Entradas etiquetadas como ‘buey’

Un buey en la cola del paro

Supongo que la mayoría recordáis al buey del anuncio de ayer, pero como los más desmemoriados también tienen derecho a entrar al blog voy a hacer un flashback (al más puro estilo Padre de familia).

Flashback resumido: el otro día me invitaron al rodaje de un anuncio en el que aparecía un buey. Vi al animal disfrazado en plena calle y también dentro de un plató. No sabía de qué iba exactamente. Os prometía que compartiría con vosotros el resultado final. Aquí os lo dejo.

Resulta que 2009, el catastrófico año al que decimos adiós, es el año del buey en el horóscopo chino y J&B se ha propuesto “despedirlo con una sonrisa”.

Ahí es donde entra nuestro buey con flequillo. Si 2009 ha sido su año… ¿no sería justo que le hagamos pasar por lo mismo que hemos pasado nosotros? Merece la pena echarse unas risas con los dos vídeos, jejeje.

1) Porque ser gótico ya no es raro

¿Recordáis el mundo antes de Crepúsculo? Imaginaos por un momento que la novela y la película no existieran, que Ghostgirl no hubiese llegado al mercado. Probablemente los góticos (anteriormente conocidos como esa gente que va de negro, lleva pinchos y se pinta la cara de blanco -dicho esto con todos los respetos-) seguirían siendo raros. Pero no es así…

¡¡¡El momento de Bécquer y el de “me encanta tu pelo” son buenísimos!!!

2) Porque encontrar trabajo es imposible

Encontrar trabajo, tal y como están las cosas, se ha vuelto imposible, y si es de lo que uno sabe realmente hacer, mejor no hablar Súmale las eternas colas en las oficinas del paro, las amables entrevistas… y te queda esto.

PD: Coincido con el anuncio. Lo mejor de 2009 es que ya se acaba…

Hoy hace un año…

Recordábamos un titular desafortunado

Nos saltábamos la censura italiana de Brokeback Mountain

Una avioneta chocaba contra una vaca

– Envía el post:

Bookmark and Share

Así se rueda un anuncio

Nunca había estado en ningún rodaje (bueno, miento, una vez paseando por mi barrio vi cómo un programa del corazón grababa a Belén Esteban… pero no sé si eso cuenta) así que cuando el otro día me invitaron a uno (rodaje, no programa del corazón) ni me lo pensé.

Era para un anuncio del que iban a grabar dos partes, una en exteriores y otra en plató, y la estrella era… ¡¡un buey!! No sé vosotros, pero yo no había visto ninguno hasta que fui a la grabación y he de confesaros que flipé. Es un animal gigantesco, pesa más de 1.000 kilos (al menos el del anuncio) y tiene las patas bastante cortas en relación al resto del cuerpo (qué le voy a hacer… soy de ciudad).

Pero bueno, a lo que iba, que me disperso. No me imaginaba que había que mover a tanta gente (y tanto tiempo) para rodar tres minutos de anuncio. Cosas de novato, supongo. Por la mañana, pese al frío que hacía al aire libre, un montón de gente esperaba con micros, maquillaje, cámaras, guiones, portátiles…

Los ojos me hacían chiribitas. Tanto, que por la tarde fui con tiempo al plató para ver cómo lo montaban todo. De la nada, crearon una sala con sillas y unos cuantos ordenadores (sin enchufar, claro, pero eso no lo sabe nadie porque no se ve, jeje). Luego aquello se empezó a llenar de gente: los creativos, los de publicidad, los cámaras, otros señores que no sé muy bien lo que hacían, los figurantes, el buey, el veterinario, el adiestrador, el buey suplente (bueno, éste se quedó en el camión)… total, que no cabíamos todos y por poco no tuvimos que hacer dos turnos.

Todavía no he visto cómo queda el anuncio y, como el rodaje lo vi a trozos, no os sé decir de qué va exactamente. Hasta el momento sé que en uno hay un buey con flequillo, y en el otro el animal va a una oficina. De todos modos, saber eso tampoco tiene mucho mérito porque al fin y al cabo es lo que se puede ver en las fotos (no las hice yo todas, que conste, las mías sólo son las cutres que hice con el móvil -las otras me las pasó una muchacha a la que conocí en el rodaje-).

La intriga no será para siempre, tranquilos. Les he pedido que me manden el resultado, para poder compartirlo con vosotros y que veáis que no os engaño, jejejeje.

PD: Creo que grabaron un making off en el que salgo… ¿tendré que pixelarme la cara? Gracias a Dios no llevaba mi camiseta de Hiro Nakamura 🙂

Hoy hace un año…

Aprendimos a hacer nuestro propio ERE

No pudimos evitar reírnos… ¡porque era “una fiesshhhta”!

– Envía el post:

Bookmark and Share