Entradas etiquetadas como ‘profesora’

Una profesora se ‘desnuda’ para explicar anatomía a sus alumnos

desnuda_profeDebby Heerkens es una profesora de ciencias un poco especial. Esta docente holandesa, que imparte clase a alumnos de secundaria en la escuela Groene Hart Rijnwoude, le dio un giro radical a su rutina diaria cuando llegó al aula, saludó educadamente, se subió a su escritorio y comenzó a quitarse la ropa para quedarse desnuda. O-O El deseo de muchos adolescentes hecho realidad.

La clase magistral trataba sobre anatomía del cuerpo humano y la señorita Heerkens mostró un disfraz estampado para explicar los músculos. Si pensabais que iba a quedar como Dios le trajo al mundo, nada más lejos de la realidad. Ella repasó toda la musculatura humana sobre su propio cuerpo. Una forma muy original de localizar el deltoides o el tríceps. Lee el resto de la entrada »

La descubren teniendo sexo con el hijo del investigador que la seguía por infiel

amber_telfordAmber Telford, una profesora de danza de 33 años, tendrá que pasar un mes en prisión y deberá realizar 150 horas de trabajo comunitario por tener relaciones sexuales con un menor, que por cierto es hijo del investigador privado que descubrió su infidelidad. ¡¡¡Toma ya!!! Ni el mejor guión de cine cuenta una historia de amor y pasión tan rocambolesca.

Los encuentros sexuales con el joven de 17 años se mantuvieron en secreto mucho tiempo, hasta que el marido de Amber, Paul Telford, comenzó a sospechar que algo ocurría con su sensual mujer. No mostraba interés por él, se negaba repetidamente a tener relaciones sexuales, y dedicaba mucho tiempo a las clases de coreografía, en las que no bailaba mucho como se descubrió posteriormente. Le gustaba más la danza tántrica con final feliz. Lee el resto de la entrada »

Una profesora apareció borracha y sin pantalones en su primer día de clases

lorieannhillLorie Ann Hill tiene un poso de Zelda Rubinstein, la medium Tangina Barrons de ‘Poltergeist’, la señora menuda y poco agraciada que invitaba a la niña Carol Ann a caminar hacia la luz. Ocurre que Hill no es medium, sino profesora, y en vez de pedir a los niños que vayan hacia la luz, les enseñó que la combinación alcohol+trabajo no mezcla bien. El incidente en cuestión tuvo lugar el pasado mes de junio, pero es ahora cuando ha salido a la luz la historia completa.

Hill se estrenaba como maestra en el Wagoner High School de Phoenix y tuvo una entrada grandiosa en su nuevo trabajo. La señora apareció cocida como una gamba y sin pantalones para impartir sus primeras lecciones en el instituto. ¡Toma ya! Eso es sentido del deber y de la oportunidad. ¿Hay algo más underground que aparecer borracho y a medio vestir en tu primer día de trabajo? 

Por suerte para la señora, alguien la vio antes de entrar al aula y le evitó las eternas mofas de sus alumnos. La llevaron a la sala de profesores, le proporcionaron unos shorts y esperaron a que se le pasara la cogorza. También llamaron a la policía, puesto que al ser novata aún no sabían que era la nueva teacher.  Al llegar al instituto, “la encontramos bastante desorientada”, según Bob Haley, jefe de la policía. “Ya le habían conseguido un pantalón corto. Otros maestros no sabían quién era, es nueva y se supone que iba a empezar a trabajar allí”.

La señora Hill confesó a la policía que había bebido vodka antes de llegar al trabajo, algo de lo que daba fe una taza que encontraron en su coche y que, por lo visto, apestaba a alcohol. ¡Al menos es sincera, caray! Una pequeña dosis de buen ejemplo para sus alumnos, la de confesar sus fallos.

El incidente, por supuesto, levantó un revuelo tremendo en el instituto. ¡Todos querían conocer la identidad de la nueva profesora! Para amortiguar el impacto de la borrachera, el director tuvo la afortunada idea de cerrar unos días, por lo que consiguió calmar los ánimos y proporcionó a Hill unos días de anonimato que le habrán venido de maravilla. Por cierto que la señora se habrá ganado un poquito a sus alumnos, ya que gracias a su ocurrencia tuvieron unas improvisadas minivacaciones. Ay, Lorie, venga a la luz, por favor.

