Entradas etiquetadas como ‘anuncio’

Seis muchachos tocan ‘Jingle bells’ con sus ‘badajos’ para un polémico anuncio

Antes de entrar en materia, aclaremos que un compañero me ha hecho llegar este documento bajo el título “Lo del vídeo de las pelotas”. Me ha parecido tan acertado que tengo que dejar constancia de ello por escrito. Ahora, al lío.

Mientras aquí lloramos sangre con nuestros anuncios navideños –este año ya hay un ganador, el de la Lotería, sin necesidad de esperar al de Freixenet (de nada por la cuña)-, en Estados Unidos también se alborotan con los suyos. Ellos no tienen una Montserrat Caballé (me parto el pecho con estas parodias) que asuste a los niños, así que tiran de un clásico -las connotaciones sexuales- para generar polémica y convertir su spot en un viral de YouTube.

Con la excusa de que estamos ya en período pre-navideño, el célebre villancico ‘Jingle bells’ sirve de argumento para un anuncio de calzoncillos. Seis agraciados muchachos aparecen con un smoking sin pantalones y usan sus miembros a modo de campanillas. Agitan con discutible arte sus caderas y hacen sonar el célebre villancico. Podría seguir narrando la escena, pero casi mejor que veáis el vídeo, ¿no?

En la remilgada sociedad estadounidense, las reacciones al anuncio se han desatado. En el hashtag #ShowyourJoe hay una cantidad inmensa de comentarios en contra y algunos a favor del vídeo. Los que lo defienden usan un argumento sencillo: es divertido (¡cómo les gustan las referencias sexuales y escatológicas, qué fácil se ríen con ellas!). Los que lo critican atizan con saña: “repugnante”, “desagradable”, “sexista”… y demás lindezas por el estilo se apelotonan en las redes sociales. Tanta polémica ha levantado que la cadena de ropa interior ha publicado una nota para disculparse ante los espectadores que hayan podido sentirse ofendidos. ¡¡No es para tanto, hombre!! Lo que sí han logrado, sin duda, es el fin último del anuncio: llamar la atención y llegar al mayor número posible de potenciales clientes. A ver si ahora lo traducen en ventas.

Por cierto, me comentan por aquí que es casi adictivo el movimiento del caballero negro, el cuarto por la izquierda. Dicen que exhibe un poderío muy superior al del resto del grupo. ¿Estáis de acuerdo?

Un hospital busca “enfermeras atractivas como las de la tele”

Volvemos a Suecia, que después de lo del tipo que teóricamente sobrevivió dos meses sepultado por la nieve dentro de su coche me he quedado con ganas de más. El otro día me vi lo de Españoles en Laponia, pero fue insuficiente. Por eso me he puesto a leer la prensa en sueco. No me he enterado de nada y he tenido que conformarme con la prensa sueca escrita en inglés. Seguía sin saber lo que decían y al final, como diría mi padre, he visto los santicos (las fotos, vamos) y ya.

No obstante, aprovechando que mi mono Peter (el que sale en la cabecera del blog) sabe algo de inglés, hemos plagiado traducido una información que hemos leído en The Local, un diario sueco que publica en inglés, donde decían que un hospital de Estocolmo había publicado un anuncio en el que pedía “enfermeras atractivas como las de la televisión”.

FOTO: Janz87 (flickr)Jörgen Andersson, responsable de la enfermería en el Södersjukhuset (hospital que puso el anuncio) explicaba a la prensa local que querían, sobre todo, enfermeras competentes, y dejaba entrever que la publicidad la habían hecho para llamar la atención.

El texto en cuestión pedía para el puesto gente “motivada, profesional y sentido del humor” y luego dejaba caer, entre la broma y el si cuela, cuela que estaría bien que fueran como las enfermeras de la televisión. Cuánto daño han hecho las cofias y las minifaldas del cine para adultos…

“Creo que la gente entiende que está escrito para captar la atención de la gente”, contaba Andersson (el responsable de enfermería, no el pistolero que jugó en el Barça, que aquel era brasileño y se escribía “Anderson”), quien precisaba que “no es un requisito ser guapa” y que daba igual poner foto o no hacerlo en el currículo, porque no iba a marcar la diferencia.

Ahora bien, en el caso de que Andersson mienta y lo que pedía el anuncio fuese verdad… ¿a qué se refieren con “enfermeras atractivas como las de la televisión”? Porque hay muchas cosas que son “atractivas” en una mujer. Sí, a mí lo primero que me viene a la cabeza es una chica guapa, como Adriana Torrebejano en Hospital Central, pero… ¿y si no es así? ¿Y si lo que quieren es una enfermera tipo Nurse Jackie, una mujer que pase del código deontológico? ¿Y si quieren una enfermera como Carla Espinosa, de Scrubs, que vaya diciendo los defectos a la gente o dando consejos sin que le pregunten? O lo que es aún peor (o mejor, según a quién preguntes)… ¿y si lo que quieren son enfermeras como las de las películas codificadas? ¿Tenemos que cerrar el hospital y montar otro tipo de negocio? Cuántas preguntas… Trolly, échame una mano, anda.

