Entradas etiquetadas como ‘banquete’

Quieren servir carne de animales atropellados en su banquete de boda

Los medios de comunicación británicos han informado sobre un extraño anuncio de trabajo publicado por una ‘pareja ambientalista’, que pretende pagar 5.500 euros a un chef para preparar un banquete de bodas cuyo plato principal sea a base de carne de animales atropellados. o_O ¿Lo qué?

El inusual anuncio, publicado en una página de servicios locales, mencionaba que la pareja ya había comprado alrededor de 20 kilos de ejemplares muertos en la carretera, incluyendo ardillas, faisanes, conejos o perdices, y buscaban a alguien con experiencia en la preparación de platos con carnes silvestres. Lee el resto de la entrada »

Naufragio épico en plena boda

naufragiopNo hace mucho me hice eco de la sesión de fotos de boda más pasada por agua de la historia. Pues parece que esta pareja de recién casados turca quiso rizar aún más el rizo, y se hundió como el Titanic en medio del banquete nupcial. Lo mejor de todo: es que no había ni gota de agua. ¿?

Los enamorados pensaban flotar por los aires en un falso barquito, casi de cáscara de nuez como el de la canción, y ‘naufragaron’ (metafóricamente) antes de saludar con una sonrisa de oreja a oreja desde las alturas. La nave se desplomó como un castillo de naipes. Lee el resto de la entrada »

Pasa su noche de bodas en la cárcel por acosar a una camarera del banquete nupcial

divoriciobodaYa lo advirtió Groucho Marx, “el matrimonio es la principal causa de divorcio”, y esta perogrullada viene al pelo para que me atreva a aventurar una unión no demasiado larga ni feliz entre el ciudadano estadounidense Mark Williams y su reciente esposa, de la que no ha trascendido su nombre para ahorrarle el escarnio. Veréis, el tal Williams parece un pieza de cuidado, un sujeto que no respeta a su mujer ni el mismo día de su boda. ¡Habrase visto! Muchacho, si no estás preparado para casarte, no lo hagas.

Y es que en pleno banquete nupcial, cocido como una gamba a base de copazos, el tipo le tiró los trastos de manera descarada a una de las camareras del convite. No sólo eso, sino que se puso pesadísimo y llegó a propasarse con la pobre muchacha, de sólo 19 años de edad y, para más inri, ¡embarazada! Williams trató de obligarla a beber alcochol, a lo que ella se negó. Entonces, según la versión de la propia camarera, “me acarició la cabeza y me manoseó”.

Incómoda por la situación, la chica telefoneó a su novio para que fuera a recogerla al final del convite, que se celebró en un barco. Al llegar a puerto, éste se acercó al recién casado para ajustar cuentas y se desencadenó una pelea entre ambos, que finalizó cuando la policía llegó a poner orden.

Los agentes esposaron y arrestaron a Williams ante la mirada de decepción y desconsuelo de su recién estrenada mujer, que no podía parar de llorar. Le habían frustrado uno de los días más especiales de su vida. El culpable, por cierto, pasó su noche de bodas en el calabozo, denunciado por acoso y resistencia a la autoridad. Y porque no procede denunciarle por estúpido…

¿Pagarías por ver comer a otras personas?

mok-bang

Cada uno puede gastar su dinero en lo que le apetezca, pero en observar durante horas un vídeo en el que una persona (normalmente una simpática señorita) se atiborra de comida me parece digno de estudio.

Por alguna extraña razón que desconozco, la peculiar afición está de moda en Corea del Sur, no todo va a ser el Gangnam Style de PSY. La curiosa y me atrevo a afirmar que casi enfermiza tendencia es conocida como ‘mok-bang‘ (cena en vivo). Los protagonistas de este ágape casi infinito se filman comiendo grandes cantidades de comida sin parar.

Además, para dar más ‘morbo’ a la grabaciones emiten sonidos de disfrute y satisfacción cada vez que se llevan un alimento a la boca. Dicen que la pitanza es uno de los placeres de la vida, pero esto parece un poco excesivo, ¿no creéis? Sobre todo porque si te pones hasta las cejas, la digestión debe ser más pesada que un collar de melones.

Este banquete, que ya querría preparar el mismísimo Chicote, parece ser un negocio muy rentable para los protagonistas (los vídeos son visionados a través de portales de pago y con chat en directo). Muchos de ellos son considerados verdaderas estrellas en el país asiático y tienen a decenas de seguidores esperando para deleitarse con su nuevo atracón. Ver para creer.

(Foto: captura de Youtube / Pinka)

Detenidos por robar comida para ponerla en su boda

BecConsejo: “Conoce tus posibilidades (y tus límites)”

Agosto agoniza y dicen que septiembre es mes de bodas. El calor empieza a desaparecer, las lluvias aún no aprietan, muchos han podido guardar unos días de vacaciones y, aunque el bolsillo suele estar tiritando, todo lo demás parece compensar.

Sin embargo, no todos piensan así y los hay que prefieren el cálido agosto para su enlace. Un ejemplo de ello son los estadounidenses Brittany Lurch y Arthur Phillips, que se casaron recientemente y decidieron que para el banquete estaría genial robar la comida en vez de pagarla (claro, con la pasta que se va organizando una boda, no me extraña). Lo que probablemente no entraba en sus planes es que la fiesta no se celebrara y que ellos pasaran la noche en el calabozo, según publica la prensa local.

Decía en el titular que robaron para su boda y no es exactamente así, perdón por no concretar. Lo cierto es que la robaron para celebrar un banquete con los amigos y la familia en lo que suponía su primera fiesta como casados. Allí (en Estados Unidos) lo llaman “wedding reception”, pero yo lo voy a llamar “banquete de bodas”, pese a que ya estuvieran casados desde un día antes.

En cuanto a su problema… es lo que tiene no planear las cosas con tiempo. Horas antes de celebrar la comilona fueron a comprar, pero cuando se dieron cuenta en el carro llevaban más de 700 euros en alimentos y claro, no llevaban suelto. Total, que decidieron que lo ideal era salir del comercio despacito con sus carros, montar en el coche y marcharse. No contaban con que las cámaras de seguridad les grabarían y terminarían detenidos.

La Policía les detuvo, no pudieron estar en su banquete (supongo que si alguien fue no podría comer más que latas de conserva, porque la compra la tendrían que devolver, digo yo) y su luna de miel se verá trastocada después de que hayan tenido que pagar unos cuartos (los que no se querían gastar en comida) para pagar la fianza.

Para colmo de males, encontraron una pipa para fumar marihuana en el coche de Arthur (él tiene 32 años y ella 22, que no os lo dije y le empapelaron más aún por ello. Seguro que si lo hicieran ahora, montaban una boda pequeñita y ponían de menú filete empanado.

PD: Cuando yo me case, me parece que lo haré en septiembre. En agosto hace mucho calor, ¿no?