Fuente: Huffington Post.

Asegura que fue despedida por negarse a hacer un trío con su jefa y su marido

Carisa Gaylardo y Sofia Memos. Fuente: Facebook.

Carisa Gaylardo y Sofia Memos. Fuente: Facebook.

¡Otra vez tenemos lío en un colegio! ¿Qué les pasa a los encargados de forjar a los líderes del mañana? ¿Por qué están tan revoltosos? Ya hemos visto profesoras que se despelotan y que tontean con alumnos, que intentan sobornar a estudiantes e, incluso, que les roban el dinero del bocata. Ahora, nos encontramos ante una profesora que le hizo proposiciones deshonestas a una compañera y que, ante la negativa de ésta, hizo todo lo posible para que la despidieran. ¡Válgame Di*s, ahora que estamos en plena Semana Santa!

Carisa Gaylardo es una profesora de 31 años que impartía clases de Educación física en un colegio del Bronx neoyorquino y que perdió su puesto de trabajo por, presuntamente, “enviar sms inapropiados a una alumna”. Carisa no niega la existencia de esos mensajes, pero asegura que “ninguno de ellos era inapropiado” y se sorprendió porque el único motivo para el despido era la frecuencia de los mismos.

La profesora, dolida, pensó que su joven discípula le habría denunciado, pero poco después se enteró de que nada de eso. Más bien al contrario. La joven lamentaba su despido y, en una declaración jurada escribió que “la sra. Galyardo me ayudó a crecer y cambiar para mejor, y ella ha hecho por muchos otros estudiantes también … La Sra. Gaylardo no ha hecho nada malo . Es cómico que haya perdido su trabajo. Era un mentor y un gran apoyo para mí . No es correcto que una persona tan buena como ella esté sufriendo simplemente por ayudarme con mis problemas”. En la misma línea se expresaba la madre de la alumna, quien estaba agradecida a Carisa, de quien asegurá que “tiene una gran ambición y un corazón cariñoso. Enseñó a mi hija a ser fuerte”.

Ante estas evidencias se preocupó por descubrir quién había ‘filtrado’ la historia de los sms. No tuvo que indagar demasiado para adivinar que la filtradora era su jefa, Sofia Memos, que… ¡¡¡anteriormente le había propuesto tener una aventura sexual con ella y su marido (el de la jefa)!!! ¡¡WTF!! Carisa no quiso participar en el trío y Sofia, despechada, decidió torpedear su carrera profesional.

Ahora, la corte de Nueva York ha decidido reabrir el caso del despido de Carisa, quien reclama que le devuelvan su puesto de trabajo y que le indemnicen por el tiempo que ha pasado en el paro. No se dice nada de la perversa señora Memos, quien probablemente escape de rositas de esta historia. Eso sí, al menos se quedará con las ganas de incluir a Carisa en sus bacanales.

Pide a sus alumnos que escriban una carta de suicidio como tarea

Foto: FLICKR / FonnaTasha

Foto: FLICKR / FonnaTasha

Las ideas de algunos educadores hay veces que se pasan de castaño oscuro en su afán de dar una formación completa a sus estudiantes. A una profesora de una elitista escuela de Nueva York se le ha ocurrido que la mejor forma de que sus chicos aprendieran el significado de suicidio era escribir sobre ello. Así que les mandó como tarea la redacción de una carta para despedirse de este mundo. Un curioso trabajo para unos adolescentes de 14 años el pensar en las razones que podían llevarles a quitarse la vida.

Lógicamente, esta tarea no nació de la nada. Antes, los alumnos de esta innovadora profesora de lengua inglesa habían tenido que leer la novela ‘La vida secreta de las abejas‘, que relata la historia de la suicida May Boatwright. La reacción de la asociación de padres al enterarse de la noticia no se hizo esperar. Un portavoz de la misma comentó que “la tarea es una barbaridad. Pagamos mucho dinero para que nuestros hijos tengan buena formación y ahora les piden escribir sobre esta (…)” (no indico el calificativo utilizado). Según ha informado un medio local, la matrícula media en este colegio cuesta 40.000 dólares (30.000 euros) al año. Por tanto, parece sensato que algunos padres se hayan puesto de uñas si no han sido puntualmente informados.

