Entradas etiquetadas como ‘jingle bells’

Un villancico con mucha ‘personalidad’

sara-x-mills-christmasComo cada año os traigo la felicitación navideña más impactante de la Red o casi. Esa que un becario que se precie mandaría a sus seres queridos para ser expulsado de inmediato de cualquier celebración familiar.

Este 2014 no va ser el caso y seguro que alguno de mis tíos o cuñados me abre las puertas de su corazón al ver las ‘razones’ por las que les remito tan preciado documento. Todos van a tocar la zambomba con mucho gusto al son de la canción.

La protagonista del vídeo vuelve a ser Sara X Mills, ese portento del movimiento de pechos que conquistó las redes sociales interpretando con absoluta maestría una serenata de Wolfgang Amadeus Mozart.

Lee el resto de la entrada »

Seis muchachos tocan ‘Jingle bells’ con sus ‘badajos’ para un polémico anuncio

Antes de entrar en materia, aclaremos que un compañero me ha hecho llegar este documento bajo el título “Lo del vídeo de las pelotas”. Me ha parecido tan acertado que tengo que dejar constancia de ello por escrito. Ahora, al lío.

Mientras aquí lloramos sangre con nuestros anuncios navideños –este año ya hay un ganador, el de la Lotería, sin necesidad de esperar al de Freixenet (de nada por la cuña)-, en Estados Unidos también se alborotan con los suyos. Ellos no tienen una Montserrat Caballé (me parto el pecho con estas parodias) que asuste a los niños, así que tiran de un clásico -las connotaciones sexuales- para generar polémica y convertir su spot en un viral de YouTube.

Con la excusa de que estamos ya en período pre-navideño, el célebre villancico ‘Jingle bells’ sirve de argumento para un anuncio de calzoncillos. Seis agraciados muchachos aparecen con un smoking sin pantalones y usan sus miembros a modo de campanillas. Agitan con discutible arte sus caderas y hacen sonar el célebre villancico. Podría seguir narrando la escena, pero casi mejor que veáis el vídeo, ¿no?

En la remilgada sociedad estadounidense, las reacciones al anuncio se han desatado. En el hashtag #ShowyourJoe hay una cantidad inmensa de comentarios en contra y algunos a favor del vídeo. Los que lo defienden usan un argumento sencillo: es divertido (¡cómo les gustan las referencias sexuales y escatológicas, qué fácil se ríen con ellas!). Los que lo critican atizan con saña: “repugnante”, “desagradable”, “sexista”… y demás lindezas por el estilo se apelotonan en las redes sociales. Tanta polémica ha levantado que la cadena de ropa interior ha publicado una nota para disculparse ante los espectadores que hayan podido sentirse ofendidos. ¡¡No es para tanto, hombre!! Lo que sí han logrado, sin duda, es el fin último del anuncio: llamar la atención y llegar al mayor número posible de potenciales clientes. A ver si ahora lo traducen en ventas.

Por cierto, me comentan por aquí que es casi adictivo el movimiento del caballero negro, el cuarto por la izquierda. Dicen que exhibe un poderío muy superior al del resto del grupo. ¿Estáis de acuerdo?

Estas navidades no regales este ratón

Quizás os parezca gracioso, porque os recuerda a Ratatouille, pero no os dejéis engatusar.

El simpático ratón que tenéis ante vosotros es uno de los regalos que más controversia ha causado en los últimos años… al menos en Reino Unido. Dadle al play, escuchad con atención y seguid leyendo debajo:

¿Notáis algo raro? ¿Creéis que hay motivo para que se quejaran los padres británicos y obligaran a devolver algunas de estas criaturitas a sus creadores chinos?

Pues bien, os cuento lo que ocurre. El ratoncillo canta Jingle bells, sí, pero su voz parece decir Paedophile (pedofilia).

Eso ha bastado para que los padres se quejen y digan cosas como “cuando apreté la barriga, no podía creer lo que oía. Reconocí la melodía, pero las palabras no eran las de siempre. Por suerte, mis hijos son demasiado jóvenes para entenderlo”.

El juguete, por llamarlo de alguna forma, vale 2,99 £ (algo más de tres euros), está fabricado en China y se vende en pequeños comercios. Los distribuidores ya han pedido disculpas por si alguien “se ha sentido ofendido”.

Al parecer, el problema era la velocidad a la que cantaba, que agudizaba la voz. Ahora, según la empresa, han ralentizado la canción y se escucha perfectamente “jingle bells”.

PD: ¿Creéis que el asunto era para tanto?

Hoy hace un año…

Asistíamos atónitos a la entrevista de Gabilondo y Pozí

Cientos de tetas volaban con un anuncio como excusa

Comprobamos que había demasiados aspirantes a becario

– Envía el post:

Bookmark and Share