BLOGS
Capturando la temperie Capturando la temperie

Tenemos todo el tiempo del mundo para ti

Manifiesto de los del tiempo

Me llega a través de twitter y leo, entre incrédulo e indignado, el artículo del señor Bolea que publicó ayer en El Periódico de Aragón y titulado El turismo, contra el hombre del tiempo. Tras lograr calmarme y releer el texto para cerciorarme de que no veo visiones, creo que merece cumplida respuesta, además de la que ya, a través de las redes sociales y del hashtag #Manifiestodelosdeltiempo, iniciado por mi colega y amigo José Miguel Viñas alias @divulgameteo (y del cual me he apoderado para titular este post), estamos dando los profesionales y aficionados de esta ciencia.

Señor Bolea, ya el título denota una falta de conocimiento galopante. El sector turístico tiene en la temperie un gran aliado en nuestro país. Nuestro clima atrae cada año a millones de turistas, tantos casi como habitantes tiene, que dejan en los bolsillos del sector muy buenos beneficios. Tanto en verano como en invierno. Tenemos la suerte de tener un país con unas manifestaciones climatológicas muy variadas, aptas para el desarrollo del sector turístico en cualquier estación. No, el turismo no está contra el hombre del tiempo, es su aliado.

Entre otras cosas porque los hombres del tiempo, o mejor, si me permite, meteorólogos y meteorólogas de nuestro país, lo que intentan es hacer bien su trabajo. ¿Le suena? Ofrecer información lo más detallada posible dentro del medio o empresa a la que pertenecen, para que la sociedad, y no ellos, decidan sus actividades. Ningún meteorólogo cancela reservas en ningún hotel. Ningún meteorólogo se alía o conjura para que las pérdidas en el sector hotelero sean millonarias. ¿Usted cree que nos queda tiempo para eso? ¿Cree que sacamos algún beneficio de ello? ¿Quizá que alguien nos paga por decir que va a llover o va a hacer buen tiempo aquí o allí? Si tiene pruebas de ello muéstrelas, en caso contrario mejor hará en abstenerse de hablar sin conocimiento, si es usted periodista me entenderá.

En cuanto busque por el gran archivo documental que es internet encontrará datos que rebaten completamente su argumentación. Sí llovió en levante en Semana Santa, sí se suspendieron determinados actos en Valencia y Alicante, yo mismo aguanté varios chaparrones intensos en mi camino de Madrid a Altea el miércoles santo, ya en la comunidad valenciana. Es mentira lo que dice, y cito textualmente, que “en los pasados días festivos lució un brillante sol“. Seamos serios. No cometa esos numerosos y burdos errores que nos achaca. Lució sol a ratos, es cierto, en la segunda mitad de la semana, pero en la primera las nubes y los chubascos fueron protagonistas. Y el tiempo fresco. Los datos están ahí.

Pero es que además, ese sol también estaba anunciado. Los pronósticos decían que en la segunda mitad de la semana la situación mejoraría en la zona de levante, y así lo comentaba en el meteoEncuentro semanal del mismo miércoles santo, en especial interesante la respuesta número 26, en donde Pepe me pedía consejo para ir a alguna playa. Esta era mi contestación:

(…) si tuviera que elegir una playa (sin contar con Canarias, claro, donde hará bueno al sur de las islas) me iría a alguna en el Mediterráneo entre Almería y Alicante. Quizá el Mar Menor, en Murcia, o El Cabo de Gata, en Almería, sean buenos destinos y donde el sol brillará más ratos (…)

Y así lo decidí personalmente, yendo con unos amigos a Altea, Alicante.

Pero hay más. No siempre hablamos de mal tiempo, no somos tan malvados, también solemos destacar hechos que nos parecen interesantes y, algunas veces, incluso que ayudan directamente al turismo, como en este tuit del mismo 5 de abril, jueves santo, sobre el magnífico día en Galicia.

Señor Bolea, si la información meteorológica ocupa largos y preciosos minutos en horario de máxima audiencia es porque interesa a la sociedad. A todos, a usted también, no lo niegue. En cuanto sea aficionado al golf, navegue en su velero, viaje a Barcelona, vaya a la peluquería o tenga que asfaltar una carretera. El tiempo afecta a todos y a todo. Es por eso por lo que ocupa esos espacios señor. Y usted lo seguirá viendo aunque lo niegue. Más allá de morbosos placeres personales -cualquiera diría que usted es el que ha encontrado uno con este inusitado e injustificado ataque a la ciencia que muchos amamos- los hombres y mujeres del tiempo cuidan sus informaciones con mimo e intentan ser lo mas certeros posible, cada uno con su estilo.