En respuesta al revuelo mediático que se ha montado, el director de la York Preparatory School, Ronald Stewart, ha indicado que “van a tener que eliminar un montón de novelas de su plan de estudios si no se pueden tratar ciertos temas tabús como el suicidio“. Además anadió que “todas las tareas que se piden a los alumnos cuentan con la aprobación de la asociación de padres del centro“. En cuanto a si van a tomar alguna medida disciplinaria contra la profesora, Stewart indicó que “ha cumplido escrupulosamente todas las normas marcadas por el claustro docente“.

¿Qué pensáis vosotros si a vuestros hijos les mandan una tarea de este tipo en el colegio? ¿Tendríais la misma reacción? ¿Está preparado un chaval de 14 años para escribir sobre un tema tan sensible?

Despedida por no dar su contraseña de Facebook al jefe

Muchos de vosotros teméis que algún día vuestros padres se hagan Facebook y os pidan amistad; los habrá también que tiemblen ante el simple pensamiento de tener a su jefe como amigo en esta red social, pero aún hay un paso más allá: ¿qué pasaría si un día llegas al trabajo y tu jefe te llama a su despacho para decirte: “Martínez, para esta tarde quiero acabado ese informe y las contraseñas de su Facebook encima de mi mesa”?

Algo así es lo que le ha ocurrido a Kimberly Hester, profesora de 27 años en un colegio público del condado de Cassapolis, en Michigan (EE UU) que ha sido despedida por no querer entregar sus claves de Facebook.

Todo empezó cuando Kimberly subió a su muro la foto de una compañera suya con la ropa interior bajada. Antes de que desesperéis, me explico: ella tenía permiso y la foto estaba tomada desde arriba, de modo que lo único que se veía eran unas bragas bajadas, los pantalones y las zapatillas.

La foto llegó a las manos de Kimberly hace un año, en abril de 2011. Una compañera graciosa le envió una imagen suya con los pantalones a la altura de los tobillos con el mensaje “pensando en ti”, al parecer en tono humorístico.

“No podía parar de reír y le pedí permiso para subirlo a Facebook”, dice la muchacha a la prensa estadounidense. El permiso le fue concedido; dado que todo esto pasó fuera de las horas de trabajo, no vio inconveniente para no hacerlo.

Craso error. El padre de uno de los alumnos, que tenía a Kimberly como amiga en la red social, vio la imagen y llamó al superintendente (ni a Chalmers ni al de Mortadelo y Filemón) Robert Colby. Poco después, Colby llamó a la profesora a su oficina y le pidió que le mostrara la foto.

Ella se negó y él insistió: quería ver la foto “aquí y ahora”, como se suele decir. Dado que no entró a su Facebook ni entregó sus claves al superintendente, la profesora fue suspendida y, posteriormente, obligada a dimitir.

Los jefes de Kimberly consideraron que subir esa foto constituía mala conducta, lo que a mí me causa varias dudas (como siempre): primero, ¿cómo despedían antes a la gente, cuando no había Facebook? Segundo, ¿por qué la gente acepta en Facebook a personas con las que no habla en la vida real? Y tercero… ¿cómo es posible que haya escrito ocho párrafos para contar esto?

PD: El único rincón tranquilo que queda en Facebook es la comunidad becaria. Cada día lo tengo más claro.

Cambian de guardería a los niños porque la profe es demasiado sexy

El otro día, cuando os hablaba de las ventajas de ser feo, olvidé deciros que otra de las particularidades que trae consigo es que no sospechan de ti. La gente fea, salvo que sea extremadamente fea (tanto que llame la atención), pasa desapercibida, sin más problemas que los que trae el día a día. Ahora bien, la gente atractiva (físicamente hablando, no en plan Sheldon) lo tiene más complicado. No olvidéis que ser demasiado sexy te puede costar desde una foto en un calendario escolar a tu trabajo como funcionaria de prisiones.

