Entradas etiquetadas como ‘padres’

Reclama 200.000 dólares a sus padres porque no le dieron cariño

Bernard Bey.Decía Albert Camus que “no ser amados es una simple desventura, la verdadera desgracia es no amar“, pero seguro que no imaginaba que habría gente capaz de poner precio a esa desventura. Lo ha hecho Bernard Bey, un neoyorquino al que la fortuna le ha dado la espalda a lo largo de sus 32 años de vida: se fugó de casa con 12 años, estuvo en la cárcel y ahora es un sin techo.

El hombre vive en la indigencia y culpa de su estatus actual a sus padres, a los que pide una indemnización de 200.000 dólares por los daños que le ha causado su falta de cariño. Bey, que asegura que recibía malos tratos de sus progenitores, presentó una demanda ante el Tribunal de Brooklyn acusándoles de haberle provocado la angustia vital en la que anda sumido. “Si alguien tiene hijos, se espera que los amen y yo nunca sentí el amor de mis padres”, dice Bey. Como compensación a ese rechazo, el denunciante reclama esa abultada cantidad de dinero para rehacer su vida, ya que espera poder montar dos franquicias de Domino’s Pizza.

La reacción de la familia de Bey no se ha hecho esperar. Su padrastro afirma que como no es su hijo biológico no se siente con tantas obligaciones hacia él -¡tócate las narices!- y su madre dice que Bernard “no ha trabajado un solo día en su vida, debería ir a buscar un trabajo”. Bey, sin embargo, asegura que su madre miente y que lleva trabajando desde que tenía 16 años (¿y vive en la calle? Suena un poco contradictorio, pero podría ser…)

Preguntado por la NBC, y a pesar de todo lo que le han hecho sufrir, Bey está dispuesto a retirar la demanda si sus padres se sientan con él a hablar “y llegamos a un acuerdo para trabajar juntos”. Y es que ya lo decía Camus, la verdadera desgracia es no amar.

Lo más raro que ha pasado durante la semana (30 julio-5 agosto)

Como dicen en Antes del Amanecer, creer en la reencarnación puede justificar que seamos tan dispersos. A mí la explicación me viene de perlas, porque a poco que me hayáis seguido durante estos años, habréis descubierto que pierdo el hilo dentro de cada párrafo (por eso lo de los múltiples paréntesis y los continuos puntos supensivos). Ahora que si hay algo que demuestre lo disperso que soy es el post dominguero en el que resumimos todas las locuras que han pasado durante la semana y no hemos contado.

1. Abandonan a su hija en el aeropuerto para irse de vacaciones

¡Cuánto daño ha hecho Solo en casa! Desde que salió esa película mucha gente ha creído que no pasa nada por irte de vacaciones sin tu hijo, que él se las puede apañar solo y que es posible disfrutar mientras él se queda en casa. Quizás por eso un matrimonio polaco abandonó a su hija en el aeropuerto después de comprobar que tenía el pasaporte caducado. Ambos volaban a Grecia y llamaron a la abuela para que se hiciera cargo de la criatura, pero como no iba a llegar antes de que despegara el avión, dejaron a su hija en un mostrador y se marcharon. La encontraron, llorando, los de seguridad, y los padres se enfrentan a cinco años de cárcel.

2. Multa en Italia por decir “no tienes huevos”

Muchos divorcios y muchas noches borrosas en España empiezan con un “no hay huevos a…”. Pues bien, ojito si vais a Italia porque han multado a un tipo que le dijo a su primo: “No tienes cojones” (sic), según recoge la prensa local. Según el juez, la expresión “además de vulgar, es injuriosa”, porque insinúa que el insultado es peor por carecer de testículos. Aún no han dirimido el importe de la multa, pero como dice mi amigo Pablo, “si hacen eso en España… rescatamos a Bankia”. Vamos, solo con la canción de Los Mojinos Escozíos nos sacamos un pico.

