BLOGS
Viento de Levante Viento de Levante

"No hay espejo que mejor refleje la imagen del hombre que sus palabras" Juan Luis Vives

Archivo de Julio, 2017

Puig impulsa a dos ‘susanistas’ para asaltar el PSOE de Valencia y desterrar a Ábalos, mano derecha de Pedro Sánchez

El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, está decidido a jugar fuerte para asentar su liderazgo en el PSOE de la Comunidad Valenciana. Para ello, una vez que se ha impuesto con claridad a Rafa García, el candidato ‘sanchista’ en las elecciones primarias por el liderazgo del PSPV a nivel regional, Ximo Puig quiere tomar también el control del PSOE de la provincia de Valencia, de momento en manos del también ‘sanchista’ José Luis Ábalos, el flamante secretario de Organización Federal del PSOE.

Pedro Sánchez con José Luis Ábalos

Pedro Sánchez con José Luis Ábalos

Para ello, fuentes del PSPV cercanas a Ximo Puig dan por hecho que el president de la Generalitat no se va a quedar “quieto” observando cómo los ‘sanchistas’ proceden al relevo de Ábalos al frente de la secretaría general del PSOE de Valencia por “algún candidato díscolo con Ximo, el único líder del PSPV”.

Las mismas fuentes próximas al jefe del Gobierno valenciano sostienen que ya tiene en mente un tándem de dos políticos ‘susanistas’ para amarrar el control del partido. Por un lado, el alcalde de Mislata, el joven Carlos Fernández Bielsa, que tendría “todas las papeletas” para convertirse en el próximo secretario de Organización del PSPV-PSOE.

Ximo Puig con Susana Díaz

Ximo Puig habla con Susana Díaz, en presencia de Fernández Bielsa (a la derecha de la presidenta andaluza).

Bielsa, que ha sido el responsable de la recogida de avales a favor de Ximo Puig en el proceso de primarias frente al candidato ‘sanchista’ Rafa García, contaría con el respaldo absoluto de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, para este cargo tan relevante, en la práctica el hombre fuerte del día a día del PSOE de la Comunidad Valenciana.

La conquista del PSOE de Valencia

Y la estrategia de Ximo Puig para consolidar su poder orgánico tendría una segunda fase también muy relevante: la conquista del PSOE de la provincia de Valencia, ahora en manos de Ábalos, la mano derecha de Pedro Sánchez.

Para esta batalla, Puig piensa, según fuentes de su entorno más cercano, en Jorge Rodríguez, presidente de la Diputación de Valencia y alcalde de Ontinyent, otro político que apoyó a Susana Díaz frente a Pedro Sánchez y que ha estado al frente de la campaña de Ximo Puig en las primarias valencianas.

Rodríguez, como presidente de la Diputación de Valencia, “se pateará todos los municipios de la provincia y todas las agupaciones socialistas” con el fin de impulsar su candidatura a la secretaría general del PSOE de la provincia de Valencia.

Los 'susanistas' Jorge Rodríguez y Carlos Fernández Bielsa

Los ‘susanistas’ Jorge Rodríguez y Carlos Fernández Bielsa en la presentación de avales a favor de Ximo Puig

La estrategia de Ximo Puig para lograr este segundo objetivo, desbancar a los afines a Pedro Sánchez del PSOE de la provincia y de la ciudad de Valencia, necesitará también de otros mimbres. Los afines al President de la Generalitat y secretario general del PSPV quieren dar juego a algunos ‘sanchistas’ que no quedaron satisfechos por el reparto de poder de Pedro Sánchez en la Ejecutiva Federal. Son los ejemplos de dirigentes socialistas valencianos como el diputado provincial Bartolomé Nofuentes, el alcalde de Torrent Jesús Ros, o la consellera Carmen Montón.

Cautela en Ferraz

En la sede central del PSOE observan con cautela los primeros movimientos de Ximo Puig, un dirigente que no escatimó elogios hacia Susana Díaz. La estrategia del equipo de Pedro Sánchez, según fuentes de la Ejecutiva Federal, será buscar, “en la medida de lo posible”, candidaturas de integración y unidad, pero obviamente, si Ximo Puig promueve candidatos marcadamente ‘susanistas’ dejarán que el potente sector ‘sanchista’ –que en las primarias ganadas por Puig, con todo en contra, obtuvo un 42% de apoyo-, se organice para promover a sus propios candidatos.

No obstante, desde Ferraz reiteran que el objetivo es “trabajar por la unidad interna”, por lo que apelan al “sentido común” de Ximo Puig para evitar más guerras intestinas en una federación –la segunda con más militantes del PSOE a nivel nacional- que es clave tanto para poder revalidar un gobierno de progreso en la Comunidad Valenciana como para poder contribuir a un cambio de gobierno en España.