El caso de hoy, que quizás algunos ya conozcáis porque el martes fue publicado por algunos medios españoles, no hace sino confirmar mi teoría: los feos lo tenemos más fácil. Si no os lo creéis mirad a la pobre profesora Michela Roth, que a sus 38 años ha saltado a la fama porque varias mamás han quitado a sus nenes de la guardería en la que ella da clase en Italia, alegando que una mujer que posa de la forma en la que véis en la imagen no puede enseñar nada bueno a sus hijos. Así lo cuenta la prensa británica.

En fin, vayamos por partes (si alguien hace aquí el chiste de Jack el destripador, le desheredo). Vale que uno no se espera hacer una búsqueda en Facebook y toparse con que la profesora de su vástago es Miss Cultetto D’Oro (sí, significa eso que pensáis) y Miss Mamma Italiana, entre otros, pero de ahí a quitarlos de la guardería… uff, lo veo un poco justito, ¿eh? Más que nada porque parece que damos por hecho uno de los siguientes casos:

  • a) Los niños usarán a escondidas los ¿portátiles de la guardería? para indagar en la vida privada de su profesora y descubrirán, estupefactos, que en verano ejerce de modelo y se hace fotos en lencería. Estos niños de tres años no saldrán de su asombro y quedarán traumatizados de por vida.
  • b) Michela Roth olvidará que es profesora (y madre) y mientras los niños se entretienen con las pinturas de dedo ella se desnudará y les propondrá que hagan una sesión de body painting. ¿A quién no le ha pasado alguna vez?
  • c) Los padres, después de ver esas fotos, son incapaces de llegar a los ojos o imaginársela con ropa y las madres temen salir perdiendo en la comparación.

De modo que la pobre Roth se ha visto en vuelta en una polémica un poco rara que la ha llevado a copar las portadas (bueno, tanto como las portadas igual no) de medios de todo el mundo, recogiendo la indignación por el hecho de que esta profesora de Castello di Serravalle, cerca de Bolonia, se dedique a posar para los fotógrafos.

Ante lo absurdo del asunto nuestra amiga Michela ha intentado explicar que ella ejerce de modelo como segundo trabajo, solo en vacaciones, cuando vuelve a Estados Unidos, estando la guardería cerrada, y que nunca ha posado desnuda. Como supondréis, esto no ha aplacado las iras de algunas madres que no insisten en que esta profesora de calendario es inadecuada. “Es demasiado atractiva y no quiero que dé clases a mi hijo”, cuenta una de las madres a la prensa local cargándose de razón. Además, como en Italia son muy de malmeter, los padres que han retirado a sus hijos de la guardería intentan convencer a otros, en plan secta, de que hagan lo mismo.

Serán acusicas.

PD: Ella achaca todo este follón a la envidia, según leo en la prensa italiana. ¿Vosotros a qué pensáis que obedece?

Despiden a una profesora que intentó sobornar a una alumna

Los profesores rara vez son como en la televisión, eso lo sabe cualquiera que haya pisado un colegio, un instituto o una universidad (si has estudiado periodismo… no, la cafetería de la universidad no vale como “universidad”). Yo, por ejemplo, guardo gratos recuerdos de muchos de ellos… de Domingo, por ejemplo, que enseñaba (bueno, lo intentaba) ecuaciones con “estos son del Real Madrid y estos del Barça”. Un mes después y con una clase llena de zotes, lo mandaron a dar clase de gimnasia a niños pequeños. ¡GIMNASIA! ¡Si parecía Alfredo Landa con chándal! También guardo un grato recuerdo de José Vicente, que se hacía poner el “don” por delante para que diera la impresión de que era un señor de fiar y a quien todos mirábamos con asco porque se pensaba que te podía dar collejas como en los viejos tiempos en los que en la tele echaban El Parte en vez del Telediario.

Los profesores no son como en la televisión, es evidente, no hay un director como Belding (Salvados por la Campana), ni un profesor suplente como el señor Bergstrom (Los Simpsons). Eso sí, lo que tampoco me había encontrado hasta el momento es una profesora que intentara sobornar a una alumna (alumnos chantajeando a profesores sí, en el instituto casi a diario), como nuestra protagonista de hoyBernadette Camacho.

Bernadette es profesora en Nueva York y cuentan que tiene algo de temperamento. Bueno, algo… el suficiente como para gritar a toda una clase “¡TENÉIS LA CABEZA EN EL CULO!” (con perdón por lo de cabeza) y algunos insultos más, después de lo cual los jefes de la escuela decidieron abrir una investigación sobre su forma de enseñar.