3. Toda la infancia metida en un jarrón

Como regalo de boda, su madre le dio una lámpara-jarrón de vidrio que recogía toda su infancia. “¿Cómo es posible esto?”, os preguntaréis. Básicamente porque su madre, cada vez que le iba a lavar unos pantalones, vaciaba los bolsillos y guardaba el contenido de estos en un jarrón, que a la postre ha terminado siendo un regalo de bodas lleno de sentimientos, recuerdos… y objetos inservibles.

4. Le conceden el divorcio porque su marido huele mal

Como decía una pegatina en la que salía Bart Simpson duchándose: “Una vez al año no hace daño” (¿por qué demonios conservo estos recuerdos de escaso valor?). Algo que no parece haber entendido Zhang, un taiwanés de 47 años del que su mujer se ha divorciado porque huele peor que mal. Parece ser que hay perfumes hechos con esencia de vertedero que te pondrías antes de pasar una noche con este señor. Los hijos del matrimonio confirmaron que su padre se lavaba unas dos veces por semana, que el calor del verano y el sudor no era tampoco un inconveniente y que cuando le pedían que se duchara respondía: “¿Huele mal? Pues usad perfume”.

5. El pequeño erizo

Porque sé que muchos de vosotros no os quedáis tranquilos si no os pongo un vídeo de bichejos, creo que es el momento de que descubráis cómo es un erizo cuando cumple su séptimo día de vida. Cabe en la mano, duerme como un lirón, tiene la piel de abajo blandurria y parece que sueña con ovejas con espinas.

PD: Y alegrad esa cara, que si no os van a confundir con los saltadores de trampolín de los Juegos (gracias, @dutx12).

Lo más raro que ha pasado esta semana (18-24 octubre)

BecConsejo: “Ayuda cuando puedas”

Como todos los domingos desde el pasado; es decir, por segundo domingo consecutivo, vamos a repasar esas cosas raras que han pasado en el mundo y que no os he podido transmitir, porque entre récords, montajes fotográficos y series televisivas, no me dio tiempo. Ya sabéis cómo funciona: de tres a seis noticias (hoy son cuatro, ni pa’ ti ni pa’ mí), todas ellas verdad… aunque no lo parezca. ¡Allá van!

1. ¡No soy una heroína!

Me gustaría poder contaros muchas cosas de esta historia, la primera que nos ocupa, pero lamentablemente sólo os puedo decir lo que leía en O Globo: una niña que rechazó una medalla en una entrega de premios en Polonia se ha convertido en estrella de Internet. El vídeo en el que la pequeña se lleva el premio (y el disgusto) ha superado ya las 270.000 visualizaciones en YouTube.

2. Este muerto está muy vivo

Halloween tiene calabazas, fantasmas y disfraces. Tiene trucos y tratos (en español) y tiene esqueletos. Es más, tiene esqueletos de personas que te quieren colar en lugar de los de plástico. Me explico: Judith y Mitchell Fletcher (Florida, EE UU) pagaron algo menos de seis euros por un esqueleto falso que iban a enseñar en la fiesta fantasmagórica… y resultó que el esqueleto era real.

La Oficina del Sheriff (una cosa que es tan yanqui como el propio Halloween) se llevó los huesos para hacer un análisis más pormenorizado, pero la cosa tiene mala pinta para Judith y Mitchell, que se quedarán sin los seis euros y sin el esqueleto, porque en Florida es ilegal (como entenderéis) tener esqueletos en casa, como si fuesen cajas de galletas.

Era un esqueleto de los que se usan en los cursos de medicina, según cuenta la prensa del otro lado del charco. Me imagino a la pareja eligiendo los huesos en la tienda: “¡¡COGE ÉSTE, QUE PARECE MUY REAL!!”. Y tanto…

3. Vive de tus padres…

En condiciones normales, llega el fin de semana y tú le pides dinero a tus padres (salvo que seas autosuficiente, algo que hoy en día es casi un milagro). Sin embargo, la estadounidense Crystal Barrie no lo ve así. No lo de pedir dinero para salir, sino lo de pedir dinero en general. Ella prefiere ganarse el pan por sí misma, por lo que, en lugar de pedir su paga, decidió robar los objetos de casa de sus padres y empeñarlos (¡OLÉ!). La pobre (pobre antes y pobre después, si bien no pobre durante) fue detenida después de sacar más de 3.500 euros (a ella se lo pagaron en dólares) empeñando cosas como un portátil, joyas, un iPod… todo de sus padres y hermanas. Una joya (ups, perdón) Un cielo de cría, vamos.