PD: ¿Os acordáis la que se formó cuando una clínica gaditana exigió que las enfermeras fueran con minifalda?

[FOTOS: Janz Images]

Un anuncio en el lugar equivocado

BecConsejo: “Fíjate bien antes de hacer las cosas”

Hace unos días, mi buen amigo Gus Hernández, amo y señor de los realities, me pasó un enlace donde venían 22 ejemplos de “publicidad mal emplazada”; es decir, casos en los que no era el lugar más adecuado para poner un anuncio, dado el contexto.

Si tienes alguna duda sobre qué es, el ejemplo tragicómico que os traigo te hará ver la luz. ¿Conocéis la serie The Walking Dead? Supongo que sí. En España la emitió La Sexta y va de un mundo apocalíptico en el que hay más zombis que humanos. Ahora bien, ¿junto a qué negocio no deberíamos poner nunca, nunca, NUNCA, un anuncio de esta serie?

Efectivamente, junto a una funeraria. Ocurrió en la localidad británica de Consett y aunque a muchos les hizo gracia, a otros les pareció una falta de respeto. Parece ser que fue un error no premeditado y ya trabajan por solventarlo.

Ahora bien, para que no os sepa a poco… Aquí van cuatro de los ejemplos que me pasó Gus: “No es el sitio para ese anuncio”.

Y otros cuatro ejemplos, cortesía de Virginia, de anuncios que (afortunadamente) sería imposible ver hoy en día.

PD: Los ocho anuncios (los de Gus y los de Virginia) son un clásico en los forwards de modo que no me extrañaría que ya los hubierais visto. Lo nuevo novedoso es lo de The Walking Dead.

PD2: Esto me recuerda que tengo por ahí unos cuantos “carteles para la historia” para nutrir la sección. A ver si me pongo a ello.

Un buey en la cola del paro

Supongo que la mayoría recordáis al buey del anuncio de ayer, pero como los más desmemoriados también tienen derecho a entrar al blog voy a hacer un flashback (al más puro estilo Padre de familia).

Flashback resumido: el otro día me invitaron al rodaje de un anuncio en el que aparecía un buey. Vi al animal disfrazado en plena calle y también dentro de un plató. No sabía de qué iba exactamente. Os prometía que compartiría con vosotros el resultado final. Aquí os lo dejo.

Resulta que 2009, el catastrófico año al que decimos adiós, es el año del buey en el horóscopo chino y J&B se ha propuesto “despedirlo con una sonrisa”.

Ahí es donde entra nuestro buey con flequillo. Si 2009 ha sido su año… ¿no sería justo que le hagamos pasar por lo mismo que hemos pasado nosotros? Merece la pena echarse unas risas con los dos vídeos, jejeje.

1) Porque ser gótico ya no es raro

¿Recordáis el mundo antes de Crepúsculo? Imaginaos por un momento que la novela y la película no existieran, que Ghostgirl no hubiese llegado al mercado. Probablemente los góticos (anteriormente conocidos como esa gente que va de negro, lleva pinchos y se pinta la cara de blanco -dicho esto con todos los respetos-) seguirían siendo raros. Pero no es así…

¡¡¡El momento de Bécquer y el de “me encanta tu pelo” son buenísimos!!!

2) Porque encontrar trabajo es imposible

Encontrar trabajo, tal y como están las cosas, se ha vuelto imposible, y si es de lo que uno sabe realmente hacer, mejor no hablar Súmale las eternas colas en las oficinas del paro, las amables entrevistas… y te queda esto.

PD: Coincido con el anuncio. Lo mejor de 2009 es que ya se acaba…

Hoy hace un año…

Recordábamos un titular desafortunado

Nos saltábamos la censura italiana de Brokeback Mountain

Una avioneta chocaba contra una vaca

– Envía el post:

Bookmark and Share

Así se rueda un anuncio

Nunca había estado en ningún rodaje (bueno, miento, una vez paseando por mi barrio vi cómo un programa del corazón grababa a Belén Esteban… pero no sé si eso cuenta) así que cuando el otro día me invitaron a uno (rodaje, no programa del corazón) ni me lo pensé.