Aquí es donde Bernadette se vio con el agua al cuello, se dio cuenta de que a poco que prosperara la cosa iba a ser multada o despedida del Hillcrest High School. Además, el encargado de realizar el informe se llamaba Richard Condon y, qué queréis que os diga, a mí con ese apellido no me inspiraría confianza.

No estaba equivocada. A la buena de Bernadette le abrieron un expediente disciplinario por mal comportamiento, pero antes de ser juzgada hizo un movimiento desesperado: le dijo a una alumna que le pondría buenas notas si testificaba a su favor. Soborno, lo llaman en mi pueblo. Trajes, lo llama El Bigotes.

Durante cinco días, Berna (ya hay confianza, después de tantos párrafos) llamó a la muchacha insistiéndole en que aceptara el acuerdo, según la prensa estadounidense. La joven no aceptó y ella le dio las gracias “por hacer mi vida peor”, según el informe del señor Condon. Ese soborno le costó el despido.

Hay gente que nace para dar clase, y Berna es una de ellas. En diez años de carrera acumulaba quejas por agresiones físicas y verbales. En 2010, incluso, la cosa se le fue de las manos y pagó una multa después de montar un cirio en el colegio. Además, acudió a clases de manejo de la ira… que no le han valido de nada, como podemos comprobar.

¿Qué podía hacer Berna llegado a este punto? Parece un callejón sin salida, pero a la señora Camacho aún le quedaba una bala en la recámara: había visto suficientes ruedas de prensa de Mourinho y entrevistas a exjugadores rusos del Racing de Santander como para no saberlo… y culpó al traductor (bueno, más o menos). Dijo que el problema era que sus estudiantes eran bilingües, con el castellano como primera lengua, y que los insultos fueron algo así como un malentendido fruto de su mal español. Imagino que la escena sería algo así:

Bueno, luego dijo que había estudiantes rebeldes, gente con necesidades especiales… e incluso admitió haberles llamado “pequeños demonios” y haber dicho “no tengo la cabeza en el culo”. Esto es como cuando yo digo barbaridades, las tacho, y al lado pongo una frase moderada. No hay quien se lo crea.

PD: Vamos, que al final va a resultar que dijo cáspita, rayos y retruécanos y la gente lleva diez años montando una conspiración contra ella. Ya, y Domingo daba gimnasia a los niños pequeños porque había tocado techo en el mundo de las matemáticas, no te jode no te joroba.

Lo más raro de la semana (16-22 de mayo)

BecConsejo: “Mira bien dónde pisas”

Supongo que sabéis cómo funcionan estos posts pero, por si acaso aún no, os lo recuerdo de manera breve. La semana es larga y mis manos son solo dos, de modo que no me suele dar tiempo a recoger todas las cosas extrañas que pasan en el mundo durante siete días. Como me gusta dejarme pocas cosas en el tintero, cuando la semana acaba me gusta recopilar tres o cuatro frikidades que haya pasado por alto. Aquí van:

1. Detenida por hablar por teléfono 16 horas

Hace unos años, mis viajes al Mediterráneo eran más habituales de lo que lo son ahora. Por aquel entonces, recuerdo que llegué a cogerle una manía bestial a los autobuses: cuando no roncaba el anciano de al lado, hablaba demasiado, cuando no comía algo y me manchaba, el de delante echaba el asiento hacia atrás, cuando no olía a pis, el bus me dejaba tirado durante dos horas.

Pues bien, entonces fue cuando decidí viajar más en tren. Los asientos eran espaciosos y podías levantarte de vez en cuando. Iba más rápido, costaba algo más pero no demasiado… conclusión, que me parecía la monda. Hasta que he conocido a Lakeysha Beard.

Lakeysha no va mucho por Tavernes, ni por Benidorm. Se mueve más por Oregon, Oakland, California… pero aún así, me da miedo encontrarme con esta señora de 39 años que fue detenida porque iba hablando a todo volumen dentro del tren… ¡durante 16 horas!

Cuando le pidieron que bajara el tono de voz se puso agresiva, de modo que al final el tren paró, llegó la Policía y se la llevó por armar follón.