No se líe y no nos lie. Aquí no hay cenizos ni gafes, nadie anima a paralizar nada. No vea fantasmas donde no los hay, y menos aún, los cree desde su tribuna. Y mire, le daré la razón en algo. Es cierto que la economía y la meteorología tienen muchos puntos en común, así lo mostrábamos en una entrevista en Octubre de 2010. Ambas son inexactas, ambas a merced de pequeños cambios que producen grandes consecuencias. Adoro la meteo por eso, y no soy el único. Podemos equivocarnos, y de hecho lo hacemos. No somos infalibles. Pero nunca en mi vida he conocido a un meteorólogo que lo haga de mala fe, entre otras cosas porque su prestigio saldría muy tocado con sus fallos. Los medios tradicionales: televisión, radio, prensa… tienen el problema añadido de hablar a mucha gente a la vez. De ofrecer pronósticos generales debido a la falta de tiempo o espacio para detallar las informaciones a todo el mundo, para hablar de persona a persona.

Pero las nuevas tecnologías, internet y las redes sociales nos permiten afinar los pronósticos, personalizar las previsiones, realizar un seguimiento en tiempo real de la situación atmosférica, alertar a poblaciones, asesorar a empresas, optimizar tareas, revolucionar, en suma, esta maravillosa ciencia que usted ha mancillado. Algo que en digitalmeteo llevamos intentando desde hace años. Y que vamos a seguir haciendo le pese a quien le pese.

Y, ahora, permítame que grite, junto a mis colegas de profesión, bien alto y con orgullo:

¡VIVA LA METEOROLOGIA!

 

4 comentarios

  1. Dice ser alvaroliver

    Completamente de acuerdo hasta la última coma. Artículos pseudocientíficos como los del “señor” Bolea no deberían bajo ningún concepto ser publicados. Artículos como el que escribió dicho “señor” son realmente vergonzosos, vomitivos.
    Luego dicen que España es un país científicamente atrasado, y con mucha razón, como no va a ser España un país atrasado científicamente si determinados personajes, esbirros desinformadores, hacen que la ciencia parezca horrenda de cara al público?, parece que personajes así no buscan el progreso de la ciencia.
    ¿Acaso sabrá este incompetente “señor” lo que significa BFA o DANA para comentar lo que comenta y realizar una argumentación sin lógica alguna? ¿Sabrá acaso este desvergonzado “señor” Bolea lo que significa la palabra METEOROLOGÍA o ciencia?, que se dedique a escribir novelas y nos deje a nosotros, las personas que disfrutamos de esta ciencia NO EXACTA y a la gente que se dediqua a informar al público, y lo podrá hacer mas o menos bien, lo que no podrá hacer será hacerlo exacta y completamente bien ya que como he dicho la meteorología es una ciencia NO exacta. Así que, que se deje de tanta verborrea y tanta parafernalia sin sentido este mencionado “”señor””, porque para las personas que poseemos ciertos conocimientos acerca del funcionamiento de la meteorología nos parece una verguenza, nos parece denunciable, desprestigioso y sumamente ruín, una auténtica patraña de artículo el de Bolea, una calamidad.
    Suscribiendo tus últimas palabras: VIVA LA METEOROLOGÍA y vuelvo a reincidir CIENCIA NO EXACTA!!

    12 Abril 2012 | 20:01

  2. Dice ser Rafa García

    Vergonzoso el artículo, y siempre es el mismo cuento, hosteleros contra hombres del tiempo. Por favor no maten al mensajero. En meteorología 2+2 no son cuatro. Como bien dices un pequeño cambio de dirección de una borrasca o de latitud o de posicionamiento, hace que sea blanco lo que antes se había dicho negro. Ojalá llegue un día donde la meteo se convierta en ciencia exacta, y las previsiones sean 100% acertadas, porque los meteoaficionados sin duda seríamos los más felices del mundo. Pero la meteo, afortunadamente es libre, y finalmente hace lo que diversos factores unidos deciden que sea, por decirlo de alguna manera. Soy aficionado meteorológico, desde niño. y con los medios que tenemos ahora, realmente disfrutamos mucho con esta ciencia, y que gracias a los profesionales de la meteo, disfrutamos aún más. Si por los hosteleros fuera, comprarían una máquina para modificar el tiempo y les hiciera sol desde marzo hasta noviembre. Pues mire, por suerte, no es posible. La méteo es libre.

    13 Abril 2012 | 01:12

  3. Dice ser alvaroliver

    Ojalá llegue un día donde la meteo se convierta en ciencia exacta, y las previsiones sean 100% acertadas, porque los meteoaficionados sin duda seríamos los más felices del mundo.
    No lo creo Rafa García, yo soy aficionado a la meteorología y no me gustaría tanto si 2+2 fuesen 4. Lo bueno de la meteorología es la impredecibilidad que tiene, espero que no llegue ese día, (por desgracia para este grupo de hosteleros tan graciosos)

    13 Abril 2012 | 16:17

  4. Dice ser josillo

    Grande Emilio,

    de principio a fin, a ver si algún día la gente entiende que esto de la meteo es así, puede llover en tu pueblo y no en el de al lado, y más en esta época de atmósfera tan revuelta.

    Y que no hay refrán más cierto que el de “nunca llueve a gusto de todos”.

    Saludos.

    15 Abril 2012 | 11:08

Los comentarios están cerrados.