Entradas etiquetadas como ‘deberes’

Pide a sus alumnos que escriban una carta de suicidio como tarea

Foto: FLICKR / FonnaTasha

Foto: FLICKR / FonnaTasha

Las ideas de algunos educadores hay veces que se pasan de castaño oscuro en su afán de dar una formación completa a sus estudiantes. A una profesora de una elitista escuela de Nueva York se le ha ocurrido que la mejor forma de que sus chicos aprendieran el significado de suicidio era escribir sobre ello. Así que les mandó como tarea la redacción de una carta para despedirse de este mundo. Un curioso trabajo para unos adolescentes de 14 años el pensar en las razones que podían llevarles a quitarse la vida.

Lógicamente, esta tarea no nació de la nada. Antes, los alumnos de esta innovadora profesora de lengua inglesa habían tenido que leer la novela ‘La vida secreta de las abejas‘, que relata la historia de la suicida May Boatwright. La reacción de la asociación de padres al enterarse de la noticia no se hizo esperar. Un portavoz de la misma comentó que “la tarea es una barbaridad. Pagamos mucho dinero para que nuestros hijos tengan buena formación y ahora les piden escribir sobre esta (…)” (no indico el calificativo utilizado). Según ha informado un medio local, la matrícula media en este colegio cuesta 40.000 dólares (30.000 euros) al año. Por tanto, parece sensato que algunos padres se hayan puesto de uñas si no han sido puntualmente informados.

En respuesta al revuelo mediático que se ha montado, el director de la York Preparatory School, Ronald Stewart, ha indicado que “van a tener que eliminar un montón de novelas de su plan de estudios si no se pueden tratar ciertos temas tabús como el suicidio“. Además anadió que “todas las tareas que se piden a los alumnos cuentan con la aprobación de la asociación de padres del centro“. En cuanto a si van a tomar alguna medida disciplinaria contra la profesora, Stewart indicó que “ha cumplido escrupulosamente todas las normas marcadas por el claustro docente“.

¿Qué pensáis vosotros si a vuestros hijos les mandan una tarea de este tipo en el colegio? ¿Tendríais la misma reacción? ¿Está preparado un chaval de 14 años para escribir sobre un tema tan sensible?

Lo más raro que ha pasado durante la semana (24-30 octubre)

Adiós, semana. Adiós, mes. Ha sido un gusto disfrutar del calor y el frío en 30 días, pero es el momento de despedirse hasta el año que viene, como pasa con los amores de verano. No obstante, siempre nos quedará Lo más raro de la semana,con todas aquellas cosas extrañas que no han tenido hueco en el blog hasta ahora. Empezamos.

Lo primero que quiero decir, antes de contar las historietas de hoy, es que si tenéis jardín le echéis un ojo de vez en cuando, porque si os despistáis unos alces fogosos os pueden montar una orgía, tal y como ocurrió en Suecia (¡gracias, David!). Ahora sí, empezamos.

1. Guardó un mes el cadáver de su esposo por si resucitaba

Vivimos tiempos difíciles. Tiempos en los que la gente ve Más allá de la vida y teme encontrarse con acreedores fallecidos en acto de servicio. Quizás por eso, en Colombia, una mujer (Alba Yacué) escondió durante un mes el cadáver de su marido (Lucio Chacué) con la esperanza de que pudiera resucitar.

Parece una historia truculenta interesada por las fechas en las que estamos, pero no. Según cuenta la prensa colombiana, fue el propio marido quien le pidió que si moría guardara su cuerpo un mes porque confiaba en resucitar. La mujer le dio su palabra y cumplió lo prometido supongo que dando gracias de que no le pidiera buscar las bolas de dragón.

Los vecinos se preguntaban qué había pasado con el cadáver. Lo cierto es que el pobre Lucio estaba en la cama de matrimonio envuelto en una sábana, muerto, aunque eso no lo sabríamos aún si no llega a ser porque las autoridades allanaron la casa de Alba.

2. Perdió sus deberes y ahora son un éxito en YouTube

La historia bonita de la semana la protagonizó la pequeña Kylie John, de 8 años, quien perdió una memoria USB en cuyo interior se encontraban sus deberes. Kylie había hecho una presentación en la que cantaba animando a la gente a reciclar y a hacer de este mundo un lugar mejor (Un futuro lleno de amor, vamos, como la canción que cantaban Seedorf, Roberto Carlos y compañía cuando estaban en el Real Madrid).

Pues bien, Darryl Lahteenmaa encontró el objeto mientras paseaba a su perro y, como es un poco cotilla, echó un vistazo a su contenido. Vio la canción y le gustó tanto que una niña se preocupara de esa manera por su entorno que decidió darle un empujoncito “reciclándola”. Así pues, con la ayuda de la cantante Sarah Giardino, hicieron un apaño que dio como resultado un éxito en YouTube, según recoge la prensa internacional.

Ahora es la envidia de sus compañeros, así que, consejo Homer: si queréis ser famosos, perded vuestros deberes.

3. Quitando el protagonismo a las estrellas

Siempre que veo a los muchachos encargados de limpiar las pistas en los estadios me acuerdo de la película El aguador. Es increíble cómo pasan desapercibidos, pese a que ellos también están trabajando. Ahora me diréis que su trabajo lo puede hacer cualquiera y el de los deportistas de élite no. Bueno, tal vez llevéis razón, pero… ¿no hay nada que vosotros sepáis hacer mejor que ellos? Pues en uno de los partidos que enfrentaban a Rangers y Cardinals en la final de béisbol, uno de esos chicos decidió que era su momento… y se llevó una ovación. (Gracias, María)

4. Destroza el parquímetro con una motosierra

Cuánto daño han hecho la zona azul y los anuncios de motosierras de Pepe Domingo Castaño. Solo de esta forma se entiende la reacción (quizás un tanto exagerada, para qué engañarnos) de un señor a quien una agente iba a multar en Brooklyn porque había excedido el tiempo de aparcamiento. El hombre, ni corto ni perezoso (una expresión que se está perdiendo, por eso la uso), saca una motosierra y se cepilla el parquímetro, ante la atónita mirada (otra expresión en desuso) de los viandantes (también en desuso, por cerrar el círculo). Demasiado fuerte para ser real, ¿verdad? Pues sí, es parte de la promoción de una película… pero muchos medios picaron.

PD: Por cierto, mucho cuidado con lo que hacéis en presencia de vuestros hijos (gracias, Sara).