Era para un anuncio del que iban a grabar dos partes, una en exteriores y otra en plató, y la estrella era… ¡¡un buey!! No sé vosotros, pero yo no había visto ninguno hasta que fui a la grabación y he de confesaros que flipé. Es un animal gigantesco, pesa más de 1.000 kilos (al menos el del anuncio) y tiene las patas bastante cortas en relación al resto del cuerpo (qué le voy a hacer… soy de ciudad).

Pero bueno, a lo que iba, que me disperso. No me imaginaba que había que mover a tanta gente (y tanto tiempo) para rodar tres minutos de anuncio. Cosas de novato, supongo. Por la mañana, pese al frío que hacía al aire libre, un montón de gente esperaba con micros, maquillaje, cámaras, guiones, portátiles…

Los ojos me hacían chiribitas. Tanto, que por la tarde fui con tiempo al plató para ver cómo lo montaban todo. De la nada, crearon una sala con sillas y unos cuantos ordenadores (sin enchufar, claro, pero eso no lo sabe nadie porque no se ve, jeje). Luego aquello se empezó a llenar de gente: los creativos, los de publicidad, los cámaras, otros señores que no sé muy bien lo que hacían, los figurantes, el buey, el veterinario, el adiestrador, el buey suplente (bueno, éste se quedó en el camión)… total, que no cabíamos todos y por poco no tuvimos que hacer dos turnos.

Todavía no he visto cómo queda el anuncio y, como el rodaje lo vi a trozos, no os sé decir de qué va exactamente. Hasta el momento sé que en uno hay un buey con flequillo, y en el otro el animal va a una oficina. De todos modos, saber eso tampoco tiene mucho mérito porque al fin y al cabo es lo que se puede ver en las fotos (no las hice yo todas, que conste, las mías sólo son las cutres que hice con el móvil -las otras me las pasó una muchacha a la que conocí en el rodaje-).

La intriga no será para siempre, tranquilos. Les he pedido que me manden el resultado, para poder compartirlo con vosotros y que veáis que no os engaño, jejejeje.

PD: Creo que grabaron un making off en el que salgo… ¿tendré que pixelarme la cara? Gracias a Dios no llevaba mi camiseta de Hiro Nakamura 🙂

Hoy hace un año…

Aprendimos a hacer nuestro propio ERE

No pudimos evitar reírnos… ¡porque era “una fiesshhhta”!

– Envía el post:

Bookmark and Share

El chico de la “fiesshhhta”… ¿en el anuncio de Fanta?


Becario, a ver si lees esto: ¿es el mismo chico el del anuncio de Fanta (el nuevo, que la canción es pegadiza) que el de Ausonia?

Me lo preguntaba Marian en el post de Catherine Zeta Jones y yo, lo primero que hice, fue irme a YouTube a ver ambos anuncios.

Dos ventanas ocupaban mi pantalla: en una, el anuncio de Ausonia. En otra, el de Fanta:

No salgo de dudas. He estado leyendo en foros, y blogs, pero la verdad, he sacado muy poquito en claro.

Yo creo que simplemente se parecen, mucho, pero que no son el mismo. Razones:

No se parecen porque…
Se parecen porque…
1) Su pelo es diferente.

2) El chico de Ausonia lleva aparato, pero tiene bien los dientes, al contrario que el de Fanta.

3) Parece que habla con acento argentino.

1) No hay más que mirar la foto.

2) Ha cambiado, pero es lógico que con la que ha caído no salga a la calle con el mismo aspecto.

3) Puede estar doblado.

Esto tampoco me ha servido de nada… estoy perdido en un bosque y no hay quien me saque de ahí. Necesito vuestra colaboración. ¿Creéis que es el mismo?

Envía el post:

http://www.wikio.es

La ducha más rentable de Catherine Zeta-Jones: 2,5 millones en 7 minutos

La agencia de noticias ANSA publicó este lunes una información de esas que hacen que te sientas gilipollas. Resulta que mientras yo tengo que sacar dos, tres e incluso cuatro post diarios para que no me falten un par de yogures de fresa diarios, a otros les arreglan la vida mientras se lavan el pelo tranquilamente bajo un reconfortante chorro de agua caliente.

Este es el caso de la actriz galesa Catherine Zeta-Jones, a la que han pagado la friolera (siempre quise emplear esta palabra) de 2,5 millones por hacer un anuncio de champú que, encima, sólo podrá verse en China y Japón. Menos mal que YouTube lo arreglará antes o después.

Tal y como extraigo del enfoque que le dan los argentinos de Infobae, 2,5 millones… por una publicidad que suma un total de siete minutos (¡en un sólo anuncio!)… sale a 6.000 dólares por segundo. ¡Virgen María!, ¿dónde hay que firmar?