4. … Hasta que puedas vivir de tus hijos

La frase pocas veces ha tenido tanto sentido como con el pequeño Alex Miller, de 12 años. Según me contaba @tinoserrano y leía después en la prensa norteamericana, ha ganado más de 2.000 euros después de cazar un error en Mozilla, Firefox (vaya, me ha quedado un poco… Alcalá de Henares, Madrid).

Resulta que la empresa ofrecía ese dinero a quien le hiciera el trabajo sucio le descubriera los errores del sistema, como si de un juego se tratara. 90 minutos diarios durante algo más de una semana le bastaron para hacerse con ese dinero. No os esforcéis por imitarle. Alex es prácticamente superdotado.

PD: Bueno, el 6-1 del Madrid también ha sido raro… pero de eso hablamos otro día, si eso…

PD2: (ACTUALIZACÍON 15.53) He quitado lo de la encuesta que puse al principio porque ya ha llegado a los 100 participantes, que era el máximo.

¿A qué se dedica su madre?

Miren, que es un cielo de mujer, me rebotó un forward bastante gracioso. Yo, hasta el momento, sólo lo había visto en inglés, pero alguien se tomó la molestia de traducirlo (y me viene de perlas).

La verdad es que, errores cognitivos al margen, lo cierto es que esto de querer ser como los papás es algo bastante habitual.

No es mi caso, evidentemente. Mi padre no fue censor del régimen, ni censor de mi casa, ni ascensor, ni nada que se le parezca.

Sin embargo, imagino que muchos de vosotros repetís la profesión paterna y a mí, sinceramente, no me habría importado.

Es curioso, solemos pasar por una época de devoción por nuestros padres para luego rechazar todo lo que viene de ellos porque son unos carcas (el famoso pavo tiene mucha culpa de ello) y solemos acabar queriéndolos como al principio para, una vez se hacen mayores, hacerles poco caso, porque ya tenemos a nuestros hijos y nuestros padres son ahora los abuelos… esos de “no le hagas caso al abuelo” a los que visitamos de mes en mes, cuando toca.

Mi punto débil son los abuelos, ya lo sabéis, pero con los padres, como no puede ser de otra forma, también me sale la venita sensible.

Además, los padres de hoy son los abuelos de mañana…

PD: Yo que quería escribir algo de humor… y al final me he terminado poniendo reflexivo. Otra vez.

Envía el post:

“¡Hazme caso!” Y tiró el televisor por la ventana

Mi madre no me regañaba mucho de pequeño (y puede que por eso haya salido así), pero sé que no en todas las casas pasaba lo mismo que en la mía.

Claro que no se suele llegar al extremo de la mujer china de 64 años que fue arrestada hace unos días después de lanzar su televisor por la ventana para reclamar la atención de su hijo (lo leí el otro día en la prensa británica).

Afortunadamente no pasaba nadie por debajo, pero los coches que estaban aparcados bajo su ventana sufrieron la ira de la mujer, y quedaron bastante dañados.

Según la Policía, no es la primera vez que ocurre esto en esa casa, ya que la detenida tiene un largo historial de lanzar cosas por ventanas (es la cuarta vez que los coches aparcados bajo su casa sufren daños… -sigh-).

Dicen que lanzó la tele porque su hijo apenas la visitaba, y eso sí que me da rabia. De acuerdo, no es la manera más adecuada de llamar la atención, pero también debe frustrar que después de educar a tu hijo, de darle todo lo que tienes, él se olvide de ti.

Una amiga mía que trabajaba en una residencia de ancianos me decía que, después de un año, había algunas personas a cuyas familias aún no conocía.

Un poquito de conciencia, por favor… que los padres y los abuelos son lo mejor que nos ha pasado.

(FOTO: Mediabistro)

Envía el post: