BLOGS

Nuestro cuerpo es como una máquina. Hay que engrasarla, revisarla, meterle un buen carburante... Sólo tenemos una, y nunca es tarde para empezar a cuidarla

Los ejercicios abdominales despiertan reacciones de amor y odio

Recuerdo, cuando era pequeña, que los ejercicios abdominales de las clases de gimnasia me parecían aburridos y no me gustaban nada.

Ya de más mayor, tras pasar por varias clases de gimnasia de mantenimiento y demás, di con una profesora, Gemma, que me enseñó la manera correcta de realizar abdominales. Fue todo un descubrimiento, porque entonces empecé a notar todos los beneficios de este tipo de ejercicios, sin sufrir los efectos de hacerlos mal, y he llegado hasta a disfrutarlos.

Cuando uno aprende a no forzar el cuello, a mantener la zona lumbar en su sitio y a no levanta más de lo necesario el cuerpo del suelo… no hay color.

Algunos consejos para no forzar lo que no se debe y conseguir los efectos deseados con los abdominales son:

1. No hay que intentar hacer un montón rápido. Suele ser mejor hacer menos con calma y bien trabajados que muchos y mal.

2. En la fase concéntrica (o de subida), se trabaja de manera explosiva, mientras que la fase excéntrica (o de bajada) tiene que ser más controlada y pausada.

3. Entre unas series y otras hay que hacer un breve descanso.

4. En lugar de poner las manos tras la nuca, que suele “animarnos” a impulsarnos con ellas”, es mejor ponerlas sobre la frente o cruzadas sobre el pecho.

5. Vigilar que la barbilla no toque el pecho. Hay que mantener siempre la distancia como de una pelotita pequeña o una manzana. De lo contrario, acabaremos con dolores cervicales. Y hay que mirar al frente.

6. Cuidar siempre que el cuello no esté tenso ni tire de la cabeza hacia arriba al flexionar el tronco.

7. La zona lumbar debe estar siempre pegada al suelo, y hay que prestar mucha atención de no arquearla durante el ejercicio, lo que nos provocaría fuertes dolores.

8. En general, y si te tira la zona lumbar, es mejor no realizar los abdominales con las piernas estiradas y, de hacerlo así, controlar mucho la zona baja de la espalda.

9. En los ejercicios en los que hay que subir el tronco, es suficiente con que despeguemos los hombros y la parte superior de la espalda del suelo o la colchoneta. Si subimos más, estaríamos trabajando otros músculos.

10. Hay que mantener la espalda bien pegada a la superficie sobre la que estemos tumbados.

11. Hay que cuidar que cuando trabajemos los abdominales superiores sólo levantemos la parte de arriba, y cuando trabajemos los de abajo, sólo elevemos la parte inferior. De lo contrario, estaremos forzando la zona lumbar.

12. Tras trabajar los abdominales, es bueno y necesario estirarlos.

Y como una de las mejores cosas para la salud es reírse, os recomiendo que veáis este vídeo, a partir del segundo 18…. No os adelanto nada, pero aguantadlo hasta casi el final… que hay un giro inesperado.

¿Se te ocurre algún consejo más para que hagamos bien los abdominales? ¿Tu eres de los que los odia o de los que disfruta haciéndolos? ¿Te identificas más con el mono o con el perro del vídeo?

7 comentarios

  1. Dice ser tognaco

    No me gusta hacer abdominales, si bien reconozco que es imprescindible de cara a mantener un buen equilibrio corporal y por lo tanto evitar lesiones al practicar otros deportes más completos.Lo que sí que tiene que quedar claro es que por sólo hacer abdominales nunca conseguiremos el estómago en “tabla de lavar”. Eso requiere, además, un porcentaje de grasa 0 en la zona abdominal, que sólo se consigue con deportes aeróbicos y control alimenticio. Por cierto, a ver cuándo hablas del Rey de los deportes, el triatlón 🙂