Por lo visto, el spot es una mini película de espías (creo que sólo lo van a poner en los cines) en el que la actriz recupera la imagen sensual que ofreció en La Trampa allá por 1999. Por ese dinero soy sensual hasta yo.

PD: ¿Por qué no me ofrece una marca de yogures rodar un anuncio parecido? En estos tiempos de crisis la verdad es que me vendría de perlas.

Envía el post:

http://www.wikio.es

¿Y qué si es publicidad?

Hermann Keyserling (filósofo alemán)

“Ninguna prueba, ninguna rectificación ni desmentido puede anular el efecto de una publicidad bien hecha”

Siempre nos quejamos de la publicidad en televisión (yo el primero), pero hay veces que llegarías a pagar por ver un anuncio. No me duele en prenda al decir que lo haría por este último de Coca-Cola. Me da igual si es publicidad, sólo sé que me ha hecho llorar porque he recordado cosas muy bonitas y momentos inolvidables.

Cuando escuché el relato sobre la vida que hace Pep Mascaró no pude evitar sentirme culpable por todos esos ratos desaprovechados con preocupaciones intrascendentes. Es como si viese a mi abuelo de nuevo dándome consejos, pidiéndome que ante todo supiera encontrar la felicidad en las pequeñas cosas, en las rutinas y en las personas que, pase lo que pase, siempre están ahí. “No basta con saber que están, la clave está en saber valorarlo. Hay que disfrutar esa gran suerte porque el tiempo no vuelve nunca”, solía decirme.

¿Por qué juntar a un recién nacido con un hombre de 102 años para contar la historia? Suena irónico que en tu primer día de vida te digan que ésta es demasiado corta, pero la voz de la experiencia te acaba demostrando que es verdad. Como diría el sabio, “más sabe el diablo por viejo que por diablo”. Quedémonos con lo bueno, que no es poco.

PD: Hasta ahora, sólo había llorado con un anuncio en toda mi vida (bueno, igual con alguno más que no recuerdo) y os prometo que no me avergüenzo. Lo vi hace tiempo, es sobre niños con cáncer (enlazo a un precioso reportaje sobre este tema de Amaya Larrañeta y Jorge París) y es sin duda la publicidad más bonita que jamás he visto. Os lo dejo aquí por si no llegásteis a verlo:

PD2: Perdonadme si hoy vengo un poco sentimental, pero me apetecía hablar de esto. He pensado que por un día, igual que hago con la cultura becaria los domingos (aunque esto no será cada sábado, sino cuando surja) puedo saltarme la absurda temática de este blog. Es lo bueno de no tener una línea editorial.

PD3: Si alguien no lo leyó, recordad que no hay nada más grande que los abuelos.

Envía el post:

La gente ve a Enrique Iglesias en la tele y luego pasan estas cosas

Unos aman su Viceroy y otros su pantalón de pinzas. La vida, al fin y al cabo, es una cuestión de prioridades. Enrique Iglesias ábrió la veda en un anuncio y que alguien le imitase ante un detector de metales era cuestión de tiempo:

Está claro que a veces la realidad supera la ficción, y para muestra un botón. Ahora, ¿cuál será el objeto metálico que oculta este hombre? Mi teoría es que no lleva calzoncillos y que si se quita el cinturón se le caen los pantalones. Pero vamos, que igual es un llavero del Betis del que no le da la gana desprenderse.

PD: Oye, y ahora que está de moda esto de imitar a los anuncios de la tele, ¿creéis que debo ahorrar para comprarme un Paul Versan? Lo digo por si tengo posibilidades de que me ocurra esto:

PD2: Gracias a Mario, fiel seguidor, por enviarme el vídeo del detector de metales.

Cuando los ‘Doritos’ aumentan el pecho… y la entrepierna

Quiero ‘Doritos’. El anuncio podrá estar mejor o peor, ya sabéis que no soy demasiado exigente, pero lo que queda claro es que te entra el hambre, y no me lo toméis como una falta de lealtad a mis adorados yogures de fresa.


Lo único que me da pena es que estas cosas no pasen en la realidad, y no me refiero a ninguna situación con una chica despampanante como las del anuncio, sino al efecto inhibidor. ¡Cuántos malos momentos me ahorraría!

Imaginad que tenéis delante a una persona que os hace tilín, tolón y lo que haga falta. Vamos, que se te salen los ojos de las cuencas. Pues bien, si en el momento cumbre, ese en el que aunque sabes que no vas a pillar estás más caliente que el palo de un churrero, de repente algo explota y empiezan a llover ‘Doritos’. Te olvidas de la calentura en décimas de segundo. Pues anda que no están ricos.

PD: Eso sí, jamás me meterían la bolsa en mis partes para hacer bulto. La mía es una causa tan perdida que no vale la pena mancharse.

Envía el post: