Entradas etiquetadas como ‘camarera’

Pasa su noche de bodas en la cárcel por acosar a una camarera del banquete nupcial

divoriciobodaYa lo advirtió Groucho Marx, “el matrimonio es la principal causa de divorcio”, y esta perogrullada viene al pelo para que me atreva a aventurar una unión no demasiado larga ni feliz entre el ciudadano estadounidense Mark Williams y su reciente esposa, de la que no ha trascendido su nombre para ahorrarle el escarnio. Veréis, el tal Williams parece un pieza de cuidado, un sujeto que no respeta a su mujer ni el mismo día de su boda. ¡Habrase visto! Muchacho, si no estás preparado para casarte, no lo hagas.

Y es que en pleno banquete nupcial, cocido como una gamba a base de copazos, el tipo le tiró los trastos de manera descarada a una de las camareras del convite. No sólo eso, sino que se puso pesadísimo y llegó a propasarse con la pobre muchacha, de sólo 19 años de edad y, para más inri, ¡embarazada! Williams trató de obligarla a beber alcochol, a lo que ella se negó. Entonces, según la versión de la propia camarera, “me acarició la cabeza y me manoseó”.

Incómoda por la situación, la chica telefoneó a su novio para que fuera a recogerla al final del convite, que se celebró en un barco. Al llegar a puerto, éste se acercó al recién casado para ajustar cuentas y se desencadenó una pelea entre ambos, que finalizó cuando la policía llegó a poner orden.

Los agentes esposaron y arrestaron a Williams ante la mirada de decepción y desconsuelo de su recién estrenada mujer, que no podía parar de llorar. Le habían frustrado uno de los días más especiales de su vida. El culpable, por cierto, pasó su noche de bodas en el calabozo, denunciado por acoso y resistencia a la autoridad. Y porque no procede denunciarle por estúpido…

Se desnuda para despedirse de su trabajo

camareradesnuda¡Qué cosas se encuentra uno dando una vuelta por Twitter! La red de microblogging, de la que estoy descubriendo infinitas posibilidades gracias a ‘140 y más‘ me alertó de una foto curiosa, la que abre este post. Recibida la alerta, me puse a investigar en el caso para contaros su historia.

En la pizzería Roberta’s, de Nueva York, una de sus empleadas decidió hacer algo memorable en su último día de trabajo. Así, esperó a los minutos finales de su turno para ir al reservado del restaurante y cambiarse de uniforme. Entró vestida de pizzera y salió ataviada como una stripper, como los participantes del ‘Lluvia de estrellas’ con que nos amenizaba las noches Bertín Osborne

Con el único abrigo de unas medias de rejilla y un mensaje pintado en su espalda, “PEACE OUT” (algo así como “¡que os den!”*), la joven camarera dejó boquiabiertos a los clientes, a algunos de los cuales repartió cariñosos abrazos, según Vicky Oyomba, autora de la foto.

Por supuesto, sus jefes desconocían de cabo a rabo el plan de su inquieta empleada, a quien sacaron del salón tan pronto como fue posible. La camarera, de la que no ha trascendido su nombre ni su rostro (me alegro de que pueda mantener su anonimato), no debía estar muy satisfecha con su experiencia en Roberta’s y protestó al estilo FEMEN, la organización feminista ucraniana en la que sus activistas se quitan la ropa para denunciar los abusos de su Gobierno.

Se me ocurre que no es una mala manera de protestar, mucho mejor que quemar contenedores o romper mobiliario urbano, ¿no? ¿Qué formas de protesta usaríais vosotros?

*Gracias, Impeller.

Nunca le prestes tu rifle a la camarera

Sé que puede resultar tentador. Vas con unos cuantos compañeros de trabajo a tomar la penúltima, se te acerca la camarera, tú quieres hacerte el guay y le dices: “Oye, soy el sheriff, ¿lo sabías?”… ella queda impresionada ante tanta autoridad, tú le dejas que se haga una foto con tu rifle encima del maletero de tu coche y con un poco de suerte las copas te salen gratis (aspirar a algo más que eso sería de ilusos).

Bueno, ya os digo que puede resultar tentador, pero si algún día sois sheriffs y tenéis un rifle, no lo hagáis. ¿Por qué? ¡Pues porque os pueden despedir, insensatos!

Si no me creéis, echad un vistazo a lo que le pasó a Gary Painter. El pobre fue a tomar unas cervezas al restaurante Twin Peaks (telita con el sitio, también), en Texas, con otros cuatro agentes. Se tomaron unas cuantas (entre tres y cinco por cabeza, según dice la prensa estadounidense) y se vinieron arriba. Debieron pensar que ver a una camarera del local, con su minivestido, posando con el rifle, sería gracioso… e hicieron esto.

Ahora, el sheriff ha sido despedido, los tres agentes que le acompañaban en el momento de la foto han sido suspendidos de empleo y sueldo, y el otro policía, que permaneció en el interior del local, ha sido expedientado.

El sheriff Gary Painter ha pedido perdón, pero claro, no cuela. A ver cómo vuelves a confiar en un tipo que a las primeras de cambio le da el rifle a una camarera para que pose como si eso fuera el calendario Pirelli…

PD: Cuando algo te resulta muy tentador, es mejor pensar en las consecuencias.

PD2: Si más de uno/a pensara “¿qué estoy haciendo?” antes de hacerlo, nos ahorraríamos muchas sorpresas al despertar en la cama con… ése/a.

Envía el post

Bookmark and Share