    30 Noviembre -0001 | 0:00

  2. Dice ser --> Carlos <--

    Bueno, yo me identifico más con el mono jeje.Yo admito que tengo suerte y no me cuesta hacer abdominales (de hecho, para cansarme tengo que llegar a la 3a ó 4a serie).Además, estoy de acuerdo con tognaco en (casi) todo. Dicen los que entienden (jeje), que para la tabla de planchar hay q tener como mucho entre un 8 y un 10% de indice de grasa corporal (mucho mejor cuanto más bajo, pero eso debe ser hasta malo para la salud),… y a parte del triatlón, a ver cuando llega algo sobre el “iron man” jejeSaludos,

    30 Noviembre -0001 | 0:00

  3. Dice ser Manuel Mora

    A pesar de que no es recomendable poner las manos detrás de la cabeza haciendo abdominales, durante años siempre termino haciéndolo (aunque solo las utilizo para apoyar la cabeza) porque si no me entra un dolor considerable en el cuello.Sin contar este punto las hago tal y como se mencionan en el artículo.- Si quieres escuchar mis composiciones puedes hacerlo pulsando en mi nombre. –

    30 Noviembre -0001 | 0:00

  4. No hay nada como el ejercicio bien dosificado. Yo trabajo 7 horas de pie de cara al público y si no fuera por los 3 dias a la semana que voy al gym no se si aguantaria el ritmo. Además en mi trabajo no me estoy quieto, estoy de aqui para allá, ahora al principio de la tienda, luego al final, luego en el almacén, me muevo más que un mono borracho.Bien dosificados y sin pasarse el deporte es el elixir de la larga vida.Pero sin pasarse que hay gente que vive en el gimnasio, jejeje

    06 Enero 2009 | 13:20

  5. Dice ser adeus8

    YO ME COMPRÉ ESTE APARATO Y ES PERFECTO, PUEDES HACER TODOS LOS ABDOMINALES QUE QUIERAS SIN FORZAR LO MAS MINIMO LA ESPALDA, YA QUE VA APOYADA EN UN RESPALDO. MIRADLO VOSOTROS MISMOS.YO PUEDO DECIR QUE FUE UNA BUENA INVERSION DESDE LUEGO, YA QUE NO ME GUSTABA NADA EL HACER ABDOMINALES DE LA FORMA CLASICAhttp://www.decathlon.es/ES/ab-350-8213861/

    06 Enero 2009 | 13:54

  6. Dice ser almuñécar

    No me gustan nada los abdominales, la verdad; mi única motivación cuando los hago es pensar que el flotador que nos aparece alrededor de la barriguita se pone duro con mucho esfuerzo.Besos para Marina desde Alicante con amor

    06 Enero 2009 | 20:12

  7. Dice ser Sergio

    Desde hace unos años se sabe que los abdominales que hacen hincapié en el trabajo de hipertrofia del recto abdominal a través de interminables series de ejercicios de flexión y extensión de zona abdominal, provocan efectos negativos.Si haces abdominales para mejorar el efecto de contención de los órganos internos (para que no salga tripita) deberías dejar de hacer este tipo de abdominales, ya que provocan el efecto contrario, es decir, al aumentar la presión intraabdominal aumentan la distensión de los músculos que realmente hacen esta función (función faja) que son los oblicuos y transversos abdominales y no el recto abdominal.Además, trabajar el recto abdominal, debido al aumento de la presión interna que provoca, afecta negativamente al suelo pélvico y esto puede llegar a provocar disfunciones sexuales e incontinencia urinaria.Es decir, más barriga y peor calidad de vida.Hay otros ejercicios que ahora empiezan a se reconocidos que se llaman abdominales hipopresivos que vienen del mundo de la fisioterapia, pero que se han adaptado al mundo del fitness con objetivos preventivos con el nombre de “Reprocessing Soft Fitness” que sin duda, son la mejor opción actualmente conocida.Puedes buscar información en internet:www.molinasports.eso poniendo abdominales hipopresivos en un buscador.

    20 Julio 2009 | 9:37

Los comentarios están cerrados.