Satisfacción en Ferraz: el sanchismo conquista el PSOE de Cantabria y La Rioja y crea un sector crítico a Puig

Pedro Sánchez ha dado este fin de semana varios pasos adelante en su progresivo control del PSOE a nivel federal. Ha conquistado dos federaciones, La Rioja y Cantabria, que estaban en manos de dos políticos, César Luena y Eva Díaz Tezanos, a los que el líder socialista tenía especial interés en descabalgar de la secretaría general por traicionarle en los momentos más decisivos, cuando los barones liderados por Susana Díaz impulsaron su defenestración, como paso previo para hacerse con el control del partido a través de una gestora y, posteriormente, forzar la abstención del PSOE en la investidura de Mariano Rajoy.

Pedro Sánchez y Ximo Puig

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, se abraza con el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig.

En La Rioja, se ha impuesto Francisco Ocón, leal a Pedro Sánchez, frente a Félix Caperos, el aspirante cercano al susanismo. César Luena, que se posicionó a favor de Patxi López, era consciente de que carecía de apoyos suficientes para tratar de repetir como secretario general del PSOE riojano.

Y en Cantabria ha vencido el sanchista Pablo Zuloaga a la que era secretaria general y es la actual vicepresidenta del Gobierno regional, Eva Díaz Tezanos. Esta dirigente ha tratado de mantener una posición neutral durante el enfrentamiento entre Pedro Sánchez y Susana Díaz, pero desde las filas sanchistas sostienen que en realidad trabajaba abiertamente a favor de la presidenta andaluza.

Además de la conquista de La Rioja y Cantabria, Pedro Sánchez cuenta ya con la lealtad de Navarra, Castilla y León, Baleares y Cataluña. Además, en Ferraz dan por hecho que sus candidatos se impondrán en Madrid, Galicia, Canarias y Murcia.

Entre los territorios díscolos están Andalucía, donde Susana Díaz no tendrá rival en el congreso, más la Comunidad Valenciana, donde el domingo Ximo Puig, presidente de la Generalitat, se impuso con un 56% de los votos frente a un 42% de Rafa García, alcalde de Burjassot apoyado por el sanchismo. En Ferraz están moderadamente satisfechos con el resultado de su candidato ya que, pese a haber perdido, ha logrado, con todo en contra (aparato regional y respaldo de los altos cargos del Gobierno a Ximo Puig) un resultado importante que permite articular un sector crítico estable.

Ximo Puig observa a Susana Díaz

Ximo Puig observa a Susana Díaz, a quien apoyó para que fuera la líder del PSOE frente a Pedro Sánchez

De hecho, en la dirección federal del PSOE temían que Ximo Puig, si no hubiera tenido rival, tratara de ir por libre y una manera de tenerlo más maniatado es haberle creado un sector crítico con más del 40% del apoyo de la militancia. Desde Ferraz recalcan que Puig ha logrado 7.447 votos (obtuvo más avales: 7.584) y creen que ese es su techo.

Las siguientes batallas de la dirección de Pedro Sánchez contra Ximo Puig, de quien no olvidan que dimitió para forzar la caída del líder del PSOE, serán los congresos provinciales de Valencia y Alicante, y el de la ciudad de Valencia.

El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara

El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha sido reelegido líder del PSOE extremeño

Ayer también ganó Guillermo Fernández Vara en Extremadura. Pero el presidente de Extremadura fue el primero de los barones que, tras la debacle de Susana Díaz ante Pedro Sánchez, se posicionó a favor de trabajar codo con codo con el líder del PSOE. Por ello, el sanchismo no ha presentado ningún candidato frente a Fernández Vara, todo lo contrario, lo nombró presidente del Consejo de Política Federal del PSOE. Su principal rival en las primarias extremeñas, Eva Pérez, que obtuvo un 25% de los votos, contaba con el respaldo de sectores ligados al expresidente extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra.

Ferraz sopesa ahora qué hacer en Castilla La Mancha y Aragón, otros dos territorios díscolos. En principio, es muy probable que no haya alternativa a Emiliano García Page, un dirigente al que creen que, como Fernández Vara, pueden atraerse con tiempo y distensión.

Otra cosa es el PSOE de Aragón. Pedro Sánchez no olvida lo que considera desprecios continuos del presidente regional, Javier Lambán, tal vez el que más se ha significado por Susana Díaz y contra el líder del PSOE. En Ferraz contemplan la opción de lanzar la candidatura de Miguel Dalmau, alcalde de Utebo. Creen que, como en la Comunidad Valenciana, como mínimo podrían lograr un 40% de los votos y crear un sector crítico para debilitar y controlar a Lambán. Los sanchistas también prevén dar la batalla en los congresos provinciales. Llegado el plazo para elegir candidatos a presidentes autonómicos, Ferraz valorará la opción de impulsar a la diputada nacional Susana Sumelzo.