El Daily Mail, que recogía la noticia, se permitía el lujo de hacer un chascarrillo al respecto. Decían que habían intentado contactar con ella pero que había sido imposible… porque probablemente estaba al teléfono.

2. Detenida una profesora por acostarse con cinco estudiantes

Hay días para casi todo: el día de la madre, del padre, de la marmota, el día del friki y, seguramente, también está por ahí el día del becario. Sin embargo, nos falta el día de “el amor entre alumno y profesor”, un día que bien podría protagonizar la maestra Brittni Colleps, una profe estadounidense acusada de mantener relaciones sexuales con cinco estudiantes.

Brittni (a mí también me suena raro, pero lo escriben así) tiene 27 años y lo extraño de todo este asunto (bueno, relativamente extraño porque en EE UU son ilegales las relaciones maestro-alumno), es que la han detenido pese a que los estudiantes con los que teóricamente se acostó tenían todos 18 años o más. Vamos, que ya eran mayorcitos para saber lo que se hacían. La mujer está casada y su marido, con el que lleva once años de relación, le apoya en todo esto.

Si pensáis que es un caso aislado, os equivocáis. Esta semana hemos tenido otros tres casos, dos profesoras y un maestro. Ellas son Angela Sue New (38), profesora de inglés de instituto que tuvo relaciones con un alumno de 18 años, y April St. John Alexander (26), que compartió cena y desayuno (por decirlo finamente) casi treinta veces con un estudiante que ahora tiene 18 años, pero cuando ocurrieron los hechos tenía 16.

En el último caso tenemos a Christian Michael Flores, profesor de instituto, acusado de mantener una relación con una alumna. En España estas cosas solo pasaban en Al salir de clase, ¿verdad? ¿Habéis conocido algún caso de estos?

3. La modelo se tropieza tres veces en el mismo desfile

Dentro de mis escasas habilidades tampoco se encuentra la de mantener el equilibrio. Ya no digo cuando me tomo un par de… mmm… cuando me tomo un par de vasos de agua con gas, no. Me refiero a cuando tengo que andar recto con la mirada al frente, lo que se conoce como el caso Lindsey Wixson.

Lindsey tiene 17 años y desfilaba el otro día en Cannes, en un evento organizado por Naomi Campbell (que tiene más peligro que Mortadelo en los carnavales de Cádiz). Estaba siendo una sesión resbaladiza, con algún que otro tropezón. Parece ser que no habían contratado a los muchachos que pasan la mopa en los partidos de baloncesto.

Cuando la preciosa y espectacular Lindsey desfiló, los zapatos, el suelo o quién sabe qué le jugó una mala pasada y la vimos caer un puñado de veces. Vamos, que ya no sabía uno si es que estaban disparándole o si jugaba a bajar las escaleras ficticias, rollo Austin Powers.

PD: Gracias a @tinoserrano, como de costumbre.

PD2: #Beticoquedate

Detenida la profe que posó en biquini, fue despedida y se pasó al cine porno

Quizás algunos aún la recordéis. Tiffany Sepherd saltó a la fama en septiembre del año pasado después de que la despidieran del instituto en el que trabajaba como profesora de biología. Los motivos de la destitución fueron unas fotos en biquini que algunos llegaron a calificar de “picantes” y que yo, después de verlas, calificaré de “fotos en biquini, sin más”.

Pues bien, tras el despido la pobre Tiffany no encontró trabajo y, cosas que pasan, terminó como actriz porno. En esos momentos su fama estaba tocando techo… pero ella no lo sabía.

Ahora tiene 32 años y ha sido detenida por mentir a la Policía (aún no está claro en qué circunstancias).

Finalmente fue puesta en libertad después de pagar 1.500 dólares de fianza (algo más de 1.100 euros). Probablemente si hace unos años le hubieran dicho a esta madre de tres hijos que iba a vivir sensaciones tan intensas, no se lo habría creído.

Además de su trabajo como actrix actriz, también ha ejercido de acompañante de hombres solitarios, por decirlo de una forma elegante, y presume de haber dicho “no” a Playboy.

Hoy hace un año

Arrepentido con Soraya

¿Y qué si es publicidad?

– Envía el post:

Bookmark and Share