataluña, Núria Parlon, en presencia de Miquel Iceta

Pedro Sánchez reclamó una sola voz del PSOE y convocar primarias de forma inminente. Ximo Puig replicó en Barcelona que las primarias no tenían sentido y que “en el debate de la nueva socialdemocracia no puede definir los tiempos una sola persona”.

Si el sector de los barones lograra la afinidad del PSOE de Galicia, Cantabria y Cataluña, contarían ya con una clara mayoría de federaciones, algunas muy potentes en número de afiliados como Andalucía -especialmente- y la Comunidad Valenciana, la segunda con más afiliados. Además, contarían con Extremadura, Castilla-La Mancha, Asturias y Aragón.

No obstante, los afines a Pedro Sánchez creen que en una votación libre de los militantes los aparatos de los barones no tendrían fácil condicionar el resultado y que el cuestionado líder se impondría.

La batalla más inminente entre el sector de Pedro Sánchez y el de los barones se producirá este próximo sábado en el Comité Federal -máximo órgano entre congresos- que deberá votar si prospera la propuesta del secretario general -no reconocido ya como tal por los críticos- de convocar un congreso y elecciones primarias.